Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Los inicios del control del mosquito




Partes: 1, 2

Repasemos la historia del control del mosquito, molestoso insecto que viene matando gente desde hace mucho tiempo y que sigue matando atendiendo a su papel de transmisor de peligrosas enfermedades como la malaria o paludismo, fiebre amarilla, dengue y dengue hemorrágico.

La malaria o paludismo es una enfermedad infecciosa parasitaria muy antigua. Existen datos que sugieren su presencia en el hombre prehistórico, se describe en papiros egipcios; y en los mitos chinos es representada como la acción conjunta de tres demonios: uno con un martillo (símbolo del dolor de cabeza), otro con un cubo de agua fría (alegoría de los escalofríos), y otro con un horno ardiente (representando la fiebre).

Los síntomas de las cuatro formas de paludismo humano son tan semejantes que es prácticamente imposible diferenciarlas por especies sin estudios de laboratorio, incluso los síntomas se pueden confundir con los de otras enfermedades. Es producida por la acción de un microorganismo del genero Plasmodiun en sus cuatro variantes: P. falciparum (la mas grave de todas y puede causar la muerte), P. malariae, P. vivax y P. ovale (estas ultimas no matan), los cuales son transmitidos por la hembra del mosquito anófeles.

La fiebre amarilla, dengue (fiebre rompe huesos) y dengue hemorrágico, son enfermedades víricas febriles, causadas por la gestión de variantes de virus del genero flavovirus y transmitidas por la picada de la hembra del mosquito Aedes aegypti. De estas enfermedades transmitidas por el mosquito, la fiebre amarilla y el paludismo encierran mayor interés histórico en cuanto al tema del control de plagas.

La primera epidemia de fiebre amarilla sufrida por los europeos ocurrió en la Española (Santo Domingo), en el año 1494, propagándose la enfermedad hasta la

población indígena y continuado su acción mortífera hasta el año 1496, diezmando a los integrantes de las nuevas expediciones colonizadoras. En esta ocasión la enfermedad fue nombrada modorra pestilencial. Como muy elegantemente la ha descrito un historiador, en un paralelo que establecía con la peste negra, planteaba que si "aquélla cabalgaba cual jinete gigantesco, en caballo negro, ésta lo hacía sobre bestia amarilla, ocasionando la muerte a aquéllos que osaban trasponer el Océano".

Corría el año 1879, cuando el medico cubano Carlos Juan Finley y Barrés, católico ferviente, decide estudiar minuciosamente a los mosquitos, motivado, según una anécdota, por la molestia del zumbido de uno de ellos, una noche mientras rezaba el rosario. Finlay Barrés nació en la ciudad de Puerto Príncipe (actual Camagüey), Cuba, el 3 de diciembre de 1833. Realizó estudios de medicina en Francia - Le Havré y Rouen, así como en Filadelfia, Estados Unidos, donde tuvo como profesor a Kearsly Mitchell, uno de los pioneros de la teoría de los gérmenes como agentes patógenos. Llamado con burla, por los médicos norteamericanos de entonces "el hombre de los mosquitos", "el loco que persigue mosquitos" y hasta tildado de maniático; es a quien corresponde la gloria de haber descubierto que el mosquito Culex o Stegomyia, como era llamado el Aedes aegypti, era el agente transmisor de la fiebre amarilla, lo que además abrió el camino hacia la determinación de la participación vectores en la transmisión de enfermedades.

Monografias.com

Dr Carlos Juan Finlay y Barrés (1833-1915)

Dos años después y sin nombrar al insecto porque aún no había realizado las pruebas, en la Conferencia Internacional de Sanidad, celebrada en Washington D.C. el 18 de febrero de 1881, habló de su hipótesis de un agente transmisor de la fiebre amarilla cuya existencia era independiente de la enfermedad y del enfermo. Su declaración fue recibida fríamente. Nadie formuló una sola pregunta. De regreso a Cuba, en junio de 1881, hizo que un mosquito Culex (Aedes aegipty) hembra, infectado, picase a un voluntario sano, apto para reproducir experimentalmente la enfermedad. Repitió la experiencia en otros cuatro casos.Volvió a repetir la prueba en otros 4 casos. Todos enfermaron aunque él, conociendo cuáles eran las etapas más y menos peligrosas, tuvo la precaución de no provocar casos en los que la vida de los sujetos corriera peligro. Por el contrario, descubrió también que el individuo picado una vez por un mosquito infectado, quedaba inmunizado contra futuros ataques.

De allí nació la sueroterapia de la fiebre amarilla: inyecciones subcutáneas de suero de individuos inmunizados.

El 14 de agosto de ese año, ya comprobada su hipótesis, presentó ante la Academia de Ciencias Médicas de La Habana, su trabajo "El mosquito hipotéticamente considerado como agente transmisor de la fiebre amarilla". No le hicieron caso y de ese trabajo fue dejado sobre la mesa para una futura revisión. Veinte años pasarían, durante los cuales, millones de personas enfermaron y de esas cientos de miles murieron en Estados Unidos, Cuba, Méjico, Brasil, Panamá y Venezuela, antes de que la teoría de Finley fuera tomada en cuenta.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.