Monografias.com > Arte y Cultura
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Arquitectura, una manifestación de autenticidad




Enviado por lea




    1.
    Introducción

    2. Definiciones
    3. Lo Nuevo Y Lo
    Viejo

    4. La relación con el ambiente
    natural

    5. Reflexiones sobre la modernidad y
    posmodernidad

    6. Y la
    arquitectura?

    7. La Defensa Del
    Prefijo

    8. El Avance
    Tecnológico

    9. Conclusiones
    10.
    Bibliografía

    1. Introducción

    No es ninguna novedad que sobre esta temática ya
    ha corrido mucha agua bajo el
    puente y que todo lo que se diga en relación al tema tiene
    muchas mas vertientes que las que aquí se pudieran volcar.
    Lo que en este pequeño escrito se intenta expresar es al
    solo efecto de aclarar las dudas de quién lo esta
    redactando (esto no significa que muchas de ellas quedaran en
    interrogantes para seguir pensando) y ayudar a conocer un poquito
    mas sobre la realidad que manifiestan los acontecimientos y
    mutaciones que tan rápidamente se suceden e imaginar lo
    que acontecerá en un futuro que parece lejano, pero que se
    percibe que está mucho mas cercano de lo que las
    apariencias indican.

    En función de
    lo expresado, se trata de resumir algunas ideas de la modernidad tanto
    en lo inherente al pensamiento
    filosófico como en las manifestaciones de la arquitectura y
    enfocar el pensamiento
    que llevó a algunos arquitectos a iniciar esta
    "transgresión" a la modernidad que
    denominaron posmo o "posmodernidad".

    2.
    Definiciones

    Modernidad

    El significado principal del término que
    consideramos es de la modernidad como época. …
    Enumeremos rápidamente los fenómenos característicos: la ampliación del
    mundo conocido a través de los viajes de
    descubrimiento, exploración y conquistas de territorios
    extraeuropeos, hasta abarcar el planeta entero; la
    formación de un mercado mundial y
    el incremento de la producción orientada al intercambio
    mercantil, que transcurría en espacios cada vez mas
    vastos, provocando la innovación incesante de los medios de
    comunicación y transporte; la
    aparición de las nuevas ciencias de la
    Naturaleza, el
    llamado "giro copernicano" del saber, que acompañara al
    giro antropocéntrico que dominaría el discurso
    filosófico; la formación de los primeros estados
    nacionales europeos, de tipo burocrático-absolutistas; en
    fin, la proliferación de formas capitalistas de producción que se consolidaran con el
    surgimiento de la Revolución
    Industrial.(1)

    Posmodernidad

    A partir de la década del '60 de este siglo,
    comenzó a emplearse en el ámbito de la cultura
    intelectual norteamericana el adjetivo posmoderno (literatura poseedora,
    arte
    posmoderno), ya para diagnosticar el ocaso de modernismo, ya
    para destacar, mas positivamente la emergencia de un nuevo
    espíritu cultural contrapuesto al elitismo que acarreaba
    la actitud
    modernista. En el curso de la década siguiente, el
    término no solo fue mas allá del ámbito del
    arte y la
    literatura –
    asociándose con planteos teóricos mas globales –
    sino que escapo también a las fronteras de la cultura
    norteamericana. Así, fue referido a la mutación que
    estaban sufriendo las sociedades
    altamente modernizadas (el advenimiento de la "era
    postindustrial") o bien, con argumentos mas culturales que
    tecnicoeconómicos, a los fenómenos que
    estarían revelando la crisis de la
    modernidad y sus valores.(2)

    Arquitectura

    La arquitectura no
    sólo es estética, sino también es ética,
    moral, manera
    de pensar y de vivir…… La dialéctica de la
    arquitectura refleja la dialéctica de la vida. En ella
    existen simultáneamente: continuidad y mutación, lo
    universal, lo nacional y lo individual, lo objetivo y
    subjetivo, lo intelectual y lo emocional, lo eterno y lo
    transitorio, lo objetivo y
    contextual.

    3. Lo Nuevo Y Lo
    Viejo

    Lyotard sostiene que una de las características de la condición
    posmomoderna de nuestra cultura es la extensión de los
    campos disciplinarios tradicionales que se desdoblan sobre si
    mismos hasta confundir sus territorios con los de disciplinas
    contiguas y que esa condición nació sobre los fines
    de los años 50., aunque Williams Morris en 1881
    consideraba que la arquitectura abarca la consideración de
    todo ambiente
    físico que rodea la vida humana; no podemos sustraernos a
    ella mientras formemos parte de la civilización porque la
    arquitectura es el conjunto de modificaciones y alteraciones
    introducidas en la superficie terrestre con objeto de satisfacer
    las necesidades humanas(3)

    Sin embargo, y aunque a la fecha estos conceptos
    morrisianos aún no fueron logrados en su totalidad sobre
    el territorio de la arquitectura asi definido, y a pesar de la
    aparición de algunos avances cientificistas y
    tecnológicos que produjeron factibilidades para ampliar el
    campo de las propuestas en concordancia con los nuevos programas de la
    civilización industrial, sin separarse del contexto
    académico y formal que le requería el sistema
    arquitectónico, comenzaron a distinguirse las producciones
    específicas de su profesión cada una de ellas
    caracterizadas por una técnica y una estética
    particulares.

    La ampliación del campo disciplinario y la
    alteración de las raíces de la formación
    teórica del arquitecto con la introducción de la condición
    posmoderna ha ocasionado la búsqueda de nuevos marcos de
    referencia para un reencuentro con la arquitectura.

    Los interrogantes que se presentan a este respecto son:
    Puede el arquitecto ocupar un espacio mas general y efectivo
    dentro del entorno de su objeto? Puede integrar su capacidad
    específica y su vocación con el
    conocimiento y aplicación de los recursos y
    tendencias que hoy en día lideran la gran mayoría
    de la "Arquitectura" que se desarrolla a sus espaldas? Puede
    reivindicar para él mismo y para la sociedad su
    condición de especialista en el diseño
    del hábitat social y comunitario tal como le ha sucedido
    al médico en relación a la salud social? Existen
    posibilidades de un retorno a las fuentes, a la
    naturaleza
    dentro del marco imprescindible del medio sustentable y obligado
    de la no alteración y degradación del medio
    ambiente?

    Uno de los recursos que
    dispone hoy por hoy nuestra sociedad es la
    difusión de los hechos en forma casi inmediata. Y con ello
    diariamente observamos el proceso de
    transculturalización que la condición posmoderna
    exige dentro de la arquitectura. Aprovechó los primeros
    tiempos de su desenvolvimiento produciendo una corriente snobista
    y esculturalista que rápidamente captó la
    "necesidad" de algunos estratos sociales, a los cuales satisfizo
    magramente. Esta intervención rápidamente hizo
    olvidar valores tales
    como la funcionalidad, la simplicidad y la
    naturalidad.

    La arquitectura al igual que otros lenguajes que utiliza
    el hombre
    conforma una parte de la memoria
    cultural de los pueblos. Por ejemplo, la arquitectura
    vernácula o la arquitectura biológica son
    arquetipos de las tradiciones de los pueblos primitivos. Las
    sociedades
    primitivas han desarrollado y mantenido tipologías de
    agrupamiento y edilicias casi en absoluta coincidencia con los
    recursos y restricciones del medio natural en que la
    desarrollaron. Aparecen como el lenguaje de
    la inocencia y de la imaginación y con una total
    identificación con la región y el
    entorno.

    En contraste a esta arquitectura del ingenuo, el
    oficialismo marca las pautas
    de la arquitectura del dominio y de la
    no inteligencia.
    Como afirma Edward Hall "Parece que existe cada vez mayor
    conciencia de
    que esta perdiéndose la relación o referencia
    concreta al mundo en general. Esta pérdida de contacto con
    la realidad provoca la necesidad cada vez mayor de obtener un
    armazón, unas estructuras
    organizativas que sirvan de referencias reales y ayuden a
    integrar la masa de información que rápidamente cambia y
    con la que el hombre ha de
    enfrentarse".

    4. La relación con
    el
    ambiente
    natural

    El hombre y el
    medio en el cual se desenvuelve pertenecen a un mismo sistema de
    interacciones y es imposible tomarlos por separado y esta seria
    una hipótesis de primera que los arquitectos ,
    urbanistas y constructores deberían tomar si queremos
    evitar la catástrofe, la masacre del hecho cultural que
    implica el diseño
    del hábitat. Ello involucra a todas las ciencias que
    interactuan para la materialización del mismo, tales como
    la biología,
    la sociología, la sicología en
    convivencia con la ecología que es la
    sumatoria de todas ellas más los factores
    politico-económicos.

    Las presiones del medio físico, que muy bien
    reflejan las arquitecturas primitivas, coexisten y presionan al
    medio social al igual que en los principios de la
    humanidad aunque algunas de sus condiciones se hayan modificado,
    si bien no son tan evidentes y son más difusas,
    Sin embargo, no podemos dejar de observar los otros elementos de
    que se vale el oficialismo para presionar al diseñador,
    quien cada vez se encuentra mas alejado de la región
    viendo solamente la parcela y sin ver lo que realmente hay que
    ver.
    La arquitectura ya no es real -es un arte visual, escultural,
    sonoro, tangencial- es recortada, es subsidiaria de otras
    dimensiones culturales y no responde a la necesidad de servicio que
    requiere el hombre y el
    medio dentro del cual interactúa.

    El cuadrado, el circulo y el triángulo.
    Robert Venturi (uno de los iniciadores de esta etapa en la
    arquitectura) plantea al inicio de su libro
    Complejidad y contradicción en la arquitectura un
    convencido manifiesto en favor de una arquitectura
    equívoca defendiendo claramente sus preferencias:
    "Prefiero los elementos híbridos a los "puros", los
    comprometidos a los limpios", los distorsionados a los "rectos",
    los ambiguos a los "articulados" los tergiversados que a la vez
    son impersonales, a los aburridos que a la vez son
    "interesantes", los convencionales a los "diseñados", los
    integradores a los "excluyentes", los redundantes a los
    sencillos, los reminiscentes que a la vez son innovadores, los
    irregulares y equívocos a los directos y claros. Defiendo
    la vitalidad confusa frente a la unidad transparente. Acepto la
    falta de lógica
    y proclamo la dualidad…… Pero una arquitectura de la
    complejidad y la contradicción tiene que servir
    especialmente al conjunto; su verdad debe estar en su totalidad o
    en sus implicaciones. Debe incorporar la unidad difícil de
    la inclusión en vez de la unidad fácil de la
    exclusión. Más no es menos."

    En aprendiendo de las vegas, Robert Venturi define su
    evolución, ya que su actitud
    simbolista, recurrencias en el arte contemporáneo es
    irónica y utilizando los convencionalismos, buscando los
    efectismos, acaba cayendo en el decorativismo y la
    trivialidad.

    Que queda cuando se desvanecen las utopías? El
    futuro se desvanece y prevalecen el presente y el pasado. En
    arquitectura, el pico derriba lo viejo (que representa a lo
    moderno) y lo nuevo es el reciclaje,
    recupera el pasado, es posmoderno, lo materializa en grandes
    escenografías y ornamentaciones delirantes.

    5. Reflexiones sobre la
    modernidad y posmodernidad

    La condición posmoderna se comienza a gestar
    durante la finalización de los 70 y se "consolida" durante
    la década de los 80. Tal vez podamos hacer una
    analogía con el existencialismo pues en dicha corriente
    teníamos una importante vertiente filosófica y
    teórica y conllevaba una "moda" que se
    manifestaba en la vestimenta, hábitos y actitudes.

    En la posmodernidad
    también encontramos ambas vertientes: una
    producción teórica y una moda que
    rápidamente se difunde por el mundo apoyada en los
    medios de
    comunicación masivos.
    En sus orígenes y a fines de los 70, se habla de cultura
    posmoderna y especialmente referida a la arquitectura, "bajo el
    nombre de posmodernismo, unos arquitectos se desembarazan de los
    proyectos de
    la Bauhaus, arrojando el bebé que aún está
    en proceso de
    experimentación, junto con el agua sucia
    del baño funcionalista." (4)

    Podríamos decir que la "posmo"
    constituiría una edad de la cultura que se
    correspondería con la sociedad posindustrial o capitalismo
    tardío, la era de la tectrónica, implicando la
    automatización y la cibernética. Consecuentemente,
    tendríamos una profunda mutación en las estructuras
    sociales tales como la disminución de la cantidad de
    obreros agrícolas e industriales, aumento de profesionales
    liberales, técnicos, científicos, servicios.

    Aunque las sociedades postindustriales se han
    desarrollado en los países del primer mundo (allí
    se gesta la cultura postmoderna), Latinoamerica
    y Argentina, que no
    constituyen sociedades postindustriales y que viven esta
    época de un modo bastante diferente a los países
    desarrollados, reciben las corrientes de estas ideas como ha
    sucedido en tantas otras ocasiones en que han sido permeables a
    las ideas surgidas en Europa.

    Ester Díaz dice: "El proyecto de la
    modernidad apostaba al progreso. Se creía que la ciencia
    avanzaba hacia la verdad, el arte se expandiría como forma
    de vida y la ética
    encontraría la universalidad de normas
    fundamentadas racionalmente. No obstante, las conmociones
    sociales y culturales de los últimos decenios parecen
    contradecir los ideales modernos. La modernidad, preñada
    de utopías, se dirigía hacia un mañana
    mejor. Nuestra época desencantada, se desembaraza de la
    utopías."(5)

    Como contrapartida a la modernidad, la posmomodernidad
    sería la resultante del desencanto, ya que los ideales de
    las grandes filosofías: iluminismo, positivismo,
    marxismo no se
    cumplieron, aún considerando que dichos ideales se tomaban
    como universalistas. Según Lyotard, todos los grandes
    relatos han entrado en crisis, han
    sido invalidados en el curso de los últimos 50
    años. Es la muerte de
    las ideologías en el sentido de rígidos sistemas de
    ideas, que dirigidos al futuro y que, a su manera, prometen
    emancipar a la humanidad.

    El debate
    político en el que se halla inmersa la arquitectura
    moderna, no es otro que el del enfrentamiento entre los
    argumentos a favor o en contra de los nuevos modelos
    espaciales de convivencia, que sustituyen a los vigentes, con las
    respectivas implicaciones económicas y sociales. La
    tensión progresiva de este debate en los
    últimos cincuenta, años tiene su origen en la
    importancia de los intereses económicos y sociales,
    encubiertos por los modelos
    tradicionales que han impuesto un
    desfasaje cada vez más ostensible entre el orden
    territorial y las posibilidades ofrecidas por el avance de las
    técnicas productivas y organizadoras.
    (6)

    Paralelamente, en el arte y la literatura se manifiesta
    la deconstrucción y la recomposición: el football y
    la moda, el tango, Verdi y
    los Beatles, que gracias a la tecnología de los
    medio audiovisuales que predominan en la
    comunicación, constituyen la forma aceptada por la
    mayoría, especialmente los jóvenes.

    En el marco de la cultura posmoderna, se acentúa
    el individualismo (rasgo de la posmomodernidad) con las consignas
    de mantenerse joven, bello, delgado, a la moda, consumiendo
    constantemente confort, objetos de lujo, culto a las
    antiguedades, resurgimientos de las modas de los 60/70, sin las
    ideologías que acompañaron a esas
    décadas.

    Gilles Lipovetsky dice de la sociedad posmoderna:" …
    es aquella en que reina la indiferencia de masas, donde predomina
    el sentimiento de reiteración y estancamiento, en que la
    autonomía privada no se discute, donde lo nuevo se acoge
    como lo antiguo, donde se banaliza la innovación, en la que el futuro no se
    asimila ya a un progreso ineluctable. La sociedad moderna era
    conquistadora, creía en el futuro, en la ciencia y en
    la técnica, se instituyó como ruptura con las
    jerarquías de la sangre y la
    soberanía sagrada, con las tradiciones y
    los particularismos en nombre de lo universal, de la
    razón, de la revolución. Esa época se está
    disipando a ojos vistas. En parte es contra esos principios
    futuristas que se establecen nuestras sociedades, por este hecho
    posmodernas, ávidas de identidad, de
    diferencia, de conservación, de tranquilidad, de
    realización personal
    inmediata. Se disuelven la confianza y la fe en el futuro, ya
    nadie cree en el provenir radiante de la revolución
    y en el progreso, la gente quiere vivir enseguida, aquí y
    ahora, conservase joven y no ya forjar el hombre
    nuevo.(7)

    Desde el campo sicoanalítico, Luise J. Kaplan
    hace una consideración similar: Se dice que estamos
    entrando en la época posmoderna. Nadie sabe aún con
    exactitud que es el posmodernismo, pero sea lo que fuere, parece
    que trae consigo una considerable dosis de desilusión en
    lo que concierne a los aspectos esperanzados y visionarios del
    modernismo.
    Los viejos diálogos se están agotando y no hay
    diálogos nuevos para reemplazarlos. La vibrante
    dialéctica del modernismo – sus encendidos éxtasis,
    sus egoísmos violentos buscando una moralidad que pudiera
    contenerlos, su espíritu de innovación, sus
    desafiantes anbiguedades, sus posibilidades especulativas y sus
    generosas diversidades – se ha consumido en una fría
    sensación de futilidad y finalización en una
    resignada aceptación de la carencia y vacío de
    valores.(8)

    En los relatos de la modernidad, la ciencia
    estaba legitimada por sus promesas de verdad y garantía de
    un mundo mejor: En el S. XX estas ideas son cuestionadas: Desde
    la filosofía de la ciencia y
    desde la ciencia misma, la idea de un universo regular,
    ordenado se desmorona. El azar ocupa su lugar y la idea del
    edificio científico perfectamente construído parece
    una utopía. La promesa de un mundo mejor gracias a la
    ciencia se ve cuestionada por las aplicaciones militares, la
    posibilidad de destrucción del medio ambiente
    por aplicaciones y avances
    tecnológicos.

    La posmodernidad no niega los conocimientos
    científicos, convalidados por las aplicaciones
    tecnológicas, pero despojada de los ideales de verdad y
    progreso. Pero al mismo tiempo junto a la
    ciencia hay lugar para el mito, la
    religión o
    la magia, cuestionadas por las concepciones de la modernidad) en
    tanto y en cuanto sean eficaces o presuntamente
    eficaces.

    Jürgen Habermas dice: "Creo que en lugar de
    abandonar el proyecto de la
    modernidad, como una causa perdida, deberíamos aprender de
    los errores de aquellos programas
    extravagantes que trataron de negar la modernidad".

    En 1980., la Bienal de Venecia incluyó
    arquitectos en la muestra. La nota
    dominante de esa primera bienal de Arquitectura fue la
    desilusión. Diría que los que estaban en Venecia
    formaban parte de una vanguardia que
    había invertido sus frentes, sacrificando la
    tradición de la modernidad en nombre de un nuevo
    historicismo. En esa ocasión, el crítico del
    Frankfurter Allgemeine Zeitung esbozó una tesis cuya
    significación superaba el hecho mismo de la bienal para
    convertirse en un diagnóstico de nuestro tiempo "La
    posmodernidad se presenta, sin duda, como Antimodernidad". Esta
    afirmación se aplica a una corriente emocional de nuestra
    época que ha penetrado todas las esferas de la vida
    intelectual. Y ha convertido en puntos prioritarios de
    reflexión a las teorías
    sobre el posiluminismo, la posmodernidad e, incluso la
    poshistoria.(10)

    6. Y la
    arquitectura?

    La arquitectura moderna es el fruto de las
    transformaciones económicas, sociales y sicológicas
    originadas por la revolución científica de los
    siglos XIX y XX, pero se convierte en movimiento, en
    línea precisa de pensamiento y de acción
    únicamente cuando -en el transcurso de la primera
    posguerra- adquiere rasgos distintivos de la investigación científica. La
    arquitectura moderna, no solo adopta los contenidos de la ciencia
    moderna, sino también el método de
    trabajo: la
    organización de la experiencia, la capacidad de
    incorporar las aportaciones sucesivas, el control de los
    resultados. La investigación científica de ser
    considerada -a tenor de los criterios mas recientes- como un
    entramado de inducciones y deducciones, invención y de
    cálculo, y no como una sucesión
    homogénea de operaciones
    deductivas. De manera análoga, la belleza de los
    resultados no debe juzgarse como objeto de una investigación de otro tipo, sino inserta en
    la investigación científica, como
    último nivel de control y de
    garantía de un disfrute integral de esos mismos
    resultados.(11)

    Con el desarrollo de
    la investigación científica en la arquitectura, que
    tiene mas de sesenta años, se producen en conjunto, con
    algunas experiencias aisladas, una serie de modelos que sufren
    modificaciones en la medida de las variaciones de las
    aplicaciones concretas. Al respecto existen reconstrucciones de
    la evolución de estos modelos que son los
    auténticos instrumentos de comunicación entre los comitentes de los
    arquitectos y los usuarios. Los arquitectos son los que toman
    posiciones con relación a las fuerzas interesadas en
    transformar y a las necesidades de quienes reciben estos impulsos
    renovadores. Los arquitectos tienen siempre que desempeñar
    un rol -desarrollar nuevos modelos para materializar las ideas de
    las fuerzas que impulsan las transformaciones- y que sin duda
    esta pautado por las implicaciones políticas,
    económicas y sociales que conllevan al debate o
    enfrentamiento entre los argumentos a favor o en contra de los
    nuevos modelos espaciales de convivencia.

    De acuerdo con las nuevas prácticas
    urbanísticas, el punto de contacto entre lo público
    y lo privado está ubicado en los límites
    que separan los bloques de edificios de los espacios comunes
    necesarios para su funcionamiento. Estos espacios tienden a
    homogeneizarse, la individualidad de los edificios aislados es
    superada por los edificios que utilizan las paredes comunes, y
    cuya tendencia es la uniformidad, conectados por una secuencia de
    espacios vacíos con una relación
    constante.

    "El plan procede de
    dentro a afuera; el exterior es el resultado del interior" .(Le
    Corbusier)

    Así es que de su plan, Le
    Corbusier obtiene un tejido dominado por la rue corridor,
    función a la cual están subordinadas todas las
    demás:

    1.- La relación entre plaza y calle
    2.- La densificación del tejido y la preferencia al
    trazado de calles.
    3.- El modelo barrio
    residencial extensivo es preeminente y hasta hoy en día
    resulta un postulado constante.

    La Carta de Atenas
    es la representación teórica de los criterios que
    entraban en la práctica de la oficinas de planificación. El aspecto mas sobresaliente
    del documento es la renuncia a los acostumbrados tópicos
    globales acerca de la ciudad. El planteamiento se desplaza de la
    ciudad a los ciudadanos, distinguiéndose cuatro funciones en la
    vida de estos:

    1. Residencia
    2. Tiempo Libre
    3. Trabajo
    4. Circulación, y para cada función se enumeran las
    exigencias deducidas de la investigación tipológica
    realizada hasta el momento.

    Durante los primeros años de la posguerra, Le
    Corbusier en forma teórica y luego práctica,
    desarrolla la unité d´habitation de grandeur
    conforme, definiendo una nueva forma de relacionar el individuo
    con la unidad funcional, constituyendo esta forma la célula
    de organización de la cual luego deriva el
    barrio, los servicios y
    los agregados mayores hasta conformar el territorio.

    La aparición de L.C. fue fundamental en el
    devenir de la arquitectura moderna. Comienza por estudiar
    teóricamente al hombre-usuario idealizado, que luego
    desemboca en el Modulor, y que a propósito del mismo dijo
    Einstein en 1946: "Es una gama de dimensiones que facilita el
    bien y dificulta el mal".

    Las investigaciones
    precedentes que condujeron a analizar las funciones de la
    vida asociada, a definir los elementos mínimos para cada
    funcion,
    sirvieron también para eliminar los modelos de
    agregación tradicionales. La vivienda puede ser entendida
    como elemento mínimo si consideramos que las diferentes
    habitaciones que la componen no pueden ser disociadas sin que
    pierdan el valor
    organizativo que implica el termino habitar.

    Esta asociación y el significado funcional que le
    es atribuído pueden considerarse como el límite
    superior de una investigación tipológica que
    arranca de cada una de las partes y que termina en el tipo de
    edificio o bien, como la meta de una
    investigación mas amplia que considera toda la gama de
    agregaciones, y en particular, la mas compleja de ellas : la
    ciudad

    Estas teorizaciones, de las cuales se llevaron a la
    práctica muy pocas y que relacionaron sin duda la
    arquitectura con el urbanismo, con la planificación del territorio y produjeron
    determinaciones a niveles económicos, jurídicos y
    políticos, tuvieron un peso decisivo en las aplicaciones
    de las investigaciones
    futuras, agudizaron el debate en las proyectaciones.

    El tema de la ciudad se convierte en central a mediados
    de este siglo (Le Corbusier es su principal promotor), aunque en
    la cultura del siglo XIX se fué introduciendo lentamente,
    obteniendo una reformulacion en el Movimiento
    Moderno. En los paises desarrollados se comienza con la
    institucionalización de los planes directores regionales y
    citadinos, previendo situaciones tales como el crecimiento
    demográfico, la infraestructura de servicios y el
    equipamiento comunitario. Esta nueva normativa introduce el
    zoning estricto, particularmente en el desarrollo de
    los sectores residenciales. Desde luego esta idea del zoning
    tiene una lógica:
    poder ejercer
    un efectivo contralor en cada área de la ciudad. Esta
    tendencia de lo estricto es refutada por Henry Lefebre en EL
    DERECHO A LA CIUDAD y por Jane Jacobs en MUERTE Y VIDA
    DE LAS GRANDES CIUDADES, ambos dos planteados desde la óptica
    de la cultura de izquierda, muy críticos al legado del
    urbanismo racionalista.

    7. La Defensa Del
    Prefijo

    por Paolo Portoghesi
    "El arte desordena la vida" (Karl Kraus). "Los poetas de la
    humanidad restablecen siempre el caos" (Pro domo et mundo) "Solo
    en la voluptuosidad de la generación
    lingüística el caos deviene en mundo".
    Dramática situación en que se encuentra hoy en
    día la cultura arquitectónica, dividida entre la
    necesidad de romper con su pasado próximo y la
    tentación de tomar de él la materias primas con las
    que construir el futuro.
    El artista necesita de una realidad disgregada y trastornada
    porque consciente o inconscientemente este desorden es necesario
    para tender a un nuevo orden.

    Lo que llamamos mundo civilizado (industrializado)
    obedece a reglas consolidadas y en los últimos 40
    años ha operado un proceso de homologación de las
    dimensiones cósmicas impuestas mas allá de todo
    límite geográfico y cultural, trabajando a fondo
    para desposeer las de identidad.

    Arquitectura Moderna: dogmática, convencional,
    arquetipo corrompido y traicionado en su interpretación.
    Hace mucho tiempo que está procesada pero continua
    oponiendo una sólida barrera de indiferencia garantizada
    por su férrea alianza con el PODER. Intenta
    consolidarse como tradición permanente e inmutable,
    inseparable de la sociedad industrial, provista de un estatuto no
    escrito pero cuya observancia es defendida con gran empeño
    por el establishment de la crítica oficial: es lo que se
    podría defender como estatuto funcionalista.

    Este estatuto no es el de la relación de
    dependencia entre forma y función que no sirve para
    distinguir la arquitectura moderna de la antigua, ni para
    garantizar a la arquitectura moderna una continuidad de
    desarrollo ni una fidelidad a su propio repertorio figurativo.
    Resulta mas bien un conjunto de prohibiciones, disminuciones,
    renuncias, inhibiciones, que define negativamente un área
    linguística y consiente su
    degradación y agotamiento, su continua metamorfosis, pero
    nunca la renovación sustancial ni el relanzamiento
    vital.

    El padre de la arquitectura moderna fue el historicismo
    (1ero. neoclásico y luego ecléctico), primera
    época de la arquitectura de la burguesía en el
    poder.`

    Neoclásico: los dos últimos decenios siglo
    XIX y el primero del s.XX al eclectisismo.
    Modernismo: Art Noveau y Art Deco. La segunda fase racionalismo y
    derivados. Toda la historiografía consideró al
    racionalismo
    como meta y síntesis
    de todas las investigaciones precedentes, como concreta
    expresión arquitectónica de la sociedad
    industrial.

    Para purificar hasta el fondo su regla compositiva, el
    estatuto funcionalista prescribía a la arquitectura una
    especie de regresión de la materia a la
    idea. En el origen de cada forma espacial, no colocaba la
    cabaña como en la tradición teorica del
    clasicis-mo, sino en la geometria, en las formas primarias del
    universo
    euclídeo y de manera particular, el cubo, arquetipo
    fundamental del que pueden obtenerse por simplificaciones o
    agregaciones sucesivas, todos los elementos básicos del
    léxico funcional: pilar, viga, losa, el plano, el taladro
    y el producto
    combinatorio de estas entidades primarias.

    Esta elección radical interrumpe un proceso
    continuo, basado en el reciclaje y la
    transformación creativa de algunos prototipos que
    perduraba desde hacia miles de años.

    La destrucción de la continuidad
    morfológica, fue una revolución de las formas,
    métodos e
    ideas, y su resultado fue la creación de una cultura
    incapaz de evolucionar y de renovarse, destinada a pesar de sus
    esfuerzos para sustituir la geometria euclidea por la no
    euclídea y el funcionalismo
    elemental por el psicológico, a convertirse en una jaula
    de hierro, en un
    laberinto sin salida en el que la búsqueda de lo nuevo, de
    lo diferente, produjo un tragico aplastamiento.

    La experiencia se realizó en el cuerpo de la
    ciudad y dió vida al zoning, sistema que consiste en la
    subdivisión en áreas y en la atribución de
    funciones homogéneas especializadas a cada una de ellas.
    De este modo, la arquitectura, una vez establecido el destino de
    los espacios urbanos en base a consideraciones cuantitativas, se
    convirtió en un elemento redundante añadido al
    volumen
    urbanístico determinado.

    Junto a la complicidad del sistema industrial, basado a
    toda costa en el beneficio y en la tendencia a afrontar los
    problemas de a
    uno, nace la que se puede considerar el arma secreta, la mas
    nociva e insidiosa porque se presenta bajo despojos cautivadores:
    la ideología de lo perpetuamente nuevo, de la
    renovación que se agota en sí misma.

    La Condición Posmoderna: es que el saber cambie
    de estatuto al mismo tiempo en que las sociedades entran en la
    edad llamada post-industrial y las culturas en la edad
    posmoderna.

    Un problema muy importante quedó en la sombra: la
    construcción urbana corriente desprovista
    de la marca de calidad que la
    arquitectura con A mayúscula, que constituye el tejido de
    conexión de la ciudad moderna o sea el elemento
    constitutivo de las periferias urbanas.(12)

    La Cultura Urbana
    Es necesario que clarifiquemos para nosotros y para quienes nos
    siguen a nosotros qué clase de ciudad deseamos, como
    queremos vivir en ella y como queremos que se construyan. La
    forma de una ciudad es lo que Jung denominaba "el inconsciente
    colectivo".

    Hoy en día este tema, que afortunadamente, se
    desarrolla desde un plano interdisciplinario con el aporte de no
    sólo los urbanistas y arquitectos, sino de los
    economistas, sociólogos, sicólogos, ecologistas e
    historiadores. Desde luego no sucede en todos los paises o
    regiones o ciudades, aunque es la forma lógica de lograr
    una ciudad humanizada y no un tormento para el ciudadano que en
    ella "vive".

    El espacio público NO debe ser solamente un
    resorte del poder de los entes oficiales, sino que debe
    incorporar a sus principales actores: el hombre, la familia, la
    comunidad
    .

    8. El Avance
    Tecnológico

    Le Corbusier, Mies Van der Rohe, Louis Kahn, Niemeyer no
    hubieran podido acceder a la realización de sus obras sin
    la tecnologías de las megaestructuras, las grandes luces
    en hormigón.

    El desarrollo de la tecnología es
    trascendental en la formulación de las nuevas formas,
    aunque su utilización indiscriminada puede llevar a
    excesos y contrasentidos. Esto significa la pérdida del
    sentido común, de los criterios instintivos, de los valores
    estéticos y funcionales que acompañaron por siglos
    y que representaron culturalmente a los pueblos.

    "La opción totalizadora de la tecnología y
    la capacidad de transformación del hombre han de
    conjugarse con la reflexión histórica, la conciencia del
    valor de los
    símbolos y el respeto por el
    entorno. Ahí estriba el gran reto de la arquitectura
    actual, saber progresar utilizando todas la disponibilidades de
    la tecnociencia sin olvidar la memoria".
    (13)

    La Tradición Histórica

    A partir del Renacimiento, la
    creatividad
    arquitectónica ha surgido de la historia. Este mecanismo se
    convierte en metódico desde el neoclasicismo
    hasta hoy, en que esta relación privilegiada con la
    historia ha sido
    asumida como una de las características principales de
    nuestra disciplina.

    Al mismo tiempo la relación entre
    tradición y modernidad se asume desde lo moderno que se
    basa en la reinterpretación de la tradición. Se
    constata que en cultura, arte y arquitectura no se produce una
    evolución lineal, en la que los progresos se acumulen tal
    como el mundo de la ciencia presente. El Arte y la arquitectura
    de cada época se relacionan fuertemente con modelos del
    pasado interpretados directamente como presente. Sea cual fuere
    su antigüedad, la obra de arte se dá siempre como
    algo que sucede en el presente. La arquitectura histórica
    ha conseguido que gran cantidad de edificios antiguos fueran
    restaurados y refuncionalizados. Este contacto con la
    tradición ha llevado a muchos arquitectos a poner en
    crisis las pautas del Movimiento Moderno respecto de las formas
    puras y a recrear la belleza neoclásica.

    Resulta imposible de negar que la arquitectura siempre
    mantiene un estrecho vínculo con las ideas predominantes
    de cada momento.

    El Movimiento Obrero hereda el optimismo
    histórico con el agregado de nuevas concepciones
    relacionadas con la percepción
    visual y la sicología. Luego de la Segunda Guerra
    Mundial, comienza a predominar el existencialismo en una parte de Europa y América, con diversas variantes. La
    arquitectura se inclina en esta circunstancia hacia lo humano y
    lo vernáculo. Este mismo pensamiento fue derivando hacia
    el estructuralismo (rigurosa manera de interpretar
    ideológicamente, antihumanista y antihistoricista), para
    el es mas importante el sistema que los sujetos. Del Estructuralismo provienen el posestructuralismo y
    diversas teorías
    posmodernas y deconstructivistas.

    Los escritos contemporáneos (Levi-Strauss,
    Foucault,
    Baudrillard, Lyotard, Derrida, Deleuze o Váttimo) intentan
    expresarse a través de las formas arquitectónicas
    contemporáneas. Algunos autores como Eisenman, Tschumi o
    Koolhaas buscan su poética en el ensamble de fragmentos,
    en la recreación
    de formas autónomas y extrañas a las coordenadas
    cartesianas, sugiriendo espacios totalmente nuevos y aportando a
    la deconstrucción de la realidad convencional. Es una
    arquitectura que se solaza en las formas primarias de la estructura y
    un sistema por encima del hombre y su historia.

    Claude Lévi-Strauss dice que "el mundo
    comenzó sin el hombre y terminará si él." y
    Michel Foucault
    indicó que "de ahí nacen todas las quimeras de los
    nuevos humanismos, todas las facilidades de una antropología entendida como
    reflexión general, medio positiva, medio
    filosófica, sobre el hombre. Sin embargo, reconforta y
    tranquiliza el pensar que el hombre es sólo una
    invención reciente, una figura que no tiene ni dos siglos,
    un simple pliegue en nuestro saber y que desaparecerá en
    cuanto éste encuentre una forma nueva"

    El desafío consiste en plantear si es verdad que
    en el campo del pensamiento postestructuralista se están
    gestando alternativas y conceptos no asimilables dentro de las
    concepciones que se basan en la confianza, en la razón,
    también la arquitectura puede intentar reflejar y dar
    forma al mundo que está por venir, al nuevo
    espacio.

    9.
    Conclusiones

    Si tuviéramos la oportunidad de materializar lo
    expuesto en un análisis cualitativo y también
    cuantitativo de los acontecimientos en nuestro país y
    particularmente en esta región, es probable que los
    resultados nos producirían indicadores
    bastante desalentadores sobre las tendencias manifestadas a nivel
    del pensamiento y de la realidad.

    Tomemos como ejemplo a los jóvenes y adolescentes y
    particularmente, a estos últimos: El estudio del
    desarrollo de la adolescencia,
    desde el punto de vista del sicoanálisis nunca pudo
    separarse del momento social. Según Bleger, considerando
    los postulados de Pichon Riviere: "En nuestra época, la
    mayor parte de los adolescentes
    se identifican con lo posmo, etc…." y J.L.Pinillos:"… cabe
    sospechar que en las postrimerías de la modernidad, la
    adolescencia
    ha dejado o está dejando de ser una etapa del ciclo vital
    para convertirse en un modo de ser que amenaza por envolver a la
    totalidad del cuerpo social."

    En cuanto a los adultos, la modernidad sabía o
    creía saber qué era ser adulto, cómo
    vestirse, comportarse, actuar y pensar como tal. Había una
    identidad sexual definida, tenía una situación
    laboral
    estable, una pareja, una independencia
    económica, tenía metas, creía en el
    progreso, tenía esperanzas. La capacitación laboral o
    profesional es constante, exigente. Ya no podemos decir "He
    llegado"; ahora hay que "mantenerse". La consigna es no
    envejecer: los adultos imitan fascinados a los jóvenes,
    confraternizan con ellos, borra las cuestiones generacionales.
    Transar es el término.

    Estas pautas, estos parámetros son los que
    reflejan la realidad social y cultural del momento que vivimos.
    Si tomamos en consideración las premisas de William
    Morris, deberíamos plantearnos que la ciudad en la que
    vivimos y el hábitat a que aspiramos, no son precisamente
    aquellos modelos determinados por la particular realidad de la
    ciudad ni de un país del mundo no desarrollado, sino por
    la imposición de pautas importadas que nada tienen que ver
    con la necesidad y la pauta cultural local. Hasta ahora nos
    creímos franceses primero, luego ingleses, mas tarde
    norteamericanos o alemanes federales. ¿No será que
    debemos elaborar una nueva síntesis, probablemente
    también transgresora y desprejuiciada, pero nueva,
    auténtica, con pertenencia, con identidad? Quizás
    debamos comenzar a respetar nuestras costumbres, nuestro espacio,
    nuestro pasado y nuestro presente, que son los que
    pautarán verdaderamente nuestro modus vivendi, nuestro
    hábitat.

    Todas las transformaciones que sufre nuestra América
    en los últimos 50 años encuentran su
    expresión más contundente y visible en la ciudad y
    su arquitectura. A pesar de la dureza de las condiciones actuales
    hay un deseo muy poderoso de cambiar la realidad actual hacia
    espacios urbanos que materializen las ansias de un mejoramiento
    en las acciones que
    se llevan a cabo por parte del poder gobernante.

    La arquitectura no sólo es estética, sino
    también es ética, moral, manera
    de pensar y de vivir…… La dialéctica de la
    arquitectura refleja la dialéctica de la vida. En ella
    existen simultaneamente: continuidad y mutación, lo
    universal, lo nacional y lo individual, lo objetivo y subjetivo,
    lo intelectual y lo emocional, lo eterno y lo transitorio, lo
    objetivo y contextual.

    10.
    Bibliografía

    (1) Carlos Altamirano,Diccionario de
    Ciencias Políticas
    y Sociales – 1989 – pag. 395
    (2) Carlos Altamirano – Id. anterior – pag. 475
    (3) Jean François Lyotard – La condición posmoderna
    – 1987- pag. 13
    (4) Id. anterior – pag. 63
    (5) Esther Díaz – ¿Posmodernidad? – pag. 22
    (6) Benevolo, Melograni y Giura Longo – La proyectación de
    la ciudad moderna – 1978 – pag. 10
    (7) Gilles Lipovetzky – La era del vacío – Ensayos sobre
    el individualismo contemporáneo – 1986 – Prefacio
    (8) Louise Kaplan – Adolescencia – 1991
    (9)Jürgens Habermas – Modernidad, un proyecto incompleto-
    1989 (Recopilación de Nicolás Casulla )
    (10) Id. Anterior
    (11) Benevolo, Melograni y Giura Longo – Op.Cit. –
    Introducción
    (12) Paolo Portoghesi – Después de la Arquitectura Moderna
    – 3a. edición – 1984
    (13) José María Montaner – Después de la
    Arquitectura Moderna – 1993

    Bibliografía General
    Leonardo Benevolo-Historia de la Arquitectura Moderna- 1974
    Benevolo, Melograni y Giura Longo – La proyectación de la
    ciudad moderna.
    Georgi Stoilov – Una concepción de la Arquitectura
    (apuntes UIA) – 1984
    Jorge Glusberg – Moderno, Postmoderno – 1993
    Christopher Alexander et alt.-Urbanismo y Participación-
    2a. edición – 1978
    Josep María Montaner-Despues del Movimiento Moderno-
    1993
    Rodolfo Livingston- Cirugía de Casas – 2a. edición
    – 1990
    Juan José Sebreli – El Asedio a la Modernidad – 1991
    Alberto G. Bellucci – Summarios 65/66 – 1983
    Moshe Safdie – Summarios 3 – 1976

     

     

    Autor:

    Lea Zeinsteger, Arch.

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments