Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Estudio de las fobias humanas y su relevancia en la sociedad actual (página 5)




Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7


*Hialofobia:Miedo a los cristales o los vidrios. También se conoce como hielofobia.

*Hidrargiofobia:Miedo a las medicinas basadas en el mercurio.

*Hidrofobia:Miedo al agua.Quienes padecen esta condición –producto de algún trauma infantil relacionado con los líquidos- les tienen aversión a las sustancias líquidas en general y al agua en particular. En ocasiones la palabra se usa como sinónimo de "rabia" del cual es solamente un síntoma. Para la psiquiatría, en cambio, se refiere al miedo al agua, o a nadar. Es común tener cierto resquemor al agua cuando está en cauces peligrosos, como el mar o los ríos, o bien muy profunda, todas ellas por miedo al ahogamiento. Es patológico cuando se refiere a una aversión al agua como sustancia en sí. En este sentido, el término más adecuado sería "acuafobia".En general, el miedo de los hidrofóbicos es a estar sumergido en un ambiente acuoso. La mayoría de ellos, por ende, no sabe nadar. De hecho, aprender a nadar constituiría una mejoría y un paso para superar la fobia. El fóbico experimenta ansiedad aunque se dé cuenta de que el agua  que corre río abajo a metros de distancia, el agua que sale del grifo o incluso en una tina de baño no constituye una amenaza para su persona. Evita estar en contacto con ella, además de nadar puede experimentar ansiedad al ser salpicado o mojado, o temer ser sumergido en un cuerpo de agua.

*Hidrofobofobia:Miedo a la rabia. Quienes padecen de este trastorno temen contagiarse esa enfermedad, mal llamada hidrofobia, ya que en realidad ésta es sólo uno de sus síntomas.

*Hierofobia:Miedo a los curas, sacerdotes o cosas litúrgicas.Lo sagrado ha funcionado y aún funciona como sistema cultural generador de temores. De hecho, lo sagrado se propone como lo trascendental y eterno frente a lo efímero de la humanidad. La construcción del mundo como ordenado por Dios o por una Entidad superior al hombre no hace más que poner en evidencia el caos en el que transcurre la existencia humana. Esto hace que los hombres puedan sentirse amenazados. Las personas que padecen de este trastorno tienen exacerbados estos temores, naturales de por sí.

*Higrofobia:Miedo a los líquidos o a la humedad.

*Hilefobia:Miedo al materialismo.

*Hipengiofobia:Miedo a la responsabilidad. También se conoce como hipegiafobia.

*Hipertricofobia:Miedo al pelo. También se conoce como caetofobia.

*Hipnofobia:Miedo a quedarse dormido.

*Hipofobia:Miedo a los caballos. También se conoce como equinofobia.Esta fobia específica es poco frecuente. Quienes la padecen temen montar a caballo –desde ya, también acercarse a los caballos, pero llevada a extremos incluso el oír un relincho o verlos en televisión o películas puede llegar a disparar la ansiedad. En general, esta fobia suele estar detonada por una mala experiencia en la infancia relacionada con los caballos. También puede haber sido transmitida por un familiar que sea hipofóbico. Un caso famoso de hipofobia es la historia del Pequeño Hans, estudiado por Sigmund Freud, donde el miedo a los caballos estaba sustituyendo el miedo a la castración por parte de su padre.

*Hipopotomonstrosesquipedaliofobia:Miedo a las palabras largas.Este nombre largo y complicado deriva del griego. "Hipopoto" (grande) "monstro" (monstruoso) "sesquipedali" (forma mutilada del latin "sesquipedalian", o sea, palabra grande) y "phobos" (miedo). Es irónico que una palabra tan larga se utilice, precisamente, para denominar la fobia a palabras parecidas. Para evitar problemas, en ocasiones se dice más simplemente sesquipedaliofobia.Esta fobia se caracteriza por la aversión o nerviosismo en el momento en el cual la persona se involucra en conversaciones donde se usan palabras largas o poco frecuentes (por ejemplo, en una charla en la universidad, coloquios científicos o técnicos, etc). También evitan mencionar palabras extrañas en el vocabulario cotidiano. El trastorno es causado por el miedo a pronunciar incorrectamente la palabra en cuestión, debido a que esto representaría para el fóbico la posibilidad de quedar expuesto al ridículo, de verse en desventaja, ser considerado alguien de cultura inferior o poca inteligencia frente a sus pares. A menudo esta fobia viene acompañada de timidez social.

*Hipsifobia:Miedo a las alturas. Más conocida como acrofobia.

*Hobofobia:Miedo a los vagabundos o a los mendigos.

*Hodofobia:Miedo a los viajes por carretera.

*Homiclofobia:Miedo a la niebla. También se conoce como nebulafobia.

*Homilofobia.:Miedo a los sermones religiosos.

*Hominofobia:Miedo a los hombres.

*Homofobia:Miedo a la monotonía o a los iguales.

*Hoplofobia:Miedo a las armas de fuego.El nombre de esta fobia específica deriva del griego "hoplon" (arma) y "phobos" (miedo), puede referirse a un miedo a las armas en general, o más específicamente a las armas de fuego.El instructor de armas de fuego Coronel Jeff Cooper sostiene haber acuñado la palabra en 1962 para describir una "perturbación mental caracterizada por la aversión irracional a las armas". Dijo que "la manifestación más común de hoplofobia es la idea de que los instrumentos poseen una voluntad propia, diferente de la de su usuario". Algunos admiradores de la invención de Cooper han buscado popularizar la contraparte de la hoplofobia como hoplofilia, para expresar gusto o admiración por las armas.Más allá de sus orígenes y reputación política, existe la posibilidad de que una persona tenga esta fobia en un sentido puramente clínico. Por ejemplo, un paciente que no tiene una opinión formada sobre las leyes o la política pública per se, pero que se aterroriza cuando notan el arma reglamentaria que cuelga del cinturón de un policía o una fotografía de un rifle o un cuchillo. La hoplofobia es considerada como una fobia poco común.

*Hormefobia:Miedo a sufrir un shock

*Iatrofobia:Miedo a los médicos o a acudir al médico.La iatrofobia se considera una fobia social. Esta fobia puede causar que quienes la padezcan teman a cualquier persona que realice cirugías, administre inyecciones, dé diagnósticos médicos o cualquier otro en el campo de la medicina. La fobia puede traer como resultado que alguien no reciba el tratamiento médico que necesite. A veces, las postergaciones en la búsqueda de un tratamiento pueden ser serias, acarreando como consecuencia un daño irreversible o inclusive la muerte. Un ejemplo podría ser el de alguien que evita ir al médico porque tiene un resfrío que podría ser un signo de neumonía.La iatrofobia puede estar causada por un número de razones. Algunos ejemplos comunes podrían ser: una mala situación o un evento traumático en la infancia de la persona que involucre a un doctor o un consultorio médico; algunas personas son intimidadas por los médicos; el consultorio del médico apesta a medicina, lo que a alguna gente la asusta; los médicos están entrenados para no estar emocionalmente abiertos a sus pacientes; hay gente que se asusta de contagiarse otras enfermedades del doctor o del consultorio médico; las personas temen que se les tengan que efectuar determinados procedimientos (por ejemplo, una cirugía de corazón); las personas temen que de los exámenes que los médicos efectúan puedan surgir posibles resultados negativos; las personas temen a las cosas o procedimientos dolorosos, como las agujas. Estas son algunas posibles causas, probablemente haya cientos de otras.Los síntomas de la iatrofobia pueden incluir falta de aliento, sudoración excesiva, náuseas, sequedad bucal, sentirse mal, temblores, palpitaciones, incapacidad de hablar o pensar con claridad, miedo a la muerte, perder el control, una sensación de desprendimiento de la realidad o un ataque de ansiedad.

*Ictiofobia:Miedo a los peces o al pescado.Este trastorno se considera una fobia específica inusual. Los mismos fóbicos son capaces de reconocer que su temor y sus reacciones son excesivos. Los síntomas son similares a los de cualquier otra fobia (respiración entrecortada, sudoración, náuseas, mareos, etc.) y la terapia más frecuente es la de exposición gradual (por ejemplo, acercar gradualmente una pecera con un pececito dorado a la mesa donde el paciente come, comenzar poniéndola bien lejos y cubierta y poco a poco dejar que se vaya acostumbrando a la presencia de la misma hasta que el miedo vaya disminuyendo). También existe un caso documentado de un hombre que se curó la fobia por exposición radical.

*Ideofobia:Miedo a las ideas.

*Ilingofobia:Miedo al vértigo o a sentirse mareado al mirar hacia abajo.

*Insectofobia:Miedo a los insectos.

*Iofobia:Miedo al veneno o a ser envenenado.

*Isolofobia:Miedo a estar solo o a sentirse aislado.

*Isopterofobia:Miedo a las termitas u otros insectos que se alimentan de madera.

*Itifalofobia:Miedo a la erección peneana. -Definición ampliada: Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a tener, ver o pensar en una erección peneana.

*Japanofobia:Miedo a Japón o a aquello relacionado con la cultura japonesa.Este término no suele ser utilizado como referencia a una fobia propiamente dicha, sino a sentimientos negativos de rechazo, discriminación, desconfianza, deshumanización y hostilidad en general hacia la cultura japonesa o a los japoneses en general. Es, por lo tanto, una forma de xenofobia (desprecio a los extranjeros). Los sentimientos anti-japoneses van desde una animosidad hacia las acciones del gobierno japonés hasta el desprecio y racismo por los japoneses. Esta clase de sentimientos de deshumanización fueron impulsados por propaganda anti-japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. Es frecuente encontrar gente con japanofobia en Corea del Sur y China. En el pasado, se caracterizaba a la cultura japonesa como la barbarie, y a los japoneses como subhumanos o evolutivamente inferiores. La cultura japonesa se veía con sospecha y hasta con rechazo. Más allá de que las pasiones se hayan aquietado desde que concluyó la Segunda Guerra, hay personas que consideran que Japón no ha pagado por todas las atrocidades realizadas durante la guerra. Hoy, más allá de que el gobierno japonés haya tratado de hacer compensaciones, los sentimientos de hostilidad continúan existiendo, basados en los ecos de las agresiones militares del pasado.También existen sentimientos anti-japoneses basados en cuestiones ecológicas (como por ejemplo, la caza de ballenas en el Atlántico sur por parte de los pesqueros japoneses) o bien atribuyéndoles deslealtades en tratados comerciales.Tanto en inglés, como en chino y en coreano, existen una variedad de términos despectivos para referirse a los japoneses.

*Judeofobia:Miedo a los judíos o a lo relacionado con la cultura judía.Como en el caso de germanofobia, japanofobia o francofobia entre otros, el término judeofobia no se utiliza como una fobia propiamente dicha, sino en el sentido de sentimientos negativos de rechazo, desprecio, hostilidad, desconfianza y discriminación hacia un grupo social en particular, en este caso los judíos. En ese sentido, judeofobia es similar al término más conocido, antisemitismo, con la diferencia de que el antisemitismo no es necesariamente religioso, y sí en el caso de la judeofobia, que se habla del judaísmo como religión. Muchas veces, no obstante, los términos son utilizados como equivalentes.Existen muchos estudios sobre el fenómeno de la judeofobia.

*Kakorrharfiofobia:Miedo a fracasar o a ser vencido.

*Kenofobia:Miedo a los espacios vacíos.

*Kinesofobia:Miedo al movimiento. También se conoce como kinetofobia.

*Lacanofobia:Miedo a los alimentos vegetales, las frutas y/o verduras.Ésta es un caso en general de otras fobias relacionadas con la comida. Existen quienes temen a las verduras en general, a las verduras y las frutas o bien a algunas en particular (por ejemplo, ver el link más abajo que muestra a un hombre aterrorizado de los melocotones o la chica que no soporta estar cerca de un frasco de pepinillos). Quienes padecen de esta fobia suelen tener problemas relacionados con la mala alimentación, ya que no consumen las vitaminas requeridas en una dieta equilibrada. Los métodos más adecuados para tratar la lacanofobia, como a muchas otras fobias, consisten en terapias de exposición gradual. En el caso de esta fobia, suelen enfocarse hacia una verdura en particular (coliflor, zanahorias, brócoli, etc).

*Laliofobia:Miedo a hablar en público, es típico de individuos con dificultad para expresarse. También se conoce como lalofobia.

*Latrofobia:Miedo a los médicos. Véase iatrofobia.

*Leprofobia:Miedo a los leprosos o a contraer lepra. También se conoce como leprafobia.Se trata de una de las tantas fobias relacionadas con contraer una determinada enfermedad (por ejemplo, cardiofobia, albuminofobia, meningitofobia) y que puede llegar a hacer creer a los fóbicos que realmente han contraído aquello a lo que temen (en este caso, la lepra, o Mal de Hansen, una enfermedad infecciosa crónica que si no se trata puede causar daño permanente a la piel, los nervios, los miembros y los ojos).

*Leucofobia:Miedo al color blanco.

*Levofobia:Miedo a las cosas que se encuentran a la izquierda del propio cuerpo.

*Ligofobia:Miedo a la oscuridad. También se conoce como acluofobia, escotofobia, mictofobia o nictofobia.

*Liguirofobia:Miedo a los ruidos fuertes.El miedo a los ruidos fuertes y súbitos es una forma muy común de irritación. Hay personas que temen a un sonido específico, como por ejemplo a que explote un globo. Sonidos semejantes parecen muy molestos especialmente porque no se los puede prever. Por ejemplo, después de un período de completo silencio, si repentinamente uno escucha música fuerte, obviamente se sobresaltará y se sentirá irritado o enfadado. Después de esto, no sentirá más deseos de escuchar música. El sentirse perturbado es normal, la diferencia es que alguien con liguirofobia temerá activamente una situación semejante.Los liguirofóbicos pueden temerle a dispositivos que puedan emitir súbitamente sonidos fuertes, como los parlantes de los ordenadores o las alarmas anti incendios. Cuando operan un sistema de Home Theater, ordenadores, televisión, reproductores de CD, etc., pueden poner el volumen al mínimo antes de hacer algo que pueda causar que los parlantes emitan sonido, así una vez que la orden de producir sonido es dada, el usuario pueda elevar el volumen de los parlantes a un nivel confortable para escuchar.Otro ejemplo muy común es ver a alguien que hincha un globo más allá de su capacidad normal. Esto es algo incómodo y hasta perturbador de observar para una persona que padece de liguirofobia, ya que él o ella anticipan que al estallar el globo producirá un sonido muy fuerte. Cuando esto sucede, algunas personas experimentan síntomas y hasta ataques de pánico.El miedo a los ruidos fuertes o liguirofobia es un fenómeno bastante compón, que a menudo irrumpe y afecta la vida normal de un individuo. Semejante condición puede bajar su calidad de vida, llevándolo a tener ataques de pánico u otros serios inconvenientes. Algunos de los síntomas típicos de la liguirofobia son: respiración entrecortada u acelerada, latidos irregulares, tendencia a transpirar más de la cuenta, un sentimiento de malestar o mareo, una sensación de alarma o ansiedad.La liguirofobia es una creación de la mente inconsciente como mecanismo protector. Para mantener al sujeto a salvo en una situación, se tienden a asociar sentimientos horribles con los ruidos fuertes.

*Lilapsofobia:Miedo a los tornados y los huracanes.Si bien es normal experimentar preocupación y hasta temor ante la posibilidad concreta y real de encontrarse en medio de un huracán o un tornado, y mucha gente que vive en zonas donde estos fenómenos climáticos no son infrecuentes les teme, la diferencia es que el lilapsofóbico se encontrará temiendo constantemente esta posibilidad, al punto que afecta su vida cotidiana. En casos extremos, el observar un tornado en una película, o inclusive en una foto, puede llegar a causarles ansiedad. Un síntoma de quienes padecen esta fobia es estar pendientes del pronóstico meteorológico y rehusarse a salir si hay posibilidades de tormenta. Asimismo, su fobia puede llegar a influir en su elección de dónde pasar las vacaciones, o incluso dónde establecer su vivienda.

*Limnofobia:Miedo a los lagos.

*Linonofobia:Miedo a las cuerdas, cordeles, hilos y/o cadenas.

*Lisofobia:Miedo a la rabia o a volverse loco. Véase también cinofobia, hidrofobia o hidrofobofobia.

*Liticafobia:Miedo a los pleitos o a los problemas legales. También se conoce como litigofobia.

*Locquiofobia:Miedo al parto. Tamnbién se conoce como maieusifobia, parturifobia (ver) o tocofobia.

*Logicomecanofobia:Miedo a los ordenadores.En los últimos años, los ordenadores se han vuelto un componente esencial de nuestras vidas cotidianas, especialmente en el mundo del trabajo. Por ello han surgido como fuente de inquietud y hasta de temor para muchas personas. Los ordenadores pueden parecerles sobrecogedores a quienes padecen de esta fobia. ¿A qué se le teme exactamente?El temor a los ordenadores puede tener varios orígenes: el miedo al equivocarse cuando se lo adquiere, debido a la multitud de marcas y modelos disponibles en el mercado; el miedo a verse o sentirse tonto, inútil frente a un artefacto que no se sabe manejar bien; el miedo a perder el control, ya que el ordenador hace la mayor parte del trabajo por sí solo. Principalmente la ansiedad se experimenta antes de aprender a utilizar el ordenador, y afecta principalmente a los adultos que se sientan por primera vez delante de una pantalla. Un problema adicional al que hoy se enfrentan quienes padecen de logicomecanofobia es la vergüenza y el sentirse expuestos debido a que la mayoría de las personas de su entorno se siente cómoda manejando ordenadores. Pero ha de saberse que esta fobia es relativamente compón, y el primer paso para afrontarla es relajarse, abrir la mente y disponerse a aprender. A medida de que el usuario va cobrando confianza en sí mismo, la fobia puede ser superada.

*Logofobia:Miedo a las palabras.

*Luifobia:Miedo a contraer sífilis.Se trata de una de las tantas fobias relacionadas con contraer una determinada enfermedad (por ejemplo, leprofobia, carcinofobia, dermatofobia) y que puede llegar a hacer creer a los fóbicos que realmente han contraído aquello a lo que temen (en este caso, la sífilis, una enfermedad de transmisión sexual (ETS) crónica que en su primera fase produce chancros (heridas abiertas) en la piel y si no se trata puede terminar afectando al sistema nervioso, producir enfermedades mentales y terminar en la muerte. Hoy en día existen tratamientos en base a penicilina, y un enfermo puede recuperarse cuando la enfermedad se trata en sus primeros estadios).Es normal y recomendable tomar precauciones durante las relaciones sexuales para evitar contraer la sífilis y otras ETS. Principalmente, el uso de preservativos durante las relaciones sexuales genitales, orales y anales disminuye significativamente los riesgos. Sin embargo, alguien que padezca la fobia se encontrará temiendo activamente la enfermedad incluso cuando no corra el riesgo de infectarse, y esto puede llegar a afectar su vida sexual y disminuir su calidad de vida.

*Lutrafobia:Miedo a las nutrias.

*Macrofobia:Temor a esperar durante un tiempo prolongado.Esta fobia aún no ha sido estudiada con profundidad. Sin embargo, se piensa que las personas que padecen de este trastorno tienen tendencia a ser ansiosas e inseguras. Es probable que en algún momento de sus vidas hayan padecido algún evento donde se hayan sentido completamente desvastados por la impotencia, un evento que haya rebasado su capacidad de control y se hayan sentido observadores pasivos del mismo.

*Mageirocofobia:Miedo a cocinar o preparar alimentos.

*Malaxofobia:Miedo a los juegos amorosos. También se conoce como sarmasofobia.El primer término para esta fobia proviene del griego "malakós" (suave, blando) y "phobos" (miedo). Este nombre se le da en psiquiatría a la aversión a los juegos amorosos, es decir, a la seducción. Quienes experimentan este trastorno suelen presentar aversión a todo contacto amoroso como las caricias, los masajes, el juego previo en la relación sexual, el coqueteo, los besos (por eso se la relaciona con otra fobia, la filemafobia, o miedo a los besos). Para que se configuren en una fobia, los síntomas precisan ser persistentes, es un miedo irracional e incontrolable hacia las artes de la seducción. Un hecho interesante acerca de esta fobia es que típicamente se la utiliza para describir a mujeres, no a hombres. Se la considera una fobia específica.Las causas de esta fobia, así como de otras, suelen atribuirse a una combinación de eventos externos (por ejemplo, un hecho traumático) y predisposiciones internas (hereditarias). Muchas fobias específicas pueden ser rastreadas hasta un específico evento que funciona como detonante, en general una experiencia traumática en edad temprana.Como con cualquier fobia, los síntomas de la malaxofobia pueden variar de persona a persona dependiendo de su nivel de miedo. Los síntomas típicamente incluyen ansiedad extrema, el sentirse amenazado y cualquier cosa asociada con el pánico tales como respiración entrecortada o acelerada, ritmo cardíaco irregular, sudoración excesiva, náuseas, sequedad bucal, incapacidad de articular palabras u oraciones y temblores.Para quienes padecen de este trastorno, se pueden prescribir ciertas medicinas, pero la medicación puede tener efectos secundarios, y además, no curan las fobias sino solamente suprimen los síntomas de manera temporaria. Hay otros tratamientos disponibles para esta fobia, tales como hipnoterapia, psicoterapia y programación neurolingüística.

*Maniafobia:Miedo a la locura, a la demencia. También se conoce como agateofobia y dementofobia.

*Mastigofobia:Miedo a los castigos. También se conoce como poinefobia.

*Mayeusiofobia:Miedo al parto. También se conoce como locquiofobia, parturifobia (ver) o tocofobia.

*Mecanofobia:Miedo a las máquinas. Se la relaciona con la tecnofobia.No se trata únicamente del miedo a las máquinas o a la maquinaria, sino también del rechazo que ha sufrido la tecnología desde los comienzos de la Revolución Industrial. La pérdida de muchos puestos de trabajo además de la sustitución de las habilidades artesanas impulsaron un clima especial de enfrentamientos. El miedo a las máquinas y a la tecnología se hizo más patente durante la Segunda Guerra Mundial, puesto que se puso en evidencia el enorme potencial destructivo de las mismas. Más adelante, al finalizar la década del 60, debido a la crisis energética y bajo la influencia de movimientos sociales y ecológicos, comenzó el debate sobre la adecuación de las tecnologías y se originó una preocupación pública y una toma de conciencia sobre las posibles consecuencias negativas del progreso tecnológico. Esto se reflejó como un tema recurrente en la literatura de ficción, y posteriormente, también en el cine. Hoy en día, esto aparece especialmente vinculado con las nuevas tecnologías informáticas, en ficciones que reflejan casi siempre, un futuro con tinte sombrío

*Medomalacufobia:Miedo a perder la propia erección peneana.

*Megalofobia:Miedo a las cosas de gran tamaño.

*Melanofobia:Miedo al color negro. Por extensión, miedo a las pieles negras.Si bien el término suele usarse para hacer referencia a personas que temen al color negro en sí, también hay casos donde se utiliza esta palabra figurativamente para referirse al racismo, a la discriminación y desprecio por personas de raza negra. En este caso no se trata de una fobia propiamente dicha, sino un término utilizado para indicar sentimientos negativos hacia determinado grupo social, étnico, religioso o político (como ser el caso de la anglofobia, judeofobia, xenofobia, etc.)

*Melofobia:Miedo o aversión hacia la música. Menos conocido como musicofobia.

*Meningitofobia:Miedo a las enfermedades del cerebro, como la meningitis.Se trata de una de las tantas fobias relacionadas con contraer una determinada enfermedad (por ejemplo, caridiofobia, luifobia, carcinofobia) y que puede llegar a hacer creer a los fóbicos que realmente han contraído aquello a lo que temen (en este caso, la meningitis, inflamación de las meninges –membranas que recubren el cerebro- de origen virósico o bacteriano). Ante cualquier síntoma, tales como un dolor de cabeza, fiebre, malestar, etc., el fóbico creerá que ha contraído la enfermedad.

*Menofobia:Miedo a la menstruación.

*Merintofobia:Miedo a ser atado o a ser obligado.

*Metalofobia:Miedo a los metales.

*Metatesiofobia:Miedo a los cambios.

*Meteorofobia:Miedo a los meteoros.Como es el caso de otras fobias asociadas a fenómenos climáticos (brontofobia, lilapsofobia), en el caso de la meteorofobia, es perfectamente normal que la posibilidad de un meterorito, una inmensa bola de roca en llamas que se mueve a cuarenta kilómetros por segundo, se estrelle con la Tierra, inquiete y hasta asuste a muchos. El cine no ha dejado de explotar este sentimiento con películas tales como Armageddon o Impacto profundo. La diferencia entre una persona normal y alguien que padece de esta fobia se trata, como siempre en este tipo de fobias, de una cuestión de grado. Mientras que una persona normal puede llegar a disfrutar del cine catástrofe o de ver documentales sobre la extinción de los dinosaurios, una persona con meteorofobia podría sentir un grado considerable de ansiedad, y hasta entrar en pánico.

*Metifobia:Miedo al alcohol. También se conoce como potofobia.Esta condición de temor al alcohol y a las bebidas alcohólicas en general puede estar relacionada con un episodio traumático en la infancia -ligado al alcoholismo de un familiar cercano, por ejemplo- o bien ir de la mano con la emetofobia (miedo a vomitar). Quienes padecen de esta última fobia suelen evitar las bebidas alcohólicas por miedo a emborracharse y vomitar.

*Metrofobia:Miedo a la poesía. *Micofobia:Miedo o aversión hacia las setas u hongos.El miedo a los hongos y las setas muchas veces se desprende de la creencia de que todos son potencialmente venenosos y que su ingesta puede causar la muerte. En ocasiones el origen de la fobia está en un incidente traumático en la infancia de la persona. Quienes padecen micofobia no solamente se rehúsan a comer setas o preparaciones que las contengan, sino que tampoco quieren mirarlas ni mucho menos tocarlas.

*Microbiofobia:Miedo a los microbios. También se conoce como bacilofobia.Quienes padecen de esta condición temen constantemente ser "contaminados" o infectados por microbios, a los que incorrectamente identifican como necesariamente nocivos. Dos ejemplos de personas famosas con esta afección son el cineasta, aviador y millonario Howard Hughes –él vivió sus últimos años limitado por el miedo paralizador a los gérmenes patógenos- y el antiguo rey del pop, Michael Jackson, quien no se mostraba en público sin un barbijo que le cubriera su rostro.El origen del término es del griego "micro" (pequeño) "bio" (vida) y "phobos" (miedo). Se considera a la microbiofobia como una fobia específica. Los síntomas, si bien varían de persona a persona, son los característicos de las fobias: respiración entrecortada o acelerada, ritmo cardíaco irregular, sudoración excesiva, náuseas, sequedad bucal, incapacidad de articular palabras u oraciones y temblores.Para quienes padecen de este trastorno, se pueden prescribir ciertas medicinas, pero la medicación puede tener efectos secundarios, y además, no curan las fobias sino solamente suprimen los síntomas de manera temporaria. Hay otros tratamientos disponibles para esta fobia, tales como hipnoterapia, psicoterapia y programación neurolingüística.Asociada a esta fobia está la bacteriofobia, o miedo a las bacterias.

*Microfobia:Miedo a las cosas pequeñas.Quienes padecen de esta condición típicamente experimentan sentimientos de aversión hacia las cosas pequeñas o microscópicas, como los insectos, los microorganismos, los gérmenes, etc. La fobia opuesta es la megalofobia, o miedo a las cosas grandes.

*Mictofobia:Miedo a la oscuridad. También se conoce como acluofobia, escotofobia, ligofobia o nictofobia.

*Mirmecofobia:Miedo a las hormigas.Quienes experimentan esta fobia se aterrorizan frente a un hormiguero o incluso viendo una fila de hormigas en movimiento. Sienten que las tienen caminando por encima de su cuerpo, e incluso pueden experimentar un cosquilleo (producido por sugestión) como si de verdad las hormigas los estuvieran recorriendo de la cabeza a los pies.

*Misofobia:Miedo a los gérmenes, la suciedad o la contaminación. Frecuentemente es acompañado por un incesante lavado de manos.Este término es utilizado para describir un miedo patológico al contacto con la suciedad para evitar cualquier tipo de contaminación o de gérmenes. Los sujetos que sufren de esta fobia, es decir, los misofóbicos, aumentan sus precauciones higiénicas hasta lo inverosímil. Llegan a lavarse las manos 40 veces en 20 minutos, o a tirar la ropa después de usarla. Evitan que las demás personas, incluida su familia, se acerquen a ellas, por temor a ser contaminados. Extreman las precauciones al acercarse a la cocina y al baño, como si de lugares sagrados se tratase.Esta fobia está ligada al Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), una conducta extrema donde el enfermo basa su vida en evitar esta contaminación. La enfermedad se les hace crónica, ya que sienten que nada de lo que hagan es suficiente para evitar la contaminación. Este trastorno afecta la vida de toda la familia del enfermo, ya que se ven obligados a seguir ciertos rituales (como lavarse escrupulosamente las manos a cada momento, o usar ropas o calzado especial libres de la "contaminación" del exterior al entrar a la casa).Se dice que el TOC afecta al 0,8% de la población española. De esos casos, la mitad sufre algún tipo de trastorno referido a la contaminación. Si bien en ocasiones los enfermos son conscientes de su problema, en otros casos minimizan sus síntomas e incluso procuran ocultarlos. El tratamiento es imprescindible para que estos pacientes puedan recuperar su vida, y se basa por un lado en la terapia cognitiva-.conductual (de choque) y por otro lado también se cuenta con el apoyo de la medicación. Y en el tratamiento, la ayuda y la contención de los familiares es fundamental: deben comprender que siguiéndole el juego al misofóbico y lavando cien veces las frutas y verduras porque sigue creyendo que están contaminadas, no se lo está ayudando.Esta fobia también se conoce como germofobia (miedo a los gérmenes), bacilofobia o bacteriofobia.Muchos personajes famosos han sufrido este trastorno, entre ellos Howie Mandel, Cameron Díaz, Howard Hughes y Nikola Tesla.

*Mitofobia:Miedo a las mentiras, los mitos, los cuentos o las falsas afirmaciones.

*Mixofobia:Miedo a la mezcla interracial, intercultural o a los extranjeros (xenofobia).El temor se refiere específicamente a la actividad coital y a su producto, el "mestizaje". Se trata de una tendencia que en los últimos años ha crecido, especialmente en Europa, con el aluvión de inmigrantes de países subdesarrollados económicamente. Este comportamiento entorpece grandemente la convivencia y el diálogo entre diferentes sectores de la sociedad.

*Mnemofobia:Miedo a los recuerdos.

*Molismofobia:Miedo a la suciedad o la contaminación. También se conoce como molisomofobia.

*Monofobia:Miedo a la soledad o a estar solo. También se conoce como isolofobia.

*Monopatofobia:Miedo a las enfermedades crónicas o terminantes.Quienes padecen de este trastorno temen contraer una sola y específica enfermedad, incurable, localizada en determinado lugar del cuerpo.

*Motefobia:Miedo a las polillas.También se utiliza este nombre para la fobia a las mariposas, que no tiene una denominación oficial. También se conoce la fobia a este tipo de insectos como lepidopterofobia (porque la clase de los lepidópteros incluye a las mariposas, polillas, etc.). Es una fobia relativamente común. Las personas dan diferentes "razones" para su fobia, algunas de las cuales incluyen los patrones erráticos de vuelo, los colores reales y las imágenes en sus alas, su tamaño, e incluso cómo se les siente al tacto. Es clave recordar que las fobias son miedos irracionales. Entre quienes padecen de este trastorno, caracterizado por el temor o la aversión hacia las mariposas o las polillas, está la actriz Nicole Kidman.

*Motorfobia:Miedo a los automóviles. *

Musofobia:Miedo a los ratones. También se conoce como muridofobia, murofobia o surifobia. Quienes padecen esta condición experimentan terror y repulsión ante animales como las ratas y los ratones, aunque en algunos el miedo se extiende a todos los roedores en general (topos, hamsters, conejillos de indias, etc). Se trata de una clase específica de zoofobia (miedo a los animales). El miedo puede ser detonado incluso al ver una foto de estos animales o una imagen en televisión. Se trata con terapias de simulación en ambientes controlados (donde a través de una especie de videojuego o realidad virtual se confronta al fóbico con su miedo), o incluso con hipnosis. Esta fobia, como un miedo irracional y desproporcionado, es diferente a la preocupación racional acerca de que las ratas y ratones contaminen provisiones de comida, que ha sido universal para todos los tiempos, lugares y culturas donde el grano almacenado pudo atraer a los roedores, que entonces consumen o contaminan la ración para la alimentación humana.Un miedo fóbico y exagerado a las ratas y ratones ha sido tradicionalmente atribuido como una característica estereotipada de las mujeres, con numerosos libros, dibujos animados, programas de televisión y películas de la era pre-feminista retratando a mujeres histéricas gritando y saltando a lo alto de las sillas o las mesas al ver un ratón (por ejemplo, en las viejas caricaturas de Tom y Jerry). Más allá de los retratos estereotipados de género previos al siglo XXI, la musofobia en occidente ha sido siempre experimentada por ambos sexos.En muchos casos el miedo a los ratones es una respuesta condicionada socialmente inducida, combinada con (y originada en) una respuesta sobresaltada (es decir, la respuesta a un estímulo inesperado), común en muchos animales, incluidos los seres humanos, más que un trastorno real. Al mismo tiempo, es común con las fobias específicas que el susto ocasional pueda llevar a desencadenar una ansiedad normal que requiera tratamiento. El miedo a los ratones puede ser tratado con cualquier tratamiento estándar para fobias específicas.Hay una creencia popular muy común que dice que los elefantes temen a los ratones. La referencia más temprana a esta afirmación es probablemente la de Plinio el Viejo en su Naturales Historia, libro VIII: "De todas las otras criaturas vivientes, ellos [los elefantes] no pueden atenerse a un ratón o una rata". Mientras que el programa MythBusters (Cazadores de mitos) de Discovery Channel ha provado el mito como plausible con los elefantes salvajes (sin poder confirmarlo ni derribarlo por completo), numerosos zoológicos y zoólogos han demostrado que se puede condicionar a los elefantes a no reaccionar. De cualquier manera, el mito de la musofobia elefantina permanece como base de numerosos chistes y metáforas.

*Nebulafobia:Miedo a la niebla. También se conoce como homiclofobia

*Necrofobia:Miedo a la muerte o a las cosas muertas.También se conoce como tanatofobia. Ambos términos suelen usarse alternativamente, si bien tanatofobia es más específico: incluye, aunque no se limita, al miedo a la propia muerte. Necrofobia es el miedo a la muerte, a las cosas muertas (por ejemplo, cadáveres) así como a ciertas cosas asociadas a la muerte (por ejemplo, ataúdes). El término se deriva del griego "negros" (cadáver) y "phobos" (miedo).Quienes padecen de esta condición no pueden explicar con claridad el sentimiento escalofriante que experimentan al estar frente a una momia o a un cadáver. Esta fobia es, de hecho, peligrosa. Imaginemos a un fóbico parado en una sala de museo con cosas muertas alrededor. La momia con facciones esqueléticas y muchos fósiles de animales extintos alrededor del mundo –todos se ven como si estuvieran listos para capturar una presa cuando no hay nadie alrededor-. La necrofobia puede hacer sentir a los sujetos tremendamente nerviosos.Esta fobia puede haberse desarrollado luego de ver a alguien morir o alguna fea cosa muerta ante él. Esto puede haberle acarreado un trauma emocional entonces.Si alguna vez ha sentido sus manos temblando sobre el control remoto luego de ver una película de horror, y no puede entonces ir al baño solo y necesita que alguien lo acompañe hasta la puerta, en ese caso es posible que usted sea víctima de la necrofobia.

*Nefofobia:Miedo a las nubes.

*Negrofobia:Miedo o aversión hacia las personas de piel negra.En este caso, el término no se utiliza para indicar una fobia propiamente dicha, sino que hace referencia a sentimientos negativos de rechazo, aversión, hostilidad y discriminación a las personas de raza negra. Es, por lo tanto, una forma de racismo. Como tal, es responsable de la muerte de muchos millones de personas, comenzando por la esclavitud.Lamentablemente, ni siquiera los propios negros escapan a este prejuicio. Por ejemplo, algunos padres de raza negra prefieren a aquellos de sus hijos que tienen la piel más clara. O consideran que integrarse en un vecindario de blancos es una mejora social significativa. O incluso sostienen que el casarse y tener hijos con alguno de raza blanca ayuda a mejorar su propia raza.

*Nelofobia:Miedo a los vidrios. También se conoce como cristalofobia o hialofobia.

*Neofarmacofobia:Miedo a los nuevos medicamentos, o drogas nuevas. También se conoce como neofarmafobia.

*Neofobia:Miedo a lo nuevo.Quienes padecen de este trastorno experimentan miedo ante las cosas o experiencias nuevas. También se lo llama cainotofobia. En psicología, la neofobia se define como un miedo persistente y anormal de algo nuevo. En su forma atenuada, puede manifestarse como la falta de voluntad de probar cosas nuevas o romper con la rutina.El término también se utiliza para describir el enojo, la frustración o azoramiento hacia las cosas nuevas y hacia el cambio en general. Algunos grupos conservadores o reaccionarios son descritos a menudo como neofóbicos, debido a sus intentos por preservar las tradiciones o revertir la sociedad hacia una forma percibida como pasada. La tecnofobia puede ser vista como una forma especial de neofobia, debido a que se teme la nueva tecnología.En investigaciones médicas, la neofobia a menudo se asocia con el estudio del gusto. Además de en los niños (ver más adelante), la neofobia suele encontrarse en animales viejos, aunque la apatía también podría explicar, o contribuir a una explicación, la falta de un mecanismo explorador sistemáticamente observada con la edad. Los investigadores argumentan que la falta de un mecanismo explorador probablemente se deba, neurofisiológicamente, a la disfunción de patrones neurológicos conectados con la corteza prefrontal, observada durante la vejez.El autor Robert Antón Wilson, en su libro "Prometheus Rising", teoriza que la neofobia es instintiva en las personas luego de que se convierten en padres y comienzan a criar a sus hijos.Las visiones de Wilson sobre la neofobia son sobre todo negativas, ya que cree que es la razón por la cual la cultura y las ideas humanas no avanzan tan rápido como la tecnología. Su modelo incluye una idea de "La estructura de las revoluciones científicas, de Thomas Kuhn, que es la de que las nuevas ideas, más allá de que sean evidentes y bien demostradas, sólo se implementan cuando las generaciones que las consideran "nuevas" mueren, y son reemplazadas por generaciones que consideran aquellas ideas viejas y aceptadas. Wilson asume que las personas no piensan la mayor parte del tiempo y cree que la mente racional justifica la actividad instintiva más que efectivamente conduce la acción.

Este término se utiliza también con mucha frecuencia en pediatría y en nutrición para indicar la aversión (especialmente de los niños) a probar alimentos nuevos. Es importante que a la hora de incorporarlos a su dieta los padres los hagan atractivos con bromas o juegos, que los alimentos tengan la temperatura correcta (ya que si están demasiado fríos o demasiado calientes será la excusa para no probarlos), que si en un principio los rechazan no se los vuelvan a dar al día siguiente (ya que si un chico asocia el alimento con una experiencia traumática, como puede ser vomitar, es más probable que rechace permanentemente el alimento) sino que esperen unos días para volver a intentarlo. También el ejemplo de los padres es importante: si el niño percibe que los padres comen de todo y no hacen diferencia entre los sabores, es más factible que acepten incorporar mayor variedad de alimentos. Es fundamental ayudar a los niños a aceptar los nuevos sabores, para conseguir que desde pequeños lleven una dieta equilibrada.

*Neumatifobia:Miedo a los espíritus.

*Nictofobia:Miedo a la oscuridad o a la noche. También se conoce como acluofobia, escotofobia, ligofobia o mictofobia.En el caso del término nictofobia, se refiere principalmente al miedo a la noche. Es común en los niños, un poco más raro en adultos, generalmente es causado por el hecho de que la persona no puede ver en la oscuridad y se le teme a lo que no se puede ver. Y, en lugares mal iluminados, las cosas parecen ser lo que no son. Más allá de que la ciencia afirme que el miedo es irracional, y que aquello a lo que se teme no es real, esto no alivia el pánico.

*Nictohilofobia:Miedo a las áreas forestales oscuras o a los bosques en la noche.

*Noctifobia:Miedo a la noche. Véase nictofobia.

*Nomatofobia:Miedo a los nombres.

*Nosocomefobia:Miedo a los hospitales.

*Nosofobia:Miedo a enfermar o convertirse en paciente. También se conoce como nosemafobia.Quienes padecen de este trastorno muchas veces son mal llamados "hipocondríacos". La Hipocondría es un trastorno en el cual la persona está convencida de padecer determinadas enfermedades. La nosofobia ha sido considerada a menudo como un caso restringido de hipocondría, ya que la persona tiene temor a la enfermedad, pero no está convencido de padecerla. Los nosofóbicos, siguiendo la clasificación del DSM-IV, serían diagnosticados de hipocondríacos. No obstante, empíricamente la diferencia entre la auténtica hipocondría y la nosofobia parece quedar claramente establecida. El miedo hipocondríaco de la enfermedad se diferencia del miedo fóbico en los aspectos siguientes:- Mientras que los hipocondríacos no consideran que su miedo sea excesivo ni irracional, los fóbicos sí.- Los pacientes hipocondríacos no temen contraer una enfermedad en el futuro (como sí lo temen los fóbicos) sino de ya haberla contraído, tenerla en la actualidad y no haber sido diagnosticados.- Los pacientes hipocondríacos no evitan a los médicos y hospitales ni presentan respuestas de ansiedad inmediata al encuentro con los mismos.De cualquier manera, distintos estudios factoriales han hallado que existen dos dimensiones diferentes en la hipocondría, la nosofobia por un lado y la convicción de enfermedad por otra. Existen evidencias de que las terapias conductuales de exposición serían más eficaces en los pacientes fóbicos mientras que los tratamientos que se centran en cambios cognitivos funcionarían mejor con aquellos pacientes que están convencidos de padecer la enfermedad.

*Nostofobia:Miedo a regresar al propio hogar.Suelen padecer este trastorno quienes viven o vivieron en ambientes rodeados de agresividad. Es importante que los familiares de estos pacientes sean comprensivos con ellos y los traten afectuosamente si no quieren agravar su mal con un comportamiento hostil como respuesta a su fobia.El término proviene del griego "nostos" (regreso, retorno al hogar) y "phobos" (miedo).

*Novercafobia: Miedo a la propia madrastra.Este trastorno ha sido largamente explotado por los cuentos de hadas, donde la madrastra es en general un personaje malvado que se opone a la protagonista, e incluso pone en peligro su vida (por ejemplo, en el conocido caso de Blancanieves).

*Nucleomitufobia:Miedo a las armas nucleares.

*Nudofobia:Miedo a la desnudez.El término proviene del latín "nudus" (desnudo) y del griego "phobos" (miedo). Según el psicoanálisis, esta fobia es un síntoma del conflicto entre el deseo del individuo de mostrarse tal cual realmente es, y el miedo a las consecuencias en el caso de hacerlo. También se conoce como gimnofobia (ver).

*Numerofobia:Miedo a los números.

*Obesofobia:Miedo a engordar o a aumentar de peso. También se conoce como pocrescofobia.Este miedo a la gordura normalmente va acompañado de algún trastorno alimenticio, tal como la anorexia. Es por ello muy importante que los tratamientos de estos pacientes sean fundamentalmente psiquiátricos o psicológicos, para así llegar a las raíces del problema. No olvidemos que la salud de una persona con bajo peso está permanentemente en riesgo. La ayuda a estos pacientes también puede venir por parte de un nutricionista, que los asesore sobre qué tipo de dieta pueden seguir que, al mismo tiempo que mantenga su peso, les aporte todos los nutrientes necesarios. Asimismo, es recomendable que la familia entera se involucre. También los grupos de ayuda pueden ser de utilidad en estos casos.

*Oclofobia:Miedo a las multitudes y gentíos. También se conoce como demofobia o enoclofobia (ver).

*Ocofobia:Miedo a los vehículos.Aquellas personas que sufren de este trastorno experimentan miedo a los automóviles y a otros vehículos. Por ejemplo, están convencidos de que sufrirán un accidente (incluso cuando no suelen conducir). Esta fobia está relacionada con la amaxofobia, o el temor a conducir.

*Octofobia:Miedo a la figura del número 8.Se trata de un caso específico de numerofobia (miedo a los números), como también lo es la triscadecafobia (miedo al número 13). El origen de este término proviene del griego "okto" (ocho) y "phobos" (miedo). La fobia proviene de asociar al número 8 con un evento pasado traumático, posiblemente en la infancia se lo ha vinculado con una experiencia desagradable, y entonces la mente le atribuye una cantidad de significados negativos, como mecanismo de defensa, para mantenerse apartada de éste en el futuro. Hay quienes también relacionan la figura del número 8 con el infinito.

*Odinofobia:Miedo a sentir dolor. También se conoce como odinefobia o algofobia.

*Odontofobia:Miedo a los dientes o a la cirugía dental. Véase dentofobia.

*Oenofobia:Miedo a los vinos.

*Ofidiofobia:Miedo a las serpientes.Esta fobia a las serpientes es llamada en un término más general herpetofobia (miedo a los reptiles). Es una de las fobias más comunes, especialmente de las que se encuentran en el grupo de la zoofobia (miedo a los animales). Hay que tener cuidado de distinguir entre la gente que teme o no le agradan las serpientes por su veneno o el peligro que implican. En cambio, un típico ofidiofóbico no solamente teme a las serpientes cuando las enfrenta sino que también le asusta pensar en ellas, verlas en televisión o en una foto. En este último caso, el miedo es totalmente irracional, de un principio de miedo racional éste se ha expandido hasta llegar a constituir una fobia.Esta fobia específica constituye un tipo de trastorno de ansiedad. Es un miedo tan frecuente que se ha llegado a pensar que sea instintivo en los humanos. Para aquellos que viven en la ciudad no supone un problema en su vida diaria, pero sí es una dificultad para quienes trabajan en el campo. Es importante comprender de dónde viene, en cada caso, el miedo a las serpientes. Muchas veces puede ser el resultado de uno de estos eventos: que alguien de chicos los haya asustado tirándoles una serpiente encima, o poniéndola en su ropa; que hayan padecido una experiencia aterradora, como ser mordidos por uno de estos animales; que alguno de sus padres sea ofidiofóbico; que, habiendo sido educado en un ambiente católico, asocien la serpiente con el demonio; Un miedo totalmente irracional (adquirido al ver alguna película, por ejemplo).Luego es importante que la persona pueda verbalizar qué es exactamente lo que le asusta de las serpientes. Las razones más comunes son que sean viscosas, que no parpadean, que pueden picarte con su lengua (que en realidad usan para oler), que sean venenosas (cuando de hecho sólo un grupo de serpientes tiene veneno). Un buen método para alejar los miedos es hablar y explicarles a las personas la verdad sobre éstos y otros mitos sobre las serpientes. Cuando el miedo sea menos intenso, es posible que la persona vea como otros manipulan una inofensiva serpiente. Es posible, en los casos de miedo menos intenso, que más adelante incluso ellos se atrevan a tocarla o a manipularla, pero es importante no forzarlos, ya que la serpiente puede sentir su nerviosismo.

*Oftalmofobia:Miedo de ser mirado, o a ser observado fijamente. También se conoce como escopofobia o escoptofobia.No se trata de un miedo común, pero para aquellos que lo padecen es muy severo. Si no se lo trata, el fóbico puede tornarse paranoico y terminar siendo un prisionero en su propia casa. Hay algunos pasos que se pueden seguir para intentar sobreponerse a la oftalmofobia:- Encuentra a alguien dispuesto a practicar contigo. Debe ser un amigo de confianza o alguien de tu familia. Ve a una habitación donde puedas estar a solas con él y sentaos en una mesa uno enfrente al otro.- Haz que esta persona te mire. No con enojo, sino con curiosidad. Esta es la manera en la que la mayoría de las personas miran, pero no significa que sólo debas practicar con esta mirada.- Imagina que te están mirando porque eres un rey, una reina o cualquier otra figura de autoridad de reverencia. Devuelve la mirada, y haz contacto visual. Sonríe y di para ti mismo que no hay nada que temer al respecto.- Aparta la mirada por un tiempo y tómate un recreo, tal vez incluso deja que tu amigo se vaya de la habitación. Luego hazlo volver y repite los dos pasos anteriores. Intenta mantener cada vez intervalos más largos de contacto visual, o haz que tu compañero cambie la intensidad y el foco de la mirada.- Luego de un tiempo, cambia de persona. Volveréis a repetir los pasos hasta que nuevamente te sientas cómodo al ser mirado fijamente. Avanza con personas con las que te sientas menos cercano hasta que puedas lidiar con ser mirado prácticamente por cualquiera.Ten en cuenta los siguientes consejos: Mírate al espejo y practica mirarte a ti mismo antes de interactuar con otra persona. Es una buena práctica y a menudo menos intensa.Sólo porque tengas un miedo anormal y único no significa que seas discapacitado. Si sufres de oftalmofobia deberías buscar ayuda profesional.

*Oicofobia:Miedo a los alrededores del hogar.

*Olfactofobia:Miedo a oler o a los olores.Este miedo, o hipersensibilidad psicológica a los olores, generalmente ocurre en los pacientes crónicos de migraña, quienes pueden padecer de migrañas detonadas por olores. Estas migrañas son más frecuentemente detonadas por olores desagradables, pero la hipersensibilidad puede extenderse a todos los otros olores. Un estudio encontró que el 25% de los pacientes de migraña tienen algún grado de olfactofobia.Algunos pacientes tratan su migraña con cierto éxito utilizando olores agradables, tales como la menta o la lavanda.

*Ombrofobia:Miedo a la lluvia o a ser mojado por ella. También se conoce como pluviofobia.

*Onirofobia:Miedo a soñar o a los sueños. También se conoce como oneirofobia.Un término acuñado con cierto descuido para "miedo a los sueños o a soñar", se originó primero en el libro "The dream frontier", escrito por Mark Blechner, un neuro-psicoanalista en el Instituto William Alanson White. Este término neologístico no ha sido aceptado oficialmente en la comunidad científica pero informalmente se lo utiliza para describir un miedo persistente a los sueños. Hasta cierto punto, las personas con onirofobia pueden tener miedo de dormir o de recordar sus sueños porque no quieren que nada les recuerde o les exponga las más íntimas partes de su vida que los sueños normalmente representan. La onirofobia puede ser superada a través del análisis reiterado de los propios sueños, usando distintos procedimientos. Un acercamiento apropiado sugerido por Blechner es el de darle el texto de tu sueño a un amigo, pedirle que escriba todos sus pensamientos sobre tu sueño y que después te los dé. Muchos de éstos inicialmente pueden impresionar al soñador, pero gradualmente, a medida que pase el tiempo, el soñador puede ir integrando aquellos aspectos del sueño que le resultan más difíciles de incorporar.

*Onirogmofobia:Miedo a los sueños húmedos.

*Onomatofobia:Miedo a escuchar determinada palabra.

*Opiofobia:Miedo a los experimentos médicos.

*Optofobia:Miedo a abrir los propios ojos.

*Ornitofobia:Miedo a los pájaros.Se trata de una fobia más específica dentro del grupo de la zoofobia (miedo a los animales). Quienes padecen de esta fobia experimentan una indebida ansiedad acerca de encontrarse o incluso ser atacados por las aves, más allá de que puedan darse cuenta de que sus miedos son irracionales. El temor puede deberse a las plumas, a las patas o al pico del ave, a verlas volar y sentir que van a atacarlo al fóbico, etc. El miedo puede tener su origen en algún episodio traumático en la  infancia vinculado con las aves, o incluso desprenderse de que alguno de los padres del fóbico también lo hayan sido, y le hayan transmitido su temor. Para alguien que padece de esta fobia, el miedo puede ser detonado tanto al ver un ave volar, o en una jaula, así como incluso en televisión, una película o incluso una fotografía.La ornitofobia fue inmortalizada en la cultura popular por la película Los Pájaros, con guión de la novelista Daphne Du Maurier y el escritor de historias de detectives Evan Hunter, y dirigida por el inimitable maestro del suspenso, Alfred Hitchcock. En la película, sin embargo, el miedo de los protagonistas hacia las aves es racional, desde el momento en que los pájaron repentinamente comienzan a atacar a las personas en grupos cada vez más grandes y cada vez más agresivos. Se trata de una película aterradora y memorable.El término "ornitofobia" deriva del griego "ornithos" (ave) y "phobos" (miedo).

*Ortofobia:Miedo a la propiedad.

*Osmofobia:Miedo a oler.

*Ostraconofobia:Miedo a los mariscos.

*Pagofobia:Miedo a las heladas o las escarchas.

*Panofobia:Miedo a todo. Las personas que padecen de esta anormalidad psicológica experimentan miedo a todo, pero más precisamente temen morbosamente al miedo mismo. Se trata de una condición médica conocida como "miedo no específico" o "el miedo a todo" y se describe como "una vaga y persistente amenaza de algún mal desconocido". La panofobia, también llamada omnifobia, polifobia, pantofobia o panfobia, con frecuencia se encuentra como una condición secundaria de la esquizofrenia.

*Panzofobia:Miedo a sufrir o enfermar.

*Papafobia:Miedo al Papa.

*Papirofobia:Miedo al papel.

*Parafobia:Miedo a la perversión sexual.

*Paralipofobia:Miedo a contraer responsabilidades, debido a la ausencia real o imaginaria de capacidad.

*Parascevedecatriafobia:Miedo a los días viernes y 13 (aplicable al martes 13 español).El viernes 13 es considerado un día de mala suerte en países de habla inglesa, francesa o portuguesa alrededor del mundo, así como también en Alemania, Finlandia, Holanda, Bélgica, Polonia, Bulgaria, Dinamarca, Suecia, Noruega, República Checa y Eslovaquia. Es curioso que el día de mala suerte en los países latinos sea el martes (como dice el famoso refrán "Los martes no te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes"), para los países anglosajones sea el viernes. Y aún más llamativo es que los japoneses consideren el viernes 13 como un día particularmente afortunado. En Italia se considera de mala suerte el viernes 17.La parascevedecatriafobia es una forma especial de la triscaidecafobia, miedo al número 13 (ver). De acuerdo con el Centro de Manejo del Estrés e Instituto de Fobias de Asheville, Carolina del Norte (EEUU), más de 67 millones de personas están afectadas en los Estados Unidos por el miedo a este día. Algunas personas resultan tan paralizadas por sus temores que evitan sus rutinas normales como hacer negocios, tomar vuelos o incluso salir de la cama. Se calcula que se pierden entre 800 y 900 millones de dólares en los negocios ese día. A pesar de esto, los representantes de Delta y Continental Airlines dicen que sus empresas no sufren de un descenso notable en sus viajes aquellos viernes. Un estudio del British Medical Journey ha mostrado que hay un incremento significativo en los accidentes de tráfico los viernes 13.El sexto día de la semana y el número 13 tienen mala reputación desde tiempos inmemoriales, y su conjunción inevitable entre una y tres veces al año acarrea más mala suerte de la que las mentes crédulas pueden soportar. Algunos dicen que es la superstición más expandida en los Estados Unidos: hay gente que no va a trabajar ese día, algunos no comen en restaurantes, muchos ni siquiera pensarían en organizar su boda ese día. Qué tan vieja es esta superstición es algo difícil de determinar, debido a que rastrear los orígenes de las supersticiones es una ciencia muy imprecisas. De hecho, es más que nada un enigma.Sin embargo, en los últimos años puede decirse que la superstición se ha visto reforzada por la serie de películas protagonizadas por Jason, Viernes 13.

*Parasitofobia:Miedo a los parásitos.

*Partenofobia:Miedo a las vírgenes o a las chicas jóvenes.Las fobias sexuales pueden ser extrañas, pero nunca graciosas. De hecho, pueden destruir la vida social de una persona, acecharlo en sus sueños e incluso terminar con una relación de pareja. En el caso de la partenofobia, quienes la padecen temen a las vírgenes o a las chicas jóvenes, es un miedo intenso de algo que no posee un peligro real. Las víctimas a menudo se dan cuenta de que su miedo es algo irracional, pero cuando se proponen enfrentarlo, o incluso piensan en enfrentar la situación tan temida, ésta puede acarrearles un ataque de pánico o ansiedad severa.Una persona que sufra de partenofobia puede padecer de respiración entrecortada, quedarse sin aliento, sudor por todo el cuerpo, náuseas, vómitos, malestar, ataques de ansiedad, nerviosismo, sentir que están perdiendo la razón, sequedad bucal, incoherencia, sentimientos de parálisis, miedo a morir, un sentimiento de aislamiento o de desprendimiento del mundo.No es cierto que la persona que padezca esta fobia vaya a experimentar todo esto al acercarse a las vírgenes, ya que ellos comprenden que sus pensamientos pueden ser irracionales. Sin embargo, no tienen manera de contener los sentimientos de ansiedad y de amenaza. Este miedo irracional conlleva una vida llena de soledad y ansiedad. Incluso pueden temer salir en público debido al miedo a estar cerca de chicas vírgenes. Esto lleva a la incapacidad para construir relaciones apropiadas a medida que envejecen, por miedo a tener chicas jóvenes con ellas.Muchas personas que padecen esta fobia se sorprenderían de saber que no están solas en este trastorno sorprendentemente común, aunque a menudo no se hable de ello. Las opciones de tratamiento para librarse de la partenofobia son la terapia, la programación neurolingüística y la hipnoterapia.

*Parturifobia:Miedo a dar a luz. También se conoce como locquiofobia, maieusifobia o tocofobia. En el año 2000, un articulo publicado en el British Journal of Psychiatry (2000, 176: 83-85) describió el miedo a dar a luz como un desorden psicológico, cuando antes había recibido poca o ninguna atención.La fobia al nacimiento del niño, como cualquier otra fobia, puede manifestarse a través de un número de síntomas que incluye las pesadillas, dificultad de concentrarse en el trabajo o en actividades familiares, ataques de pánico y dolencias psicosomáticas. A menudo el miedo al parto motiva una consulta para hacerse una cesárea por elección. El miedo a los dolores de parto está fuertemente asociado con el miedo al dolor en general; un parto previo que se haya complicado, o en el cual el dolor no se haya aliviado adecuadamente, también pueden causar que esta fobia se desarrolle.Hay actualmente un debate entre las comunidades obstétrica y psiquiátrica al respecto de si una mujer tiene el derecho de elegir el modo de dar a luz –o sea, el derecho de las mujeres a pedir una cesárea- o enfatizar en los métodos disponibles para ayudarlas a sobreponerse al miedo del parto vaginal. Estudios preliminares suecos y finlandeses demostraron los resultados del tratamiento durante el embarazo, cuando más de la mitad de las mujeres se retrajo de su pedido luego de haber sido capaces de discutir sus ansiedades y miedo, y los partos vaginales luego de este tratamiento fueron exitosos.La parturifobia es un estresante desorden psicológico que puede ser pasado por encima por los profesionales de la salud. Como cualquier otra fobia específica o desórdenes de ansiedad, la parturifobia puede estar asociada con la depresión y el desorden de estrés postraumático. El reconocer la parturifobia y entablar una relación cercana con los obstetras u otros especialistas médicos puede ayudar a reducir su severidad y asegurar un tratamiento eficiente.

*Patofobia:Miedo a las enfermedades.

*Patroyofobia:Miedo a la herencia.

*Pecatofobia:Miedo a pecar o a los crímenes imaginarios.

*Pediculofobia:Miedo a los piojos.

*Pediofobia:Miedo a las muñecas.Esta fobia es muy común en los niños pequeños, pero en algunos casos persiste hasta la adultez. En el caso de los pequeños, muchas veces se asustan cuando ven a sus personajes televisivos favoritos en tamaño real, es decir, a una persona disfrazada de Mickey Mouse, de Barney el dinosaurio o de Teletubbie. Esta fobia puede estar relacionada con la coulrofobia (miedo a los payasos). La reacción de los pequeños es muy clara, se ponen a llorar ante los movimientos bruscos de esa criatura enorme (más grande que sus padres). No hay que preocuparse, ya que esos miedos son el reflejo de una ligera inmadurez emocional. Es importante no forzar al niño a enfrentarse con estos miedos, sino simplemente dejar que el tiempo transcurra y que éstos desaparezcan.En un caso menor de situaciones, las muñecas pequeñas también pueden causar pediofobia, más allá de que estén hechas a la medida de los niños y diseñadas para que éstos jueguen con ellas. Tal vez una muñeca normal puede tener una expresión que le cause pavor al sólo mirarla, o bien que el pequeño se asuste cuando una de esas muñecas llora súbitamente y después no quiera volver a tocarla.Hay incluso adultos que luego de un incidente de este tipo en la infancia, siguen temiendo a determinadas muñecas, como las de porcelana, que tienen una expresión muy real. Algunos sostienen que de niños estaban convencidos de que sus muñecas cobraban vida y se movían por sus propios medios mientras ellos dormían, y si bien de adultos comprenden que son temores irracionales, no pueden hacerlos a un lado con facilidad.Esta fobia suele tratarse con medios de exposición gradual, utilizando una serie de muñecas hasta llegar a las que más asustan al paciente. Al final del tratamiento, es posible que el paciente pierda su miedo al punto de poder llevarse una figura de éstas a su casa y poder jugar con ella sin inconvenientes.

*Pedofobia:Miedo a los niños.Este término (que no debe ser confundido con pedofilia, la perversión sexual donde se desea a los niños) proviene del griego "pais" (niño) y "phobos" (miedo). Quienes padecen de pedofobia sufren episodios de ansiedad aún cuando se dan cuenta de que el temor a los niños o los bebés no tiene fundamento. Por lo tanto, criar niños o tenerlos alrededor puede producir malestar.Se trata de un problema que, aún cuando ha sido poco estudiado y casi nunca tratado, es la causa de innumerables conflictos sociales generalmente relacionados con problemas familiares, dentro de la escuela o en el vecindario. Muchos niños son todos los años víctimas de los más horribles asesinatos, golpes y crueldades. Tales delitos acostumbran ser agravados por motivos triviales, porque las causas esgrimidas por los agresores serían que la víctima estaba haciendo ruido o manifestando su agitación natural.En los Estados Unidos es notorio el crecimiento de la pedofobia social. Los hombres solteros se rehúsan a sentarse junto a un niño en los aviones. En Nueva Cork, una mujer fue presa por solamente estar viendo a los niños jugar, ya que la legislación norteamericana actualmente prohíbe a la gente que observe jugar a los niños. Desde 1925, en aquel país, el asesinato de niños menores de cuatro años aumentó seis veces, y el asesinato de chicos entre cinco y catorce años se ha duplicado. Se verificó que la mayoría son muertas por los adultos y un tercio, por sus propios padres. También en Nueva Zelanda, en los últimos 20 años, el número de chicos asesinados por sus mayores aumentó 58%. Es una lamentable tendencia mundial.Las organizaciones de servicio social, los derechos humanos y la justicia social han estado abordando el miedo a los niños por décadas. Las Naciones Unidas han creado la Convención de los Derechos del Niño, que implícitamente está diseñada para referirse a la pedofobia fomentando la equidad intergeneracional entre niños y adultos.La influencia del miedo a los niños en la cultura popular americana ha sido examinada por analistas críticos de los medios masivos de comunicación, quienes han identificado los efectos de la pedofobia tanto en las películas de Disney como las de horror. Una gran cantidad de autores y académicos ha sugerido que el miedo popular y moderno a los niños de hecho se desprende de la corporación de los medios masivos y su complicidad con un rango de intereses políticos y económicos.Otras fobias focalizadas en la edad son la efebofobia y la gerontofobia. La pedofobia tiene algunos resultados reconocidos como ser el paternalismo y, por extensión, la discriminación por la edad (en inglés, ageism).

*Peladofobia:Miedo a la gente calva. Véase falacrofobia.

*Pelagrofobia:Miedo a la pelagra (tipo de avitaminosis).

*Peniafobia:Miedo a la pobreza.

*Penterafobia:Miedo a la suegra.

*Piretofobia:Miedo a la fiebre. También se conoce como febrifobia, fibrifobia o fibriofobia.En general, quienes experimentan esta fobia, que les causa mucha angustia y ansiedad, son los padres ante la fiebre de un hijo. En realidad, el miedo a la fiebre se basa en una serie de mitos que los doctores hacen lo posible por erradicar, a saber:- La fiebre no es una enfermedad en sí, sino un síntoma.- No todas las fiebres son malas para los niños, ya que activan el sistema inmunológico del organismo. Son, por lo tanto, un mecanismo protector del cuerpo y lo ayudan a combatir las infecciones.- Muchos padres creen que la fiebre por encima de los 40 grados son peligrosas porque pueden causar daño cerebral. Pero en realidad, sólo una temperatura corporal por encima de los 42 grados puede ser tan grave, y las fiebres sólo llegan tan alto con las temperaturas ambientales (por ejemplo, si se deja al chico encerrado en un automóvil).- Sólo 4% de los niños tienen convulsiones febriles, y éstas –si bien son difíciles de tolerar para quienes lo están viendo- normalmente paran antes de cinco minutos y no causan un daño permanente.- La fiebre sólo debe ser tratada con medicamentos si causan malestar, lo que normalmente no sucede por debajo de los 39 grados. Con tratamiento, la fiebre no necesariamente desaparece, sino que disminuye uno o dos grados, y no todas las fiebres reaccionan frente al medicamento, sin que esto implique que sean más o menos severas.- No es tan importante la temperatura en sí, sino cómo se siente el niño. Si éste manifiesta un gran malestar, o se lo ve muy decaído, entonces sí es importante consultar al médico.

*Pirofobia:Miedo al fuego. También se conoce como arsonfobia.Quienes padecen de esta fobia temen al fuego así como a todo ello que se relaciona con las altas temperaturas. No es una fobia demasiado común, si bien algunas personas pueden experimentar este temor de algún grado. Sus síntomas (similares a los de todas las otras fobias extremas) incluyen ataques de pánico agudos, dificultad para respirar, palpitaciones, vértigo y náuseas. A veces estas sensaciones pueden volverse muy acentuadas.Muchos individuos que padecen este temor buscan afrontarlo pero muchas veces son vencidos por el miedo. Para ello, es necesario tratarse con terapia psicológica.

*Placofobia:Miedo a las lápidas.

*Plutofobia:Miedo a las riquezas y la opulencia.

*Pluviofobia:Miedo a la lluvia o a que la lluvia lo moje a uno. También se conoce como ombrofobia.Los que padecen de este extraño trastorno tienen un miedo incontrolable de mojarse con la lluvia. En casos aún menos frecuentes, los fóbicos pueden desarrollar una variación llamada pluviofobia obsesiva. En este caso, los que padecen de la fobia pueden adquirir y diseminar idolatría por dispositivos creados originalmente para protegerse en la intemperie, como los paraguas, los toldos, los sombreros y en los casos más comunes, los impermeables.La pluviofobia afecta normalmente a adultos que viven en ciudades grandes y húmedas, y en algunos casos, está relacionada con otra fobia: la hidrofobia, o miedo al agua.El principal agente causante de la pluviofobia, a diferencia de la hidrofobia, no es el miedo a ahogarse, sino el asco que provoca el agua de lluvia. En los últimos años, ha crecido la cantidad de impurezas y microorganismos patológicos transportados por el agua de lluvia, contribuyendo esto a que aumentaran los casos de esta fobia. Principalmente en los grandes centros urbanos, la mezcla de masas atmosféricas limpias con aquellas cargadas de contaminación genera lluvia ácida, que a su vez causa daño a la piel y al cabello. En las épocas de más precipitaciones, es común que también aumenten los casos de enfermedades transmitidas por el agua, como el dengue, el cólera, la leptopirosis, la hepatitis A y la diarrea.

*Pneumatifobia:Miedo a los espíritus. También se conoce como neumatifobia.

*Pnigofobia:Miedo a ahogarse y a atragantarse. También se conoce como pnigerofobia.Quienes padecen de esta fobia, temen atragantarse o ser ahogados. Esta fobia incluye el atragantarse con comida, tal como con una espina de pescado, o fumando. Una persona con este miedo evitará los lugares llenos de humo o a la gente que fuma. También pueden intentar evitar envolverse con frazadas o acolchados pesados, o salir en días de mucha humedad debido a que esto puede provocar dificultades respiratorias. Los síntomas incluyen temblor o incremento de la frecuencia cardiaca cuando se está cerca de algo que pueda causar que el fóbico se atragante o se sofoque.

*Pocrescofobia:Miedo a aumentar de peso. Véase obesofobia.

*Pogonofobia:Miedo a las barbas.

*Poinefobia: Miedo al castigo. También se conoce como mastigofobia.


Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Psicologia

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.