Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Censura: Entre el horror y la globalización mediática (página 2)

Enviado por t8



Partes: 1, 2

No escapa a nadie que la manipulación de la información por parte de las corporaciones multimediáticas, que como señala Ignacio Ramonet[12]intenta lograr la adscripción a la ideología de la clase dominante es el principal rasgo del flujo informativo en el capitalismo globalizado actual. Ramonet caracteriza la situación como una "dictadura mediática", cuyo principal componente es la sobreinformación , la saturación asfixiante y contaminada de mentira, falsedad y ocultamiento que impide discernir entre lo importante y lo accesorio, transformando a las democracias en "dictaduras por elección"[13]. Ejemplifica con el caso de la invasión a Irak y el falso argumento de las armas de destrucción masiva de Bush (hijo), donde la mentira fue proferida por un jefe de estado y los principales medios –Fox a la cabeza- se hicieron eco. Lo que quizás calla es que al instante de haber sido emitido el argumento fue refutado por infinidad de medios (independientes y grandes) a lo largo del mundo[14]Lo mismo con el caso de Aznar y el 11-M español. A la mentira inicial acerca de los autores del atentado siguió la rectificación casi inmediata debido a la presión pública. Algo impracticable en una dictadura. El mismo Ramonet señala la gran sensibilidad ciudadana respecto de los medios y su credibilidad. A continuación de Ramonet, Ignacio Serrano[15]afianza la línea de razonamiento de su prologuista, abordando el tema de los filtros que determinan la información que nos llega: las líneas editoriales de los grandes medios como directrices censoras, el recorte intencionado de la realidad que hacen los medios, la precarización laboral de los periodistas, la publicidad, los correctivos para disciplinar a los medios y la globalización en la generación de contenidos (el 80% de los "cables" noticiosos son producidos por cuatro agencias). Expone que en esta etapa del capitalismo los medios "…han dejado de ser grupos de comunicación puros, ahora son simplemente grupos económicos colosales que no tienen por que tener como principal actividad la comunicación"[16]. Luego exhibe el otro extremo del péndulo, las iniciativas independientes como el "Proyecto Censurado", que recoge las 25 informaciones periodísticas relevantes no cubiertas (" 25 temas mas censurados" en sus palabras) por los grandes medios de Estados Unidos.

Este proceso de denuncias como contrapeso de los abusos corporativos que se produce en países democráticos es impensable en regímenes autocráticos o dictatoriales. En la dictadura militar argentina (1976-83) denominada Proceso de Reorganización Nacional, cuyo objetivo declarado respecto de la cultura era -según la investigación de Hernán Ivernizzi y Judith Gociol- "estructurar un sistema integral que niegue, en el ámbito de los MCS (medios de comunicación social), el accionar subversivo y asegure la plena vigencia de la cultura nacional"[17], oponerse abiertamente era pasar a engrosar la lista de desaparecidos. En la actualidad, cuando aun subsisten regímenes dictatoriales en varios países (Camboya, Pakistán, Tailandia, Guinea Ecuatorial, Corea del Norte, Burkina Faso, Bielorrusia, Kazajstán, y la lista sigue), muchos de ellos con una férrea censura similar a la experimentada aquí hace tres décadas, resulta conveniente evitar el uso indiscriminado y antojadizo de la palabra "censura" y resignificar el término para diferenciarlo claramente de la manipulación informativa en todos sus aspectos que comúnmente se denomina censura indirecta.

El horror

Joaquín Robles Zabala evoca en una cita a Alberto Manguel para recordarnos que "…quitarnos los libros(…) ha sido siempre una tarea de los dictadores"[18] y esto –retoma Robles Zabala- se ha visto claramente en las dictaduras latinoamericanas. Ejemplifica con los casos de los regímenes dictatoriales de derecha de Chile (Pinochet) , Paraguay (Stroessner) y Argentina (Proceso); y los atropellos, quema de libros, y asesinatos que han sufrido sus intelectuales -a pesar del grosero error de llamar "Roberto" a Rodolfo Walsh en el caso argentino-; y también refiere a los casos cubano y venezolano, aunque en realidad aquí se entremezcla su oposición ideológica, (denotada en la utilización de los términos "régimen castrista" y "el coronel golpista Hugo Chávez", obviando en este último caso las numerosas elecciones mediante las que consiguió y revalidó su derecho a gobernar) para forzar la inclusión de Cuba como dictadura y de Venezuela como país en el cual no impera la libertad de expresión. Si bien en las sentencias emitidas en Cuba se cuela léxico que nos puede sonar propio de dictaduras del cono sur[19]tratar de igualar al sistema político cubano con el terrorismo de estado que imperó por estos lares es (cuanto menos) deshonesto intelectualmente.

La dictadura militar argentina produjo un verdadero descalabro en la cultura nacional. Ivernizzi y Gociol analizan el "Informe Especial Nº 10" del Estado Mayor y el "Plan de Comunicación Social"[20], planes sistemáticos de persecución, censura, manipulación, control ideológico y cesantías masivas. Se fomentaba la delación y la autocensura y existían grupos que se dedicaban al secuestro y quema de libros y a la clausura de librerías. Se expulsó docentes y controlaron contenidos hasta la exhaustividad de prohibir palabras[21]Fue el correlato de la política de desaparición forzada de personas de la Junta Militar. "La realidad del espectro sectorial nos muestra que , si bien los activistas terroristas fueron eliminados, quedan aún en los niveles secundario y terciario activistas ideológicos."[22] comentaba el Coronel Valladares.

La perversión respecto de los libros era escalofriante. Invernizzi y Gociol relevaron con docentes de la época la existencia de listas de libros prohibidos, que eran entregadas a los docentes para que se notificaran firmando. A la vez había listas de libros permitidos, así que se fomentaba la autocensura en ese limbo entremedio de ambos, invirtiéndose el razonamiento lógico. Si algo no estaba expresamente permitido debía ser que estaba prohibido. En el reportaje que les realiza Oscar Ranzani[23]reconocen como inestimable la cantidad de libros censurados. Otros testimonios de la época, como el de Marcelo Massarino, dan cuenta de quemas de un millon y medio de libros y fascículos del CEAL (Centro Editor de América Latina), cuyo director debió afrontar un juicio "por publicación y venta de material subversivo"[24]. También existió la autocensura, reflejada en la quema u ocultamiento preventivo de libros por parte de las víctimas[25]en un país y un tiempo en que poseer una biblioteca con determinados libros era la diferencia entre la vida y la muerte. Todo esto era reforzado por agresivas campañas de publicidad (en TV principalmente), que reforzaban el sesgo fascista de la dictadura[26]

Es por esto que, sin dejar de reconocer el efecto nefasto del aparente mensaje único que se observa hoy en la cultura y la comunicación, la "macdonalización" de la cultura de la que habla Ferrreira[27]o las diferentes distorsiones relevadas en el Encuentro Regional sobre Censura Indirecta en América Latina[28](la coerción económica desde el estado hacia los medios independientes, la manipulación de los conglomerados monopólicos respecto del flujo de información, o la precarización laboral y/o intimidación directa hacia los periodistas para el ocultamiento o divulgación de determinada información); la puesta en perspectiva nos obliga a reconocer que englobamos dentro de la categoría censura eventos muy disímiles y heterogéneos.

La Censura

Es común ver en los medios de comunicación casi todos los días noticias que hacen referencia a la censura y a la manipulación mediática de la información. Así, por ejemplo en una misma página se pueden leer dos títulos tales como "Críticas a Piñera por Chilevisión. (…)lo instan a terminar con sus conflictos de interés[29]en relación con la incompatibilidad de ejercer la jefatura de estado y controlar medios privados que existe en el país trasandino y; "Cuestionan un polémico decreto de Chávez. Creó un centro para controlar la información"[30], respecto de la creación en Venezuela del Centro de Estudio Situacional de la Nación, un organismo encargado de "recopilar, procesar y analizar" información "de interés nacional". En ambos casos está en discusión el tópico de la censura. ¿Puedo poseer en determinada situación pública medios sin que esto afecte su independencia y calidad informativa? ¿Que información puedo determinar que es lesiva para la seguridad y limitar o acotar su difusión? En una dictadura no es posible plantear siquiera algún comentario o disenso respecto de éstas discusiones.

Por ello proponemos que en ocasiones debería considerarse utilizar términos tales como distorsión informativa, manipulación, alteración monopólica de la información, en lugar de descerrajar livianamente la palabra "censura" para cada episodio de recorte de la realidad o selección de la noticia que observamos en los distintos medios (todo recorte de la realidad es intencionado, conscientemente o no, desde el camarógrafo que dirige su lente hacia un lado y le da la espalda a otro, pasando por el periodista que hace una pregunta determinada, el compaginador que elige editar y seleccionar unas imágenes y respuestas, y el medio que elige publicar o no el resultado de todo lo anterior). Sin dejar de reconocer que los medios de comunicación y los gobiernos de todos los países democráticos intentan cada uno a su modo y con sus recursos y ética relativa, manipular de algún modo la información; en honor entre otras cosas a la gente que en numerosas dictaduras, algunas tan sangrientas y perversas como la nuestra, ha puesto el cuerpo y dejado la vida, hay que darle a la palabra la entidad que merece. Y en este sentido, el de prohibir, amputar, quemar libros, fomentar la autocensura como único modo de supervivencia y perseguir hasta la tortura y la muerte, la censura es sólo practicable en regímenes dictatoriales.

Bibliografía

Avellaneda, Andrés, Censura, autoritarismo y cultura: Argentina 1960-1983, Tomo 1, Buenos Aires, CEAL, 1986 (pp. 18-27)

Aubenas, Florence y Bensayag, La fábrica de la información. Los periodistas y la ideología de la comunicación, Buenos Aires, Colihue, 2001 (pp.9-27)

Bohelert, Eric, Bloggers on the bus. How the Internet Changed Politics and the Press, Nueva York, 2009, Free Press

"Críticas a Piñera por Chilevisión", La Nación, 5 de junio de 2010, s/f, p.5

"Cuestionan un polémico decreto de Chávez", La Nación, 5 de junio de 2010, s/f, p.5

Encuentro Regional sobre Censura Indirecta en América Latina, "Introducción", Buenos Aires, mayo de 2006

Fanon, Franz, "Los condenados de la tierra", Buenos Aires, 1961, CEAL

Ferreira, Fernando, prólogo a Una historia de la censura: violencia y proscripción en la Argentina del siglo XX, en Arnoux (dir), Pasajes: escuela media-enseñanza superior. Propuestas en torno a la lectura y la escritura, Buenos Aires, Biblos, 2009

Gociol, Judith e Invernizzi, Hernán, Un golpe a los libros. Represión a la cultura durante la última dictadura militar, Buenos Aires, EUDEBA, 2002

Massarino, Marcelo, "Quema de libros durante la dictadura militar", en Arnoux (dir), Pasajes: escuela media-enseñanza superior. Propuestas en torno a la lectura y la escritura, Buenos Aires, Biblos, 2009

Muslip, Eduardo, Entrevista en Voces ásperas. Narrativas argentinas de los 90, en Arnoux (dir), Pasajes: escuela media-enseñanza superior. Propuestas en torno a la lectura y la escritura, Buenos Aires, Biblos, 2009

Ramonet, Ignacio, "La censura democrática" en Serrano, Pascual, Desinformación. Como los medios ocultan el mundo, Barcelona, Península, 2009

Ranzani, Oscar, "Los grupos de tareas atacaban bibliotecas", en Página 12 (8 de julio de 2002)

Robles Zabala, Joaquín, "El malestar de la lectura o la satanización de las ideas", en Letralia, tierra de letras. Año XIII, Nº 188, junio de 2008, Cagua, Venezuela

Serrano, Pascual, Desinformación. Como los medios ocultan el mundo, Barcelona, Península, 2009.

Subosky, Carlos, "Estados Unidos bombardea bibliotecas en Irak". Revista Ñ Nº 15, 2007

Torres, Ernesto, "Bajo la sombra: las historietas y la cultura durante el Proceso de

Reorganización Nacional" , en

Ulanovsky, Carlos,; Itkin, Silvia y Sirvén, Pablo, Estamos en el aire. Una historia de la televisión en la Argentina, Buenos Aires, Planeta, 1999. (pp.371-404)

Varela, Mirta, "Los medios de comunicación durante la dictadura: entre la banalidad y la censura" , en http://www.camouflagecomics.com

 

 

Autor:

Martín J. Staciuk

Semiología (CBC-UBA)

Prof. Ignacio Galán

Curso 2010 – Cuat. 1

[1] Ivernizzi, Hernán y Gociol, Judith, Un golpe a los libros. Represión a la cultura durante la última dictadura militar. Buenos Aires, Eudeba

[2] Subosky, Carlos, Entrevista a Fernando Báez en“Estados Unidos bombardea bibliotecas en Irak”. Revista Ñ Nº 15, 2007 Ramonet, Ignacio, “La censura democrática” en Serrano, Pascual, Desinformación. Como los medios ocultan el mundo, Barcelona, Península, 2009

[3] Encuentro Regional sobre Censura Indirecta en América Latina, “Introducción”, Buenos Aires, mayo de 2006,

[4] Serrano, Pascual, Desinformación. Como los medios ocultan el mundo, Barcelona, Península, 2009, y Ramonet, Ignacio, “La censura democrática” en Serrano, Pascual, Desinformación. Como los medios ocultan el mundo, Barcelona, Península, 2009

[5] Encuentro Regional sobre Censura Indirecta en América Latina, “Introducción”, Buenos Aires, mayo de 2006

[6] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=96298 http://www.eltiempo.com/colombia/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-7693285.html http://www.revistaelemilio.com.ar/?p=6111

[7] Aubenas, Florence y Bensayag, La fábrica de la información. Los periodistas y la ideología de la comunicación, Buenos Aires, Colihue, 2001

[8] Franz Fanon, Los condenados de la tierra ,p. 218)

[9] En 2010 el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas considera que hay 16 territorios no autónomos a ser descolonizados: http://www.un.org/spanish/descolonizacion/main.shtml

[10] Subosky, ob. cit

[11] Subosky , ob. cit

[12] Ramonet ob. cit

[13] entrcomillado del autor

[14] http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/79378.guerra-en-irak-el-truco-de-las-armas-de-destr.html http://lahaine.org/internacional/irak.htm

[15] Serrano, ob. cit

[16] Serrano,Pascual, ob cit., p. 28

[17] el “informe 10”, citado por Gociol, Judith e Invernizzi, Hernán, ob. Cit., p. 35

[18] Robles Zabala, Joaquín, “El malestar de la lectura o la satanización de las ideas” p. 1

[19] “los órganos del departamento de Seguridad del Estado (…) procedieron a neutralizar y poner coto a todas estas actividades proselitismo llevadas a cabo por el acusado ARGÜELLES MORAN(…) realizaron un registro en el domicilio del acusado de referencia, ocupándole un considerable número de volúmenes bibliográficos de contenido subversivo …” sentencia judicial cubana, en http://www.ruleoflawandcuba.fsu.edu/documents-ciegodeavila.cfm

[20] Gociol, Judith e Invernizzi, Hernán, ob. cit.,

[21] “Itzcovich, que también trabajaba en el diario El Cronista, recuerda los listados de palabras que no se podían utilizar, entre las que figuraban, por ejemplo, prostituta y huelga.” Gociol, Judith e Invernizzi, Hernán, ob. cit., p.111

[22] Gociol, Judith e Invernizzi, Hernán, ob. cit., p.108

[23] Ranzani, Oscar, “Los grupos de tareas atacaban bibliotecas”,

[24] Massarino, Marcelo, “Quema de libros durante la dictadura militar”,

[25] Muslip, Eduardo, Entrevista en Voces ásperas. Narrativas argentinas de los 90

[26] “Una escena filmada en la facultad de filosofía y letras: alguien le alcanza a otro un libro en cuya tapa se lee Marx, pero es rechazado con la frase: Yo a la facultad vengo a estudiar” , Carlos Ulanovsky et. al. Estamos en el aire. Historia de los medios de comunicación en la Argentina. Emecé. 1999 ,p. 378

[27] Una historia de la censura: violencia y proscripción en la Argentina del siglo XX, prólogo de Fernando Ferreira

[28] Encuentro Regional sobre Censura Indirecta en América Latina, ob. cit

[29] “Críticas a Piñera por Chilevisión”, La Nación, 5 de junio de 2010

[30] “Cuestionan un polémico decreto de Chávez”, La Nación, 5 de junio de 2010

Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Periodismo

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.