Monografias.com > Religión
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

¿Algo que decir a favor de Judas?




Enviado por Felix Larocca



Partes: 1, 2

    1. Hablemos, entonces, en favor de
      Judas Iscariote, el mismo que en el Cenáculo se sienta
      junto a Jesús
    2. Veamos lo que
      aprendemos de Marcos
    3. Entonces, es el
      suicidio
    4. El beso de la
      traición que cambió la
      historia…
    5. ¿Quién
      no lo reconocería?
    6. En
      resumen

    Es muy difícil para muchos defender a Judas, como
    también lo sería para casi todos los niños
    en mucho de Latinoamérica; quienes acostumbran a quemar
    en efigie este apóstol renegado, el mismo Día de la
    Resurrección, al cierre de la Semana Santa — Igualmente
    sería muy difícil para algunas viejas beatas, para
    quienes el ser amigo de judíos
    es anatema, "porque ellos mataron, escupieron y vilipendiaron a
    Dios" — y lo que justifica, en sus mentes piadosas, que a los
    judíos se los escupa sin resquemores, dondequiera que se
    los encuentre.

    Hablemos,
    entonces, en favor de Judas Iscariote, el mismo que en el
    Cenáculo se sienta junto a Jesús

    Argumentos en contra de él son bien conocidos…
    Judas traicionó al mismo Jesús. Lo
    traicionó por dinero y lo
    hizo por odio. Así se explica la actitud de
    este "discípulo infiel" — pues Judas era un
    ladronzuelo.

    Antes de exponer los argumentos en su defensa, debemos
    ignorar completamente que fue Cristo quien eligiera a este
    discípulo para que lo traicionara, y que lo seleccionara
    como colaborador y amigo querido, sabiendo que lo iba a
    entregar.
    Sería una execración decirlo así, porque se
    admitiría que Jesús puso a un hombre, a
    sabiendas, en una situación en la que le era
    inevitable cometer el delito de privar
    a otro ser humano de su vida — de matar — un pecado que va
    contra lo estipulado en las mismas Tablas de la Ley. Pero, de
    haberlo sido así significaría desconocer el
    designio primordial de Cristo que predicaba para la
    salvación de todos los seres humanos y no su
    perdición. Jesús lo señaló para que
    lo acompañara y para predicar sus buenas
    nuevas.

    Judas no pudo traicionar a Cristo, porque Cristo, que
    todo lo intuía, o lo preconocía, le hubiese evitado
    toda una eternidad de llamas.
    Además, nada indica en los Evangelios que Judas Iscariote
    (único de los discípulos propiamente Judío y
    no Galileo) desempeñara su misión de
    manera menos digna que los demás. Por el contrario, Judas
    fungiría como contador del grupo.

    Esto hubiera sido imposible si Judas no hubiera gozado
    de una buena fama, reputación de ser honesto y
    aceptación por parte de los discípulos y del mismo
    Jesús.
    Pensar que Judas fue un traidor desde el principio, no es cierto
    — veamos.

    Partes: 1, 2

    Página siguiente 

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments