Monografias.com > Anatomía
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Huesos y musculos




Enviado por pamerox



    Indice
    1.
    Introducción

    2. Las Articulaciones
    3. Enfermedades de los
    Huesos

    4. Enfermedades de los
    Músculos

    5. Conclusión
    6. Bibliografía

    1.
    Introducción

    El cuerpo del adulto humano esta formado por 206
    huesos
    aproximadamente, los cuales son rígidos y nos sirven para
    proteger a los órganos blandos de nuestro organismo. Los
    huesos
    están formados en su mayor parte por calcio, y a su vez
    ayudan al equilibrio de
    éste (homeostasis).

    Los huesos forman el esqueleto, el cual se divide en
    dos:
    – Esqueleto Axia = formado por el cráneo, huesos faciales,
    costillas, esternón, y columna vertebral.
    – Esqueleto Apendicular = formado por la cintura escapular, los
    huesos de las extremidades superiores e inferiores, y por la
    cintura pélvica.

    Los huesos también son afectados por diversas
    enfermedades, las
    cuales daremos a conocer a lo largo del trabajo, al igual que la
    de los músculos.
    Los músculos son caracterizados por su capacidad para
    contraerse, por lo general en respuesta a un estímulo
    nervioso. La unidad básica de todo músculo es la
    miofibrilla, estructura
    filiforme muy pequeña formada por proteínas
    complejas.

    2. Las
    Articulaciones

    Son zonas de unión entre los huesos o
    cartílagos del esqueleto. Estas se dividen en tres grandes
    grupos: las
    móviles o sinoviales, las fijas o fibrosas, y las
    cartilaginosas.

    Sinoviales
    Las articulaciones
    sinoviales permiten realizar una amplia gama de movimientos, y a
    su vez las sinoviales están envueltas por una cubierta
    deslizante llamada "sinovia".
    Las sinoviales a su vez se dividen en subarticulaciones:
    Articulaciones de
    bisagra: Permiten efectuar movimientos que nos permiten
    inclinarnos y erguirnos, en conclusión hacer movimientos
    de bisagra. Ej.: el codo, la rodilla, los nudillos.
    Deslizantes: Nos permiten realizar movimientos en todas
    direcciones, debido a que las superficies óseas opuestas
    son planas o ligeramente curvas. Ej.: huesos de la columna,
    muñeca, y los tarsos.
    Pivotantes: Todas las pivotantes son tipos especiales de
    articulaciones de bisagra, y se caracterizan por girar en
    torno a un
    eje. Ej.: articulación del cuello, el codo, base craneal,
    entre el húmero y el cúbito. La pivotante del
    cuello permite voltear la cabeza, y la del codo permite torcer el
    antebrazo.
    Esféricas: Tienen forma de bola y receptáculo, y se
    caracterizan por el libre movimiento, y
    en cualquier dirección. Ej.: cadera, hombro.

    Fibrosas
    Estas articulaciones no tienen sinovia, y los huesos están
    unidos por un tejido resistente y fibroso que les permite muy
    poco, o ningún, movimiento.
    Ej.: las de la espalda, el sacro, cráneo, algunas del
    tobillo, y pelvis.
    Pero las articulaciones de la columna no son del todo inmovibles,
    ya que son lo suficientemente flexibles como para permitir
    algún movimiento y mantener su papel de
    soporte de la columna vertebral.

    Cartilaginosas
    Este tipo de articulaciones se forman entre el hueso y el
    cartílago, y debido a que el cartílago es flexible,
    realizan movimientos sin necesidad de la sinovia.
    Ej.: entre las costillas y el hueso del pecho.

    Contracción Muscular
    Los músculos estriados están constituidos por un
    gran número de células o
    fibras musculares, que si bien tienen un calibre muy
    pequeño (10-100 micras), pueden llegar a tener una gran
    longitud (hasta 3 cm.). Cada fibra muscular contiene varios
    cientos o millares de miofibrillas. Cada miofibrilla tiene a su
    vez filamentos de actina y miosina (moléculas de
    proteína) que se interdigitan a lo largo de toda la fibra
    muscular, motivo por lo que se aprecian bandas o discos claros y
    oscuros que se alternan. Los filamentos de actina pueden
    deslizarse entrando y saliendo de los espacios existentes entre
    los filamentos de miosina, produciéndose así la
    contracción y la relajación.

    3. Enfermedades
    de los Huesos

    Osteoporosis
    Es una enfermedad que afecta directamente al hueso, y se
    caracteriza por una disminución de la masa ósea;
    los huesos afectados son más porosos y se fracturan con
    más facilidad que el hueso normal. Son frecuentes las
    fracturas de muñeca (radio),
    vértebras y cadera, aunque puede aparecer en cualquier
    hueso. Las mujeres de raza blanca son las más susceptibles
    de padecer la enfermedad.
    Otros factores de riesgo pueden ser
    la inadecuada ingestión de calcio, actividad física insuficiente,
    ciertos medicamentos (como los corticoides), o antecedentes
    familiares de osteoporosis. La
    forma más frecuente de la enfermedad es la osteoporosis
    primaria; se refiere a la osteoporosis postmenopaúsica, o
    por déficit de estrógenos (Tipo I) que se observa
    en mujeres cuyos ovarios han dejado de producir hormonas
    (estrógenos).
    Otros tipos pueden ser osteoporosis relacionada con la edad (Tipo
    II), que afecta a las personas mayores de 70 años, y la
    osteoporosis idiopática, enfermedad poco frecuente, de
    causa desconocida, que afecta a las mujeres
    premenopaúsicas y a los hombres jóvenes o de
    mediana edad.
    La osteoporosis secundaria puede estar causada por inactividad
    debida a parálisis u otras causas como la ingravidez
    espacial; enfermedades endocrinas y
    nutricionales, tales como la anorexia
    nerviosa; enfermedades específicas y ciertos medicamentos.
    La prevención y el tratamiento de la osteoporosis incluyen
    la
    administración de estrógenos, progesterona o
    ambos, en mujeres postmenopaúsicas, suplementos de calcio
    y otros nutrientes, ejercicio y nuevos fármacos como la
    calcitonina.

    Raquitismo
    Enfermedad producida por un déficit nutricional,
    caracterizada por deformidades esqueléticas. El raquitismo
    está causado por un descenso de la mineralización
    de los huesos y cartílagos debido a niveles bajos de
    calcio y fósforo en la sangre. La
    vitamina D es esencial para el mantenimiento
    de unos niveles normales de calcio y fósforo. El
    raquitismo clásico, enfermedad carencial de la infancia
    caracterizada por desarrollo
    inadecuado o fragilización de los huesos, está
    producido por una cantidad insuficiente de vitamina D en la
    dieta, o por ciertas enfermedades que impiden la
    asimilación de las sales de calcio por la
    eliminación excesiva en el riñón de calcio y
    fósforo o por radiación
    ultravioleta solar insuficiente, lo que bloquea la
    conversión en la piel de
    7-dehidroesteroles, tales como ergosterol y 7-dehidrocolesterol,
    que originan las vitaminas D2
    (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol) respectivamente.
    En adultos, la deficiencia de vitamina D se manifiesta como
    osteomalacia (reblandecimiento de los huesos), trastorno debido a
    la mineralización inadecuada del hueso. En los niños
    existe un fracaso adicional de la mineralización del
    cartílago de crecimiento en los extremos de los huesos. El
    hueso nuevo inadecuado es propenso a deformarse. El tipo de
    deformidad esquelética depende en gran medida de la edad
    del niño cuando se produce la deficiencia de vitamina D.
    En general, se deforman los tobillos y las muñecas y
    aparecen abultamientos en las costillas formando el llamado
    rosario raquítico; la cabeza se agranda y el tórax
    se estrecha. Un niño que todavía no ha aprendido a
    andar desarrolla deformidades vertebrales, mientras que un
    niño que ya anda las desarrolla en las piernas. El
    sistema
    nervioso también sufre alteraciones, los niños
    afectados son irritables, tienen dificultades para dormir y
    presentan sudoración excesiva. Las alteraciones producidas
    en los músculos provocan el abultamiento del vientre,
    característico de esta
    enfermedad.

    4. Enfermedades de los
    Músculos

    Distrofia muscular
    Enfermedad incapacitante caracterizada por una
    degeneración creciente del músculo
    esquelético. Su curso clínico es progresivo; con el
    paso del tiempo aumenta la
    debilidad, y disminuyen la funcionalidad y la masa muscular hasta
    que el paciente necesita una silla de ruedas para desplazarse. No
    se producen remisiones. Hay varias formas clínicas, que se
    diferencian unas de otras por el patrón de
    transmisión hereditaria, por la edad de inicio de la
    enfermedad y por la distribución de los grupos musculares
    afectados. En todas las formas de la enfermedad se detectan
    anormalidades microscópicas en el examen
    histológico del músculo estriado.

    Formas clínicas
    En la distrofia muscular de Duchenne los síntomas se
    inician antes de los cinco años. Al principio, se ven
    afectados los músculos de la pelvis y el tronco, que
    producen una escoliosis y una marcha tambaleante. Al final de la
    adolescencia
    existe atrofia de casi todos los grupos musculares. La muerte
    sobreviene por debilidad de los músculos respiratorios o
    por afección del miocardio. La enfermedad se hereda de
    modo recesivo ligado al cromosoma X, por lo que
    prácticamente sólo aparece en varones. La distrofia
    muscular de Becker es una forma leve de la distrofia muscular de
    Duchenne.
    La distrofia muscular facio-escápulo-humeral afecta a
    ambos sexos por igual. Produce atrofia y debilidad en la
    musculatura de la cintura escapular y de los miembros superiores.
    Los síntomas se inician al principio de la pubertad, pero
    en los primeros años de vida ya puede apreciarse la
    característica debilidad de los
    músculos faciales. La mayoría de los pacientes son
    capaces de caminar hasta edades avanzadas.
    La distrofia de cintura afecta a ambos sexos y puede
    desarrollarse a cualquier edad. Pueden verse afectados los
    músculos de la cintura escapular o pelviana; su
    progresión es lenta; al final de la vida, la
    mayoría de los músculos del esqueleto están
    afectados.
    En la distrofia muscular miotónica existe, además
    de atrofia y debilidad, lentitud en la relajación muscular
    postcontracción. Pueden asociarse cataratas bilaterales y
    alteración de las funciones
    reproductivas. La edad de inicio y la gravedad de los
    síntomas es variable, pero tiende a ser más precoz
    y más grave en las generaciones más jóvenes
    de una familia afectada,
    en especial los hijos de madres enfermas. Afecta por igual a
    ambos sexos.

    Tratamiento
    Las distrofias musculares se originan por una mutación
    genética,
    pero no se conocen los mecanismos bioquímicos responsables
    de la degeneración muscular. No hay tratamiento
    específico. Se deben emplear medidas generales
    sintomáticas que incluyen la fisioterapia y la terapia
    ocupacional. Las modernas pruebas
    genéticas, que determinan la existencia de genes de las
    diferentes formas clínicas, permiten un diagnóstico rápido y exacto. Estas
    pruebas
    también sirven para el diagnóstico de mujeres portadoras de genes
    de las distrofias de Duchenne y Becker.

    5.
    Conclusión

    Luego de haber realizado ésta investigación acerca de los músculos
    y los huesos, nos podemos dar cuenta que aunque nosotros los
    veamos como partes comunes de nuestro cuerpo, en realidad nos son
    de bastante utilidad desde el
    día en que nacemos. Ambos (músculos y huesos) van
    tremendamente unidos, ya que si llegase a fallar alguno de los
    dos, el otro quedaría inutilizable. Esto se debe a que el
    esqueleto, formado por huesos, nos permite tener movilidad y
    éstos son accionados por los distintos músculos que
    hay en nuestro cuerpo.

    6.
    Bibliografía

    Enciclopedia Media Moderna, Tomo 3
    Anatomía
    Humana.
    Atlas Temático: Anatomía Humana.
    El mundo del Saber: El cuerpo
    Humano.
    Cuerpo Humano
    1.0
    Didacta, Enciclopedia Temática: El Cuerpo Humano y la
    Salud.

     

     

    Autor:

    Pamela Roxana

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments