Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

El rating, factor que altera al producto (página 2)




Partes: 1, 2, 3


Las peleas entre participantes y el Jurado de "Bailando…" ya son un clásico.

Jazmín y Tacho, personajes de la exitosa famosa novela para chicos: "Casi Ángeles". Tuvieron su primera relación sexual.

Las peleas entre los miembros del jurado también son un condimento más para aumentar el rating

 

Los programas de chimentos se encargan de repetirlo todo y hacer escándalo de ello.

 

 

El ritual de Tinelli cortando la pollera de las participantes.

 

Dos participantes de Gran Hermano. Uno de los programas más vistos.

 

"El muro infernal" con Marley. Este programa no deja ningún tipo de mensaje.

 

CAPÍTULO 2

EL PÚBLICO

2.1 ¿QUé ES EL PÚBLICO?

El público es una masa de ciudadanos anónimos cuya identidad global sólo se nos representa bajo el aspecto de un número: el de la potencial audiencia. Nada sabemos de sus gustos, sus preferencias, sus aspiraciones en la vida, su idea del bien y del mal. Tampoco sabemos qué es lo que pide, porque jamás se lo hemos preguntado: sólo disponemos de datos sobre qué tipo de programas ha suscitado la atención de un mayor número de espectadores de entre una oferta limitada. Por eso se ha dicho que el planteamiento de la televisión comercial viene viciado de origen: porque confunde lo que el público quiere con lo que el público consume de entre lo que se le ofrece. Pero hay más: la variedad de eso que al público se le ofrece siempre es escasa, y no tanto en lo que concierne al número de programas como a su calidad.

El llamado "público" quizá acepte una oferta que deteste como ciudadano, pero que aprueba como espectador. Y los canales de televisión, a su vez, intensifican la concentración de la oferta sobre ese mismo perfil de programación. Así se llega a la paradoja que Umberto Eco enunciaba como pregunta, pero que quizá podría formularse con propósito afirmativo: "¿Perjudica el público a la televisión?".

Interesa subrayar esto: el programador, en las actuales condiciones, no tiene otra alternativa. Se encuentra atenazado entre la naturaleza piramidal de la cultura social -la "maldición de la pirámide"- y la lógica comercial de nuestras sociedades.

Hay dos géneros televisivos que demuestran con toda claridad cómo funciona esta "maldición de la pirámide". Se trata de los llamados reality-shows, y los espectáculos basados en la exhibición voluntaria de la intimidad por parte de ciudadanos comunes. Ambos han hecho historia. El reality-show dominó la pantalla durante los pasados años ochenta; el otro género comenzó a ponerse de moda en el decenio siguiente, y con el mismo éxito arrollador.

El éxito de estos géneros televisivos no encierra ningún misterio: sencillamente, el estímulo de instintos primarios es algo practicable con todo el mundo, no es preciso que el espectador posea una sensibilidad especial o una determinada cultura.

Todo el mundo entiende un reality-show. El "sensacionalismo" de estos programas puede ser definido sobre todo en términos neuro-fisiológicos; se activan ciertas partes del cerebro que vienen a corresponder a los instintos más primarios. Es verdad que, en su momento de mayor osadía, los reality-shows suscitaron las acres censuras de la mayor parte de la crítica, pero eso no detuvo en modo alguno su marcha arrolladora: es bien sabido que a la mayoría de la audiencia le importa muy poco la opinión de los críticos, actitud ésta en la que la audiencia coincide con la mayor parte de los programadores.

2.2 EL TARGET

Este término se utiliza habitualmente en publicidad para designar al destinatario ideal de una determinada campaña, producto o servicio.

Conocer las actitudes de un target frente a las campañas y los diferentes medios de comunicación hace más fácil contactarlos y llegar con el mensaje adecuado y optimizando el retorno de la inversión. Analizar el comportamiento del consumidor de un target específico es muy importante a la hora de decidir la promoción.

En el momento de definir el target es necesario clarificar las variables demográficas y/o sociográficas. Una vez conocido el target (o público objetivo), habrá que examinar sus características y averiguar qué les mueve a actuar como lo hacen y, por tanto, qué les mueve a la compra.

Publicitariamente hablando, una vez que se tiene un mercado (o varios mercados) objetivo específico, resulta ser más efectivo y eficiente el uso de medios dirigidos para llevar el mensaje a dicho mercado. El no conocer el mercado objetivo llevará a decisiones con un gran costo financiero sin ningún retorno, especialmente cuando se utilizan estrategias en medios de comunicación, masivos o tradicionales, donde los costos son altos y los retornos cuestionables.

2.3 ¿EL PÚBLICO MANDA?

La televisión argentina es señalada como un terreno de explotación comercial camuflada de servicio público, artístico, humanitario, político, propagandístico y una gran cantidad de rubros más. Sin embargo, para muchos está relacionada con recuerdos nostálgicos de programas, series, discursos de presidentes y cómicos que han conmovido al público.

El periodista Miguel Ángel Fuks expresa un punto interesante sobre la televisión y los televidentes:

Uno de los falsos mitos a erradicar es aquel que dice que el público manda. El director del Instituto de Comunicación y Medios Audiovisuales para América Latina, el profesor José Bullaude, ha negado ese preconcepto: "El público solo acepta, y dentro de lo que se le ofrece, elige. El mercado argentino en general, está patas para arriba; el consumidor aquí es un pobre tipo que tiene que contar con cuñas para comprar. En las programaciones de televisión sucede igual; el público no manda, se le dan cosas para que elija".

En la actualidad, la utilización de ratings medidos al minuto para evaluar la incidencia de tal o cual bloque de un programa respecto de su competencia en el canal vecino promueven un abanico de posibilidades que parecería refutar la teoría de que "el público solo acepta". El planteamiento de una programación televisiva completa obedece, por supuesto, a patrones culturales, ideológicos pero también comerciales, sin los cuales no habría canal televisivo ni televidente. La mecánica parecería ser el tomar la temperatura del interés popular y ofrecer contenidos acordes al clima predominante.

¿Entonces cumple la televisión un "efecto embrutecedor"? Para responder esta pregunta deberíamos primero repasar toda la historia de nuestro medio y no tomarlo como una manifestación mediática en la que hay un caudal de información que se mueve en un solo sentido, sino, por el contrario, como una pieza más de una completa sinergía, que emite aquello de lo que se alimenta y retroalimenta. Entendida así, la TV estimula, pero de dos formas distintas. Mientras algunos televidentes sufren del "estímulo embrutecedor", otros gozan de una especie de "lente de aumento" que les permite a través de una visión crítica, apreciar diversos aspectos de la Cultura en la que vive.

Uno de los pioneros de la televisión argentina, Goar Mestre, utilizó un lenguaje simple pero profundo, para describir en 1969 una posible conclusión sobre este tema:

"La televisión argentina tiene cosas buenas y cosas malas, según desde qué punto de vista se la enjuicie y quién la enjuicie. Para algunos es deficiente, mientras que para otros llena perfectamente su cometido. Ciertas minorías repudian la televisión en sí misma, mientras que otras la desacreditan pero, sin embargo, muchos millones de argentinos la consideran lo suficientemente interesante, comunicativa, instructiva e informativa como para situarse, cada día, frente a sus televisores, sin que nadie los obligue a ello".

La televisión no tiene el propósito de estimular el juicio crítico de sus televidentes pero tampoco de hacer que involucionen mentalmente (ambos lograrían que se quedase sin público).

La televisión ha promovido (y promueve) la discusión sobre calidad de sus contenidos. Continúa Goar Mestre diciendo: "al final de ese maravilloso esfuerzo colectivo que culmina en un programa, aguarda un fallo inapelable por parte del televidente independiente, soberano y libre, quien ostenta el fantástico poder de decisión viendo o no el programa en cuestión".

2.4 DICHOS Y HECHOS

Hoy los medios de comunicación forman parte de nuestras vidas. Quizá para algunos cumplan un rol más importante que para otros, pero lo cierto es que toda la sociedad se encuentra influenciada por ellos.

Mirar televisión se ha transformado en una de las rutinas más necesarias y divertidas, y parece imposible imaginar un mundo sin ella. La TV ha transformado nuestras vidas de una forma asombrosa, a tal punto que más de uno se siente insatisfecho si no puede dedicar una parte del día a desplomarse en un sillón, admirando el "maravilloso mundo" que nos ofrece diariamente. Y ni hablar de aquéllos que pasan horas sentados, petrificados frente a ella, simplemente dejando pasar el tiempo libre.

Una de las preguntas más frecuentes es qué mirar por televisión. Las respuestas son varias, pero lo cierto es que la gran mayoría se inclina por programas triviales, superficiales, poco culturales, que no nos brindan otra cosa más que risas sin sentido, bromas indecentes y quizá alguno que otro cuerpo desnudo que alimenta la vista de hombres y mujeres.

La conducta televisiva demuestra avidez por lo ligero, preferencia generalizada por lo vulgar. La gente está cansada y recurre a los medios donde las personas y las cosas son efímeras.

El pensar, la inteligencia, una manera de elaborar un mensaje o una conclusión, luego de mirar un programa, no suele estar presente. Lo más fácil es entretener de una forma sencilla, sin demasiados costos ni grandes ideas, y la mejor parte es que la gente compre el producto como bueno, sin siquiera cuestionarse qué le están ofreciendo.

Nos encontramos frente a una sociedad que exige en grandes cantidades pero poco es lo que hace para que sus exigencias sean satisfechas.

Podemos afirmar que, hoy en día, la gente expresa verbalmente más interés por una buena programación, que lo que demuestra con su conducta televisiva. Efectivamente, existe un gran interés por incorporar a la grilla televisiva programas de índice cultural, con un mensaje profundo o simplemente con ciertos aportes educativos que incrementen nuestro conocimiento.

Se reclama calidad, buenos productos, ideas creativas, novedosas, alternativas originales y llamativas que puedan captar la atención del espectador, pero sin duda son más los que aceptan la oferta televisiva y simplemente deciden consumir lo que hay en el mercado. De otra forma la televisión no sería lo que es hoy en día.

La gran mayoría dice que los programas de chimentos (Los profesionales de siempre por Canal 9, Intrusos en el espectáculo por América, Convicciones por canal Magazine) son totalmente insatisfactorios y que los sacarían de la programación, aunque al parecer al resto de la sociedad no les incomodan y continúan pasando las tardes junto a ellos. Parece ser que las peleas entre la Tota Santillán y distintas mujeres es un punto muy interesante para algunas personas, como también las discusiones entre rubias y morochas, o entre las "famosas," que se dan a conocer de un día para el otro por el simple hecho de ser conventilleras y escandalosas.

No se toma en cuenta que invaden la pantalla de conflictos entre famosos, y difaman a otros, con el simple propósito de hacerle pasar al espectador un momento ameno sin cultivar nada novedoso o útil.

Esto no se remedia con mayor oferta cultural porque, al parecer, la conducta en la sociedad tiene utilidad psicológica positiva.

Los medios maximizan la gratificación inmediata de las necesidades, minimizan el esfuerzo intelectual y excusan al individuo de reconocer a otro sustancial, ofreciendo la ilusión de interacción común.

Más allá de lo anteriormente expuesto, se debe tener en cuenta lo que hacen los medios. Ellos evitan un contacto directo entre personas, provocando un aislamiento entre sujetos. De esta forma, el hombre se relaciona con la televisión, creando un vínculo tan estrecho, que le permite generar necesidades que, luego, serán satisfechas por el aparato en cuestión. Se lo piensa como un ser todo poderoso que logra cumplir con las necesidades del hombre sin la mínima vinculación con otros.

Hoy en día mirar ciertos programas nos da un determinado status social y quizá hasta nos permita ingresar a ciertos grupos que tal vez, de otra manera, jamás hubiéramos podido.

G. D. Wiebe hace referencia a que la comunicación como medio de socialización es esencial para que un individuo solitario, pase a formar parte de un grupo social determinado. Por esto, habla de tres tipos de mensajes:

Los mensajes directivos que requieren de un aprendizaje y un esfuerzo intelectual y necesitan de una figura de autoridad.

Los mensajes protectivos, cotidianos, que mejoran y embellecen lo que el televidente ya conoce, evitando grandes esfuerzos intelectuales. Es por ello que son los programas más elegidos por el público ya que, con solo mirarlos, incorporan información sin tener que entenderlos, puesto que esos datos ya pertenecían a los conocimientos de la persona.

Por último los mensajes restaurativos, ellos  actúan como antídoto para las limitaciones de la vida organizada. Son una respuesta simbólica contra el sistema establecido. Tienen como característica liberar hostilidad en cantidades muy pequeñas.

Los programas que presentan más interés por el público son los que dan un "mensaje protectivo". Si bien, en la práctica, se buscan programas con "mensajes restaurativos", que les permitan recomponerse y relajar la mente luego de un arduo día.  Los "mensajes directivos", generalmente no tienen éxito salvo que estén ligados a una relación estructurada y directa.

Se puede afirmar entonces que la gente busca en la televisión un divertimiento, una manera de distracción, una forma de olvidar los problemas por un rato; y a pesar de manifestar su gran interés por programas culturales probablemente no los miraría, porque éstos le demandarían grandes esfuerzos que muchos no estarían dispuestos a realizar.

Desde la antigüedad se ha comprobado que la sociedad busca lo vulgar y lo escandaloso, presentado ciertas contradicciones entre lo que dice y lo que hace.

2.5 PÚBLICOS "TELE-FORMADOS"

El politólogo y ensayista italiano Giovanni Sartori, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2005, indicó que decir que la televisión ofrece al público lo que el público demanda es una hipocresía muy grande.
Así lo dijo en un debate celebrado en la Universidad de Oviedo, organizado por la Fundación Príncipe de Asturias.
En el encuentro, moderado por el director de informativos y programas de Euronews, Luis Rivas, Sartori se centró en sus estudios sobre los efectos de la televisión en la sociedad actual.
Sartori comenzó diciendo que no le gusta que se arroje la responsabilidad al consumidor del bajo nivel de la televisión actual, ya que el productor es el que hace al consumidor y tiene la fuerza arrolladora del instrumento, y añadió que "el público es lo que ve. Si no lee, si la escuela funciona mal, al final hacemos vídeo-niños". En este sentido, abundó en que antes a los niños los criaban los padres, pero ahora los padres actuales trabajan mucho, con lo que la familia amplia ya no existe y muchas veces están divorciados, y al niño se lo deja tranquilo ante el televisor, en un momento en el que es una auténtica esponja. De esta forma, estimó que "vamos hacia públicos tele-formados" y advirtió de que "el público demanda lo que se le hace querer".

La televisión es una tecnología. Mirar televisión conduce al televidente al interior de un mundo de sentidos ordenados, ordenados por una red, que poco a poco se va haciendo global de sistemas institucionales y culturales; sistemas que incluyen tecnologías cada vez más elaboradas y convergentes de información y comunicación. Las pantallas, los satélites, las fibras ópticas, las computadoras de la emergente era de la información, son sistemas que incluyen las instituciones multinacionales que controlan cada vez más la producción y distribución de los programas. Pero los sistemas incluyen también lo domestico, lo suburbano y lo local.

La televisión es un objeto técnico relativamente sencillo que, en el uso, define una amplia red de canales de comunicación formales e informales, institucionales y cotidianos; se la consume como un signo, como un objeto de estatus, y además tiene su propio código, en los horarios de emisión, en los sistemas de regulación moral y política y a las diferentes pautas que guían a los productores de los medios. La televisión también es una gran niveladora que por su programación y la estandarización de sus tecnologías proporcionan un sustrato y fundamental para la vida de todos los días.  El sistema tele-tecnológico consiste en una multiplicidad de relaciones construidas y reconstruidas psicodinámica y sociológicamente en los ambientes domésticos y suburbanos; y es un producto de las relaciones y las determinaciones de producción y de consumo de la sociedad moderna.

Meyrowitz sostiene que la televisión transformó nuestro ambiente social y cultural. Transformó las relaciones entre las esferas públicas y privadas y entre sus espacios físicos y sociales. Hizo al mundo visible y accesible bajo aspectos dramáticamente novedosos.

Marilyn Strathern entiende que domesticar equivale subordinar los objetos a nuestros propios fines y por lo tanto, a nuestra propia objetividad. En realidad con la domesticación se trata de poner las cosas bajo control.

2.6 ¿EDUCA LA TV AL PÚBLICO?

Educar es un verbo demasiado común, y no todos se toman el trabajo de pensar en su significado. Es fácil hablar de educación porque es una disciplina humanista, una ciencia "blanda" que no necesita de las matemáticas para expresar conceptos, muy abierta a neologismos y disparates lingüísticos, y por ende cualquiera se siente con capacidad para emitir unos pensamientos medianamente hilvanados para opinar sobre ella.

Si lo miramos así, no podemos negar que la televisión educa. ¿Cuántas expresiones idiomáticas se vulgarizan gracias a la televisión, o cuántos comportamientos surgen en la gente por imitación de lo que hacen los actores o los comunicadores que aparecen en la pantalla chica? ¿Cuántos hechos y datos son aprehendidos por la audiencia gracias a los noticiosos o a los programas documentales? ¿Cuántos valores morales replica la sociedad por haberlos visto en la injustamente llamada "caja boba"?

Muchísimos, es indudable.

Un anuncio patrocinado por una agrupación argentina de productores de TV muestra una amplia gama de situaciones donde las personas reciben claros beneficios por su permanencia frente a la pantalla. La mayor parte de ellos guardan relación con los sentimientos y, curiosamente, ninguno con el aprendizaje o la educación. La televisión se cuida muy bien de decir que educa, pero el mero hecho de provocar emociones hace que la gente sienta simpatía o aversión por lo que las causa y se afilie con ciertas ideas o las rechace. Esto es, en muy pocas palabras, "formar opinión", una tarea eminentemente educativa cuyo fin es la construcción de una escala de valores.

Algunos críticos enajenados por su odio hacia el medio aducen que esto no es más que "des-educación". Pero no existe tal cosa: no hay educación negativa. Se educa para el bien o para el mal; se puede trocar una educación en otra, pero jamás anular sus efectos y retrotraer al educando a un nivel anterior de ignorancia. La educación, a lo sumo, puede ser eficaz o ineficaz; siempre busca modificar los comportamientos, instruir, informar y transmitir valores. En esto la televisión es excelente.

Si la televisión educa, ¿cuál es el problema? ¿No es eso lo que siempre le reclamamos? Lo que sucede es muy simple de enunciar: la televisión educa, pero en el sentido incorrecto. Sus estándares siempre van "a la baja", sus modelos son inapropiados; los conocimientos que presenta están descontextualizados; las estrategias que utiliza para enseñar son ferozmente conductistas; la información que brinda está santificada por la imagen de los presentadores y no por la verdad objetiva; la cultura que disemina es caótica, y los valores que inculca son superficiales y sin sustancia. La televisión es un maestro irresponsable, ignorante, desordenado y hasta malévolo, aunque -admitámoslo de nuevo- tremendamente eficiente.

Hoy los canales recurren a su vasto arsenal de archivo para repetirnos tonterías usadas cuando no pueden darnos la tontería nueva de todos los días. La programación educativa discurre por señales propias, fácilmente identificables y sencillas de eludir con un toque en el control remoto. La lección es disociativa: hay quienes miran unas cosas, y quienes prefieren otras. Pueblo y elite; masas y oligarquía; entretenidos y educados.

Puede parecernos una maravilla tener un espacio para cada gusto, pero en realidad estamos abriendo una más de las tantas y muy comunes "brechas" a que nos tiene acostumbrados el desarrollo de las tecnologías y las comunicaciones.

2.7 TELEVISIÓN PÚBLICA SIN PÚBLICO

¿Qué esperar de la televisión pública? Lo primero y básico, es que la televisión comercial le habla a consumidores y la televisión pública se dirige a los ciudadanos. Esta distinción nos marca el ámbito sobre el cual se definen los objetivos, los criterios de programación y la línea editorial de uno u otro canal.
Pensar en el público implica trabajar sobre valores, educación, convivencia, información, identidad, mejorar la vida de las personas. Pero no podemos olvidar que estamos hablando de televisión, y al final (o al principio) todo se reduce a un control remoto y un dedo que aprieta un número.
Para aparecer como una alternativa interesante y atractiva hay que hacer una opción viable, que se inserte en el escenario de las propuestas televisivas, debe ser tanto o más llamativa que la televisión comercial para ser escogida. De lo contrario se transformará en un canal elitista, sin mayor repercusión.
Jesús Martín Barbero, Germán Rey y Omar Rincón, destacados críticos, escribieron una declaración de principios para la televisión pública:

-La televisión pública debe formar a los televidentes en los ámbitos de la lectura crítica de las imágenes y del control ciudadano sobre los mensajes audiovisuales que se exhiben en toda la televisión.
-La televisión pública debe ampliar las posibilidades simbólicas de representación, reconocimiento y visibilidad para la construcción de ciudadanía, sociedad civil y democracia.

-La televisión pública debe recuperar lo gozoso, divertido, significativo, seductor y afectivo que promueve la televisión, la cultura y la educación.

La televisión pública es un espacio para construir identidad nacional a partir de los relatos locales, no de los estereotipos. Las expectativas son de una pantalla que llene ciertos vacíos, que presente una oferta diferente, pero condicionada por lo que uno busca cuando ve TV: pasarlo bien.
Se necesita una propuesta global, atractiva, con objetivos claros y estrategias para conseguir un público masivo, con un discurso que articule esta propuesta, con la parrilla de programación y la imagen. Hay que comunicarse con las audiencias, tener una personalidad, algo que decir. Algo que mostrar. Hay que aparecer como opción. Aparecer como un canal diferente, como un medio para crear cultura sin ser aburrida. Hay que pensar y financiar lo pensado para producir. No es fácil y no es barato. Pero ese es el camino para que este espacio de nadie se convierta en la televisión de todos.

CAPÍTULO 3

EL RATING

3.1 ¿QUé ES EL RATING?

El rating indica el porcentaje de hogares o de televidentes con la TV encendida en un canal, programa, día y hora específicos (o promediando minutos o fechas), en relación al total de Hogares o televidentes considerados.

A partir del Rating parte de la programación puede modificarse y hasta la multimillonaria inversión publicitaria varía sus apuestas. Por sus implicancias, el rating se ha constituido en un tema común para todos los partícipes de la industria televisiva, entre ellos las agencias de publicidad, que buscan en las mediciones de audiencia un buen aliado para sus estrategias de comercialización.

En principio hay que saber que hay dos ratings: el rating- hogares, que mide cuantos hogares están viendo detereminado programa o canal; y el rating personas, que mide cuantas personas lo están mirando en ese determinado momento. Un punto de rating_ hogares en Ibope equivale hoy a unos 33000 hogares. Y un punto de rating- personas equivale a 100 personas mayores de 4 años.

El rating se mide minuto a minuto.

3.2 IBOPE

El Grupo IBOPE es líder en mediciones de audiencia, monitoreo e investigación de medios y estudios de opinión pública en América Latina. Está ubicado tercero en el ranking mundial.

En 1992 inició sus actividades en la Argentina.                                              En 1993 con un panel reducido de hogares medidos con people meters en GBA, comenzó a entregar datos al mercado. En enero de 1998, el grupo adquirió las operaciones de AC Nielsen en Latinoamérica, absorbiendo de éste modo a la empresa IPSA S.A. En junio de 1999, el accionista de IBOPE Argentina adquirió las acciones de Mercados & Tendencias, y así se constituyó en única medidora de audiencia en la Argentina. Desde sus inicios IBOPE Argentina es auditada periódicamente por la CCMA (Cámara de Control de Medición de Audiencia) y a finales del 2004 fue auditada internacionalmente por la firma Ernst & Young.

En el año 1992, el Grupo IBOPE comenzó sus operaciones de medición de audiencias en Argentina. Desde entonces tuvo un crecimiento sostenido en lo que respecta a prestaciones de servicios, tamaños muestrales y calidad de información entregada.

Por su vasta experiencia y trayectoria, IBOPE Argentina es sinónimo de rating.

Encendidos: Porcentaje de hogares con la TV encendida en relación con el total de hogares con TV. Es necesario aclarar, que para medir Encendidos Hogares, se contabiliza un solo televisor por hogar, independientemente de que se estén midiendo más aparatos. En el caso de Encendidos Individuos, si se consideran todos los televisores que se estén midiendo en el Hogar. Se dicen también que es la suma de todos los canales y señales emitidas por la televisión en un momento determinado.

Share: Porcentaje de hogares sintonizando un canal específico con relación al total de hogares encendidos, es decir, representa la participación de un determinado canal en los encendidos.

De tal modo, si el encendido de esa hora es de 50 puntos y el programa X tiene 10 puntos de rating, su share es de un 20 por ciento, es decir que el 20 por ciento de la gente que esta mirando televisión en ese momento, esta mirando el programa X.

En síntesis, el rating es "La adrenalina televisiva" Hugo Di Guglielmo.

3.3 EL PROCESAMIENTO DEL RATING


1º)
Se realiza una investigación acerca de las características de la población a medir.
Si bien algunas de las cualidades a relevar se toman de la información que aporta el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos), se necesitan también otros datos que se obtienen realizando muestras, las cuales están a cargo de IBOPE. La muestra maestra es un proceso de relevamiento de información de la población a medir. Actualmente en GBA el estudio se efectúa en base a 10.000 casos.
La muestra maestra nos permite estimar los universos (datos poblacionales) de variables no provistas por el INDEC (cantidad de TV, tamaños del grupo familiar, edad de la ama de casa, presencia de niños, variables para el cálculo del N.S.E., etc.)
Este estudio también se constituye como la base del panel de hogares, ya que sólo se incluyen en él aquellas viviendas relevadas en la muestra maestra.
A partir de los datos del INDEC y de la muestra maestra, se obtiene un detalle de las características de la población que se quiere medir.
2º) Se realiza una selección de hogares que formarán parte del panel, a partir del cual se obtendrán los datos de audiencia de la población.
Sobre la base que se ha obtenido desde la muestra maestra, se seleccionan hogares de acuerdo a sus características (por ej: NSE, posesión de cable, zona geográfica, etc.) para conformar, de esta manera, un panel de características similares a la población que se quiere medir.
Este listado de hogares seleccionados se le entrega al personal de campo, que es el encargado de ofrecer a los hogares la propuesta de formar parte del panel de medición de audiencia.
En caso de que el hogar acepte colaborar y formar parte del panel, el personal de campo relevará nuevamente todas las características del hogar y revisará algunos detalles técnicos necesarios para la instalación de los people meters, que será llevada a cabo por personal técnico especializado.
3º) Se prueba por un determinado período del hogar seleccionado, y recién es incluido en el panel cuando presenta óptimas condiciones técnicas. Cabe aclarar que si bien un hogar en un período de prueba transmite datos, éstos no se incluirán en el proceso de rating hasta tanto el hogar no forme parte del panel definitivamente.
El hogar que desea colaborar con la medición sí recibe algo a cambio, y es a través de un sistema de acumulación de puntos de acuerdo a la colaboración del mismo, donde se toma en consideración el tiempo de permanencia dentro del panel, la cantidad de aparatos de TV, el buen uso del people meter, etc. Estos puntos pueden canjearse por una gama de artículos disponibles en un catálogo acorde para tales fines.
4º) Es el circuito desde que llegan los datos a la central de IBOPE Argentina, hasta que son despachados al cliente, es decir, a los canales.
Los people meters instalados registran todos los movimientos de los TV de los hogares panelistas minuto a minuto, y transmiten esta información a la central de colecta y procesamiento de IBOPE. Allí se reúne la información de todos los hogares colectados.
Una vez que se cuenta con la colecta de todos los paneles, se ponderan los datos teniendo en cuenta las estimaciones poblacionales y se genera un archivo de audiencia con información minuto a minuto (sin programación).
Finalmente se convierte la información contenida en el archivo mencionado, a diversos formatos (por Ej., planilla diaria, bases para alimentar los softwares TvData y Telereport, etc.), fase en la que también se combina la información de audiencia pura minuto a minuto, con los datos de programación monitoreados (de este modo se obtienen datos de audiencia por programa)
5º) Se envía el producto terminado a los clientes.


3.4 PLANILLAS DE RATING
La planilla de ratings de IBOPE Argentina, es denominada Overnight, y es un flash informativo producido cada mañana a las 10:00 hs que brinda datos provisorios sobre la audiencia televisiva del día anterior.
El Overnight, según IBOPE, incluye:
• Hogares: Rating y Reach promedio por programa. Rating promedio cada 15 minutos. Hora de inicio y fin de toda la programación.
• Rating acumulado desde principio del mes vigente a la fecha por franjas horarias.
• Individuos Rating y Share promedio por programa. Rating promedio por programa.
• Rating promedio por medias horas horario inicio y fin de cada programa.
• Rating y Share acumulados desde principio del mes vigente a la fecha en las siguientes franjas horarias: 12:00 a 23:59, 12:00 a 15:59, 16:00 a 18:59, 19:00 a 23:59 y Apertura-Cierre.
Los datos son presentados por:
- Promedio vigente.
- Promedio lunes a viernes.
- Promedio lunes a domingo.
Overnight ofrece informes sobre los canales de TV abierta que incluyen la programación. Además, brinda estadísticas por bloques horarios para total TV abierta, total cable, total otros y total encendido.

Las características más destacables son la rapidez y el hecho de brindar los primeros datos de audiencia disponibles cada día.

3.5 ¿QUé TAN CERTERA ES LA MEDICIÓN?

Ante la curiosidad que despertaban algunos ratings elaborados por Ibope "la única medidora en plaza", la cámara integrada por autoridades de los cuatro canales privados de la TV abierta, por publicistas, anunciantes y productores independientes, entre otros, realizó un estudio paralelo para saber, no sólo que miran los argentinos en la tele, sino si esa simple curiosidad tenía destino de certera sospecha. Y a través de un relevamiento telefónico en 15.065 hogares, se comprobó que América y Canal 13 tendrían, finalmente, un rating mucho mayor al que les adjudica Ibope.

Aunque no se difundieron oficialmente las conclusiones de la Cámara de Control de Medición de Audiencia (CCMA), de su propio relevamiento "conocido como coincidental" se desprenden cifras oficiales, tales como que la programación de América tiene una diferencia de 3,2 por ciento, mientras que la del 13 es de 3,1.
La medición encarada por la CCMA se realizó el 9, 10, 11, 14 y 15 de mayo del 2001, en viviendas particulares de Capital Federal y 19 partidos del Gran Buenos Aires. Se seleccionaron teléfonos de esas áreas aleatoriamente, teniendo en cuenta diferentes niveles sociales. Luego se descartaron las unidades que no contaran con, al menos, un televisor.

Vale recordar que, en febrero del 2000, cuando Ibope resultó homologada (anteriormente había tres medidoras), Canal 13 votó en contra de esa homologación por creer que no estaban dadas las condiciones necesarias.

Diversos gerentes generales, de los canales de televisión,  han dicho que con el informe realizado queda claro que el sistema implementado por Ibope tiene algunas fallas y eso es peligroso para el mercado. Para bien de todas las partes involucradas, tanto la artística como la comercial, debería haber una urgente corrección en los mecanismos de Ibope o de las empresas que fueren. Exigieron una solución ya, porque los tiempos de la televisión, en un sentido, son rápidos.
Si bien un bajo rating no es factor excluyente para que un programa se quede sin pantalla, es un factor sumamente decisivo. Simplificando mucho los caminos, se podría dibujar un atajo que marca que a mayor rating, mayor ingreso de anunciantes, y a mayor ingreso de anunciantes, mayor sustento económico. Obviamente, en el medio "de este bendito medio" entran en juego muchas más variables que tienen que ver con la coyuntura, el contenido artístico de los ciclos y la apoyatura de las emisoras. De hecho, la TV se ha vuelto más ansiosa que antes, muchos programas se levantaron, rápidamente, al ver que el rating no era el esperado.

Todos quieren desterrar las irregularidades y esperan que el informe sirva para que la medición de audiencia sea totalmente transparente. Está fuera de discusión el éxito de Marcelo Tinelli, o de algunos programas de Telefé, pero hay ciertas transmisiones a las que Ibope les otorga unos números altísimos y que en realidad no se sabe quién los ve, porque no suenan en el boca a boca. A veces el rating no refleja sentido común, y eso preocupa.

Algunas personas del medio consideraron  que la Cámara tendría que rever cómo funciona Ibope, y en todo caso, sacarle la homologación. Piensan que la gente de Ibope no es estafadora, sino incompetente.

Desde Ibope se dijo que si se comprobara un error, estarían dispuestos a solucionarlo. "Creemos que no lo hay, de todos modos. No es un incendio como para salir a apagar: alguien dijo que hay una llama, pero todavía no la hemos visto".

Ante un pedido de la Cámara, Ibope detalló sus ratings en hogares con y sin teléfono, informe que mostró una extraña curiosidad: tanto América como Canal 13 bajaban notoriamente su audiencia en casas sin línea telefónica (en alrededor de un 50 por ciento), mientras que Telefé subía en un 30 por ciento. Si bien no encontró argumentaciones generales para entender tales diferencias, la directora de Ibope consideró que "como, en muchos sitios del Gran Buenos Aires la señal de América mejora ampliamente cuando el televisor recibe videocable, se supone que en hogares que no tienen cable es más probable que tampoco tengan teléfono. Digamos que se trataría de una cuestión socio-económica y de informatización", dijo.
Si se llegaran a comprobar las irregularidades de Ibope, con una planilla en la mano uno estaría frente al rating del "País que no miramos", programa que, por otra parte, ya no está en pantalla.

3.6  RATING Y ANUNCIANTES

Uno de los temas más candentes es la pelea por el rating. Los dos canales de TV con mayor audiencia del país (Canal 13  y Telefe) suspendieron emisiones, cambiaron grillas y recurrieron a contenidos poco apropiados. Aún así, a pesar de cierta autocrítica, los canales insistieron en su posición, con un respaldo (por acción y omisión) de sus anunciantes.

En este contexto, se advierte un fuerte apoyo, por acción u omisión, de algunos anunciantes a los programas de los que ellos mismos se auto excluirían. Según el informe confeccionado por Havas Media, los 10 mayores anunciantes de la TV argentina (representan el 45% de la inversión total) destinan aproximadamente el 44% de sus presupuestos a programas cuyo contenido no "avalan".

Esta cifra se multiplica si se toman en cuenta a los 100 mayores anunciantes del país, que manejan el 90% de la inversión publicitaria en TV. Estas empresas dedicarían un 89% de sus inversiones a los 15 programas considerados inconvenientes.

Se presenta un dilema para los anunciantes y los canales. A medida que se generan contenidos "más jugados", suben los niveles de audiencia. Los anunciantes pautan y apoyan programas con altos ratings para lograr una mayor y mejor llegada al público.

Los horarios de comienzo o fin de programas se estipulan de acuerdo a la posibilidad de arrastrar audiencia hacia otras emisiones. De esta forma se pueden subir los números de rating de otros programas vecinos.

Los dos casos paradigmáticos de esta situación fueron los noticieros de trasnoche de Canal 13 y Telefé. Tanto "Diario de la medianoche" como "En Síntesis" se veían beneficiados por el rating que les dejaban Showmatch y Gran Hermano (en su época), lo que permitía a los canales cotizar mejor la pauta de ambos programas. Así vemos que las audiencias también aportan su parte en esta relación entre los anunciantes y los contenidos de TV. Un caso similar es el de Gran Hermano, donde el público juega un rol protagónico dentro de las audiencias. Lo mismo ocurre actualmente con "Bailando por un sueño" donde la gente debe votar mandando mensaje de texto por un participante.

 

CAPÍTULO 4

LA TELEVISIÓN

4.1 HISTORIA DE LA TELEVISIÓN ARGENTINA

SUS COMIENZOS:

En julio de 1951, Jaime Yankelevich, pionero en el medio, junto a su hijo Samuel viajan a Estados Unidos para traer desde allí los primeros equipos que serían los protagonistas de un gran cambio en los medios de comunicación. A través de un largo viaje en barco traen cámaras, transmisores, cables, luces, repuestos y todo lo necesario para poner en marcha la televisión en Argentina.

Jaime Yankelevich acuerda con el gobierno peronista de esa época realizar la primera transmisión televisiva el día 17 de octubre de ese año; fecha en que se cumple el 6º aniversario del Día de la Lealtad peronista y se realiza un multitudinario acto en la Plaza de Mayo. Allí Eva Perón ofrece su discurso al pueblo después del famoso renunciamiento histórico a la candidatura como vicepresidente de la Nación en las elecciones próximas, por encontrarse ya muy enferma. Con la mencionada transmisión queda inaugurado el viejo Canal 7, conocido en ese entonces como LR 3 Radio Belgrano TV. Y son los locutores de la radio del mismo nombre los que trabajarán también en el canal. El 4 de noviembre se inicia la programación regular, ya que desde el 17 de octubre hasta ese día sólo se realizaron ensayos y pruebas.

La programación en esos primeros años estaba integrada por espectáculos folklóricos, espacios musicales, transmisiones desde el circo y programas de moda. En 1952 nacen los primeros teleteatros, mientras que dos años más tarde comienza el primer tele noticioso argentino, éste se emitía a la noche y presentaba un resumen de los hechos acontecidos durante la jornada. Vale aclarar que toda la transmisión era en vivo. En 1955 se produce la "Revolución Libertadora" que destituye al gobierno peronista. Esto trae cambios en el manejo del Canal del Estado (el único canal hasta el momento), y comienza la discusión sobre que modelo de televisión adoptar:

  • El Europeo: con participación del Estado y sostenimiento vía impuesto anual
  • El Americano: más competitivo y sostenido por la publicidad

¿Cuál se eligió? Claro está a la vista: el americano. Es así como se conforma un modelo televisivo caracterizado por la iniciativa privada y la explotación comercial.

En los años 60 surgen nuevos canales, todos ellos de capitales privados.

Canal 9, Canal 13 y Canal 11. Es fácil de deducir que al existir más canales, es así como comienza la competencia. Y con ella llegan, también, las mediaciones de audiencias. Rating, share, segmento, comienzan a ser términos muy utilizados en el medio. A mediados de los 70 son cada vez más las personas que poseen un televisor en su hogar. Por esto la programación también se va abriendo hacia clases de menos recursos que constituían una audiencia aún no explotada. Un debate se abre: ¿la finalidad de la televisión es el entretenimiento o la cultura? Y nosotros agregamos a este debate que aún continúa: ¿por qué cultura y el entretenimiento no pueden ir a la par?

Continuando con la historia, que sigue cambiando y la televisión junto a ella, en 1976 se produce el Golpe Militar y comienza la época conocida como Proceso de Reorganización Nacional. Nuevos interventores, esta vez militares, llegan a los canales y elaboran nuevas listas negras y tijeretazos a la programación. Los autores escriben con seudónimo y aparece la figura del "asesor literario", encargado de chequear los libros de los programas que se iban a emitir para controlar su contenido.

Un importante suceso en la televisión es el de dejar de lado la TV en blanco y negro. El 1 de mayo de 1980 el viejo Canal 7 se transforma en ATC e inicia finalmente las trasmisiones a color. Luego se irán acoplando las demás emisoras.

En los 90, en materia de programación, se da el auge de las telecomedias. Surgen los primeros talks shows y también lo que se conoce como circo mediático, o sea programas periodísticos con escándalos, dramatizaciones, peleas, demostraciones insólitas, etc. Algunos programas muestran escenas de mayor voltaje, temas como las relaciones homosexuales son quienes ganan la pantalla. Se popularizan las cámaras sorpresa, algunas de ellas de humor (bloopers, cámara cómplice) y otras de deschave informativo.

Y así vemos como la televisión va modificándose según la época y se va amoldando a ella. Pero la competencia siempre está presente y, muchas veces, ésta lleva a los realizadores de los distintos programas a exponer sea lo que sea con el fin de lograr mayor éxito que el programa del canal contrario.

4.2 PROGRAMAS EXITOSOS QUE MARCARON LA HISTORIA

Para demostrar que ver televisión puede ser un placer, puede educar, entretener y que, a la inversa de cómo piensan muchos, también puede ser exitosa, se detallará una lista con algunos de aquellos programas. Sí, se pudo hacer y esto nos indica que también se puede hacer hoy.

·         Odol pregunta

Se emitió desde 1956 hasta 1980. Los conductores fueron variando pero el más conocido fue Cacho Fontana. Conocidísimo programa que constaba de preguntas y respuestas. Cautivaba a televidentes de todas las generaciones gracias a una hábil mezcla entre aspectos instrumentales bien aprovechados ("¡Con seguridad!" con el que Jorge Fontana avalaba cada respuesta correcta) y la presencia de algunos participantes que, al avanzar hacia el premio mayor, lograban que todos hablaran de ellos. Canal 7.

  • El amor tiene cara de mujer

Se emitió desde el año 1964 hasta el 1971. Trataba sobre cuatro mujeres de diferentes edades, estado civil y extracto social conviven en un mismo lugar de trabajo: el instituto de belleza propiedad de Vanesa Lertó. La vida, familia, amores y desamores de las cuatro mujeres es el nudo central de este intenso teleteatro.
Pro-Artel Argentina - Canal 13

·         La nena

Se transmitió en el 1965 con Osvaldo Miranda como el padre y Marilina Ross como la Nena. El argumento se basaba en las travesuras y enredos de la Nena y Coquito (amigo o novio de la Nena, interpretado por Joe Rígoli)

  • Sábados circulares

El más famoso y taquillero de los programas ómnibus, que conducía Nicolás Pipo Mancera. En 1965, Goar Mestre que era el presidente de Proartel, no se daba por vencido, le tenía mucha fe al programa y ponía a su disposición la artillería necesaria para que se vaya transformando en la revolución de los programas ómnibus, periodísticos-musicales. El genio de Pipo, no se detenía en ningún momento y su creatividad era el pilar principal del anhelado éxito. Atracciones exclusivas, nacionales y extranjeras sumadas a las notas en exteriores, iban marcando el ascendente rating el programa.

  • La familia Falcón

Una forma de describirla es utilizar la publicidad que se lanzó en su época. "Una familia como todas, como la de usted, como cualquiera de su barrio, que vive la existencia de todas las familias porteñas. Usted sabrá de los sueños, de las alegrías, de los problemas de cada uno de los miembros de esta familia, que estarán frente a usted conviviendo la vida de todos los días bajo el techo común del cariño familiar...". Se transmitía por Canal 13 y sus actores principales eran: Pedro Quartucci, Elina Colomer, Roberto Escalada,  Emilio Comte, Silvia Merlino, A. Fernández de Rosa y José. L. Mazza.

  • El club del clan

Comenzó en el mes de noviembre de 1962, por canal 13, los días sábados a las 20:30 hs., hasta finales del año 1963, cuando los principales integrantes firmaban contrato con otro canal, para trabajar en el programa "Sábados Continuados".

  • Los Campanelli

Aparecieron en la pantalla en el año 1969, en canal 13, y en 1970 pasó a Telefé, hasta el 74. Eran transgresores aunque representaban una de las entidades más notables de la Argentina: la familia.

Se emitía todos los domingos al mediodía y fue la tira pionera, y curiosamente la que dejó la huella más profunda en el formato familiar. Era una familia típica de clase media que se reunía a comer los tallarines amasados por la "vieja"

La dirección estaba a cargo de Héctor Masselli y el libreto pertenecía a Juan Carlos Mesa, Jorge y Carlos Basurto y Oscar Viale, en tanto que la música era autoría de Horacio Malvicino.
Adolfo Linvel, Menchu Quesada, Osvaldo Canónico, Dorita Burgos, Zulma Grey, María Cristina Laurenz, Santiago Bal, Tito Mendoza y Edda Díaz, los encargados de hace vivir a los Campanelli

  • Grande pa!

Esta comedia comenzó a emitirse en el año 1991 y finalizó en 1994 por la pantalla de Telefe. Fue un éxito y marcó hasta 60 puntos de rating en horario central, algo que no se ha vuelto a repetir hasta esta fecha. Los libretos estaban a cargo de Barrios y Rodríguez. Actores: Arturo Puig, María Leal, Alberto Fernández de Rosa, Stella Maris Closas, Nancy Anka, Julieta Fazzari, Gabriela Allegue, Verónica Varano, Guido Kaczka, Sebastián Miranda    

  • Rolando Rivas, taxista

Telenovela argentina protagonizada por Claudio García Satur, Soledad Silveyra y un gran elenco. Creada por Alberto Migré, fue emitida originalmente por Canal 13 en forma semanal en el horario de los martes a las 22 hs. Fue la telenovela más exitosa de la historia de la televisión argentina y logró trascender el género con una increíble popularidad. La segunda temporada de "Rolando Rivas, taxista" fue protagonizada por Claudio García Satur y Nora Cárpena. Una historia de amor que atrajo la atención de millones de espectadores argentinos, alcanzando un rating que superó los 40 puntos en cada capítulo, y más aún considerando que en aquellos tiempos no existía la televisión por cable y la variedad de programas que se ofrecen en la actualidad.

  • Música en libertad

Conducido por Leonardo Simmons y Maisabé, salía al aire de lunes a viernes desde las 18 hs hasta las 19 por canal 9. Era un programa musical en el que chicos y chicas bailaban y uno de ellos realizaba la mímica del tema musical. Se transmitía música comercial, en inglés o en castellano. Antes de cada tema se realizaba un breve repaso sobre el intérprete y luego se pasaba a la parte del baile.

Aquí hay un muy breve resumen de algunos programas que marcaron su huella en la historia, para bien. Fueron programas con muchísimo éxito y con un contenido digno de ser mostrado. La historia sigue su camino y claro está que la sociedad va variando a la  par de ella. Los gustos y preocupaciones de hoy no son las mismas a las de años atrás. Pero la cultura no debería dejar de ser un interés para la sociedad. La televisión forma parte de ésta, por eso el hincapié que se hace en la importancia de un buen contenido televisivo. Parece que en nuestros días las cosas se dieron vuelta: los programas con contenido cultural y educativo no tienen rating, pero en cambio, sí lo tienen aquellos programas donde reinan el cuerpo desnudo y las peleas mediáticas.

Con el listado recién presentado, se quiere mostrar que sí se puede hacer un buen programa y que el rating sea favorable. Se entiende que los bajos puntos de rating son los culpables, muchas veces, de quitar un programa y por eso existe esta locura por el minuto a minuto. Pero también se debe entender que los medios de comunicación (sobre todo la televisión que es extremadamente masivo) deben cumplir una responsabilidad muy grande. 

4.3 PROGRAMAS EXITOSOS, DE LA HISTORIA, PERO DE BAJA CALIDAD

  • La gran ocasión

Transmitido por canal 11. Conducido por Sergio Velazco Ferrero. Programa en el que se podía canjear cualquier artículo por otro.

  • Si lo sabe, cante

Antes de Tinelli existieron otros programas donde distintos participantes cantaban. Roberto Galán conducía este programa en el que en una época, el premio era un canario. Un programa que duró muchos años en el aire.

·         Zap tv

Talk show conducido por Marcelo Polino. Se transmitía de lunes a viernes a las 15 horas por Canal 9. Consistía en repetidas peleas entre personajes mediáticos, el contenido del mismo no era el adecuado para el horario en el que se presentaba ya que se utilizaban un vocabulario muy fuerte e imágenes violentas. Las peleas eran notablemente armadas y daban un contenido final grotesco.  El ciclo, que tenía el rating más alto del canal, debió ser levantado por la presión del COMFER. Este programa sumó una cifra muy grande de multas. (Véase "Un ejemplo")

·         Finalísima del Humor

Se transmitía por canal 9 en el 1987 y era conducido por Leonardo Simmons. Al programa asistían participantes para contar chistes, y quien se imponía en la evaluación que ejecutaba un conjunto de humoristas se alzaba con el trofeo mayor: 1.000 australes.

Obtenido de "php/Final%C3%ADsima_del_humor"

Y así corroboramos que no siempre se cumple la frase "todo pasado fue mejor". En la televisión argentina (como en la del resto del mundo) hubo y hay de todo un poco. Estos programas fueron reconocidos por el pueblo pero su contenido no era el apropiado, mejor dicho, poseían un contenido bizarro.

4.4 ACTUALIDAD

PROGRAMAS DE TELEVISIÓN CON MUY BUEN RATING Y POCO CONTENIDO INTELECTUAL

·         Showmatch

Showmatch es el programa de Ideas del Sur, emitido por canal trece y conducido por Marcelo Tinelli, en los últimos tiempos ha comprado el producto de Televisa "bailando por un sueño" y ha incluido cambios para la televisión argentina, últimamente es uno de los programas con más rating y lleva una producción costosa.

Este programa se transmite de lunes a viernes y se intercala con otro ciclo de ideas del sur, "patinando por un sueño".

Por un lado, se ve el esfuerzo gigantesco de producción, y es valorable. Pero se encuentra siempre el mismo factor común.

Hacer una superproducción en orden de alcanzar el cima del rating, de esta manera la publicidad es cada vez más cara.

(3.400 pesos el segundo)

Con un conductor que logra alcanzar a la gente, o logró mejor dicho encontramos una punta del iceberg, porque Marcelo Tinelli, ha logrado encontrar su espacio para desarrollar su capacidad como productor y realizador.

Pero volviendo al tema del rating, aumentando los costos tratamos de aumentar aun más las ganancias.


·         Por Amor a Vos

Por amor a vos es un programa televisivo argentino producido por Pol-Ka para Canal 13 de Buenos Aires. Su horario es de lunes a viernes de 21.30 a 22.30 hs. y se emitió por primera vez el lunes 28 de enero de 2008 compitiendo la franja con la telecomedia de Telefe "Una de dos" (Levantada del aire) que estrenaba el mismo día. Como esperaba el canal "Por amor a vos" ganó la franja horaria con 27.8 puntos de rating siendo un gran éxito, mientras que "Una de dos" midió 15.4. Con un rating nunca inferior a los 25 puntos está siendo el segundo programa que cuenta con mayor audiencia de la televisión argentina, detrás del imbatible Showmatch.

 

Señal

Programa

Rating

POR AMOR A VOS

20,5%

 

Por amor a vos trata de seguir la serie costumbrista que Pol-ka puso en el aire desde Poliladron.

El programa tiene la misma estética de esta serie de novelas en prime-time, y debe su rating al público que se ganó.

Con el apoyo de Canal 13, Pol-ka sigue esforzándose por mantener el estilo que incluyó en el mercado, y utiliza una producción que logra llevar adelante y mantener la atención de público con ayuda de los guionistas.

El rating los influye directamente en los personajes, que varían sus comportamientos según el gusto del público que se hace sentir e influye en las decisiones que toma Adrián Suar.


·         Intrusos en el Espectáculo

Intrusos en el Espectáculo" se emite de lunes a viernes a partir de las 15:15 hs. por la pantalla de América, conducido por Jorge Rial. Durante el programa, el conductor y sus panelistas cuentan las últimas noticias de la farándula y emiten entrevistas exclusivas.

Los panelistas de "Intrusos en el Espectáculo" son Luis Ventura, Marcela Tauro, Marcelo Polino, Daniel Gómez Rinaldi, Luis Piñeyro y Cora De Barbieri.

Intrusos llega a la pantalla como un Magazine de espectáculos, pero no tarda en empezar a contagiarse de los sucesos que ocurren en otros programas. Este método parásito trata de usar el contenido de otros programas en el propio. Método que suele usar Intrusos cuando habla de Bailando y Patinando, sin dejar de ocuparse desde el lado de espectáculos pero siempre utilizando el mismo contenido. Explicación de esto lo encontramos en utilizar el alto rating de otro programa para acoplarse de "lo que todo el mundo habla" y de esta manera tener rédito. La producción se ocupa de tener la mirada constantemente en el programa exitoso y en sus protagonistas.

 

Señal

Programa

Rating

INTRUSOS E/EL ESPECTACULO

7,4%

 


l        Caiga quien Caiga

Caiga Quien Caiga, conocido por sus iniciales CQC, es un programa de televisión argentino, que emite el canal Telefe, en Argentina. El formato fue adquirido por Globomedia para su emisión en España en 1996 e Italia (donde es conocido con el nombre de Le Iene Show), en 1997 . El formato fue vendido posteriormente a Israel, Francia, Chile, Brasil, EE.UU. y Portugal.

Se trata de un resumen de noticias semanal que aborda la actualidad política, del espectáculo y de los deportes con una mirada satírica y humorística. Se ríe de la realidad y juega con la información.

Cada semana, desde un estudio en vivo y directo, un trío de conductores presenta diferentes notas para mostrar la realidad de una forma muy diferente a la que los noticieros tradicionales acostumbran.

Sus noteros entrevistan por igual a políticos, civiles o estrellas de cine, haciendo las preguntas menos convenientes y más incómodas, provocando en las celebridades las reacciones más inesperadas.

CQC ganó fama por su modo desestructurado y original de entrevistar, preguntando lo que otros medios nunca se atreverían a preguntar. De esta premisa surge el nombre Caiga Quien Caiga, frase que refleja el espíritu del programa: hacer algo sin importar la jerarquía de quien sufre las consecuencias.

Desde sus comienzos, CQC se convirtió en un éxito y referente primero en la televisión argentina y más tarde en España, Italia, y Chile.

Producido en:

Argentina (Telefe)

Uruguay (Monte Carlo TV)

Chile (MEGA)

Brasil (Band)

España (La Sexta)

Italia (Italia 1)

Francia (TF1 - France 2)

Israel (Reshet)

Portugal (TVI)

Es en principio, una buena idea de humor ácido, pero ha ido con el tiempo cayendo en calidad y haciéndose rutinario, es decir en un principio "causaba gracia decirle a los políticos que no roben, pero ahora que les vamos a decir ya lo saben y es siempre lo mismo" (Mario Pergolini, productor general y conductor).

Entonces, volvemos a caer en la rutina del "si nos va bien, seguimos así a  cualquier costo", que va deteriorando el contenido televisivo, y hace que un programa siga igual y no renueve, porque justifica el hecho diciendo, hacemos lo que la gente mira y le gusta.

 

Versión argentina.

 

 

Versión brasileña

  • Casi ángeles

Casi Ángeles es la telenovela argentina creada, en el 2007, por Cris Morena Group; protagonizada por Emilia Attias y Nicolás Vázquez que cuenta también con una banda Teen angels integrada por los 5 jóvenes protagonistas.

La primera temporada de Casi Ángeles trata de unos chicos que viven en un orfanato. El director los golpea, maltrata y obliga a trabajar para así ganar dinero. Este lugar se alegrará con la llegada de Cielo Mágico (Emilia Attias), una acróbata de circo, y el arqueólogo Nicolás Bauer (Nicolás Vazquez). Cielo llega a trabajar a la mansión como empleada pero luego se empieza a ganar el afecto de todos los chicos, siendo después su maestra de baile, y Nicolás se convierte como en un guía de los chicos.

De la telenovela se ha realizado una gran cantidad de merchandising como por ejemplo, revistas, juegos, figuritas, muñecas, botas, discos, dvd"s, cuadernos, revistas, entre otros.

 

Temporada

Horario

Inicio

Final

Año

Rating (promedio)

1

Lunes a Viernes 18PM

21 de Marzo de 2007

15 de Noviembre de 2007

2007

12.0

2

Lunes a Viernes 18PM

3 de Abril de 2008

Diciembre de 2008

2008

13.7

 


·         Gran Hermano

Gran hermano llegó a la Argentina el 10 de marzo de 2001. Desde su comienzo, la emisora a cargo de grabar y transmitir el programa ha sido Telefe. Es un popular reality show donde, durante alrededor de cuatro meses, un grupo de concursantes (generalmente, menos de 15) convive en una casa, totalmente aislados y con cámaras vigilándolos las 24 horas del día. éstos intentan superar las expulsiones que, en primera etapa son votados por los mismos participantes, y en segunda etapa, es la audiencia quien elige a la persona que debe abandonar la casa. Quien logre superar las eliminaciones, consigue el premio final. En las primeras tres ediciones el premio final fue de $200.000 y en la cuarta y de Famosos de $100.000. Y en la quinta edición de $150.000 para el ganador y $50.000 para el segundo finalista.

Las galas de expulsión eran conducidas por Soledad Silveyra, pero a partir de la cuarta edición han sido conducidas por Jorge Rial. Las co-conducciones han sido históricamente realizadas por Mariano Peluffo. Se llegó a un alto ritmo de rating, en el que todo el mundo está pendiente de lo que le pase a otras personas, entrar en su vida y ver como van siendo los procesos humanos. Tal vez el programa haga tomar partido a la gente por algún participante, y eso incremente el puntaje. Por otro lado, las ganancias masivas que generaron la inclusión de los mensajes de texto (sms), serán el rédito que de este programa.

  • El muro infernal

Se transmite por Telefe, es un producto japonés que el canal compró y lo puso en el horario prime time. Lo conduce Marley y desde que comenzó se agregaron distintos personajes "graciososos". Consta de dos equipos -de tres personas cada uno- que se enfrentan al desafío de atravesar una pared que se encuentra montada sobre un mecanismo que la desplazará hasta el jugador. El participante debe adoptar la forma que indique el calado para atravesarla y poder seguir avanzando, caso contrario caerá a una pileta.


Partes: 1, 2, 3


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Periodismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.