Monografias.com > Química
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

La contaminación que no vemos: los iones positivos




Enviado por ferrejm



    1.
    Introducción

    2. Que son los iones?
    3. Los Materiales que nos
    rodean

    4. Los iones en el
    automóvil

    5.
    Bibliografía

    1.
    Introducción

    Existe una cierta electricidad
    contenida normalmente en la atmósfera de la tierra, y
    por ende, en el aire que
    respiramos todos los días.

    Esta electricidad esta
    formada por partículas llamadas Iones, de las cuales hay
    positivas y negativas en proporciones diversas. Vivimos inmersos
    en un mar de radiaciones y ondas y rodeados
    de factores que impactan directamente en nuestro organismo.
    Incluso, según muchos autores, estamos sumergidos en un
    océano de ondas
    telepáticas humanas, de distinta fuerza e
    intención, que también nos alteran física y
    psicológicamente.

    Pero sin considerar un panorama tan amplio, sino
    remitiéndose a lo mas físico o material o mas
    mensurable científicamente, sabemos que estamos expuestos
    a numerosas variables,
    entre las cuales podemos enumerar: radiaciones ultravioleta,
    infrarrojas, radioactividad de la tierra, fases
    de la luna, gravitación, magnetismo
    terrestre, partículas de rayos cósmicos,
    fenómenos climáticos como tormentas, lluvias,
    vientos, humedad, temperatura,
    presión
    atmosférica, entre otras.

    También nos interpenetran ondas de radio y televisión
    que recorren el globo, sobre las que no tenemos información de cómo podrían
    afectar o no la futura evolución biológica del hombre y el
    planeta en general.

    2. Que son los
    iones?

    Para comprender que son los iones, debemos primeramente
    explicar brevemente lo que es un átomo.

    Para nuestros fines alcanza con decir que un átomo se
    compone de un núcleo central, cargado de electricidad
    positiva, alrededor del cual giran electrones, cargados de
    electricidad negativa.

    La carga del núcleo iguala a la suma de la de los
    electrones; en ese caso, el total es eléctricamente
    neutro, pues las cargas están equilibradas.

    Lo mismo sucede con la molécula, cuando sus
    cargas eléctricas están compensadas. Si por alguna
    circunstancia un átomo o una molécula pierden uno o
    varios electrones, aparece una carga positiva puesto que
    predomina la carga eléctrica del núcleo. Aparece
    así un ion positivo denominado cation.

    A la inversa, si el átomo o molécula
    incorpora en sus orbitas uno o mas electrones, al predominar la
    carga de estos sobre la carga del núcleo, aparece una
    carga total negativa; es decir un ion negativo o
    anion.

    Los átomos de oxigeno tienen
    la particularidad de capturar fácilmente dos electrones
    libres, convirtiéndose así en átomos de
    oxigeno
    negativos. Existen además lo que se han llamado iones
    grandes o pesados, que no son mas que aglomeraciones
    eléctricas alrededor de granos de polvo o smog, a los que
    también se los llama lentos por su escasa movilidad y sin
    valor
    biológico.

    Los iones negativos y positivos existen normalmente en
    el aire que
    respiramos; es una electricidad presente en la atmósfera de la tierra, con
    variaciones locales a veces muy pronunciadas. La relación
    usual en el campo es de cuatro negativos contra cinco
    positivos.

    Los iones positivos se forman por la acción de
    los rayos ultravioleta del sol y por los rayos cósmicos,
    mientras que los iones negativos se forman por las descargas
    eléctricas de los rayos y por la emisión de la
    radioactividad natural de la tierra.

    Otra fuente natural de iones negativos consiste en la
    pulverización del agua durante
    las lluvias fuertes, en las cascadas y en el flujo y reflujo del
    mar cuando esta muy agitado.

    Refiriéndonos a zonas concretas del planeta,
    existen factores que alteran drásticamente la
    proporción de iones de un signo y del otro.

    Hay vientos perfectamente localizados que traen en sus
    zonas de influencia una elevada proporción de iones
    positivos, con el consiguiente malestar que ello
    provoca.

    También existen pequeñas zonas donde la
    ionizacion negativa especialmente buena; en nuestro país
    tenemos Merlo, San Luis, donde existe el famoso "microclima".
    Allí hay un tenor mayor de ionizacion negativa debido a
    que el subsuelo de Merlo es ligeramente mas radioactivo que lo
    común.

    Hidroionizacion:

    Una forma natural de producción de iones negativos consiste en
    el uso de agua
    pulverizada. Se ha demostrado que cuando el agua se
    nebuliza, la parte mas grande de la gota queda cargada
    positivamente, mientras que la parte mas fina y volátil,
    negativamente.

    Sin necesidad de aparatos nebulizadores, todos hemos
    experimentado una sensación especial cerca de las
    cataratas, en saltos de agua, y quizá la olla con yuyos y
    sus vapores, antigua receta de la abuela, en problemas
    respiratorios, fuera simplemente una forma de darnos una buena
    ionizacion. El calzado con suelas aisladoras (caucho o cualquier
    material sintético) impide la descarga a tierra de las
    cargas eléctricas que se producen en múltiples
    circunstancias en las que nuestro cuerpo puede cargarse, a
    potenciales de decenas de millones de voltios,
    convirtiéndonos en "condensadores". Esto a veces causa trastornos como
    por ejemplo, un falso crup, que nuestra madre solucionaría
    con un baño de vapor, y que podía haberse prevenido
    con un ionizador de aire.

    Será por ese efecto que en todas las plazas del
    mundo, pulmones de las ciudades, suelen haber fuentes de
    agua desde tiempos inmemoriales?

    Vientos malignos:

    Existen en el mundo, perfectamente identificados,
    ciertos vientos que provocan desarreglos en la composición
    iónica de la atmósfera de las zonas por donde
    soplan.

    Tales vientos proceden normalmente de zonas
    cálidas y secas, transportando una alta dosis de iones
    positivos. Dichas cargas eléctricas no son neutralizadas
    por la tierra por la alta resistividad del aire, consecuencia de
    la falta de humedad.

    Uno de estos vientos especialmente malignos es el Foehn,
    viento seco del sur de Suiza que, que sopla en los Alpes al
    comienzo de la primavera y del otoño. Las estadísticas policiales revelan claramente
    que, durante los días que recorre el Foehn, aumentan los
    casos de suicidios, asesinatos y accidentes de
    transito en mas del 50%. Otros vientos son: el Mistral, al sur de
    Francia, el
    Siroco de Italia, el Santa
    Ana en California, el Chinook al oeste de EEUU y Canadá,
    el Sharav en Israel y Medio
    Oriente.

    Nosotros no podíamos ser menos: tenemos nuestro
    propio viento: el Zonda. Los malestares que provoca en la gente
    de su zona de influencia son bien conocidos.

    Cierra el escritor Soyka en su libro con esta
    frase: "En forma similar, cada uno puede ser igualmente una
    víctima de los vientos de los brujos del siglo XX hechos
    por el hombre, que
    hemos creado en las ciudades, en modernos edificios con
    calefacción central y aire
    acondicionado, y en coches y otros medios de
    transporte".

    El aire envenenado de las grandes ciudades:

    Hay dos factores principales en la contaminación atmosférica de las
    grandes ciudades: el polvo y las sustancias
    químicas.

    El polvo atmosférico se compone de un tercio de
    materias orgánicas y dos tercios de materias
    inorgánicas. Las inorgánicas están formadas
    por hierro,
    carbón, sílice, sustancias terrosas provenientes
    del desgaste de las cales, etc., mientras que las
    orgánicas se originan de los desechos de los tejidos y restos
    vegetales y de alimentos.

    "Las partículas carbonosas que componen los humos
    están constituidas por granos vitrificados, erizados de
    puntas," escribe Tocquet. Actúan como un verdadero polvo
    de esmeril, corroyendo los frágiles tejidos
    pulmonares y fijándose en ellos, de lo que se deriva una
    disminución progresiva de la oxigenación
    cerebral.

    Las sustancias químicas presentes en la
    atmósfera son de origen variado y algunas de acción
    altamente tóxica, como plomo, cobre,
    arsénico, etc., y las mas abundantes son de origen
    gaseoso. Citaremos los óxidos de carbono, el
    anhídrido sulfuroso, los vapores de aldehídos y el
    tetraetileno de plomo, sin contar los hidrocarburos
    y alquitranes que abundan en las ciudades.

    La mayor parte de esta polución es debida a los
    gases
    expulsados por el caño de escape de los
    vehículos.

    No tenemos a mano relevamientos de la ciudad de Buenos Aires,
    pero como referencia indicaremos que, estudios realizados en la
    ciudad de París, indican que el volumen de di
    oxido de carbono por
    los vehículos asciende en 24 hs. A 50 millones de metros
    cúbicos. Quizá la ciudad de Buenos Aires, en
    especial el Microcentro, tenga valores
    similares de contaminación.

    La absorción de estos gases y
    vapores es en extremo venenosa, produciendo trastornos
    cerebrales, cierto grado de anemia, debilitamiento de las
    defensas orgánicas, y predispone al cáncer
    pulmonar.

    La ionizacion negativa a partir de un equipo, mejora la
    atmósfera de las habitaciones, precipitando la
    polución.

    3. Los Materiales que
    nos rodean

    Si nos detenemos a considerar que están
    compuestos los objetos de uso cotidiano, descubriremos que
    estamos literalmente "invadidos" por materiales
    plásticos.
    Esto no es ninguna novedad, pero quizá no hemos tomado
    conciencia exacta
    del altísimo porcentaje que representa, disimulado bajo
    variadas formas y colores.

    Desde electrodomésticos hasta alfombras, desde
    cortinas hasta bolsas de residuos, desde sabanas hasta ropa
    interior, desde asientos de inodoros hasta hamacas de
    jardín, todo o esta construido con material plástico o
    tiene una elevada proporción.

    El material plástico, excelente desde otros
    puntos de vista, tiene el gran pecado de envenenar ionicamente el
    medio que nos rodean.

    ¿Quién no ha jugado, de chico, frotando el
    peine contra la ropa y recogiendo pequeños trozos de
    papel con la
    carga estática
    adquirida por la fricción del peine?

    Lo mismo, a escala mucho
    menor, nos ocurre todos los días con una gran cantidad de
    objetos que manipulamos, o con los vestidos que usamos. Es una
    experiencia usual al desnudarnos, sentir que la ropa de material
    sintético se nos "pega" al cuerpo, siendo común
    oír chasquidos de chispas eléctricas. Muchas veces,
    con la luz apagada, es
    posible ver tales chispas.

    No es para temer una descarga mortal, pero de seguro que hemos
    desarrollado contra nuestro cuerpo una carga de varios miles de
    voltios.

    Nuestro organismo esta surcado por cientos de
    pequeñas corrientes de voltajes diversos, según ha
    sido comprobado. La propia acupuntura, para muchos tratadistas,
    maneja la energía canalizando las corrientes
    eléctricas naturales del organismo.

    Nosotros sin saberlo y siguiendo las marcas
    comerciales que nos ofrecen tales productos,
    seguimos alegremente agrediendo nuestro sistema
    bioeléctrico.

    Mientras tanto, seguimos echando la culpa de nuestros
    pequeños o grandes malestares a problemas
    familiares, económicos, de trabajo, o mil excusas mas.
    Vivimos cansados, con estrés,
    insomnio, etc., y no pensamos, que en gran parte el problema es
    la
    contaminación iónica que nos rodea.

    Los únicos, quizá, que se han preocupado
    por el tema han sido los instructores de yoga. Desde la
    aparición de la ropa de plástico, ellos han
    insistido con sus alumnos que deben usar solamente vestidos de
    algodón, lana o hilo, como asimismo alfombras que no
    contengan plástico, ósea de lana o paja.

    Análogamente debería rechazarse el calzado
    con suela de plástico o goma porque impide la descarga a
    tierra. Debemos andar descalzos y sobre el suelo natural lo
    mas que nos sea posible.

    No debe confundirse campo
    eléctrico con ionización. Los campos
    eléctricos negativos son los que rechazan los iones
    negativos y atraen los positivos.

    De la revista
    "Product Engeneering", de EEUU., publicada en 1967:

    "Algunos espacios constituidos de plástico, tal
    como el interior de las carrocerías de los autos, pueden
    incluso generar campos eléctricos negativos. El mobiliario
    y la tapicería de plástico, aceleran la fatiga
    mental de los ocupantes de la habitación o el
    vehículo."

    "Los objetos y recubrimientos de polietileno, por
    ejemplo, producen campos eléctricos negativos de 5.000 a
    10.000 V/m; en un espacio completamente cerrado mediante
    polietileno, el campo negativo puede alcanzar los 100.000
    V/m."

    El Aire
    Acondicionado:

    Los aires acondicionados que contaminan ionicamente son
    los centrales. El aire acondicionado central proviene de un
    equipo que filtra, calienta o enfría el aire y corrige la
    cantidad de agua o humedad necesaria. Luego de lo cual es enviado
    por ductos, extrayéndose una parte del aire viciado e
    inyectando porciones de aire nuevo.

    Hasta ahora, todo va bien. Pero, porque tantas personas
    sienten que el aire acondicionado les da pesadez, somnolencia,
    falta de energía, escasa concentración en el trabajo y a
    veces dolor de cabeza?

    La explicación es sencilla y fácil de
    entender: el aire acondicionado ha contaminado la
    atmósfera respirable con un exceso de iones positivos, es
    decir, de cargas estáticas, provenientes de los
    frotamientos del aire contra las paredes de las tuberías
    de distribución.

    Estas cargas llegan a los miles de voltios, pero no
    electrocutan porque no tienen el amperaje suficiente, pero
    destruyen totalmente la ionización
    ambiental.

    Otras fuentes
    contaminantes:

    Los tubos fluorescentes, si bien iluminan con bajo
    consumo de
    energía, son una fuente maligna de ionización
    positiva. Un par de tubos seria aceptable – recordemos que lo que
    afecta de la mayoría de las cosas es solo el exceso, pero
    es usual ver techos enteramente tapizados en tales
    tubos.

    Las estufas eléctricas al rojo son una fuente de
    alta contaminación. Es común que al tiempo de estar
    en funcionamiento, sintamos pesadez, malestar y sensación
    de falta de aire. Decimos que el aire se "quema", pero lo
    único que estas estufas hacen es llenar la
    habitación con un exceso de iones positivos. Este malestar
    se acentúa con la disminución de la humedad
    relativa del ambiente, pues
    el aire queda mas seco con estas estufas.

    Otra fuente contaminante es la pantalla de la TV. Esta
    origina en el aire de la habitación una excesiva carga
    estática o de iones positivos, aparte de
    otras radiaciones indeseables. Conviene por esto ver TV a una
    distancia de mas de 2 mts. Del televisor y no muchas horas al
    día. Si no se dispone de una mesa de luz o un
    generador de iones negativos que corrija la situación, no
    debería verse TV en los dormitorios, pues estaremos
    contaminando el aire del ambiente, que
    respiraremos el resto de la noche.

    La pantalla de la computadora
    tiene una acción similar a la de la TV, con el agravante
    de que el operador esta de lleno frente al equipo, generalmente
    muchas horas por día, respirando esa

    Atmósfera nociva. Existen ionizadores
    específicos para computadora,
    que corrigen la situación.

    4. Los iones en el
    automóvil

    Merece una especial consideración lo que sucede
    en el miniespacio de un automóvil. El grado de
    disminución de iones negativos es alarmante.

    Para ver esto en forma comparativa, transcribiremos la
    tabla de ionización publicada por R.Tocquet:

    Después de una tormenta
    alrededor de 2000

    En la montaña
    alrededor de 1500

    En el campo
    alrededor de 750

    En una ciudad pequeña
    alrededor de 250

    En una ciudad contaminada
    alrededor de 50

    En un automóvil
    menos de 10

    Esto se debe a varias causas, entre las cuales
    principalmente hemos de destacar: el revestimiento
    plástico interior, en especial de los asientos, contra los
    que nos frotamos permanentemente.

    Otro factor es el "olor a coche" que hay en el interior,
    proveniente de pequeñas fugas de gases, que también
    es un gran destructor de iones (mini smog).

    Si además agregamos la polución del humo
    del cigarrillo, el panorama es totalmente desastroso y no se
    arregla con "colitas" o cadenas arrastrando por la calle, puesto
    que la carrocería metálica del auto forma lo que
    los físicos llaman "jaula de Faraday", que aísla el
    exterior del interior del automóvil.

    Los equipos generadores de iones son una buena
    solución para el auto, ya que reducen la fatiga,
    somnolencia, reducen el stress y aumentan
    la agudeza visual, mental y la capacidad de respuesta
    rápida.

    Influencia de la Luna:

    Todos conocemos personas, a las que llamamos
    "lunáticas", porque les afecta especialmente la luna
    llena, que los convierte en individuos altamente irritables y
    malhumorados. En esta circunstancia, lo que interviene es la
    ionización atmosférica, que pasaremos a
    explicar.

    La luna se desplaza en órbitas alrededor de la
    tierra, por fuerza de la
    zona que llamamos ionosfera. Tal como sucede con la tierra, la
    luna esta cargada negativamente desde el punto de vista
    eléctrico.

    En los días de luna llena, esta mas cerca de la
    tierra que en cualquier otro momento, por lo que repele la cara
    externa de la ionosfera. La ionosfera queda así
    "comprimida" hacia la tierra, y se establece como una
    acción reciproca entre la cara interior de la ionosfera
    (descarga positiva) y la tierra ( de carga negativa) que hace
    que, cerca de la superficie de la tierra, es decir, en la
    atmósfera, aumente la cantidad de iones positivos, o, lo
    que es lo mismo, disminuya la cantidad de iones
    negativos.

    Sabemos que los iones positivos elevan la producción de serotonina en nuestro
    organismo, la "hormona del estrés".

    El Dr. Al Lieber dirigió una investigación de la Universidad de
    Miami, analizando 2000 asesinatos entre 1956 y 1970, concluyendo
    que los valores de
    punta coincidieron con fases de luna llena.

    El Dr. N.Shealy, cirujano jefe del Pain clinic, de
    Wisconsin, observo que cuando se producen fuertes hemorragias en
    pacientes sometidos a operaciones,
    solía coincidir con periodos de luma llena. Se afirma que
    los bancos de
    sangre reciben
    durante esta fase lunar una mayor solicitud para transfusiones.
    Un registro sobre
    1000 personas reveló que un 82% de las hemorragias
    excesivas correspondían a días de luna
    llena.

    También se ha reconocido la influencia de la luna
    sobre la fecha de los partos y ello podría también
    estar relacionado con las variaciones de la ionización
    atmosférica aportada por el influjo de la luna.

    Con referencia al parto,
    agreguemos que en muchos hospitales suizos (también Rusia
    y Hungría) se han instalado generadores de iones negativos
    en salas de parto y
    recuperación, reduciendo

    así el numero de muertes durante el parto, las
    hemorragias, y ayudando a la mujer agotada
    a recuperar rápidamente sus energías.

    5.
    Bibliografía

    Internet:
    – www.yahoo.com
    – www.altavista.com
    – www.salvatetierra.com
    – www.loquesea.com

     

     

    Autor:

    Jean Marie Van de Moortele

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments