Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Don Juan de Austria (página 2)




Partes: 1, 2, 3

"Demás de lo contenido en este mi testamento, digo y declaro que, por cuanto estando yo en Alemania, después que embiudé hube un hijo natural con una mujer soltera, el cuál se llama Jerónimo, y mi intención ha sido y es que, por algunas causas que a esto me mueven, que pudiéndose buenamente enderezar que de su libre y espontánea voluntad él tomase el hábito en alguna religión de frayles reformados, a lo cual se encamine sin hacerle para ello premia y extorsión alguna.   Y no pudiendo esto guiar ansí, y queriendo él mas seguir la vida y estado seglar, es mi voluntad y mando que se le den de renta, por vía ordinaria, en cada año, de veynte a treinta mil ducados en el reino de Nápoles, señalándole lugares y vasallos con la dicha renta.



Lo qual todo, assí en el señalar los dichos, como en la cantidad de la renta, que la suma susodicha sea como pareciese al príncipe mi hijo, a quién lo remito; y en defecto dél, sea como pareciere a mi nieto el infante Don Carlos, o a la persona que, conforme a este mi testamento, fuere mi heredero o heredera al tiempo que se abriere.

Y cuando el dicho Jerónimo no estuviese por entonces ya puesto en el estado que yo deseo, gozará de la dicha renta y lugares por todos los días de su vida, y después dél, sus herederos y sucesores legítimos, de su cuerpo descendientes.  

Y en cualquier estado que tomare el dicho Jerónimo, encargo al dicho príncipe mi hijo y al dicho mi nieto, y a cualquiera mi heredero, que, como dicho tengo, tubiere al tiempo que este mi testamento se abriese, que lo honre y mande honrar, y que le tengan el respeto que  conviene, y que haga guardar, cumplir y executar, lo que en esta cédula es contenido.

Lo qual firmé de mi nombre y mano, y va cerrada y sellada con mi sello pequeño y secreto, y se ha de guardar y de poner en efecto, como cláusula del dicho mi testamento.     Hecha en Bruselas, a seys días del mes de junio de 1554"

Después de leer y releer ambas hojas y particularmente esta segunda hoja, al recobrar el ritmo respiratorio normal, me dí cuenta que el "dicho niño" "Jerónimo" no era cualquier persona, ni el resultado de un acontecimiento fortuito…….y algunas de las consecuencias de estos eventos llegarían a conformar la historia de España.

Traté de recordar : ¿ quien era "su majestad"?  ¿ quien "el príncipe, mi hijo"?  ¿ quién el "infante Don Carlos"?   ¿ quién Jerónimo ?........

La mención a Bruselas en ambas cartas me confundía….., Bruselas está en Bélgica y de hecho es la capital y la ciudad más importante……actualmente, no tiene importancia histórica, sin embargo, las fechas involucradas daban una pista clara …….en la primera hoja se menciona el año 1550, en la segunda 1554……entonces habría que buscar la relación de Bruselas con esas fechas.

Aunque ambas cartas se "firman" en Bruselas, resulta obvio que se trata de personajes ligados a la Corte Española, por lo que "Su Majestad" tendría que ser forzosamente Carlos V de Alemania conocido también como Carlos I de España, quien estableció su sede de gobierno en Bruselas, aunque fuera Rey de Alemania y Rey de España al mismo tiempo, ostentando el título de Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, el "Príncipe" su hijo, no podría ser otro que Felipe II, posteriormente Rey de España y sucesor de Carlos I, y el infante Don Carlos, no podía ser otro que el nieto de Carlos V que tantos dolores de cabeza  proporcionó a su padre Felipe II.

Carlos V

Don Juan de Austria

Por lo mismo, estaba ante un episodio de uno de los capítulos más importantes de la Historia de España, ligado al muy reciente Descubrimiento de El Nuevo Mundo, ocurrido escasos años antes, al surgimiento de los piratas y corsarios, la intervención de la Reina Isabel I de Inglaterra en los destinos de España, etc. etc., una de las épocas mas revueltas, misteriosas y espléndidas de la Historia Europea.

Curiosamente, Carlos V y Don Juan de Austria tuvieron poco que ver con los sucesos ocurridos en la Nueva España.

Al respecto,  los actos de Carlos V  se realizan principalmente en la Europa de su tiempo con escasas repercusiones en El Nuevo Mundo.    Don Juan de Austria no tuvo ninguna relación directa con los eventos del Nuevo Mundo.

Carlos V, hijo de Felipe de Habsburgo { Felipe El Hermoso} y de Juana de Castilla, hija de los Reyes Católicos{ conocida como Juana La Loca}, heredó  El Nuevo Mundo o La Nueva España de sus abuelos.

A Carlos V se le "entregaron" por herencia nuevos territorios, territorios que nunca "buscó", ni "mando buscar".

En la mente surgen las imágenes españolas de sus antecesores, protagonistas en su propio tiempo :  

.- Los Reyes Católicos, abuelos de Carlos V,

                          

.- Cristóbal Colón y su deambular por España y Portugal, antes de emprender sus viajes de descubrimiento.

Cristóbal Colón

.- La expulsión de Jesuitas, Moros y Judíos de España, del desafortunado e indeciso gobierno de Felipe II, las intrigas de Antonio Pérez, su Secretario, del Tribunal de la Santa Inquisición y sus excesos, y muchos otros episodios, todos revueltos y en desorden, agolpándose en la memoria.

.- También surgen -un tanto emboscadas- las figuras de Isabel I, del Cardenal Wosley, Francis Drake, María, Reina de Escocia, y otros personajes y episodios de este revuelto e interesantísimo período de la Historia Europea.

                 

                      Isabel I                                          Wosley                                 Francis Drake

Pero por sobre todo y por encima de todas las imágenes semi veladas o semi ocultas, estaba claramente la figura hoy casi desconocida del malogrado Jerónimo, Jeromín, o Don Juan de Austria -como fue conocido- que pudo haber sido la persona que cambiara la Historia de esos días, de no haber sido por algunas circunstancias ajenas a su voluntad y a su prematura muerte.             

.- Y después de tantos años, hoy, al recordar a Don Juan de Austria, no se escapa la imagen de Miguel de Cervantes, su compañero de armas en la Batalla de Lepanto {en donde Cervantes perdió una mano}.

Así, resulta que la memoria revive las dos hojas manuscritas, medio amarillentas y demás que fueron guardadas con la intención de investigar y escribir sobre Don Juan de Austria y el maravilloso tiempo en que vivió.

Tiempos que se han enfocado históricamente desde el punto de vista de los personajes de la Corte, de la figura de Reyes y Reinas con poco espacio para gente menos prominente.

Tal vez ese había sido el objetivo de copiar, de no se de donde, el contenido de ambos mensajes escritos hace más de 500 años y guardados por casi 50.

Ese propósito y el intento de "revivir" a un personaje histórico muy interesante cuya memoria se ha ido esfumando a través de los Siglos……..y como siempre ocurre en estos casos, especular sobre los resultados que se hubieran dado si las cosas hubieran sido diferentes y más de acuerdo con los deseos e intenciones del protagonista.

Y aunque "el hubiera" no existe, se nos es dado especular con las posibilidades.

Lo primero que se me ocurre es verificar si los textos citados anteriormente son reales o si sólo son fantasía de algún escritor que en su afán de crear un relato o de relatar una historia, inventa documentos o eventos a los que atribuye, o pretende atribuir, veracidad.

.- Tal parece que el Codicilio o Anexo al Testamento de Carlos V  es auténtico, avalado por hechos históricos registrados y reforzados por el  hecho también registrado e históricamente verdadero por el que Felipe II reconoce a Jerónimo como hijo natural de su padre y medio hermano suyo, y también es un hecho histórico que le reconoce y otorga el rango con algunos de los privilegios acordes a "su cuna", incluso cambiando su nombre y título a Don Juan de Austria.

Firma del emperador Carlos V

.- El Acuerdo con el violinista de la Corte y su esposa, firmado en Bruselas el 13 de Junio de 1550 también aparece como auténtico y documentado en los escritos de Don Luis de Quijada, Mayordomo del Emperador Carlos V y de Antonio Pérez, secretario de su sucesor, Felipe II.

Por lo mismo, no hay dudas de que Don Juan de Austria era hijo de Carlos V y de Bárbara Blomberg,  y por lo tanto, medio hermano de Felipe II.

Sobre Don Juan de Austria se puede decir que la fecha de su nacimiento es incierta y hasta cierto punto se puede afirmar que es desconocida……..algunos historiadores la sitúan en 1545, otros en 1547, aunque aparentemente están de acuerdo que fue en Ratisbona, Alemania, un 24 de febrero…….lo cuál también podría ser "prefabricado" por ser ese día aniversario de la fecha de nacimiento de su padre.

Sea como sea, el Emperador vivía y deambulaba por Alemania con relativa frecuencia, y aunque no hay registro de alguna estadía en Ratisbona anteriormente a 1545, si hay constancia de que Carlos V estuvo en Ratisbona en Mayo de 1546, población en donde vivía Bárbara Blomberg,  a la que seguramente conoció y amó siendo aún soltera.

                    

Carlos V                     Bárbara Blomberg

Se ignoran las circunstancias de esta relación sentimental del Emperador, sabiéndose únicamente que Bárbara Blomberg "casó al poco tiempo" {dos años después} con Jerónimo Príamo Kegell, por lo que la fecha del 24 de febrero de 1547 puede haber sido la fecha de nacimiento de Jeromín y su nombre bien puede haber sido derivado del de su padrastro ……la coincidencia con el aniversario de la fecha de nacimiento de su padre puede ser fortuito o intencional, pero de cualquier manera poco importa.

Y así como se desconoce la naturaleza de las relaciones de Carlos V con la señorita Blomberg, posteriormente señora Kegell, así mismo se desconoce la naturaleza de las relaciones de Jerónimo con su madre.

Es de suponerse que vivió con ella aproximadamente los tres primeros años de su existencia, junto con su padrastro, hasta 1550, fecha en que Carlos V a través de Don Luis de Quijada y este a través de Francisco Massy  se "hace cargo" del niño.

La historia no se ocupa el destino de Jerónimo Kegell ni se le menciona en 1576 en donde hay registrado un encuentro entre Don Juan de Austria con su madre.   Se sabe sin embargo que fue nombrado Comisario en la corte de María de Hungría en Bruselas como compensación por su discreción en los amoríos del Emperador.

Según algunos historiadores, la señora Kegell era "hermosa y con dotes para el canto, aunque de carácter libertino",  llevó una vida escandalosa y despilfarradora hasta 1576, fecha en que su hijo Don Juan de Austria, entonces Gobernador de los Países Bajos, logró atraerla hasta España.

En 1569 enviudó de su marido, recibiendo una pensión del propio Emperador y posteriormente del Rey Felipe II como madre de Don Juan de Austria.

En 1554, estando en Bruselas, Carlos V redacta y sella el Codicilio a su testamento en el que reconoce a Jerónimo como su hijo, fecha en la cual éste tendría 7 años de edad.

El Codicilio, o anexo al testamento se redacta pasados tres años de haber sido "encargado" a los cuidados de Francisco Massy y Ana de Medina.

Sin embargo, de una forma u otra, se puede decir que Carlos V se había hecho cargo del niño a partir de junio de 1550, año en el que encomienda a su Mayordomo Don Luís de Quijada que se haga responsable de asegurar el presente y futuro de su hijo natural.

Con el reconocimiento "oficial" realizado en 1554, previa consulta con el Emperador, Don Luis de Quijada decide relevar a Francisco Massy y su mujer del encargo de la educación del niño y lo lleva a su castillo en Villagarcía de Campos  {Valladolid} en donde con su esposa Doña Magdalena De Ulloa se hace cargo de su educación.

A partir de ese entonces la vida de Jerónimo tiene un cambio notable……de ser un simple "campesino" es convertido en  personaje "real".

Poco antes de su abdicación, al estar Carlos V en el Monasterio del Yuste, ordena a Don Luis de Quijada, aposentarse en la cercana aldea de Cuacos -muy próxima al Monasterio-  junto con su esposa Doña Magdalena y el niño Jerónimo.

Ahí, anciano y doliente, postrado en una silla frente a un soleada ventana, le es hecha la presentación de su hijo Jerónimo………..Carlos V muere el 21 de septiembre de 1558 en el Monasterio del Yuste.

 

Monasterio del Yuste.

El príncipe heredero, Felipe, se encontraba fuera de España.

Su hermana, la Princesa Juana -que actúa como regente en su ausencia- solicita conocer a su medio hermano en el mes de Mayo, causándole el niño "la mejor de las impresiones" según consta en las crónicas de la época.

Contrario a lo que deseaba Carlos V, Jerónimo no daba señal alguna de decidirse por los hábitos religiosos y si demostraba aptitudes notables para la carrera militar, por lo que de acuerdo a lo indicado por su padre, se le deja en libertad de seguir su libre inclinación.

Felipe II regresa a España a mediados de Septiembre, visita el Monasterio del Yuste, y respetuoso de las indicaciones de su padre, también solicita conocer a Jerónimo, a quien cariñosamente apodaban Jeromín.

Reconoce a Jerónimo como miembro de la familia real, le cambia el nombre por el de Don Juan de Austria y le otorga casa propia, a cuyo frente pone a Don Luis de Quijada y a su esposa Doña Magdalena de Ulloa.

Su vida ha cambiado totalmente…….de Jeromín a Don Juan de Austria, completando su educación en la Universidad de Alcalá de Henares.

Así transcurre su nueva vida, hasta 1565, año en que la flota Turca ataca la Isla de Malta.  

    

En Barcelona se formó una flota para acudir a su defensa.    

Don Juan de Austria, ya para entonces un joven de aproximadamente 18 años, solicita al Rey permiso para unirse a la Armada, pero dicho permiso le fue negado.  

A pesar de ello, Don Juan escapa de la vigilancia real y se dirige a Barcelona sin lograr alcanzar a la flota.

Una carta enérgica de su medio hermano le hace desistir de atravesar Francia para unirse a la armada y es ordenado su regreso a la Corte.

Felipe II se convence de su inclinación por las armas y le nombra Capitán General de la Mar, rodeándolo de varios consejeros de confianza entre los que destacan el Almirante Don Álvaro de Bazán y el Vicealmirante Don Luís de Requesens y Zúñiga.

Mientras Don Juan de Austria era leal y devoto al Rey, el infante príncipe Don Carlos profesaba animadversión profunda y resentimientos contra su padre.

Por el contrario de lo que ocurría con su padre, el infante Don Carlos profesaba genuina amistad a Don Juan su tío, y en atención al cargo que ocupaba que podría beneficiarle, le confía sus planes de huir de España y pasar a los Países Bajos, solicitándole navíos que pudieran facilitarle el paso por Italia.  El infante Don Carlos promete hacerlo Rey de Nápoles en recompensa por su ayuda.

Don Juan solicita tiempo para poder pensar el asunto y dar cumplida respuesta; acude a sus consejeros y a su medio hermano por orientación.

Se da cuenta perfectamente de la doble intención de Don Carlos y decide buscar aplazar su decisión para no contrariar al iracundo nieto de Carlos V.

Al poco tiempo, Don Carlos ya no espera, exige, su respuesta y al no obtener lo que deseaba, saca su espada y ataca a su tío.    Don Juan logra defenderse sin herir al sobrino hasta que con ayuda de la servidumbre Don Carlos es confinado en sus habitaciones.

Esta fue la "gota" que derramó el vaso ya lleno de Felipe II, cansado de tantos problemas provocados por su hijo.

El Rey, ordena que Don Carlos sea detenido y puesto bajo arresto.

En 1568 Don Juan regresa al Mediterráneo y se hace a la mar para combatir a los corsarios y piratas otomanos.

Durante tres meses gana diferentes combates contra los corsarios y recorre la costa desembarcando en Orán y Melilla para avituallamiento y envío de noticias al Rey.

En ese mismo año, mueren la Reina Isabel de Valois y el recluido Infante Don Carlos, muertes que afectan profundamente a Don Juan de Austria quien solicita licencia temporal y se recluye en el Monasterio de Abrojo {Valladolid}.

Mientras está en reclusión y como resultado de la aplicación del decreto de 1567 -que obligaba a los moriscos que vivían en el reino de Granada a abandonar sus costumbres, lengua, vestido y prácticas religiosas- los moriscos plantean al Rey una rebelión abierta.

Como cosa rara, se actúa con prontitud, el Rey Felipe II destituye al Marqués de Mondejar {Gobernador de Granada, y nombra a Don Juan de Austria Capitán General, esto es, comandante supremo de las fuerzas reales y lo envía a sofocar la rebelión morisca.

El 13 de Abril de 1569 llega Don Juan a Granada por Almuñecar. 

          

Poco más de un año después, en Mayo de 1570 tras frecuentes y sangrientos enfrentamientos en su mayor parte favorecedores a los ejércitos reales, Don Juan acepta negociar la paz con El Habaquí aún en medio de campañas bélicas para doblegar a los moriscos rebeldes.

Como resultado directo de esas acciones bélicas, en Febrero de 1571, Felipe II firmó el decreto de expulsión de todos los moriscos del reino de Granada.    

Las cartas de Don Juan de Austria durante este período describen los exilios forzosos de familias enteras como la "mayor miseria humana" que pueda retratarse.

Mientras tanto, otro asunto estaba cobrando mayor importancia : los turcos y su pretensión de dominio del Mediterráneo.

Como antecedente está la "Santa Liga" que fue un proyecto que desde 1568 el Papa Pío V había alentado y en el cual, Felipe II, como de costumbre, estaba reticente.   

En esencia, la Santa Liga era una unión política y militar de los reinos cristianos en el Mediterráneo para hacer frente a la amenaza musulmana representada por los turcos.    

Al quedar la cuestión morisca prácticamente resuelta en 1570, Felipe II sucumbe ante las insistencias papales y acepta unirse a Venecia y al Papado contra los Turcos, formándose en conjunto una gran armada  para combatir a los turcos por todas las costas del Mediterráneo.

Aunque nunca se supo exactamente cual sería el objetivo de la flota, Felipe II impuso el mando de Don Juan de Austria, a pesar de las sugerencias papales que querían otra persona como Comandante.

La "Santa Liga" se firmó el 20 de Mayo de 1571, la noticia llegó a Madrid en Junio,  el Rey se demoró todavía 20 días más en redactar las instrucciones concretas que debía llevar su hermano.

La flota de Don Juan se reunió en Barcelona en donde se tuvo que esperar hasta el 20 de Julio en que llegaran sus sobrinos los archiduques Rodolfo y Ernesto, que lo acompañarían al mando de algunos navíos, llevándolos hasta Génova.

Una vez libre de los compromisos diplomáticos, la flota llegó a Nápoles el 8 de Agosto para avituallarse.    Pío V mandó a Don Juan el Estandarte de la Santa Liga, quien lo recibió solemnemente en un acto celebrado en la Iglesia de Santa Clara.

Don Juan convocó consejo de guerra para decidir el curso de las acciones. 

Una derrota de la Liga significaría dejar absolutamente desprotegidas las costas mediterráneas de España e Italia frente a los turcos.

Don Juan defendía la idea de una guerra agresiva : buscar la flota turca en donde estuviera y destruirla, este era el plan apoyado por marinos expertos que se contaban entre sus consejeros.

Don Juan consigue imponerse frente a posturas más moderadas y el 15 de Septiembre la flota salió de Mesina en dirección al mediterráneo oriental.

La batalla se produjo el 7 de Octubre de 1571 en el Golfo de Lepanto en donde los turcos se habían refugiado.

Don Juan, con sus naves, se situó en la parte central de la formación de galeras y su actuación fue decisiva para el triunfo, por su resuelta búsqueda de la victoria y su valentía personal.

Una vez abordadas las naves se luchaba cuerpo a cuerpo, en donde Don Juan destaca por su valor según lo atestiguan historiadores como Braudel, o Fernández Álvarez y lo testimonian contemporáneos presentes en la batalla como Don Miguel de Cervantes.

Para los turcos, Lepanto representó la pérdida de su armada, para la monarquía española

y las repúblicas italianas, alejó el peligro que representaba el turco en el Mediterráneo y además produjo una ganancia inmediata con el impresionante número de galeras capturadas y el "botín de guerra.

Con ello, España se hizo la flota mas poderosa del Mediterráneo, sin embargo España nunca pudo explotar esa "ventaja", simplemente, por la falta de "remeros" y no pasaría mucho tiempo mas para que ocurriera el sonado fracaso español de la "Gran Armada"  ya sin la posibilidad de intervención de Don Juan de Austria, aunque en este fracaso influyó más la fuerza de la naturaleza que las acciones bélicas.

En Lepanto, Don Juan liberó a los miles de cristianos que remaban en las galeras turcas, aproximadamente 15,000 hombres esclavizados por los turcos, y es comprensible que muy pocos de ellos quisieran seguir siendo remeros ahora en la flota española.

La victoria en Lepanto transformó a Don Juan en un héroe en el contexto europeo, no solamente en España……y reafirmó una de sus ambiciones : deseaba un reino propio, y el tratamiento de Alteza que sistemáticamente le era negado por su hermano.

En 1572 una delegación de albaneses ofreció a Don Juan de Austria el Trono de Albania.

Lo consultó con sus consejeros y con su hermano el Rey, quienes le pidieron declinase la oferta, pero que no dejase de cultivar las relaciones con los albaneses.                                              

Leal y obediente, declina la oferta, mas no olvida su ambicionado reino.

Al año siguiente, 1573, la República de Venecia, sorpresivamente, firmó la paz por separado con los turcos.  

La Liga Santa quedaba formalmente rota y Don Juan reemplazó en su flota el estandarte de La Liga por el estandarte de Castilla.

       

Ahora, la armada española y Don Juan de Austria podrían seguir sus propios objetivos.

Don Juan aprovecha la ocasión y pidió autorización para emprender la conquista de Túnez…….sorpresivamente le es concedida y en una rápida campaña tomó Túnez en Octubre de 1573.

Nuevamente se le ofrecía la oportunidad : un reino propio, conquistado por él mismo.

Sus ambiciones no eran desconocidas, ni las mantenía ocultas, el propio Papa Gregorio XIII pidió a Felipe II que a Don Juan de Austria se le invistiera como Rey de Túnez.

La respuesta fue negativa, aunque se le aseguró al Papa que los méritos de su hermano no dejarían de recompensarse.

Es evidente que una persona intrigante y desconfiada como Felipe II no actuaría de otra manera y además, como siempre ha sucedido en "las Cortes" en donde las "envidias" alcanzan a todos……instigado y aconsejado por su Secretario, una vez más Felipe II rechaza las peticiones de honrar a Don Juan.

Felipe II tenía una Corte "aduladora y servil" y contaba con un ambicioso y poco escrupuloso Secretario de nombre Antonio Pérez, hábil diplomático e intrigante quien en esta ocasión se acercó a Don Juan alentándolo a que aceptara el nombramiento del Rey como Vicario General en Italia, cargo cuyo "favor" se acreditaba haber obtenido y a la vez, le proporcionaba fondos para la flota.

 

Antonio Pérez

La presencia de Don Juan en Italia favoreció a Uluch Alí para recuperar Túnez, sin que Felipe II hiciera nada para evitarlo y/o recuperar la ciudad para España.

Mientras tanto Don Juan de Austria albergaba otras ambiciones : la invasión católica a Inglaterra, la derrota del protestantismo inglés y un posible matrimonio con María Estuardo, o tal vez hasta con Isabel  I.

Para este ambicioso plan requería contar con el apoyo de los católicos ingleses, {que se le había asegurado}, la anuencia Papal { la que daba por descontado} y el respaldo total de Felipe II { que esperaba conseguir}.

Isabel I, todavía ignorante de estos planes de invasión y matrimonio envió un emisario especial para "sondear" las posibilidades de una unión matrimonial entre Inglaterra y España con Don Juan de Austria y ella misma………

   

Isabel I

Hay que recordar que el propio Felipe II fue Rey Consorte de Inglaterra e Irlanda por su matrimonio en 1554 con Maria I, la predecesora de Isabel, por lo que la pretendida unión no estaba tan fuera de contexto además de que ante los ojos españoles, Isabel I no era hija legítima sino natural, o bastarda de Enrique VIII y Ana Bolena.

Sobre las intenciones de la Reina y las actividades del emisario inglés, Felipe II fue puntualmente informado por el propio Don Juan de Austria, quien en esa correspondencia aprovecha la ocasión y el tema para volver a insistir en su plan de invasión a Inglaterra.

La respuesta negativa del Rey motivó que Don Juan quisiera regresar a Madrid a tratar personalmente este delicado asunto con Felipe II.

Molesto, Felipe II ordenó a Don Juan que permaneciera en Italia.

Don Juan obedece y se da a la tarea de recorrer Italia desde Sicilia hasta Lombardía.

La adversa situación a los deseos y planes continúa, avivada por las constantes violaciones de la correspondencia privada de Don Juan, que llegaba directamente al Secretario del Rey Antonio Pérez,  mientras los problemas en los Países Bajos se recrudecían.

El 5 de Mayo de 1576 fallece el Gobernador Don Luis de Requesens, circunstancia aprovechada por Guillermo de Orange para avivar la rebelión.

Guillermo de Orange

El Consejo de Estado que interinamente regía el territorio instó al Rey a que nombrase con urgencia un nuevo gobernador y que este fuese de la familia real.

La elección era evidente : y muy a su pesar, por sentirse "obligado" a hacerlo el Rey ordenó a Don Juan de Austria que se dirigiera inmediatamente a los Países Bajos como gobernador.

Esta vez, Don Juan desobedeció el mandato y acudió personalmente a Madrid.

Quería conocer la decisión sobre el plan inglés, conocer los apoyos que su hermano le iba a ofrecer y en que condiciones acudiría a Bruselas.

Felipe II estaba muy molesto,  primero por el apresuramiento de una decisión que aunque obvia, -según él "requería mas estudio"-, segundo por la insistencia en el plan inglés de Don Juan "que no le convencía del todo" y al que ya se oponía abiertamente su Secretario y tercero "por la desobediencia" de su hermano.

Rechazó nuevamente las peticiones de concederle el título de Infante de Castilla { y con ello el acariciado tratamiento de Alteza Real a Don Juan}, en cambio y como "compensación" accedió a concederle el mando único en los Países Bajos.

Sobre el "plan inglés" {o sea,  la invasión a Inglaterra } Felipe II no se manifestó en una forma concluyente……fiel a su costumbre, dejó la situación "en el aire" sin tomar una decisión en uno u otro sentido, posponiendo las cosas "hasta futuro estudio".

Poco podemos hacer además de imaginar la frustración y desesperanza de Don Juan ante esta tímida y vacilante actitud de su hermano y ante su reiterada negativa de concederle el tratamiento real que le correspondía.

Don Juan aprovecha su breve estancia en España para visitar a Doña Magdalena De Ulloa a la que consideraba como su verdadera madre.                            

Fue ella quien lo disfrazó para la siguiente etapa de su viaje : ir a los Países Bajos pero no desde Italia, como todos se esperaban, sino a través de Francia.

Para ello, se vistió como el criado morisco de un noble italiano Don Octavio de Gonzaga.

Atravesó Francia y llegó a Luxemburgo, única provincia leal a España….ahí tuvo un  encuentro con su madre Bárbara Blomberg.

{Dicen las crónicas que ella siempre se había rehusado a vivir en España, empero, su hijo la convenció y aceptó moverse a la península ibérica en donde se le asignó casa y pensión en la Cantabria, en la casa que había sido del Secretario Juan de Escobedo ….

……..mientras se arreglaba la casa para su ocupación, la madre de Don Juan de Austria se hospedó con doña Magdalena De Ulloa, ahora viuda de Luis Quijada, por una breve temporada y  fue ingresada en el convento castellano de Santa María la Real, próximo a Valladolid a los pocos meses de su llegada a España…….

……a la muerte de su hijo pidió trasladarse a la Cantabria a la casa que se le había preparado, la que habitó brevemente y en donde murió el 18 de diciembre de 1597…..fue sepultada en la Iglesia de San Sebastián, mártir del Monasterio de Montehano, en Escalante }.

Con grandes dificultades porque los soldados llevaban meses sin recibir sus pagos y estaban muy descontentos, Don Juan logra pacificar las cosas hasta llegar al firmar el Edicto Perpetuo del 17 de Febrero de 1577, por lo que pudo entrar triunfalmente y en relativa paz en Bruselas.

Ante esta situación de paz, Don Juan deseaba regresar a Madrid a tratar el "tema inglés", para lo que envía a su Secretario, Juan de Escobedo, en quien confiaba, para que tratara de lograr su llamada de regreso a España o bien para que a través de Antonio Pérez obtuviese esa llamada de regreso y además, para que procurase medios para la invasión a Inglaterra.

Felipe II rechazó el regreso de Don Juan de Austria a Madrid y ni que decir que se negó a decidir sobre el "tema inglés".

En Bruselas, Don Juan tenía dificultades con las tropas porque los envíos de dinero no llegaban ni puntualmente ni completos por lo que el descontento de las tropas iba en aumento.

En Septiembre, Guillermo de Orange planteó un ultimátum.        

Don Juan respondió con una ofensiva militar en Glembloux el 31 de Enero de 1578 logrando que gran parte de los Países Bajos volvieran a la obediencia al rey, además,  reconquistó Luxemburgo y el Condado de Brabante.

Sin embargo, estas victorias no fueron suficientes.

Angustiosamente, pronto estuvo otra vez necesitado de dinero. 

En apoyo a Guillermo de Orange llegaron -por una parte- el ejército francés al mando del Duque de Anjou, quien desde el Sur tomó Mons, -y por la otra parte-, al mando de Juan Casimiro, financiado por Isabel de Inglaterra, un numeroso ejército enemigo que atacó desde el Este.

En medio de esta desesperada situación, ocurre el asesinato de su Secretario, Juan de Escobedo, el 31 de marzo de 1578, quien escasamente tenía un año en Madrid procurando los intereses de Don Juan.

{ historiadores actuales sostienen que este asesinato fue planeado por Antonio Pérez con aprobación de Felipe II y  gira sobre la posibilidad de que Don Juan de Austria decidiera por su cuenta efectuar la invasión a Inglaterra, utilizando para ello una supuesta inexistente alianza con rebeldes holandeses,  con el apoyo de los numerosos católicos ingleses, con los recursos económicos gestionados y obtenidos por su secretario Escobedo }.

Al conocer la muerte de su secretario, Don Juan escribió al Rey y en esas cartas se evidencia que Don Juan comprendía lo que había ocurrido y se daba cabal cuenta de que no cabía la posibilidad de esperar refuerzos desde España y de que sus planes para una invasión a Inglaterra jamás serían autorizados.

Los meses siguientes fueron un verdadero infierno para Don Juan de Austria……alejado del contacto con Felipe II, sólo a través de cartas lograba alguna comunicación, cartas, sin embargo, que -después de la muerte de Escobedo-, eran abiertas y "editadas" por Antonio Pérez antes de llegar a manos del Rey.

Lejos de España, abandonado a su suerte, sin medios suficientes para sostener un ejército reacio a obedecer por falta de pago, la situación se ve agravada por la presencia creciente de ejércitos enemigos apoyando a Guillermo de Orange, y para colmo de males, Don Juan había contraído fiebre tifoidea que le mantenía inmovilizado por días.

Algunas veces, por su enfermedad, se veía forzado a permanecer en cama.        

Su estado de salud se agravó a finales de septiembre.

Estando en el campamento en torno a la sitiada ciudad de Namur, con reacios soldados alemanes, el día 28 de septiembre decide nombrar como su sucesor en el gobierno de los Países Bajos a su sobrino Alejandro Farnesio y escribe a su hermano el Rey pidiéndole que respete este nombramiento y que se le permita a él ser enterrado junto a su padre.

 Carta que misteriosamente, no fue abierta y "editada" por Antonio Pérez.

Su situación no podía ser mas grave.                            

Por un lado, se encontraba falto de hombres y de dinero : una parte de sus ejércitos, los denominados "tercios viejos", desmotivados por la constante falta de pago estaban en Lombardía gozando de una diplomática "licencia", después de que habían saqueado Amberes en busca de botín agravando la situación de descontento con la población.    

Por otro lado, había reemplazado sus tropas en Namur por soldados alemanes que se negaban a combatir si no se les pagaba y a pesar de su carisma personal, poco podía hacer además de comprometer bienes personales como garantía del pago.

Lo que más pesaba en su ánimo era la incomprensible indecisión de Felipe II tanto en lo que se refería a la situación en los Países Bajos como lo referente al denominado "plan inglés", del que nunca obtuvo una respuesta concreta y/o definitiva.

En medio de esta situación, con su salud gravemente minada por la fiebre tifoidea, Don Juan de Austria fallece en el campamento de Namur, Flandes,  el 1 de Octubre de 1578.

Lo sucedió como gobernador Alejandro Farnesio……..al menos, póstumamente, Felipe II respeta alguno de sus deseos.

Los restos de Don Juan de Austria fueron llevados a España y reposan en el Monasterio de San Lorenzo en El Escorial.

Su tumba está cubierta por la estatua yacente del finado, ataviado con armadura y por el hecho de no haber muerto en combate, está representado con los guanteletes quitados.

Sepulcro de Don Juan de Austria en la Iglesia de San Lorenzo, Monasterio del Escorial

Vista superior                                          Espada de Don Juan

                                                                  

Acercamiento lateral

 

                  

              

Estatua en Messina                                         Estatua en Ratisbona

 

Después del relato de algunas de las hazañas más reconocidas de Don Juan de Austria, queda una enorme brecha literaria y biográfica para especular sobre las proyecciones de este personaje si hubiera superado la fiebre tifoidea que le ocasionó prematura muerte.

Repetimos, el hubiera no existe, pero tenemos la facultad y habilidad de especular con cierto dejo de lógica.

Es una "libertad creativa" que es permitida en los escritos interpretativos.

Haciendo uso de esa facultad, examinaremos un poco más el entorno histórico que rodea a  Don Juan de Austria.

Hay que tener muy presente que la España de Don Juan de Austria, no es como la conocemos ahora, lo que equivale a decir España como Nación, en esa época no existía, apenas iniciaba su proceso de unificación.

Es más, la España de los tiempos a que hacemos referencia estaba profundamente dividida y segmentada…..

Don Juan nace en 1547, apenas 55 años después del Descubrimiento de la Nueva España, apenas 55 años después de la "expulsión" de los moros, los jesuitas y los judíos.

Estos acontecimientos estaban cambiando a una España distinta a la España que formaron Fernando e Isabel, los Reyes Católicos y por supuesto muy diferente a la España de hoy.

Consideremos brevemente a dos de los grandes protagonistas ciertamente, los más importantes relacionados con  Don Juan de Austria :  Carlos V  y Felipe II.

Como complemento,  consideramos que deben mencionarse aunque sea brevemente la administración de tan vasto Imperio, las finanzas del Imperio Español, la sociedad estamental y la cultura de ese período para entender con un poco mas de claridad las circunstancias que conformaron los actos de los protagonista mencionados en el relato que originan dos copias textuales colocadas en el archivo de "Pendientes" durante poco mas de 50 años.

Carlos V de Alemania o Carlos I de España

Carlos V de Alemania y/o Carlos I de España nace el 24 de Febrero de 1500, 8 años después de los primeros Viajes de Colón.

Su abuelo paterno Maximiliano de Habsburgo le heredó los territorios centroeuropeos de Austria y los derechos al Imperio.

De su abuela paterna María de Borgoña, heredó los Países Bajos.

De Fernando II el Católico, abuelo materno, recibe los reinos de la Corona de Aragón, además de Sicilia y Nápoles.

De su abuela materna, Isabel I la Católica, la corona de Castilla, las Canarias y todo el Nuevo Mundo descubierto y por descubrir.

Su infancia transcurre en la corte flamenca, y se le tiene que poner un maestro para que aprenda español.

Años después, sólo hablaba francés, conocía el "alemán", entendía a medias el flamenco, ignoraba el latín y no hacía mayor esfuerzo por dominar el castellano, aunque continuó estudiándolos por más tiempo hasta alcanzar un buen grado de comprensión en los 5 idiomas.

En 1515 se hizo cargo del gobierno de los Países Bajos…..contaba con 15 años de edad.

Con el fallecimiento de su abuelo Fernando II { el Católico } en 1516, se convirtió en Rey de España con el título de  Carlos I  de Castilla y Aragón.

En 1517, procedente de Flandes desembarca en Villafranca, Asturias, para tomar posesión oficialmente de la herencia legada por sus abuelos Los Reyes Católicos.

Llega rodeado de consejeros extranjeros y es recibido con gran recelo en Castilla, en donde con reticencia le reconocen como Rey sin dejar de escuchar quejas por la cantidad de extranjeros que lo rodeaban.     Su viaje a Barcelona para recibir el reconocimiento de los súbditos de la Corona de Aragón tiene los mismo resultados……..es reconocido como Rey pero a nadie agrada la cantidad de extranjeros que conforman su séquito.

Durante su estadía en Barcelona conoce la noticia del fallecimiento de su abuelo Maximiliano de Habsburgo, con lo que queda vacante el título de Emperador del Sacro Imperio al que Carlos tenía derecho, aunque no era el único con derecho a reclamar el título.

La elección del nuevo Emperador marca la primera etapa de su reinado…….el desenlace favorable a las pretensiones de Carlos frente a las de Francisco I de Francia y Enrique VIII de Inglaterra tuvo consecuencias importantes para la Europa del Siglo XVI.

Con objeto de presentar su candidatura en la Dieta Imperial, Carlos I deja al Cardenal Adriano de Utrecht como Regente.

Estalla en Castilla el malestar contra la autoridad real y la Regencia, con enorme fuerza en el Movimiento Comunero, con los burgueses castellanos, la plebe urbana y amplios sectores del campesinado principalmente por un franco repudio a la Regencia, lo que alarma a la nobleza que ve la disyuntiva de sacudirse del poder real y perder sus privilegios o sucumbir ante los ciudadanos levantados, por lo que opta por el apoyo a un detestado Regente.

El intento de los sublevados de colocar en el trono a la Reina Juana, madre de Carlos, fracasó y al ser derrotados finalmente en Villalar se sancionó la revuelta con la decapitación de los tres líderes comuneros en Abril de 1521, lo que  afirmó de manera brutal en Castilla el absolutismo regio.

En el reino de Valencia estallo una revuelta antiseñorial, denominada Las Germanías, que tras un solo triunfo inicial en Gandia en 1521, fue prontamente derrotada por el Virrey.

En Mallorca los ecos de Las Germanías dieron lugar a otra importante revuela que también fue rápidamente sofocada.

El poder real salió fortalecido, pues la levantisca "nobleza" abandonó definitivamente sus veleidades autonomistas sometiéndose al patronazgo real.

Paradójicamente, con Carlos I fuera de España, la recién instalada dinastía de los Habsburgo consolidó su poder en los reinos hispanos heredados……mientras Carlos estaba en la búsqueda del título Imperial.

El nieto de los Reyes Católicos, gracias a los recursos económicos proporcionados por los reinos hispánicos heredados, fue elegido Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en Aquisgrán el 23 de Octubre de 1520, con el título de Carlos V.

Merece enfatizarse que el título de Emperador en aquellos tiempos tenía un valor simbólico y que el poder acumulado por Carlos V fue fruto de la herencia recibida por sus abuelos, es decir, por las posesiones de las Coronas de Castilla y Aragón en España, Italia, el Mediterraneo y América por la parte materna y Flandes, el Franco Condado, Austria, Charolais y Luxemburgo por la parte paterna.

Los vastísimos intereses implicados marcan su reinado persuadido de su responsabilidad de legar a sus herederos lo recibido de sus antecesores.

Esta responsabilidad señala una mentalidad más próxima a la tradición medieval que a las nuevas realidades de un naciente mundo.

Carlos V como Emperador encontró numerosos adversarios y enemigos temerosos del gran poder del nuevo Imperio consolidado en su persona.

Algunos de estos adversarios y enemigos lo constituían los conflictos políticos y religiosos con el mundo musulmán en el Mediterráneo con el poderoso Imperio Otomano y los Berberiscos del norte de África.

La asociación del título de Emperador con el de Príncipe de la Cristiandad no hizo sino acrecentar el conflicto por el control del Mediterráneo, con la península Itálica como centro de enfrentamiento.

Otro poderoso adversario era Francia por su temor a verse sometida a una posición subordinada a los Habsburgo, igualmente los recelos de una dinámica Inglaterra y del pujante Reino de Portugal conformaban adversarios y enemigos.

Tampoco puede olvidarse la complejidad de los territorios y los reinos Italianos y por

supuesto, los problemas de los estados alemanes.

Carlos V de Alemania  /  Carlos I de España

Carlos V heredó un impresionante Imperio, de eso no hay duda alguna, pero también heredó los problemas y situaciones que tan vasto Imperio imponía, problemas y situaciones que no le abandonarían a lo largo de todo su reinado.

En realidad, Francia, regida por Francisco I fue su adversario más enconado.   Era la monarquía más poblada de Europa, cuya tradición militar se había fortalecido en la interminable Guerra de los Cien Años, proyectándose principalmente en las disputas con la Corona de Aragón por el dominio de la península itálica.

En 1516 Francisco I ocupó el Ducado de Milán, aprovechando la interinidad provocada por la muerte de Fernando el Católico.

Los ejércitos franceses cercaron Pavia en donde se encontraba el Condestable de Borbón al servicio del Emperador { este era un poderoso aristócrata francés enemistado con su Rey }…..la guerra se saldó con la batalla de 1525 en donde el propio Francisco I cayó prisionero.

 

Francisco I

Una vez liberado, rompió las cláusulas del Tratado de Madrid y buscó el apoyo del Papa Clemente VII, quien -temeroso del Emperador- se alió con el Rey francés, desatando el saqueo de Roma, efectuado bajo la dirección del Contestable de Borbón.

Con el temor como guía, se establece una Alianza contra los Habsburgo, formada por Francia, Venecia, Génova e Inglaterra.

Mientras en Europa se intrigaba y se concertaban y deshacían uniones y alianzas, el Imperio Otomano audazmente conquista Viena.

Los triunfos de las fuerzas Imperiales obligaron a la retirada de los turcos y a la firma de la Paz de Cambrai en 1529.

Francisco I renunciaba a Italia y Carlos V a Borgoña.

Clemente VII ratificaba el nombramiento del Emperador en Bolonia y la República de Génova sellaba una Alianza con España, alianza que curiosamente, se prolongaría durante siglos.

Sin embargo, la Paz de Cambrai fue una paz precaria, pues tan solo siete años después, a la muerte del Duque de Milán, Francisco Sforza, volvieron a desatarse las hostilidades entre Francisco I y Carlos V por lo mismo de siempre, la cuestión Italiana.

La muerte de Francisco I en 1547 puso fin a esa rivalidad entre Francia y la dinastía de los Habsburgo.

Empero, en el horizonte negros nubarrones presagiaban la más cruel de las tormentas : la aparición del protestantismo y su ruptura total con el catolicismo que redujo a la mayor parte de la humanidad en dos bandos opuestos e irreconciliables  católicos y protestantes.

Todo empieza con las propuestas reformistas de Martín Lutero en 1517.

 

Martín Lutero

La protección otorgada al fraile agustino por el elector Federico de Sajonia, los numerosos seguidores defensores de una Reforma del desprestigiado papado y aún más, el espíritu reformista del propio Emperador, llevaron a Carlos V a contemporizar con Lutero en la búsqueda conjunta de una solución al problema que ya presentaba fuertes connotaciones religiosas y políticas.

Es muy probable que no estuviera enterado a profundidad de la situación y fuera influenciado por consejeros con criterios estrechos y poco afectos a cualquier reforma o cambio.

Además de la cuestión teórica o cuestiones de fe que se pretendían reformar, estaba el  materialismo imbuido en la práctica del catolicismo por el propio clero, poseedor de enormes riquezas, despotismo y discriminación sin límite.

Hasta el mismo Papado estaba corrupto y actuaba contrariamente a lo que predicaba.

La Dieta de Worms en 1521 condena las propuestas reformistas de Lutero y el Emperador se empeña en la celebración de un Concilio de la Iglesia, al que el mismo Papa se oponía.              

Finalmente fue convocado en 1545 en Trento.

Los resultados fueron contrarios a los deseos del Emperador, las diferencias entre los reformistas y el papado se acentuaron y pasaron de ser diferencias a ser postulados irreconciliables.

Es muy probable también que el Emperador no se diera cuenta de que la reforma protestante había iniciado un camino de no retorno y de ruptura con el catolicismo cerrado y fanático de la época { que parece no ha cambiado mucho hasta nuestros días}.

Algunos príncipes, nobles, comerciantes y gente del pueblo vieron en el protestantismo la oportunidad de conservar sus bienes y evitar la furia reformista que pronto fue aprovechada por protestantes que únicamente buscaban expropiar los bienes de la Iglesia Católica en beneficio propio.

Para 1547, un año después de la muerte de Lutero y dos de la de Francisco I, Carlos V es convencido de actuar enérgicamente pues los Príncipes protestantes apoyándose en las tesis reformistas estaban poniendo en peligro la unidad de la Confederación Germánica bajo el pretexto de diferencias religiosas.

Bajo el mando del Duque de Alba, las tropas Imperiales obtienen la victoria en la Batalla de M-lberg en 1547.

Sin embargo, hoy podemos decir que esa victoria, fue únicamente una victoria militar, una batalla ganada, mas sólo es un espejismo ideológico pues los príncipes protestantes se aliaron con el nuevo Rey de Francia  y el cerco de Metz en 1552 fue incapaz de convencer a nadie de regresar al catolicismo y/ o de renunciar a los bienes que su "protestantismo" les había conferido.

El Papa Clemente VII  tiene un papel relevante en este periodo pues se preocupó más de los aspectos políticos que de los religiosos hasta llegar a estar "detenido" en el Castel San Ángelo por ordenes del emperador Carlos V.

En ese tiempo recibe al secretario particular de Enrique VIII, Sir William Knight, con la solicitud de anulación del matrimonio del Rey con Catalina de Aragón.

Los ingleses no podían haber elegido peor momento.

El Papa estaba virtualmente "encarcelado",  más preocupado por su propia situación y las reacciones de sus aliados, particularmente la reacción de Francisco I de Francia y tratando de congraciarse otra vez con  Carlos V para que terminara su "detención",  por lo que no tenía ni tiempo ni disposición para atender los asuntos personales del Rey de Inglaterra.

Indeciso y ambivalente, Clemente VII estaba inclinado a otorgar a Enrique VIII la anulación de su matrimonio, todo sería cuestión de encontrar la fórmula adecuada para la negociación con el emisario ingles……..pero no tuvo la inclinación ni el tiempo para atenderlo en esos momentos.

El impaciente Enrique VIII y sus principales consejeros en este asunto, el Cardenal Wosley, Thomas Cromwell y Thomas Cranmer que no estaban dispuestos a esperar mas tiempo por la decisión papal y buscan entre la Legislación civil alguna Ley antigua que pueda interpretarse a su favor y en la que puedan apoyarse legalmente mientras esperan la respuesta del Papa.

Cuando en 1533 este Papa decide rechazar la petición de anulación del matrimonio de Enrique VIII con Catalina de Aragón algunos historiadores ven en esta decisión la intención de evitar otro confrontamiento con Carlos V dado que Catalina de Aragón era su tía y posiblemente  también quiso evitar otro saqueo a Roma….poco le importaba la "moralidad" o "inmoralidad" de Enrique VIII.

La situación rebelde de Enrique VIII da lugar a que el Papa nombre a Carlos V "Protector de la Causa Católica"  reconociendo a Carlos como Rey de Lombardía, "siempre y cuando" ayude al Papado a combatir a la rebelde República Florentina.

    

Enrique VIII

Ahora bien, si consideramos  la situación en Europa en esos tiempos podemos apreciar la enorme disminución del poder e "influencia" de Roma en toda la cristiandad con el debilitamiento de su antes total imposición sobre la voluntad de los pueblos europeos, que es reemplazada por una veloz y creciente influencia de las corrientes protestantes que denunciaban sin descanso los crecientes y hasta insultantes excesos y contradicciones de las instituciones católicas y del clero, lo que proporcionaban a los protestantes cuantiosos bienes "expropiados" a las comunidades católicas.

No solamente la nobleza pretende "distanciarse" de la Iglesia, el pueblo mismo ya ha advertido los excesos y la corrupción existente entre los miembros del clero y se empiezan a difundir diferentes ideas reformistas y a crear organizaciones "protestantes" que cuentan con el "atractivo" de poder distribuir cuantiosos bienes "expropiados".

En 1543 Francisco I sorprendentemente se une al Sultán otomano Sulimán el Magnífico ocupando la ciudad de Niza, controlada por España.

Enrique VIII que guardaba mas rencor a Francia que a Carlos V por haberse puesto en el camino hacia su divorcio, se une a España en su invasión a Francia y aunque los ejércitos españoles son vencidos en Cerisoles,  a los ejércitos de Enrique VIII le sonríe la fortuna y logran vencer a los franceses en Saboya con lo que Francia se ve forzada a acceder a los términos de la rendición.

Terminado este conflicto, Enrique VIII y Carlos V siguen sus respectivos destinos y tal parece que se olvida uno del otro.

Volviendo a nuestro asunto, los protestantes en los Países Bajos se organizan y se atreven a desafiar al Emperador y en 1524 inician la denominada Guerra de los Campesinos que ocasiona la devastación del País y es finalmente sofocada en 1526.

En ese mismo año, Carlos V se casa con la Infanta Isabel, hermana del Rey Juan III de Portugal.

Mientras la situación personal de Enrique VIII de Inglaterra se resuelve en la peculiar manera conocida por nosotros en sus consecuencias, el Emperador Carlos V sigue en constante movimiento, ignorante del alcance y consecuencias de la decisión Papal y más ocupado por los asuntos europeos de su incumbencia, decide dejar a Felipe su hijo como gobernador de España.

Tras los viajes de Colón, el continente americano apenas había sido vislumbrado……las Antillas han sufrido las consecuencias de desmedidas expectativas, esquilmadas del oro, con las poblaciones indígenas sufriendo malos tratos y diezmadas por las enfermedades europeas llevadas por "los colonos", pronto se convierten en poblaciones de paso para las flotas hispanas, en refugio de corsarios y piratas extranjeros, dependiendo su antes próspera economía del ahora cambiante comercio colonial.

Vasco Núñez de Balboa rodeó por el Sur el Continente Americano en 1513, descubriendo el Océano Pacífico y los denominados Mares del Sur, por lo que la Conquista del Nuevo Continente se convierte en una nueva empresa patrocinada por la monarquía hispana en búsqueda de imaginarías e increíbles riquezas.

La expedición de Fernando de Magallanes, iniciada en 1519 trató de establecer una ruta occidental con "las Indias".

Vasco Núñez de Balboa

     

Fernando de Magallanes

Esta aventura le costó la vida y tras una dura peripecia, los 18 sobrevivientes bajo el mando de Juan Sebastián Elcano llegaron a Sevilla en 1522.

Juan Sebastián Elcano

Los resultados de este viaje fueron principalmente científicos y por vez primera se confirmó y constató la esfericidad de la Tierra.

Mayor importancia económica y política tuvieron las expediciones realizadas por Hernán Cortés y  Francisco Pizarro.

Hernán Cortés, tras emanciparse de la tutela de Diego Velázquez, Gobernador de Cuba, en lo que sería la futura Ciudad de Veracruz, con cuatrocientos hombres emprendió la "aventura mexicana".

 

Hernán Cortés

Cortés en Veracruz

La Conquista de México fue posible por la Alianza que Hernán Cortés estableció con las descontentas tribus sometidas cruelmente por los Aztecas, así como por la misma psicología mitológica de los mismos aztecas, que con su Emperador Moctezuma II a la cabeza, recibieron a los hombres "blancos y barbados" que según sus dioses venían a reclamar lo que era suyo.

     

Fueron recibidos como enviados divinos en la Capital del Imperio, Tenochtitlán.

La hospitalidad inicial se convirtió en una sangrienta guerra en la que pereció Moctezuma y finalmente, tras la derrota del último Emperador Azteca, Chuahutemoc, Hernán Cortés fundó La Nueva España, obteniendo el reconocimiento de Carlos V en 1522.

Cortés amplió considerablemente las posesiones de la nueva tierra conquistada hacia el Sur en Centroamérica y hacia el norte en las Californias.

Cortés se retiró a Cuernavaca en 1537, mientras Carlos V nombraba un Virrey en Méjico.

La aventura de Francisco Pizarro no fue menos extraordinaria que la de su primo Hernán Cortés.

  

Francisco Pizarro

Con 150 hombres se encontró en Cajamarca con el Emperador Inca Atahualpa, al que en acción sorpresa hizo prisionero.

Tras recibir un cuantioso rescate por su libertad, Atahualpa fue ejecutado en 1532.

Contrario a lo ocurrido con Hernán Cortés, en donde no hubo dificultades con la distribución de las riquezas obtenidas, al repartirse el botín obtenido por el rescate de Atahualpa, la gente de Pizarro se dividió en rencillas múltiples y enfrentamientos frecuentes.

En uno de esos enfrentamientos, sin lograr la pacificación de los rijosos, Francisco Pizarro encontró la muerte.

El Imperio Inca se desmoronó, como lo hizo el Imperio Azteca y sus vastas posesiones pasaron a formar parte de la monarquía hispana, monarquía que siguió extendiéndose.

En las tierras de la actual Colombia, Gonzalo Jiménez de Quesada fundó el Nuevo Reino de Granada.

Gonzalo Jiménez de Quesada

Francisco de Orellana recorre el Río Amazonas en busca del mítico "El Dorado" sin llegar a encontrarlo.

 

Francisco de Orellana

Desde PerúPedro Francisco de Valdivia conquistó las tierras chilenas tras la derrota de los araucanos fundando en 1541 la Ciudad de Santiago de Chile.

Pedro de Valdivia

Entre 1540 y 1550 la presencia hispana se había extendido desde "las Californias" hasta  el Río de la Plata  aunque podemos decir que la colonización fue bastante superficial en el estuario de la Plata, la península de Florida y las costas del Mar Caribe.

Cierto es, que merece especial mención la colonización de Cartagena de Indias, en la actual Colombia,  que si fue propiamente colonizada.

Tal era el mundo que sin una sede establecida gobernaba Carlos V.

En 1526, Carlos se había casado con la Princesa Isabel de Portugal, de la que pronto enviudó, para no volver a contraer matrimonio.

Como ya se ha dicho, su nombramiento Imperial hizo de Carlos V un rey en constante movimiento.  En 1530 el emperador se encontró con el nombramiento de su hermano Fernando como Rey de los Romanos, con lo que se creo una preocupación más en lo referente a la decisión de conservar las posesiones de los Habsburgo o gobernar y desarrollar el vasto Imperio.

Para tratar de revertir esa posibilidad, Carlos V hizo ir a Alemania a su hijo Felipe, sin que el joven Príncipe lograra conquistar la adhesión de sus súbditos.

Ante esta evidencia, el Emperador aceptó la división de las dos ramas de los Habsburgo en las personas de su hermano Fernando y su hijo Felipe.

Con objeto de asegurar los intereses de la dinastía, Carlos V quiso aprovechar la oportunidad de estrechar lazos con Inglaterra al enviudar la hija de Catalina de Aragón y Enrique VIII, María Tudor { viuda de Eduardo VI} dado que su hijo Felipe había también enviudado de su primera esposa { una infanta portuguesa con la que procreó un hijo : el infante Don Carlos que tantos dolores de cabeza proporcionó}.

La ocasión resultó propicia para los intereses de Carlos V  por lo que hizo desposar a su hijo Felipe con María Tudor el 25 de Julio de 1544.   Sin embargo, esa alianza "forzada" resultó una fuente constante de fricciones y problemas con Inglaterra, ya que María fue católica "rabiosa" que hizo perseguir y exterminar a los protestantes con gran crueldad, mereciendo el mote Bloody  Mary { María, La Sanguinaria}.

Envejecido y agotado por sus vastas responsabilidades, Carlos V decide entre 1555 y 1556 renunciar a la Corona Imperial, abdicando las posesiones austriacas a favor de su hermano Fernando, y las posesiones de la Corona de Castilla, Aragón y Flandes a favor de su hijo Felipe, recluyéndose en España, en el Monasterio de la ciudad extremeña del Yuste en donde ocurren algunos de los episodios que hemos relatado

Felipe II

De esta forma, Felipe accedió a los tronos de los reinos de España y también al trono inglés como Rey Consorte de Inglaterra.

Felipe II de Castilla

De su tercer matrimonio, con Isabel de Valois nacieron sus hijas Isabel y Catalina.

 

Isabel  y  Catalina

A la muerte de Isabel de Valois y de su hijo el infante Don Carlos ocurridas en 1568, el problema de la sucesión de Felipe II continuaba  "abierto".

Su carácter introvertido, indeciso, minucioso hasta la exageración, reservado al extremo, le hizo el arquetipo del  monarca absoluto.

Buscó un lugar en una villa del centro peninsular para construir su residencia.    Eligió "la Villa del Oso y el Madroño" {Madrid} en cuyos alrededores mandó construir un castillo que mas parecía un Monasterio.

Su estilo personal de gobernar, su minuciosidad y desconfianza hicieron que muchas decisiones se demoraran en exceso comprometiendo seriamente sus resultados.

La  decisión sobre la antes mencionada invasión a Inglaterra propuesta por Don Juan de Austria como ya relatamos, fue pospuesta por tanto tiempo que la misma Reina Isabel llegó a conocerla en detalle antes de que Felipe II decidiera si la llevaba a efecto………como se ha dicho con claridad, la convicción de la superioridad sin límites de la autoridad real causó más daño que casi ningún otro aspecto del gobierno de los monarcas absolutos.

Como era de esperarse, Felipe II heredó junto con su vasto reino los problemas que habían aquejado a Carlos V, los que agravó con la creación de una impresionante burocracia gubernamental.

El primero de ellos, la sempiterna pugna con Francia que medio se solventó con las Victorias de San Quintín y Gravelinas.   La Paz de Cateau-Cambresis en 1559 abrió paso a una larga etapa de paz hispano-francesa.

La Alianza del Papa Paulo IV con el Rey de Francia ante el descomunal poder de los Habsburgo fue otra fuente constante de problemas para Felipe II como también lo fue para su padre.

El choque entre los imperios Hispánico y Turco por el control del Mediterráneo siguió durante el reinado de Felipe II hasta la renombrada y muy famosa Batalla de Lepanto que ya hemos relatado.

Sin embargo, un nuevo foco conflictivo estalló en Flandes.

Las cuestiones políticas y religiosas se combinaban sin solución alguna y constantemente surgían intentos de sublevación a la lejana autoridad real.

Los progresos del Calvinismo en las provincias holandesas y la resistencia al avance del poder real se combinaron en una mezcla explosiva que encontró reflejo  en diferentes personas muy ligadas a la corte española, como por ejemplo, en Margarita de Parma, hija natural de Carlos V, gobernadora de los Países Bajos, o el Cardenal Antonio Granvela que mantenían posiciones intransigentes soportando a ultranza la autoridad real.

Los disturbios de 1566 en los que fueron profanadas una multitud de iglesias resolvió a Felipe II a optar por una política dura ante unos súbditos a los que se consideraba y eran rebeldes al poder real absoluto, independientemente de que fueran protestantes o católicos.

Para implementar esa nueva línea de política dura envió a Flandes al Duque de Alba, Don Fernando Álvarez  de Toledo.

Fernando Álvarez de Toledo    Duque de Alba

Los sublevados, bajo el mando del Príncipe de Orange fueron derrotados, una muy dura represión fue desatada por el Duque de Alba iniciando con la ejecución de los Condes de Horn y de Egmont.

Los excesos de la soldadesca agravaron el problema, sumándose a la rebelión las provincias del sur -de mayoría católica-, que ya no buscaban concesiones de tipo religioso o político, sino que reaccionaban ante la brutalidad de los soldados.

La Guerra de Flandes se "enquistó" prolongándose por más de 80 años mientras se convertía en el principal problema con el que debía enfrentarse Felipe II, guerra en la que se consumieron una enorme cantidad de recursos humanos y monetarios, debilitando por consiguiente al reino español.

Solamente como curiosidad histórica y para no perder la conexión con Don Juan de Austria, el Duque de Alba y Don Luis de Requesens -que le sucedería como Gobernador de los Países Bajos-,  fueron personas elegidas directamente por Carlos V como tutores y consejeros de Don Juan.

El Duque de Alba fue sustituido en Flandes por Don Luis de Requesens buscándose una política menos dura, más conciliadora.

  

Don Luís de Requesens

Don Luis poco pudo hacer para contener los excesos de una tropa mal pagada a la que se adeudaban meses de salario.

El saqueo de Amberes en 1576 fue su expresión más escandalosa.

A la muerte de Don Luis, le sucedió en el gobierno Don Juan de Austria y como ya hemos relatado, Don Juan debilitado y enfermo designa a Alejandro Farnesio como Gobernador de Flandes.

El problema de Flandes incide igualmente en la política incierta y temerosa de Felipe II respecto a Inglaterra.

Las pocas esperanzas depositadas en la posible subida al trono de María Estuardo habían opacado las diferencias de intención provocada por las incursiones de los piratas Drake y Hawkins en las costas americanas.

La Reina Isabel rehuía también un posible enfrentamiento con el poderoso monarca español por lo que procuraba mantener en la mayor discreción su apoyo a los piratas y corsarios y a los protestantes holandeses.

Los acontecimientos se precipitaron por la ejecución de María Estuardo y el desembarco de tropas inglesas en Flandes en apoyo de los rebeldes protestantes holandeses.

Con estos hechos, manifiestamente hostiles, Felipe II en vez de tomar acciones, se dedica "a pensar" y "estudiar" los asuntos y cada día pospone más su decisión sobre una posible invasión a Inglaterra con el plan propuesto por Don Juan o con cualquier otro.

{Cuándo por fin se decide atacar Inglaterra, ya no puede contar con su fiel hermano Don Juan de Austria quien había fallecido diez años antes}.

En el  puerto de Lisboa se concentra una gran flota al mando de Don Álvaro de Bazán Marques de Santa Cruz, que desafortunadamente falleció unos días antes de que zarpara la flota.

Felipe II encarga a toda prisa el mando a Don Alonso Pérez de Guzmán, Duque de Medina Sidonia, quien en Agosto de 1588 se encuentra con naves inglesas en el Canal de la Mancha.

Don Alonso Pérez de Guzmán  Duque de Medina Sidonia

El plan de invasión hispano consistía en recorrer las costas del Canal de la Mancha para recoger un ejército de 30 000 hombres al mando de Alejandro Farnesio y llegar a las costas del Condado de Kent. Curiosamente a estas alturas nadie sabe en donde se debían recoger y embarcar los ejércitos de Farnesio.

Cuando la Armada se encontraba en La Coruña, los ingleses apresuradamente improvisan una flota que se concentra en Plymouth de donde sale a observar los movimientos de la Gran Armada pretendiendo tomar desprevenidos a los españoles.

Los navíos ingleses no pueden llegar a La Coruña por el mal tiempo que los hace regresar a Plymouth y otros puertos de la costa inglesa.

El mal tiempo era tan inusual que en poco tiempo la Gran Armada ya había tenido que dar por perdidos cerca de 40 barcos que no habían podido entrar a salvo a puerto y que fueron destrozados por el temporal.

El comandante inglés Thomas Fleming, al mando del Golden Hind avistó algunos de los barcos que regresaban a puerto y da la alarma a la flota inglesa comandada por Francis Drake localizada en el puerto de Plymouth.

De aquí se obtiene el improbable e incierto comentario atribuido a Francis Drake mientras jugaba una partida de bolos en el Plymouth Hoe : " tenemos tiempo de terminar la partida, después iremos a derrotar a los españoles".

La flota inglesa, fondeada en Plymouth no tenía posibilidades de zarpar porque ni el tiempo ni el mar se lo permitían.

Ese fue un momento decisivo en el resultado de este conflicto.   

La Armada española estaba en una inmejorable situación, pues navegaba a favor del viento y la flota inglesa estaba "atrapada" en el puerto.

Podía ser atacada con grandes posibilidades de éxito.

Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • La Vida De Nelson Rolihlahla Mandela

    Nelson Rolihlahla Mandela nació en un pueblo cercano a Umtata en el Transkei el 18 de julio de 1918. Su padre fue consej...

  • Plauto

    Comentarios de sus Obras Literarias. Críticas Literarias. Vocabulario Literario. Plauto, el más popular de los autores ...

  • Teocrito

    Es considerado el poeta griego fundador del genero bucólico, que inspiró a numerosos autores latinos y conoció un enorme...

Ver mas trabajos de Biografias

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.