Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

"El diablo" y otros relatos de una comunidad afrocolombiana (página 2)




Partes: 1, 2


"Chilita", al escuchar esas propuestas lujuriosas que los areneros públicamente le hacen, ríe a carcajadas, se emociona, se contonea y se llena de ardor porque ella sabe que con cualquiera de ellos la noche pasará y su pasión calmará. Pero_ ¿Qué va?, dicen sus hermanas, ella no se tranquiliza con uno, porque siempre quiere otro y otro más. Por eso, al verle metida en ese infierno de lujuria que por nada quiere cambiar, creen que "Chilita" pudo haberle dado "maranguango" o alguna poción embrujada a su marido para que no se percatara de todas las picardías que hace; porque, desde que cogió la manía del "perreo", no ha dejado la costumbre de ir a Juanchito a bailar, beber ron y guarichar.

Monografias.com

7. FOTOGRAFÍA TOMADA EN EL RÍO TELEMBÍ, NARIÑO, 1990

Dice Vicky, su sobrina, que el "Curandero" es un viejo jubilado de Los Correos Nacionales que se "echó" a su tía cuando apenas tenía doce años, a los catorce la embarazó y a los veinte ya la había convertido en mamá de tres hijas y dos hijos que ella solamente parió, porque el cuidado siempre estuvo bajo la responsabilidad del papá. Aunque sobre dicha paternidad, sus hermanas tenían algunas dudas puesto que, tanto la pigmentación como la clase de cabello, diferían notoriamente entre las tres hijas y los dos hijos. Pero eso no le preocupaba a "Chilita" porque tan pronto el "Curandero" había mostrado su desconcierto, ella le había explicado que eso se debió a que, en el momento de la concepción del uno hubo un eclipse de luna que influyó sobre las características físicas de la criatura; y en el otro se había presentado una tormenta eléctrica que lo afectó de igual manera. Esta es otra razón para que sus hermanas le reprochen porque el "Curandero", su marido, es un hombre bueno y estimado por la comunidad ya que, gracias a sus conocimientos sobre el valor balsámico de las plantas, a muchos hombres ha sanado con "balsánica" cuando lo han necesitado y a las mujeres no les ha faltado el "chamico" para enamorar. También, porque gracias a sus consejos las viejas han ido abandonando poco a poco la bárbara costumbre de aplicarles alcohol caliente sobre la vulva de las negritas recién nacidas (véase encuesta 6.2).

Al respecto, recuerda el "Curandero" que para él eso fue muy impactante cuando, tan pronto había nacido su hija, miró que su suegra cogía un algodón, lo empapaba en alcohol, lo prendía y lo dejaba que ardiera un momento, luego lo apagaba y, así caliente, había intentado aplicárselo en la vulva de su bebita. Entonces, él con furia la había apartado de un empellón y no le había permitido cometer semejante disparate. Luego, preguntando por la razón que pudo haber tenido su suegra para someter a su nieta a tal martirio, le explicaron que esa era una práctica tradicional de la comunidad, utilizada para disminuir el tamaño de la vulva que, en su estado natural, era muy abultada, incómoda y poco atractiva para los hombres. Pero, como esas razones no le convencieron plenamente, siguió investigando con otras informantes y le dijeron que utilizaban ese método empírico para cauterizar el clítoris y disminuir el deseo sexual de las negritas, -de por sí elevado- dice el viejo; porque allí no termina el ataque al sufrido cuerpecillo ya que, cuando las niñas empiezan a sentir el calor del deseo que se les convierte en fuego con las caricias, lo enfrían con cubos de hielo y, de ese modo, dice el "Curandero": _si no lo cauterizaron en el primer intento, lo congelaron en el segundo.

Monografias.com

8. EXPOSICIÓN DE ESCULTURAS, MYRIAM BERMÚDEZ. CALI, 2009

Pero el asunto no termina ahí porque el "Curandero" ha seguido documentándose al respecto y, con estos datos más sus propias experiencias, ha llegado a sospechar que tales procedimientos han extinguido el punto anterior del clímax y le han dado esa función al otro que se encuentra ubicado más hacia el fondo. Por tanto para llegar hasta allí, ha exigido a la contraparte, alargar el "yatagán".

Monografias.com

9. EXPOSICIÓN DE ESCULTURAS, MYRIAM BERMÚDEZ. CALI, 2009

A la sazón, sabiendo que desde tiempo atrás se le había doblegado la voluntad, sin haber podido levantársela, a pesar de haber experimentado con toda clase de estimulantes, ha preferido seguir husmeando, porque no quiere fallarle a "Chilita", ya que para ella el "perrenque" siempre ha sido importante en la búsqueda de su placer, y por eso, cuando tiene la "mechuda" alborotada, le canta así: _ "Toma, toma y dame que eso es dicha"...

Hasta ahí, y en vista de las circunstancias, "Chilita" todo lo ha ido acomodando y manejando a su antojo; pero si le nombran el "Diablo" sale despavorida de donde estuviera y a la hora que fuera; porque siente un miedo pánico que le obliga esconderse donde no le pudiera encontrar. Pues, de ser así, la iba a "prender" a machete, tal como se lo había advertido. .

Monografias.com

10. EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍAS. BIBLIOTECA VIRGILIO BARCO, BOGOTÁ, 2009.

Al punto, y gracias a las malas artes de sus amigas las hechiceras, pudo enterarse que el condenado había escapado del presidio y estaba en una casa vecina bebiendo ron con su amante fortuita. Entonces, "Chilita" pensó que ese era el momento para librarse de esa alimaña, y le paso el "ondazo" a la "poli" para que le capturara; pero por sus culpas, tan pronto entró la autoridad a la pieza donde se suponía podía estar, el "Diablo" desapareció, como por encanto, y los uniformados se vieron en la vergonzosa necesidad de regresar a la cárcel sin haber podido recapturar al convicto.

Después de eso, el "Diablo" se perdió y nadie volvió a saber de su existencia, hasta que una tarde, mientras su hermana preferida y su hija platicaban tranquila y plácidamente en el corredor trasero de su casa, llegó agitado cargando un maletín en la espalda y con su revólver en el cinto. Apenas tuvo tiempo para sentarse en medio de ellas y en un momento advertirles que no le miraran, que hicieran de cuenta que no existía y que siguieran conversando. Dicho esto, serró los ojos.

Al poco rato, llegaron cuatro policías en pos de él; y lo buscaron en todas las piezas, debajo de las camas, en el desván y en cada rincón de la casa. Pero no lo encontraron y salieron desconsolados y mirándose aterrados unos a otros. El policía de mayor rango les dijo a los subalternos: _¿Ustedes percibieron ese olor a azufre que había dentro de esa casa? _ No era azufre, respondió el uno, era alcanfor. No, no era eso, dijo el otro, era orín. Lo que haya sido, alegó el último, de todos modos, producía mucho escozor.

Entre tanto, en el corredor trasero de la casa, el "Diablo" se reincorporó, sacó de la mochila un montón de billetes y se los puso a su hermana entre las piernas; le besó la panza prominente a su sobrina que estaba a punto de dar a luz y también le pasó otro montón de billetes; luego se dio un buen baño, se puso su "pinta" "bacana" y salió tranquilamente por la puerta del frente.

En seguida, su sobrina, no podía creer lo que había visto, por eso, con más susto que curiosidad, le preguntó a su mamá sobre ese extraño proceder de su tío, sobre quién era realmente su hermano. Y ella, la hermana más querida, le contó que cuando niño, su padre le había maltratado de todas las formas, lo que hizo que su hermano se volviera rebelde y rencoroso, hasta tal punto que llegara a amenazar al viejo de que lo iba a matar; pero esa amenaza no la hizo personalmente, sino valiéndose del gato negro que, una noche oscura, mostrándole sus ojos rojos encendidos, entre maullidos, le habló y le dijo: _ Miauuu...Yo voy a matar _a ese viejo desgraciado _ "tal por cual", miau, miau.

Monografias.com

11. FOTOGRAFÍA TOMADA EN CANDELARIA, VALLE DEL CAUCA, 2008

Ella quedó paralizada del horror que le había causado semejante hecho; entonces al día siguiente agarró el endiablado gato y lo tiró al río, pero por la noche volvió con sus maullidos a asustarle. Luego, la misma acción la volvió a repetir dos días más, y dos noches más volvió a aparecer con su maullido a estremecerle. Y para colmo de males, el muchacho rebelde no asomaba por la casa, andaba perdido; entonces ella sola volvió y atrapó al felino lo metió entre un costal con piedras y por la noche lo lanzó al río. Hasta allí llegó la existencia del horripilante minino. Tan pronto ella llegó a la casa, con la respiración agitada y con su asombro al límite, se percató que por el patio de atrás acababa de entrar, con la ropa mojada, su hermano menor.

Después de haber escuchado este crispante relato, su hija respiró profundo y lentamente, se frotó la panza para tranquilizar a la criatura que había estado moviéndose intranquila durante todo el rato; por eso, con ojos aterrorizados, le preguntó si sabía lo que su tío musitaba mientras estaban los policías en la casa buscándole, sin haberle encontrado; a pesar de que él estuvo allí, con ellas, sentado sobre el maletín. La mamá, nada había dicho porque no debía transgredir la tradición que le imponía el tabú que habían creado al respecto y que, si a la comunidad le causaba temor, al "Diablo" le permitía perpetuar sus privilegios; por eso de mala gana y con expresiones de susto, le contó que su hermano, en esos casos, repite la oración de "el santo juez".

Monografias.com

12. EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍAS. BIBLIOTECA VIRGILIO BARCO, BOGOTÁ, 2009.

En el otro lado, "Chilita" andaba buscando escondederos para que el "Diablo" no le fuera a encontrar y cumpliera con su amenaza; pero nada ni nadie podía contra su venganza: ella lo había "aventado" a la "poli" y eso no le podía perdonar. Entonces, enterado el "Diablo" que ella estaba en la casa de las brujas, unas catanas que decían leer la ceniza del tabaco; que sabían acomodarles el "cuajo" a los niños que habían sido víctimas del "mal de ojo"; y que se transformaban en pajarracos para volar tras los esposos infieles o los hombres que querían poseer.

Precisamente, a esa casa, muy conocida en el sector, le prendió fuego y las pitonisas junto con la "sapa" salieron despavoridas. Entonces, "Chilita", advertida como estaba, se metió entre el tumulto con la intención de confundirse en medio de la gente que corría aterrorizada. Pero, sin que alguien hubiera advertido su presencia, apareció el "Diablo", se le lanzó como un galgo cazador y la "prendió" a plan de machete por todo lado y hasta alcanzó a herirle el hombro y el brazo.

La vieja Filomena, mamá del agresor y de la agredida, ante tanta confusión, al ver que su casa también iba a arder como la de al lado, gritaba desaforada pidiendo auxilio; pero como nadie le escuchaba y, viéndose perdida seguía vociferando y maldiciendo hasta que perdió la voz. Entre tanto, en medio de la confusión, el "Diablo" se escabulló río abajo y "Chilita", toda ella ensangrentada y gritando como enloquecida, acompañada por algunos vecinos y vecinas, salieron corriendo hacia el hospital para que le contuvieran la hemorragia.

En esas calendas, el "Curandero" había cambiado su rutina y, ambulando por el vecindario, pudo presenciar cómo, la bruja "care" pájaro", en uno de sus ritos, hacía buches con aguardiente mezclado con zumo de hojas

de ruda, para luego escupírselos en el cuerpecito del niño que tenía el "mal de ojo" y también "volteado el cuajo". Para el caso –dijo el "curandero"- que la bruja "care" pájaro" tomaba a la pobre criatura de los pies y le fueteaba con las ramas de la misma planta, al tiempo que mascullaba unos cantos y oraciones.

También me contó que, los moradores del lugar pasaban sus días entre las juergas que no faltaban, los sepelios que abundaban, las fiestas que pululaban y los bullicios que hormigueaban. Y, en medio de tales acontecimientos, una tarde calurosa, uno de los muchachos que estaba jugando dominó con sus amigos, a la sombra de las frondas del árbol de mango, comentó -sotto voce- que el "Diablo", después de haber sido condenado por veinte años, solamente había estado encerrado unos pocos meses porque, "por sus narices" se les había escapado. _Seguramente con mucha "marmaja", porque el "condenado" era quien se encargaba de los "muñecos" de los demás patios, afirmó el negro que parecía ser el mejor informado. Para cerrar la conversación, uno de ellos, recordando a Héctor Lavoe, les cantó: "Y aunque a todo el mundo le robó la plata / nadie lo delata /...

Desde entonces hasta ahora ha ejecutado muchos "trabajos", pero todos por encargo, le confesó al hijo de su sobrina, el día que le fue a visitar al hospital, después del "bautismo de sangre" que recibió el muchacho en una disputa callejera. Eso sí, el "Diablo" se hizo cargo de los gastos de hospitalización, médicos especialistas y medicamentos; tal como lo hace con la gente más pobre del vecindario: socorriéndoles con dinero en caso de urgencia o con alimentos y ropa en otras ocasiones. Por eso, en esa comarca, todos quieren al "Diablo".

Monografias.com

13. FOTOGRAFÍA TOMADA EN CALI, VALLE DEL CAUCA, 2009

NOTA: SE HA CAMBIADO LOS NOMBRES DE LAS PERSONAS PARA GUARDAR SU IDENTIDAD Y SE HA PUBLICADO CON LA AQUIESCENCIA DE LA INFORMANTE QUE EN ESTE RELATO FUNGE COMO LA SOBRINA.

III. SUPLEMENTO

Los Cuentos aquí relatados, tal como se dijo en la Presentación, son historias vivas conocidas por la comunidad y hacen parte de un patrimonio colectivo. El cuentista, tal como plantea E. Bioho (2), oficia de expositor y los presenta según su interpretación, con el propósito de patentizarlos y difundirlos. En este caso particular, basado en la idea de que un "País crece cuando conoce y vive sus tradiciones", y también fundamentado en que el conocimiento de esta Comunidad Afrocolombiana podría contribuir al desarrollo de su cultura dentro de sus propios parámetros, sus conceptos y su visión del mundo.

Además, gracias a que dichos relatos presentan unos interesantes elementos culturales, folklóricos y míticos, he investigado una sucinta información bibliográfica, en primer lugar, para ubicarlos en el contexto y, en segunda instancia, para proveerlos de algún grado de consistencia teórica. Para el efecto, he tomado de R. Lowie (3) el concepto de cultura como la suma total de los conocimientos que el individuo adquiere de su sociedad como un legado del pasado. Pero, dado que ésta en sí misma es una abstracción, para obtenerla en forma real se necesita describir las actividades de las personas dentro del ambiente social; lo que en este relato se ha patentizado a través de las prácticas de la "comadrona", el "curandero", la "bruja car"e pájaro", el "diablo", "Chilita" y los negros areneros. Además, con base en los planteamientos de F. Boas, he descrito el tipo de vivienda, la estructura social y algunas creencias y prácticas de hechicería. Con tales aportes, he podido corroborar que la cultura revelada a través de las prácticas cotidianas verdaderamente resulta de las enseñanzas trasmitidas por las generaciones anteriores; tal como "también sucede en los procesos psíquicos de una generación que, si no prosiguieran desarrollándose en la siguiente, cada una de ellas se vería obligada a comenzar desde un principio el aprendizaje de la vida..." (4).

En forma particular y con referencia a los eventos culturales esbozados, se puede apreciar la herencia africana manifiesta en la importancia que tiene dentro de la comunidad el "curandero"; así como también ejerce gran influencia la "comadrona" al transmitir en sus prácticas las tradiciones ancestrales; pero, sobremanera, se destaca en el "cuento" el influjo que tiene dentro del conglomerado social el componente mágico heredado de la "santería" africana y llevado a la práctica por medio de la brujería (véase Gráfico 4). En tal sentido, Martán Góngora Helcías (5) ya se había referido a "la hechizada farmacopea popular, a las brujerías de las remedieras, a los brujos del Micay y las negras hechiceras del Chocó" Y, Motta G. Nancy (6) amplía el concepto cuando dice que las creencias mágicas están asociadas a la religión en una relación simbiótica de lo que se desprende el uso de amuletos, fórmulas verbales, relicarios y oraciones. O sea que la magia (brujería) ha invadido los espacios del amor, la fidelidad, el sexo, el prestigio (P.77). Ni más ni menos, lo que N"dong Andeme entiende como "la retención cultural de rasgos africanos" (7)

Monografias.com

14. EXPOSICIÓN DE ESCULTURAS, MYRIAM BERMÚDEZ. CALI, 2009

Ahora bien, con este "cuento", basado en la realidad, aunque con algunos elementos ficticios, he intentado valorar y conservar la cultura autóctona; teniendo como base la "Ley de Comunidades Negras" que, al rescatar los derechos culturales y sus tradiciones, determinantes de su estructura, también busca conocer su cosmovisión.

De una manera puntual, vale la pena destacar la conformación familiar que, además de estar integrada por quienes poseen el parentesco sanguíneo, se adiciona el social adquirido a través del compadrazgo. O sea que, en dicha estructura, el rol más importante lo representa la madre y, el padre, aunque es el jefe del hogar, tiene un rol secundario. Pero dado que la mayoría de parejas tienen sus hijos en la modalidad de unión libre y, debido a que los hombres abandonan sus familias por diferentes motivos, la abuela ("la mamita"), se convierte en el centro de la familia y alrededor de ella se reúnen los hijos, nietos, sobrinos, ahijados, entenados, primos, etcétera.

Por otro lado, para que no quepa en este estudio ningún sesgo racista, en mi calidad de narrador tengo perfectamente claro el concepto de que los miembros de la sociedad colombiana poseen características multiétnicas y pluriculturales; pero tampoco desconozco, tal como afirman los investigadores Córdoba Cidenia de y Córdoba C. Darcio (8) que "los negros han debido asimilar del medio algunos elementos culturales, formando una especie de "colcha de retazos", porque la asimilación no fue total, ya que mucho de lo africano subsiste en lo profundo, aunque en la superficie se haya transformado". En el mismo sentido, Wade, P(9), afirma que: "la cultura negra está españolizada en su apariencia exterior; sin embargo (...) sus formas culturales son el resultado de las influencias hispánicas y africanas". Pero, tal intercambio cultural también se ha dado en el otro sentido y, al respecto, un personaje que ha contribuido de una manera paciente, pero firme en la permuta cultural entre el blanco y el negro africano ha sido la "empleada doméstica"; puesto que en muchos casos los hijos de aquellos aprendían más de las esclavas africanas que de sus padres porque éstas permanecían más tiempo con los niños. Pero, lastimosamente, sus amos no les permitieron educarse porque les parecía que eso representaba una pérdida de tiempo; solamente les instruían en religión y moral para volverlos sumisos. Y, a decir verdad: "la Iglesia justificaba la esclavitud porque, gracias al bautismo, salvaban muchas almas negras de la condenación"; y también pregonaba que "sólo la esclavitud los libraba del canibalismo, de los apetitos insaciables y de la magia negra" ( M.Z. Olivella) Tal vez por la misma razón, Martín Luther King expresó en su tiempo que "las comunidades negras aún sufrían las consecuencias de una inferioridad acumulada en el curso de siglos de servidumbre" (10).

Ahora, en consideración a que en los eventos comunicativos de esta cultura, se encuentran huellas de su estructura social y en atención a que sus prácticas culturales son mediatizadas por el lenguaje, he conformado un inventario de términos léxicos utilizados en el "cuento" y además algunos refranes, proverbios, dichos y versos que registran su modo de ver el mundo, su ética y su herencia.

3.1. Términos Léxicos:

"aventado". Aventar a una persona es informar sobre ella o sus acciones. De allí viene la expresión "prender el ventilador".

"bacana". Bonita, vistosa, nueva. Otras acepciones con el mismo sentido son: "aguajera", "chévere", "legal".

"balsánica". Bebida medicinal afrodisíaca con base en hierbas y plantas aromáticas.

"care"pájaro". Apócope de cara de pájaro.

"catana". mujer adulta con apariencia juvenil.

"comer". En el sentido de practicar el coito. Con el mismo significado: "tirar", "pichar".

"cuajo". Es el nombre vulgar de una víscera. Pero aquí significa deteriorar la salud o cambiar el comportamiento de una persona. También se escucha la expresión: lo arrancó "de cuajo".

"Curandero", Persona que ejerce la medicina de forma empírica con plantas curativas. También llamado ´"Lenguaraz" debido a su facilidad para comunicarse con los distintos subgrupos lingüísticos.

"chamico". Perfume de hierbas para enamorar.

"en sus narices". Que se pasa por frente de alguien y no le ve; que se hace algo delante de alguien y éste no se da cuenta.

"la seguidora". Alguien que sigue a todas partes a una persona.

"mal de ojo". Daño causado a un niño debido a la fuerza negativa que pueda tener la persona que le miró.

"marmaja". Dinero, billete, plata. También: "lana", "billuyo", "billegas".

"mechuda". Una forma de llamar a la vulva. También le denominan "mueca". "gallo"

"muñeco". Muerto.

"ondazo". Debe entenderse como pasar información.

"perrenque". Significa miembro viril. Con el mismo significado: "tranca", "yatagán".

"perreo". Baile exageradamente sensual. En la Costa Pacífica se baila el "berejú", descrito como baile desordenado y "calenturiento".

"pinta" Vestido, traje, ropa.

"poli". Apócope de policía.

"prender". Quiere decir que va a repetir muchas veces la misma acción.

"sapa". Persona que no sabe guardar un secreto. Que imprudentemente puede informar algo que no debía.

"se la echó". En el sentido de haber practicado el coito. Otra expresión similar es "se la papió"

"trabajos". En el sentido de matar por encargo.

3.2. ADIVINANZA.

"Préstame tu hondo, hondo; pa" meté mi largo, largo.

¿Qué será?

Respuesta: El batidor y la olleta.

3.3. VERSOS.

"Negrito de Cucumbé,

mete la mano,

sacá y güelé".

Besos me pides,

besos te doy,

bésame el "gallo"

que ya me voy.

3.4. PROVERVIO

mujer que se emborracha,

pierde la "cuca-racha".

En cuanto a los términos léxicos que he utilizado en el cuento y que están relacionados con el folklore erótico, me sustento en lo que el investigador G.Legman (11) dice al respecto: "el erotismo es socialmente válido e históricamente importante, pues "sería erróneo creer que el folklore erótico sea un asunto sobre el que ninguna persona decente quiera saber". Por eso, basándome en su concepto sobre los elementos del folklore sexual, (costumbres, supersticiones, canciones, cuentos, chistes, adivinanzas, con un gran acervo de jerga erótica), he rescatado dicha jerga y también algunos versos y adivinanzas.

Colofón: "El folklore sexual es, (...), la única forma de folklore que aún se trasmite incontaminada y popularmente en el mundo occidental."

IV ANÁLISIS DE LA ENCUESTA

En vista de que este relato hace referencia a eventos culturales de hace unos veinte años, me surgió la idea de comprobar si tales prácticas culturales pertenecían al pasado o, si por el contrario, hacían parte de las costumbres actuales de los miembros de la etnia Afrocolombiana. Para el efecto, elaboré dos encuestas para aplicarlas a una pequeña muestra que, aunque no permiten generalizar, sí dan una pauta para entender hasta qué punto las tradiciones ancestrales orientan las acciones de esta comunidad.

  • I. Los encuestados son oriundos de la ciudad de Cali el 60%, de El Charco el 10%, de Buenaventura el 10% y de Candelaria el 20%.

GRAFICO 1

Monografias.com

  • II. Género: El 80% pertenece al género femenino y el 20% al masculino.

  • III. Escolaridad: El 30 % cursó la Básica Primaria y el 70% la Básica Secundaria.

  • IV. .Preferencias: (Cada item es independiente)

  • V. El 70% prefiere vivir en la ciudad y el 30% en el campo.

  •  El 50% prefiere bailar, el 30% pasear y el 20% otra actividad.

GRAFICO 2

Monografias.com

  • VI. El 10% prefiere leer, el 70% descansar y el 20% mirar TV.

  • VII. El 40% prefiere bailar salsa, el 20% merengue, el 20% perreo, el 20% otro.

GRAFICO 3

Monografias.com

4.5. 30% prefiere las relaciones sexuales entre miembros de la misma raza, 20% con miembros de otra raza, 50% le es indiferente.

  • VIII. Preguntas para responder con SÃ o NO.

5.1. ¿Usted cree en la existencia de espíritus malignos?

100% SÍ.

  • IX. ¿ Usted le teme a la brujería?

90% SÍ y 10% NO.

  • X. ¿Usted conoce alguna bruja?

60% SÍ, 30% NO, 10% No responde.

  • XI. ¿Es verdad que las brujas se convierten en pajarracos?

80% SÍ, 10% NO, 10% No sabe.

  • XII. ¿Es cierto que las brujas preparan pociones?

100% SÍ.

GRAFICO 4

Monografias.com

  • VI. Preguntas para respuesta abierta:

  • ¿Usted qué hace para disminuir el deseo sexual?

30% con agua fría, 20% no pensando en sexo, 30% teniendo sexo, 20% no responde.

GRAFICO 5

Monografias.com

  • Diga si es verdad que a las bebitas les aplican algodones calientes en la vulva.

30% respondió afirmativamente. 70% No sabe

  • Escala de importancia.

  • La familia el 80%. El trabajo el 20%

  • La mamá el 40%. Los hijos el 40%. La abuela (mamita) el 20%

7.3. Baile el 10 %. Sexo 70%. Trabajo 20%.

GRAFICO 6

Monografias.com

Las respuestas de I a IV nos informan sobre las características de los encuestados, quienes, entre sus preferencias tienen bailar y descansar, tal como se muestra en los Gráficos 2 y 3.

En el Gráfico 4 se puede observar cómo está de arraigada la creencia en espíritus malignos, bujerías y demás supersticiones, tal como se relata en el "cuento" y lo afirman los investigadores consultados.

Lo que muestra el Gráfico 5, ratifica que las prácticas de "Chilita" en el "cuento", no son una invención; y de paso se reafirma la importancia que tienen las relaciones sexuales entre la comunidad estudiada, cuando en la escala de importancia del ordinal 7.3., alcanza el porcentaje más alto, tal como lo indica el Gráfico 6. También tiene gran importancia la familia, y así se expresa en 7.1. y 7.2.

En la encuesta que se aplicó a afrocolombianos y afrocolombianas mayores de cincuenta años se pudo confirmar que, los instrumentos musicales de mayor agrado son:

En 1r. Lugar. La Marimba y los Timbales,

En 2º, lugar. El cununo, La Trompeta y La Guitarra,

En 3r. Lugar. El Tambor, El saxofón y la Quena.

Gustos musicales que indican la herencia africana, tal como se dijo el La Presentación y lo reafirman los autores de Cátedra Afrocolombiana.

V. BIBLIOGRAFÍA

(1) Bastide: 1969. p.160. Citado por: ATENCIO. B. Jaime. CASTELLANOS, Isabel. Fiestas de Negros en el Norte del Cauca: Las Adoraciones del Niño Dios, Universidad del Valle, Cali, 1982.

(2) BIOHÓ, Esperanza. Encuentros de Africanía, Fundación Cultural Colombia Negra.

(3). LOWIE, Robert H. Historia de la Etnología, Fondo de Cultura Económica, México,1985.

  • (4) FREUD, Sigmund. Totem y Tabú. Ed. Alianza, 1977.

  • (5) MARTÁN , Góngora Helcías. El socavón, novela, Bogotás, 1966.

  • (6) MOTTA, G. Nancy. Los Grupos Étnicos y su Estructura, CVC. Cali, 1985.

  • (7) BIOHÓ, Esperanza. Op. Cit.

  • (8) CÓRDOBA Cidenia de y CÓRDOBA C. Darcio. Cátedra Afrocolombiana, Bogotá, 2003.

  • (9) WADE, Peter. Gente Negra. Nación Mestiza, Editorial Universidad de Antioquia, Medellín, 1993

  • (10) ZAPATA, Olivella Manuel. Psicología del Colonizado, en Encuentros de Africanía.

  • (11) G. Legman. Folklore Erótico. Ediciones Roca S.A. México, 1974

VI. EL CHI QUI CHA DEL TREN

(UN CUENTO)

Monografias.com

15. TRENECITO PARA LLEVAR NIÑOS, UNICENTRO CALI, 2008

Don Pedro, siempre dicharachero y cariñoso; recuerda su sobrino que se estasiaba escuchádole sus cuentos sobre la construcción de la carrilera, sobre la locomotora con su caldera y todos esos complicados mecanismos que producían el movimiento de los pistones y la salida del vapor produciendo ese sonido alegre y característico del tren.

Pero, aunque el niño le tenía afecto, no podía soportar que mortificara tanto a la nana; pues no se cansaba de hostigarla y ponerle anatemas:

-Negra del "diantre", quien te puso Alba nunca vio el amanecer, le repetía una y otra vez.

-Ay "Josú", coja oficio don Pedro. Y no haga tanta bulla que va a despertar al niño.

-"Negra: espanta la Virgen". Volvía y le gritaba.

-Don Pedro, "usté" es el mismísimo demonio. Salga de aquí.

Sí, la nana era una negra fina descendiente de africanos, de ojos grandes, labios carnosos, cuerpo esbelto y senos firmes.

Cuán alegre y servicial era la negra. Era la niñera cuidadosa a quien la maestra le confiaba su hijo mientras ella salía a trabajar en la escuelita rural. Por eso, siempre reconoció que no habría podido cumplir con tal obligación si no hubiera contado con la ayuda de esa negrita a quien su hermana Otilia había criado, por esas jugadas del destino, por esos designios inexplicables.

Pues sí, comentaba la "doñita" que no pudo resistir la mirada triste de esa negrita que andaba sin rumbo por esos parajes malsanos en donde, por esas calendas, se construía el Ferrocarril del Pacífico. Y, recordaba que ese episodio sucedió durante el tiempo que estuvo regentando un restaurante y dando la alimentación a una cuadrilla de trabajadores contratados para descuajar la montaña, empalizar los pantanos y rellenar con roca muerta el camino donde debían colocar los travesaños de madera para clavar los rieles del ferrocarril.

Por eso, porque sabía que con su trabajo estaba contribuyendo al progreso de su comarca, cada vez que sentía que sus fuerzas flaqueaban y su salud desmejoraba, se repetía: _no me iré de aquí hasta tanto pueda ver pasar la locomotora con su imponente caldera, con su característica columna de humo, con su sonora campana y con su alegre chiqui cha.

En esas fantasías estaba la doñita: divagando y meciéndose en su hamaca, mientras transcurrían las horas calurosas y húmedas de la tarde. De pronto, se acercó a la tienda una pobre pareja de negritos con sus hijitos enfermos y desnutridos, buscando una mano caritativa que les pudiera ayudar; pero en ese campamento todo era provisional y quienes lo ocupaban también adolecían de muchas necesidades, por eso solamente pudo auxiliarlos con un poco de comida.

De tal manera que los desdichados tuvieron que seguir su camino sin rumbo fijo por entre esos riscos inhóspitos. Entonces... allí, en ese lugar y en ese momento fue cuando la negrita más pequeña volteó su carita y con sus ojitos tristes miró a la doñita. Ésta, conmovida por tan triste estampa, y contrariando a la razón, les dijo a los negros que ella se haría cargo de la niña, que la dejaran para criarla cristianamente. Los negros aceptaron gustosos y le entregaron a la niña.

Enseguida, después de haberle dado de comer, la doñita intentó quitarle el vestidito para bañarla, pero no pudo hacerlo porque lo tenía pegado a la piel llena de sarnas. Entonces se lo quitó por pedazos y le curó las llagas con agua oxigenada y polvos de sulfatiasol. Y como su cabecita la tenía invadida de piojos y liendres tuvo que raparla y rociarle dedeté.

Mientras realizaba tales menesteres, las horas habían pasado sin que ella se diera cuenta. Ya en la madrugada, una de las cocineras dizque le gritó: _doñita, "ya llegó el alba". Y ésta le contestó: _sí aquí estoy con mi Alba. Y con este nombre la bautizó, y con su apellido se la apropió.

Gracias a los cuidados y el afecto que le prodigaba la doñita, Albita Ortiz fue creciendo rápido y aprendiendo a realizar los quehaceres domésticos, hasta que con el transcurrir del tiempo se convirtió en su auxiliar de confianza para todas las actividades relacionadas con el manejo del restaurante y de la tienda.

La malaria y otras enfermedades propias de esa región habían ido menguando las fuerzas y los bríos de la doñita, hasta tal punto que sintiéndose sin fuerzas para seguir trabajando en esas tierras de sus amores y sus dolores, tuvo que volver a su casa de Tutachá.

En esta sabana fría, la doñita esperaba restablecerse para regresar al campamento del Diviso, donde todo lo había dejado y, donde quería seguir viviendo hasta culminar con su tarea y escuchar el anhelado "chiqui cha" del tren sobre los rieles de acero. Pero, _cuando los sucesos tienen que pasar, pasan, afirmaba tajantemente don Pedro. Por eso, llegaron a esos lares la maestra con su hijo y la negra Alba lo abrazó y, desde ese momento, se convirtió en su nana.

La maestra, la negrita y el niño vivieron en una casita pequeña que quedaba junto al río; desde allí, en las noches estivales, divisaban las estrellas recostadas sobre los picachos de la "gigante roca". Y en las noches fantasmales, la negrita les contaba las historietas que le había escuchado a la doñita, pero aquellas noches eran diferentes, porque eran oscuras y amenazantes, con ojos de tigre y colmillos de serpiente. Pero nunca les contó cómo transcurrieron esos largos meses de la enfermedad, solamente les decía que la doñita había muerto divagando y divagando, con su cabecita llena de ruidos de trenes azules, y con su corazón repleto de desengaños rojos.

VII. VERSOS COLOR MIEL

DESEO

Quisiera confundirme con la brisa

para acariciar tu rostro;

quisiera confundirme con la noche

para dormir en ti.

Quisiera estar en tu hondo palpitar,

en tu ignoto soñar,

en el embriagante aroma de tu deseo.

Quisiera tener el elixir

que aliviara tu sufrir;

quisiera tener la poción,

para curar tu perturbación.

cambiaría la lejanía por el abrazo,

el frío por el ardiente beso,

esta tristeza lacerante

por tu pronto regreso.

 

SOLAMENTE PIEL

Toda ella menudita,

pero bien proporcionada

cantaba y bailaba solita

mientras la ropa planchaba.

Lady, la negrita se llamaba,

la que sus atributos mostraba

y la que orgullosa llevaba

su colita bien parada.

Cinco ocasiones salimos

y en las cinco nos perdimos

con el vino que bebimos

y con eso que fumamos.

Que se fue para la costa

me lo contó un pajarito.

Quizá regresare airosa

de región tan peligrosa.

Te fuiste sin despedirte

como sin saludar llegaste;

pero mi mente embriagaste

con tu aroma alucinante

 

GEMIDO

Tumaqueña es la negrita

que cuando escucha el tambor

todo el pecho le palpita

porque danza con ardor.

Sus caderas se estremecen

y su cintura también

cuando baila bullerengue,

currulao y mapalé.

De la marimba el sonido

se escucha con emoción

y de la negra el gemido

que sale del corazón.

Cada viernes en la noche

de alegría hace un derroche;

porque goza con la gente

que le brinda su aguardiente.

Ese aguardiente de caña

que aviva los sentimientos

de la negra que hoy extraña

esos hermosos momentos.

Intensos momentos llenos

de alegría y de pasión;

ahora sólo son buenos

recuerdos de una ocasión.

 

CHOCOLATOSA

Era un redondo melón

Cubierto de chocolate

Que me trajo mi bombón

Por quien mi corazón late.

Tan provocativo lo vi

Que el deseo no resistí

Y un mordisco yo le di.

Bien pude haberlo probado

En uno o en otro lado

Pero me sentí tentado

Por la crema y el melado.

Luego la pulpa encarnada

Del melón quedó pelada

Y yo tomé una tajada

Pa"compartir con mi amada.

Luego buen vino bebí

Y encantado me sentí

Porque este año que cumplí

Todo me lo dio a mí.

 

 

 

 

 

 

Autor:

Marco Freddy Solarte Ruano


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Otros

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.