Monografias.com > Sin categoría
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

El mestizaje (página 2)





Enviado por Maria Lucila



Partes: 1, 2

Cómo entonces entendemos el proceso
histórico del mestizaje en nuestros pueblos: Cuando
pensamos en Latinoamérica desde una perspectiva
histórica y su inserción en el escenario mundial,
nos encontramos con un primer umbral: la llegada de los
españoles a América
en 1492 y el inicio de los sistemas
coloniales a nivel internacional; en este contexto se configura
un centro, Europa, y unas
colonias, América (también podríamos
considerar los territorios de África,
Oceanía y
Asia). 

  Es justamente en esta nueva dinámica mundial que nacen los llamados
pueblos mestizos (una "mezcla" entre pueblos europeos con pueblos
locales), dentro de un proceso de conquista en
donde un pueblo se impone sobre otro a través de acciones
violentas permanentes que conllevan una serie de cambios en las
formas de organización política,
económica y sociocultural de las áreas
conquistadas, bajo un nuevo sistema que
absorbe esta nueva complejidad social: el colonial. 

El Mestizaje en
Venezuela

El proceso de formación de la población mestiza en el territorio
venezolano se inició prácticamente desde el
desembarco de los españoles en las costas del mismo.
Alonso de Ojeda ya en 1500 estaba unido a una india con la
que se casó y tuvo varios hijos. En las islas de Cubagua y
Margarita, desde mucho antes de 1550 se extendió el
mestizaje con fuerza. De
allí surgió Francisco Fajardo, el mestizo
venezolano más destacado del siglo XVI. El mestizaje de
españoles e indios se inició en el primer viaje de
Cristóbal Colón, y aumentó con el proceso de
colonización, por razones muy diversas: el escaso
número de mujeres españolas durante los primeros
años de colonización (apenas un 10% de los
hombres); los factores de prestigio favorables a la unión
de mujer india con
el español;
los escasos prejuicios raciales de éste (el español
tenía muchos prejuicios religiosos y hasta sociales, pero
no raciales); los regalos de mujeres indígenas a los
conquistadores como garantía de tratados de paz;
la juventud de
los pobladores ibéricos (su promedio de 20 años); y
la ruptura de los rígidos patrones culturales
ibéricos en el medio americano.

La población venezolana es mayormente mestiza en un
67%, aunque el resto de su composición étnica se
divide entre un 21% de blancos; un 10% de raza negra y un 2% de
raza indígena.

En Caracas, comenzaron a registrarse los bautizos de
vástagos de europeos y aborígenes apenas se
abrió antes de 1580 su primer libro de
bautismos. En los Andes el proceso no fue diferente, como lo
confirma el hecho de que hasta Juan Rodríguez
Suárez, el fundador de Mérida, dejó varios
hijos mestizos. La rapidez y amplitud en la formación de
la población mestiza se explican, por un lado, porque
entre los españoles no existían trabas
étnicas para cohabitar con personas de cualquier grupo racial y
por otro, porque la conquista fue una empresa
masculina, en la que escasearon, por consiguiente, las mujeres
blancas.

El amancebamiento entre españoles e indias tuvo que ser
frecuente, y de él surgieron los más importantes
núcleos de mestizos venezolanos durante los siglos XVI y
XVII. Este hecho comunicó a esa población la
situación incómoda de un origen
ilegítimo, sobre el cual se ensañarían
muchas de las mezquindades sociales de la época colonial.
Hubo, sin duda, mestizos que procedían de uniones legales,
ya que la legislación permitía el matrimonio entre
europeos y naturales.

Sin embargo, estos casamientos no abundaron, por lo que los
mestizos legítimos pertenecían al campo de las
excepciones. La situación de los mestizos en el contexto
social de la Colonia no era muy homogénea, ya que entre
ellos existían diferencias bastante marcadas. Los hijos
legítimos y de piel menos
oscura gozaban de casi todas las prerrogativas de los blancos:
podían contraer matrimonio con éstos, ordenarse de
sacerdotes, ingresar a la universidad. En
este grupo se encontraban los cuarterones y ochavones, quienes,
por una bula de Clemente XI, ya a comienzos del siglo XVIII,
debían ya ser considerados como blancos. El jurista Juan
Germán Roscio pudo, precisamente, ingresar al Real Colegio
de Abogados de Caracas porque comprobó su condición
de mestizo cuarterón, nieto de una india. Por el
contrario, los mestizos ilegítimos y de color más
oscuro se hallaban en una posición tan desventajosa como
la de los sectores más discriminados.

Ellos formaban parte de la llamada «gente
inferior» que, a menudo, sacaban su sustento de los
denominados «oficios viles». Existieron disposiciones
generales que reducían los derechos de los mestizos,
como la que les impedía, desde 1576, al igual que a
, ejercer el cargo de escribano. La
legislación llegó, sin embargo, a concederles la
facultad para portar armas, aunque a
veces los funcionarios reales hacían caso omiso de tal
derecho. La población mestiza fue afianzándose
desde la conquista en aquellas regiones donde los indios
resultaban indispensables para el trabajo por
razones diversas, particularmente donde persistió la
institución de la encomienda. Por consecuencia,
predominaban los mestizos al despuntar el siglo XVIII en el
occidente, sobre todo en los Andes; en el oriente, con la
excepción de los valles donde, como en el de Cumanacoa, el
cultivo de la caña de azúcar
fue esencial, y en algunos espacios de Guayana donde
conquistadores y misioneros, sobre una base demográfica
indígena, fundaron varios pueblos y ciudades.

Hacia el final de la Colonia el número de
mestizos había alcanzado gran aumento, a pesar de que
procedían de una población en extinción,
como era la de los aborígenes, y de un pequeño
grupo de pobladores, como fue el de los españoles. Su
presencia se notaba en todas las regiones del país y
hallábase también participando en las actividades
más diversas, aunque muchos de ellos trocados en
criollos
blancos.

Regiones
donde se Inició el Mestizaje

En Venezuela,
como en el resto de las posesiones españolas, el proceso
de mestizaje primario, como resultado del cruce hispano-indio, se
inició desde las décadas de 1520 y 1530, tanto en
la región de Cubagua y Margarita al oriente, como en
Curazao y Coro al occidente.

En las ciudades de Coro, El Tocuyo y Barquisimeto, tan
pronto como se fundaron empezaron también a llenarse de
mestizos.

En este sentido, y en cifras aproximadas, los mestizos
constituyen la mayoría poblacional en
Colombia, El
Salvador, Honduras,
México,
Panamá,
Paraguay, Venezuela
y Ecuador.

América

Las mujeres españolas que emigraron a
América fueron entre el 10 y el 20 por ciento de los
hombres, a lo que hay que añadir que éstos eran por
lo regular muy jóvenes. El emigrante español
tenía entre 18 a 25 años e iba solo, con muchos
prejuicios religiosos acerca del matrimonio y más aun con
mujeres de razas diferentes, pero carecía de prejuicios
para unirse sexualmente con mujeres de otras razas
(mayoritariamente indígenas) y procrear hijos a los cuales
con muy alta frecuencia, abandonaba. El mestizaje surgió,
por ello, coetáneo a la llegada de los europeos a
América. Algunas veces, ciertos grupos de
soldados penetraban en los poblados de los naturales y violaban o
robaban las mujeres. A esto se unieron luego las numerosas
dádivas de mujeres que los indios hacían para
garantizar las paces.

La Corona Española pensó que el mestizaje
sería un elemento de integración social y un factor de paz
social entre culturas tan diferentes. Los casos de conquistadores
casados con princesas incas o
aztecas fueron
considerados ejemplares. El problema fue en aumento, porque la
selectividad de la mujer
española para matrimoniar con blancos acomodados
obligó a los mestizos a unirse con mestizas, mulatas o con
indias. Empezaron a jugar los prejuicios religiosos y se
prohibió a los mestizos portar armas, ser caciques o
protectores de indios, escríbanos, corregidores y alcaldes
mayores, sentar plaza de soldado, obtener grados universitarios y
acceder a las órdenes religiosas, salvo en el caso de que
demostraran ser hijos legítimos. El problema habría
resultado insignificante si su número hubiera sido escaso,
pero resultó que pronto sobrepasaron a los blancos,
representando un detonante social, ya que estaban condenados a
vivir sin una función
social específica y en una tierra que
había sido repartida entre españoles e indios antes
de su aparición.

Latinoamérica. Los Mestizos

Una representación de mestizos en una "Pintura de
Castas" de la era colonial. "De español e india produce
mestizo".

Bajo las castas de la
España y América
española, el término originalmente se
aplicaba sólo a los hijos que resultaban de la
unión de un progenitor europeo y
otro amerindio, o a aquellos cuyos dos
progenitores hayan sido mestizos. Durante esta época
existía una miríada de otros términos
(castizo, cuarterón de indio, cholo, etc.) que estaban en
uso para denotar otros individuos de la misma ascendencia
europea/amerindia pero en grados menores o mayores que el 50:50
de los mestizos. Hoy en día, el término "mestizo"
se aplica a toda persona que
comparte las ascendencias, europea y amerindia, sean cualquiera
las proporciones de éstas.

En Chile y Costa
Rica a diferencia de los demás países
de América
Latina, se suele combinar a blancos y mestizos en una sola
cifra, estimándose ésta en aproximadamente un 95%
de la población, se entiende en ambos casos que comparten
una ancestralidad mixta.

En Brasil, a los mestizos
también se les conoce comúnmente como "caboclos" o
"mamelucos", pero sus números son muy
reducidos.

En Puerto Rico – donde las
restringidas categorías de censo estadounidense no ha
permitido que la ascendencia mezclada de la mayoría de los
puertorriqueños sea oficialmente reconocida – se ha dicho
que la población abarca una mayoría blanca, una
población amerindia ya extinta, personas de ascendencia
mezclada, africanos, y una pequeña minoría
asiática. Sin embargo, recientes investigaciones
genéticas han revelado ascendencia matrilineal amerindia
en más del 61% de la población, y ascendencia
europea patrilineal en el 75%, por lo cual la mayoría son
mestizos (blanco-amerindio). Una mayoría abrumadora de
ciudadanos puertorriqueños, sin embargo, se define
simplemente como "puertorriqueños", poniendo mayor
importancia a la identidad
nacional que a la clasificación racial.

En Perú y especialmente
en México, "mestizo" se ha
convertido realmente en una etiqueta cultural. En este contexto
cultural, se le considera "indígena" a un
amerindio sólo si aquel vive y mantiene
la forma de vida tradicional (vestuario, costumbres e idiomas
indígenas), en otro caso, se le considera "mestizo".
Además, en el ejemplo mexicano, la mayor parte de la
pequeña minoría afro-mexicana también se
identificaría simplemente como "mestizo", en vez de
negro, mulato
o zambo, más por virtud de
sus rasgos culturales y no por su ascendencia racial. Estas
implicaciones culturales de "mestizo" pueden dar lugar a una
sobreestimación de la población mestiza – en el
caso mexicano hasta una parte considerable de la población
según algunas fuentes – que de otra manera no
serían mestizos en un sentido racial, sino
específicamente, indígenas o africanos.
Adicionalmente, ni el censo mexicano ni el peruano
registran raza, de modo que cualquier
cálculo
realizado por los cuerpos de gobierno o
agencias independientes son siempre estimaciones. En
Perú generalmente se reserva el
término "cholo" sin eufemismos
ni prejuicio
alguno al mestizo o amerindio con rasgos culturales
predominantemente indígenas independientemente de su
composición racial, más aún si se expresa
alguna de las lenguas
originarias.

Las clases dominantes en México o
Perú sin embargo usan el término indio, cholo,
zambo, mulato, negro, chino, u otras etiquetas
raciales-culturales como un término despectivo y de
inferioridad social. Perú ha sido una de las sociedades
más racistas de hispanoamérica, herencia que es
un legado de su historia de exclusión
de la población indígena por un esquema colonial
piramidal en el cual una minoría de origen europeo
estrechamente vinculada por lazos económicos y de sangre, se
colocaba por encima de los demás grupos y que se ha
entronizado por siglos. Mejoras han ocurrido pero solo
lentamente. En Centroamérica se
le da el término de "Ladino",
aunque está referido al mestizo que solo habla castellano o
español.

Mestizos Hispanoamericanos en
Europa

Los primeros mestizos de quiénes se tiene
conocimiento
haber pisado tierra europea fueron los nietos de
Moctezuma II, a quienes la corona
española reconoció su linaje real. De esta familia los
descendientes más famosos son los Condes de Miravalle
quienes aún hoy en día exigen el pago de las
llamadas pensiones de Moctezuma al gobierno mexicano.

Martín Cortés, hijo del
conquistador español
Hernán Cortés y de la
intérprete
náhuatl-maya
mexicana Malinche, de hecho
llegó primero, pero fue exiliado como castigo por liderar
una sublevación.

También llegó del Perú el mestizo
conocido como Inca Garcilaso de la
Vega, hijo del conquistador Sebastián
Garcilaso de la Vega y de la princesa incaica
Isabel Chimpu Ocllo. Vivió en el pueblo de
Montilla,
Andalucía, donde murió en
1616.

Durante las décadas de 1970
y 1980 llegaron a
Europa miles de mestizos latinoamericanos,
tanto por razones políticas
como económicas, predominando esta última en la
actualidad.

Los
Métis

A los métis se les considera un grupo
étnico independiente. Esta comunidad de
ascendencia consiste de los individuos descendidos de uniones de
mujeres de las primeras naciones
(amerindios canadienses) – específicamente los Cree,
Ojibway y Saulteaux – a empleados
británicos y
franco-canadiense de la
Compañía de la Bahía de
Hudson. Su historia fecha a mediados del
siglo XVII. Han sido reconocidos como pueblo
independiente a partir del siglo
XVIII.

Su territorio aproximadamente incluye las 3 provincias
de la pradera (Manitoba,
Alberta y
Saskatchewan), partes de
Ontario, Columbia
Británica, y los Territorios del
Noroeste, así como partes del norte de
los Estados Unidos de América
(i.e. Dakota del Norte y
Montana).

Tradicionalmente, los métis hablaban una
lengua criolla francesa llamada "michif" (con
varios dialectos regionales). Michif (un deletreo fonético
de la pronunciación métis de métif, una
variante de métis) también se utiliza como el
nombre del pueblo métis. El nombre es más
comúnmente aplicado a los descendientes de las comunidades
en lo que hoy es Manitoba meridional.
El nombre también se aplica a los descendientes de
comunidades similares en lo que hoy es
Ontario, Quebec,
Labrador y los Territorios del
Noroeste, aunque las historias de estos grupos son
diferentes de la de los métis occidental.

Las estimaciones sobre el número de los
métis varían desde unos 300,000 hasta 700,000 o
más. En septiembre de 2002, el
pueblo métis adoptó una definición nacional
de "métis" para ciudadanía dentro de la "Nación
de los Métis". De acuerdo a esta definición, se
estima que hay entre 350,000 a 400,000 ciudadanos de la "Nación
de los Métis" en Canadá. Muchos métis
clasifican como métis a cualquier persona que pueda probar
que un antepasado haya solicitado una escritura de
tierras o escritura de dinero como
parte de los tratados del siglo XIX con
el gobierno canadiense.

Estados Unidos.
"Mixed-Bloods" y Mestizos

En los Estados Unidos,
Mixed-blood ("mezclado de sangre") es el término
más comúnmente empleado por estadounidenses para
designar a estadounidenses no-hispanos de ascendencia europea y
amerindia, mientras que mestizo es el término empleado
para designar a hispanoamericanos y estadounidenses hispanos de
esa misma ascendencia, sean estadounidenses desde hace
generaciones o inmigrantes recientes.

De los Méxic-americanos que han vivido en el
sudoeste de Estados Unidos
por varias generaciones antes de la anexión e
incorporación de esa región a los Estados Unidos –
previamente parte de México –
muchos se identifican como "mestizos", particularmente los que
también se identifiquen como
chicanos, entre estos muchos
tejanos.

De los más de 40 millones de hispanoamericanos y
estadounidenses hispanos en los Estados Unidos, alrededor de la
mitad serían mestizos. El alto índice de natalidad
entre hispanos en los Estados Unidos se atribuye sobre todo a los
mestizos. El otro 48% restante de hispanos se identifican
racialmente como blancos, aunque de
estos muchos puedan también poseer una buena
proporción de ascendencia amerindia.

Asia. Las Filipinas. Los
Mestizos

Durante el temprano período colonial de
las Filipinas, el término
originalmente se refería sólo a aquellos de
ascendencia indígena filipina
mezclada con española y en
menor proporción mexicana. Sin
embargo, el término pronto llegó a ser
genérico y sinónimo de
"mezclado".

Desde entonces, mestizo, se ha utilizado libremente para
referirse a todos aquellos filipinos que sean de ascendencia
mezclada, independiente a la combinación racial o del
cociente, pero típicamente incluyendo una estirpe
indígena filipina. Todas las variedades de mestizos en las
Filipinas juntos no constituyen más el de 40% del total de
la población. De ése 10%, menos de la mitad son de
la variedad hispano-filipina. Sin embargo, un reciente estudio
genético conducido por la Universidad de
Stanford indica que un 3.6% del total de la
población filipina tiene por lo menos un ascendiente
europeo.

A más de los ya mencionados mestizo de
español y mestizo de chino, otras variedades de mestizos
en las Filipinas incluyen los mestizo de japonés (de
ascendencia indígena filipina y Japonesa) y mestizo de
americana (de ascendencia indígena filipina y
americana), etc. Los de mezcla de filipino con
otra ascendencia asiática se les suele referir
comúnmente como "chinito/a", aunque esto sería
más correctamente aplicada sólo a aquellos mestizos
de ascendencia indígenas filipina y china. Otros
términos que denotan a los mestizo de chino incluye
"Sangley" y el vernáculo "Tsinoy".

Se dieron 2 situaciones extremas: cuando el hijo
permanecía junto a la madre en el ambiente
aborigen, era un mestizo aindiado; cuando permanecía en el
ambiente del padre y era tomado en cuenta por éste, se
convertía en un mestizo hispanizado; estos últimos
tuvieron una actuación notable sobre todo durante la
segunda mitad del siglo XVI, como lo demuestra el caso de
Francisco Fajardo quien, además del español,
hablaba varias lenguas aborígenes. Posteriormente, con la
llegada de mujeres españolas y la presencia del esclavo
africano, el mestizaje se hizo más complejo y ya en el
siglo XVIII, como resultado de varios cruces entre individuos que
tenían antepasados europeos indios y negros, surgió
el estrato social de los pardos término comúnmente
utilizado para señalar, exclusivamente, la mezcla de negro
con blanco

Clasificación Colonial de las
Personas

– Españoles: Peninsulares o criollos, los
primeros eran los procedentes de España, y
los segundos, los hijos de españoles o sus descendientes
que habían nacido en América.

– Indios: Los aborígenes americanos,
llamados indios o naturales.

– Negros: Los individuos africanos traídos
en calidad de
esclavos. Algunos eran liberados posteriormente.

– Mestizos: Aquellos individuos de padre
español y madre indígena (o viceversa, aunque estos
casos eran menos frecuentes, y en Costa Rica no
están documentados). Posteriormente fue empleado para
clasificar a todas aquellas personas que tenían
algún antepasado indígena, no necesariamente alguno
de sus progenitores; incluso se llegó a utilizar para
personas que tuvieran algún antepasado africano remoto
(por ejemplo, a fines del siglo XVIII, podía ser mestizo
quien tuviera una tatarabuela africana y 15
españoles).

– Mulatos: Aquellas personas de padre
español y madre negra (o viceversa, aunque estos casos no
eran tan frecuentes y no están documentados para Costa
Rica). Posteriormente fue empleado para clasificar a todas
aquellas personas que tenían algún antepasado
africano no muy remoto, no necesariamente alguno de sus
progenitores.

– Pardos: Originalmente hacía referencia a
un color particular; luego, se empleó prácticamente
como sinónimo de mulato. Siempre implicaba presencia de
sangre africana y podía incluir a quienes tenían
algo de sangre indígena. También se usó para
designar a los vecinos de la Puebla de los Pardos (en Cartago,
principalmente).

– Zambos: Aquellos individuos de padre negro y
madre india (o viceversa). Posteriormente se clasificó
así a aquellas personas que tenían antepasados
indígenas y africanos, no necesariamente sus
padres.

– Los Criollos: hijo nacido en el país de
padres oriundos de otras tierras. El término, que
según el Inca Garcilaso de la Vega «lo inventaron
los negros», aparece desde muy temprano en Venezuela,
ligado también a los esclavos africanos. Ya en el siglo
XVI, los esclavistas establecían claramente la diferencia
entre negros criollos y originarios del África.

– Tercerón: Individuo hijo
de español y una mulata o viceversa.

– Cuarterón: Individuo hijo de
español y una tercerona o viceversa.

– Quinterón: Individuo hijo de
español y una cuarterona o viceversa.

– Sexterón: Individuo hijo de
español y una cuarterona o viceversa. Las personas de esta
"clase" eran
clasificadas como mestizas a fines del siglo XVIII, en Costa
Rica.

Conclusión

A la llegada de Cristóbal Colon a América
se hicieron presentes blancos, mulatos, mestizos, negros, indios,
españoles, etc.; una gran masa de diferentes razas y
nacionalidades.

El mestizaje interétnico es un fenómeno
que se produce desde la Prehistoria. En
Europa fue particularmente importante a comienzos de la Edad Media,
con grandes migraciones de pueblos nórdicos y
asiáticos, y continuó luego ininterrumpidamente,
produciendo verdaderos complejos étnicos. El mestizaje
fundamental se dio, como señalamos, entre los
españoles, los indios y los negros, ninguno de los cuales
era obviamente una raza.

Los mestizos llegaron a ser, evidentemente un sector
fundamental en la vida social de Venezuela hasta el punto que se
ha atribuido a los mismos un peso decisivo en el triunfo de la
gesta emancipadora. Más en este caso se hace referencia a
una mezcla racial que incluye a blancos, indios y
negros.

Bibliografía

http://es.wikipedia.org/wiki/Mestizaje

– http://www.simon-bolivar.org/bolivar/el_mestizaje.html

– http://es.wikipedia.org/wiki/Mestizo

– http://www.nacion.com/ln_ee/ESPECIALES/raices/mestizaje.html

 

 

 

 

Autor:

María Belda

Partes: 1, 2
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

Categorias
Newsletter
Comments
All comments.
Comments