Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Business as usual… (demasiado grandes para acatar la ley)

Enviado por Ricardo Lomoro



Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6

  1. La Reserva Federal pide a AIG que oculte información sobre ciertos pagos realizados
  2. Los hedge funds vuelven al origen ("los desastres crean grandes oportunidades" - sic)
  3. Los enmascaradores de riesgo ("repos" en paz)
  4. La prensa titula: "El último escándalo en EEUU" (agrego, "de momento")
  5. ¿Le habrá llegado la hora a los que "hacen el trabajo de Dios"? Nada es lo que parece
  6. Nuevas víctimas de la avaricia de Goldman (atropellados por el "vehículo")
  7. Goldman niega la mayor (un órdago a la grande)
  8. Paulson & Co.: el "seleccionador" de activos (un cómplice necesario)
  9. La SEC va a por todos (como Gary Cooper en: "A la hora señalada")
  10. Europa, como siempre, tarde y mal, se incorpora a la manifestación (a por ellos…)
  11. Goldman & family: el goteo que no cesa (aumenta la lista de presuntos implicados)
  12. La mancha del fraude se extiende (grandes bancos realizaron operaciones similares)
  13. Un repaso del "leading case", por si se perdieron algún detalle (el asunto lo merece)
  14. - EEUU contra Goldman Sachs
  15. Goldman está en todos los fregados (todo sea por la pasta)
  16. La codicia insaciable de Goldman (por especular lo hacían hasta contra sí mismos)
  17. ¿Quién le teme a Virginia Wolf?
  18. El Gigantesco Calamar Vampiro tranquiliza al "cardumen" (cadena de favores)
  19. Más allá de la demanda contra GS: la trama oculta de un negocio amplio y generalizado
  20. El teatro del Senado estadounidense: hacerse los malos (y justos) para salir en televisión
  21. La "sardinilla" hawaiana (Obama) contra el tiburón de Wall Street (Goldman Sachs)
  22. Se confirma el cambio: "EEUU va a por la banca" (y yo sigo sin creerlo)
  23. La Fiscalía de NY también se apunta a la "caza de pícaros" (inflación de calificaciones)
  24. Cuomo amplia la lista de "traficantes de CDO" (el regreso de Eliot Ness)
  25. Goldman continúa pagando multas (para que todo siga igual)
  26. Lehman, Bernanke y los otros: fuego cruzado (el fin de los eufemismos cómplices)
  27. Demasiado grandes para quebrar o ¿demasiado grandes para acatar la ley?
  28. Ya no se puede creer ni en el abuelito de Heidi (el filántropo vive de los contribuyentes)
  29. Una historia sobre especuladores de alta velocidad (high frecuency trading)
  30. La batalla de los algoritmos (histeria en la renta variable)
  31. Geithner se entera por el móvil y Obama "ni se entera"… (¿evalúa? ¿protege? ¿evita?)
  32. Algunas explicaciones menos "accidentales" (las manos fuertes que arrean la manada)
  33. Buscando los "culpables" del "flash crash" (la investigación sigue su curso)
  34. Forgotten: El gran culpable es el sistema de especulación (y eso no lo van a cambiar)
  35. No Comment: La hemeroteca resulta fatal para los políticos (ustedes tomen nota)
  36. Por eso, Citigroup se disculpa pero no acepta su culpa (demasiada piedra angular)
  37. Una visita al "quiosco" de la prensa (algunos comentarios sobre la reforma)
  38. ¿Y por Europa, cómo van las reformas? (los radares y la torre de control)
  39. Dulce porvenir (I) (¿se podrán controlar las armas de destrucción masiva?)
  40. Dulce porvenir (II) (¿alcanzaremos a ver el fin de la reserva fraccionaria?)
  41. El vacilón de Basilea (las respuestas ingenuas sólo empeoraran las cosas)
  42. La reforma del nunca jamás: un impacto de baja intensidad (la flexibilización ilimitada)
  43. Mentiras y gordas: lo que oculta el muro de Berlín (las chicanas del Buba)
  44. Comentando los informes del Comité de Estabilidad Financiera y el Comité de Basilea
  45. Las soluciones

- El "testamento en vida" de Helicopter Ben: más escándalos a la vuelta de la esquina.

Septiembre de 2010. A dos años del colapso de Lehman Brothers, nada ha cambiado en lo fundamental. Los antiguos titanes de la banca siguen haciendo el trabajo de Dios

Al andar, andar, de la hemeroteca reciente (todo sigue igual, gana la banca)

La Reserva Federal pide a AIG que oculte información sobre ciertos pagos realizados

"La Reserva Federal de Nueva York pidió a la aseguradora AIG que no hiciera públicos unos pagos realizados a varios bancos por 62.100 millones de dólares en plena crisis, cuando la institución estaba dirigida por el actual secretario del Tesoro, Timothy Geithner"... AIG ocultó pagos a bancos a petición de la Reserva Federal de Nueva York (Cinco Días - 8/1/10)

Esta petición salió a la luz con la publicación de unos correos electrónicos entre AIG y la Reserva Federal a los que tuvo acceso el congresista republicano Darrell Isa y que recoge la prensa financiera.

Según dichos correos, AIG abonó 62.100 millones de dólares a varios bancos que habían comprado un derivado financiero colocado por la aseguradora, llamados credit default swap (CDS), y que son básicamente un seguro contra la suspensión de pago de deuda.

Entre las entidades que recibieron esta compensación por parte de AIG figuran Goldman Sach y el Deutsche Bank.

Según la información publicada, los abogados de la Reserva Federal de Nueva York pidieron a AIG que no revelara esta información, por considerar que podría generar polémica. Por tanto, esta información fue excluida de los archivos de la aseguradora que se hicieron públicos a finales de diciembre de 2008.

La revelación de esta petición ha generado una gran controversia, pues fue precisamente la Reserva Federal de Nueva York, con Tim Geithner al frente, la que diseñó el rescate del gigante asegurador. Algunos legisladores han señalado que la ayuda pública a AIG fue un "rescate escondido" a algunas entidades que recibieron el dinero de la aseguradora.

Los hedge funds vuelven al origen ("los desastres crean grandes oportunidades" - sic)

"Increíble pero cierto. Después de sufrir una salida histórica de patrimonio -que a su vez obligó a las famosas fire sales de activos que incrementaron aún más sus pérdidas-, de ser señalados como uno de los grandes culpables de la crisis por sus posiciones especulativas y de sufrir una purga sin precedentes en la que ha desaparecido buena parte de la industria, los hedge funds han vuelto"… Los hedge funds recuperan el patrimonio anterior a la crisis (El Economista - 16/3/10)

Y lo han hecho para cumplir la misión que les hizo nacer: batir la rentabilidad de los mercados con una protección contra las caídas.

Así, Deutsche Bank espera que logren una entrada neta de patrimonio de 222.000 millones de dólares en el año 2010, lo que devolvería el volumen gestionado a los niveles anteriores a la crisis: 1,722 billones. Una encuesta realizada por el banco alemán entre inversores de hedge funds encuentra que el 73% de ellos predicen un aumento del patrimonio del sector superior a 100.000 millones en 2010.

Los activos de esta industria alcanzaron casi 1,9 billones en 2007, pero la quiebra de Lehman Brothers y la prohibición de las posiciones cortas en valores bancarios, provocó unas pérdidas récord a estos fondos, así como unos reembolsos sin precedentes. A finales de 2008, los activos habían caído a 1,4 billones y unos 1.500 fondos habían sido liquidados.

Pero los gestores supervivientes lograron las mejores rentabilidades de la última década en 2009 gracias al fuerte rebote de las bolsas y la deuda corporativa provocado por los masivos estímulos fiscales y monetarios. "2009 ha demostrado que los desastres del mercado crean grandes oportunidades y, más aún, lo que un año de buenas rentabilidades puede hacer por la industria", según Deutsche.

Los enmascaradores de riesgo ("repos" en paz)

"Los principales bancos de EEUU enmascararon sus niveles de riesgo en los últimos cinco trimestres al rebajar temporalmente su endeudamiento justo antes de publicar sus cuentas, según los datos de la Reserva Federal de Nueva York recogidos por el diario The Wall Street Journal"... La gran banca de EEUU disimuló sus niveles de riesgo, según "The Wall Street Journal" (Cinco Días - 9/4/10)

En concreto, el periódico apunta que un grupo de 18 entidades entre las que se cuentan Goldman Sachs Group, Morgan Stanley, JP Morgan Chase, Bank of America y Citigroup, subestimaron los niveles de deuda empleados en la financiación de sus compras de valores al rebajarlos una media del 42% al final de todos y cada uno de los últimos cinco trimestres, cuando informaban al público de sus niveles de deuda, incrementándolos hacia la mitad de los trimestres.

"Esta práctica, aunque legal, puede ofrecer a los inversores una visión distorsionada del nivel de riesgo que las firmas financieras asumen durante la mayor parte del tiempo", afirma "TWSJ".

El endeudamiento excesivo de los bancos fue una de las causas fundamentales de la crisis financiera que hizo tambalearse al sector en 2008 y provocó el rescate de Bear Stearns y el colapso de Lehman Brothers, lo que ha motivado que las entidades sean muy sensibles a la hora de informar de un elevado nivel de deuda ante el temor de que estos datos puedan castigar a sus acciones.

"Quieres que tu apalancamiento tenga un mejor aspecto al finalizar el trimestre de lo que de hecho tiene durante el trimestre para sugerir que asumes menos riesgos", reconoce William Tanona, ex analista de Goldman y actual responsable de análisis financiero del banco de inversión británico Collins Stewart.

Así, el rotativo señala que en privado varias entidades admitieron la reducción temporal de su endeudamiento de cara a los finales de trimestre, mientras que representantes de Goldman, Morgan Stanley, JP Morgan y Citigroup declinaron comentar los datos de la Fed de Nueva York, aunque varios precisaron que sus informes incluyen expresiones indicativas de que los niveles de deuda pueden fluctuar durante el trimestre.

Por su parte, un funcionario de la Fed subrayó que el banco central vigila constantemente los niveles de activos en las principales entidades, pero advirtió de que las actividades financieras recogidas en dichos datos se enmarcan en el ámbito de supervisión de la Comisión del Mercado de Valores (SEC).

En este sentido, el diario apunta que la SEC está investigando las operaciones de venta y recompra (repos) de unas 24 grandes firmas financieras en un intento de descubrir si las entidades emplean argucias contables para ocultar los riesgos después de que se conociera que Lehman utilizó estas operaciones para disimular unos 50.000 millones de dólares (37.280 millones de euros) en deuda antes de su quiebra en septiembre de 2008.

La prensa titula: "El último escándalo en EEUU" (agrego, "de momento")

- Magnetar: de hedge fund estrella a culpable de la crisis (Expansión - 15/4/10)

(Por John Gapper) Lectura recomendada

Dos años después de que estallase la burbuja de los créditos hipotecarios subprime con la quiebra de Bear Stearns, los políticos aún buscan culpables. Sus progresos son lentos.

La semana pasada, Chuck Prince, el ex consejero delegado de Citigroup, dijo a la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera que "todos", desde bancos a agencias de rating y reguladores, creían que los tramos AAA de las obligaciones de deuda colateralizada (CDO) eran inversiones seguras y que todos se quedaron atónitos con el colapso de su valor.

Esta semana, un comité del Senado interrogó a Kerry Killinger, el ex consejero delegado de Washington Mutual, una de las mayores entidades de créditos hipotecarios antes de que los reguladores se la vendieran a JPMorgan Chase en septiembre de 2008. Insistió en que la incursión de Washington Mutual en los créditos subprime, animado por Wall Street y por entidades respaldadas por el Gobierno como Fannie Mae, era una anomalía.

Ante esto, cabe la posibilidad de que los políticos dirijan su atención hacia otro posible culpable, un hedge fund de Illinois cuyo fundador, Alec Litiwitz, ganó 280 millones de dólares (205 millones de euros) en 2007 después de que llevase a cabo una de las operaciones más famosas de la crisis.

Magnetar, el fondo en cuestión, no pretendía ser útil para la sociedad comerciando con valores subprime. Simplemente quería ganar dinero para sus socios e inversores examinando de cerca los cimientos poco firmes de la fiebre hipotecaria, y minándolos.

En ese sentido, se asemejaba a Michael Burry, el inversor que se dio cuenta de que muchas CDO estaban sobrevaloradas y su ráting era demasiado alto, y cuyo fondo, Scion Capital, fue uno de los primeros en tomar posiciones cortas en ellas. Burry es la figura central -y el héroe- en el libro de Michael Lewis sobre la crisis, The Big Short.

Magnetar no ha disfrutado de tan buena prensa como Burry. ProPublica, el grupo de noticias sin ánimo de lucro, publicó la semana pasada una amplia investigación sobre el fondo, y lo acusó de prolongar el boom subprime para apostar contra los títulos hipotecarios que ayudaba a los bancos a emitir.

Merece la pena leer la investigación por la luz que arroja sobre uno de los negocios más opacos de Wall Street en las fases finales del boom hipotecario -la emisión y comercio de CDO subprime sintéticas-. Muchos bancos de inversión se implicaron, y la mayoría preferiría olvidar el episodio.

No estoy seguro, sin embargo, de que demuestre que Magnetar estaba haciendo algo malo. El hecho de que el fondo se hubiera dado cuenta de que el emperador subprime iba desnudo, y estuviera sacando partido de ello, no convierte su comportamiento en peor que el de aquellos que actuaban en el sentido contrario.

La polémica de Magnetar se centra en su forma de financiar su apuesta contra los tramos AAA de las CDO emitidas por Citi. Magnetar se convirtió en el "patrocinador" de 30 CDO subprime durante 2006 y 2007 comprando la parte de mayor riesgo -los "residuos tóxicos" que otros rehuían-. Esto permitió a los bancos emisores vender los tramos de "bajo riesgo" a otros.

La trampa está en que Magnetar estaba adoptando posiciones cortas simultáneamente no sólo en valores subprime en general, sino también en los tramos de mayor ráting que había ayudado a lanzar. Al igual que en el caso de Magnetar, todos los acuerdos recibieron nombres relacionados con la astronomía, como Orion, Libra y Norma.

ProPublica y Magnetar discrepan sobre sus intenciones. ProPublica acusa al fondo de intentar plagar las operaciones de activos de riesgo para aumentar su probabilidad de colapso. Magnetar asegura que estaba arbitrando los distintos tramos de valores y que sus apuestas eran «alcistas», que no buscaba la pérdida de valor.

Lo que es innegable es que los productos que había comprado Magnetar cometieron impago a finales de 2008. También es indiscutible que Magnetar se benefició de ello en 2007 (pese a perder dinero en 2008), año en el que su principal fondo creció un 26%.

Así que, ¿deberíamos culpar a Magnetar, en lugar de a todos aquellos que habían adoptado posiciones largas sobre los títulos subprime, desde entidades de crédito a prestamistas hipotecarios y bancos de inversión que obtuvieron suculentos honorarios suscribiendo los acuerdos? ProPublica calcula que JPMorgan recibió 20 millones de dólares por crear un producto, pero perdió posteriormente 880 millones de dólares al conservar los tramos senior.

Hay dos motivos que lo justificarían. Uno es que Magnetar presionó a las agencias supuestamente independientes que elaboraban los acuerdos en nombre de los bancos para que aumentasen la rentabilidad del producto, lo que implicaba una reducción de la calidad de los activos. Sin embargo, no hay evidencias de que cruzase la línea y dictase las condiciones.

La cuestión es si los bancos revelaron todo cuanto deberían a otros inversores para situarles en igualdad de condiciones. ProPublica señala que los prospectos de los acuerdos no revelaban el papel de Magnetar, ni detallaban sus otras posiciones.

El segundo motivo es que ProPublica asegura que Magnetar ayudó a mantener en marcha la máquina de las CDO pese a su cínica visión sobre el sector inmobiliario. Actuó de forma distinta a Burry, o a John Paulson de Paulson & Co, que simplemente adoptaron posiciones cortas.

Pero Magnetar operaba en una zona desconocida del mercado de CDO, y las fuerzas que controlaban el boom del sector inmobiliario eran mucho mayores que un astuto hedge fund de Chicago. Aunque Magnetar no hubiera existido, las cosas habrían terminado probablemente del mismo modo.

El problema del mercado hipotecario estadounidense era que había demasiadas personas, especialmente en Wall Street, con incentivos económicos para ignorar los signos de advertencia y acumular riesgo. Fueron alentados por los políticos, y los reguladores lo permitieron. Qué se le va a hacer si Magnetar se percató de ello, y aprovechó la flexibilidad de las normas para ganar dinero con la demencia de la multitud.

(The Financial Times Limited 2010. All Rights Reserved)

- Don't Want To Read That Gigantic Report About The Hedge Fund Magnetar? Here's The Condensed Version (Business Insider - 11/4/10)

(By Courtney Comstock) Lectura recomendada

A 7-month long investigative report into the hedge fund Magnetar's role in the housing crisis was published by ProPublica on Friday.

Here's what you need to know about it.

1. Magnetar asked banks (for example, JPMorgan, Merrill Lynch) to create CDOs that were bundles of bonds made up of people's home insurance mortgages. If the people paid off their mortgages, the bonds made money. They named most of these CDO packages using astronomical terms: Orion, Libra, Scorpius, etc....

2. The banks used CDO managers to select which mortgages actually went into these bundles. Magnetar requested that the managers put the most risky mortgages, the mortgages least likely to be paid off, inside Orion, Libra, etc.

3. Magnetar bet that the bonds in these CDOs (Orion, Libra...) would be worthless because the mortgages would default. In other words, they shorted the CDOs they asked the banks to create.

4. Magnetar then found (through the banks) investors that were willing to go long on the CDOs, to bet that the mortgages would be paid off. One of those investors was Mizuho, one of Japan's biggest banks. Those investors, like Mizuho, actually "bought" Orion, Libra, or just parts of them. They were basically buying very risky debt obligations that offered a big pay off if the mortgages did not default.

5. The Magnetar Constellation Fund, the fund investing in these CDO "shorts," returned +76% in 2007 because the mortgages defaulted. The investors on the other side of the trade, like Mizuho, lost money.

Two sets of documents in this report are interesting: the emails between Magnetar and the CDO managers and the graphs that show the (estimated) proportion of the number of CDOs Magnetar created to the number of the CDOs everyone else created (most famously, Goldman Sachs, although they were by no means the only ones).

The emails clearly show Magnetar's wanting the riskiest, most unlikely-to-be-paid-off mortgages inside their CDOs.

Here are the graphs. Magnetar's CDOs (black) make up a huge portion of the total market's CDOs (blue). This is why the report claims Magnetar "kept the bubble going". Because they created a large portion of what would become worthless CDOs and found buyers that would lose tons of money by investing in them.

You can see a list of the CDOs Magnetar asked the banks to create here. The list shows the name and value (price) of the CDO, which bank created it, and which CDO manager selected the mortgages to be put inside of it.

That's basically it.

Magnetar did nothing illegal, but they did create huge bundles of risky mortgages (their astronomy-named CDOs) and find investors willing to buy them. Had the mortgages not defaulted, the payoff for those investors would have been huge. The investors should have known the enormous risk they were taking on, though they probably didn't, in part because the ratings agencies were over-relied upon, and also because lots of players were wildly ignorant.

There is nothing to say that if Magnetar had not created these mortgage CDOs, they would never have existed. They very well may have been created by someone else, sold, and become worthless just the same.

Monografias.com

¿Le habrá llegado la hora a los que "hacen el trabajo de Dios"? Nada es lo que parece

"La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, o SEC, presentó el viernes cargos en contra de Goldman Sachs & Co. y de uno de los vicepresidentes del banco por estafar a los inversionistas, al exponer falsamente y omitir información clave sobre un producto financiero vinculado a las hipotecas "subprime", o de alto riesgo"... La SEC presenta cargos en contra de Goldman por fraude (The Wall Street Journal - 16/4/10)

La SEC señaló que Goldman Sachs y Fabrice Tourre, quien era vicepresidente en ese entonces, crearon y comercializaron obligaciones de deuda colaterizada sintética, o CDO por sus siglas en inglés, que dependían del desempeño de valores respaldados por hipotecas residenciales de alto riesgo.

Según la SEC, Goldman Sachs no divulgó a los inversionistas información esencial acerca de los CDO, en particular el rol que jugó un importante fondo de cobertura en el proceso de selección de la cartera y el hecho de que este fondo había tomado posiciones en descubierto en contra de los CDO.

Goldman Sachs, que en un comunicado calificó las acusaciones de "completamente infundadas en la ley y los hechos", podría hacer frente a elevadas multas y tener que cubrir cerca de US$ 1.000 millones en pérdidas de inversionistas.

Los cargos representan otro golpe para un banco de inversión que está siendo criticado por la forma en que manejó la crisis financiera.

El fondo de cobertura, Paulson & Co., pagó a Goldman US$ 15 millones para crear el CDO a inicios del 2007, cuando el mercado estadounidense de bienes raíces y valores vinculados empezaban a mostrar señales de problemas, según la acusación de la SEC.

"No se divulgó en los materiales de marketing y era desconocido para los inversionistas, que un gran fondo de cobertura, Paulson & Co. Inc. ("Paulson"), con intereses económicos directamente adversos a los inversionistas en el (CDO), jugó un papel significativo en el proceso de selección de la cartera", agregó la SEC.

(Las acciones de Goldman caían a inicios de la tarde el 11,7% a US$162,69 en la bolsa de Nueva York.)

"El producto era nuevo y complejo pero el engaño y los conflictos son viejos y simples" dijo Robert Khuzami, director de la División de Cumplimiento en la SEC.

"Goldman permitió injustamente a un cliente que estaba apostando en contra del mercado hipotecario influenciar considerablemente sobre cuáles valores hipotecarios se incluían en la cartera de inversión, mientras informaba a otros inversionistas que los valores eran seleccionados por una tercera parte independiente y objetiva", explicó Khuzami.

La querella no mencionó a Paulson debido a que la firma no presentó ningún informe de divulgación a los inversionistas, dijo Khuzami. La mayoría de los cargos presentados por la SEC involucra divulgaciones impropias de información.

La SEC también indicó que Tourre, quien en la actualidad trabaja en Londres como director ejecutivo de Goldman Sachs International, fue "principalmente responsable" de la creación del CDO.

En un correo electrónico sobre el derrumbe inminente del mercado de CDO, Tourre escribió a un amigo: "Más y más apalancamiento en el sistema. Todo el edificio está a punto de desplomarse en cualquier momento (...). El único posible sobreviviente, el fabuloso Fab(rice Tourre) (...) de pie en el medio de todas estas complejas, altamente apalancadas y exóticas negociaciones que él creó sin necesariamente entender todas las implicaciones de estas monstruosidades".

Según la SEC, Goldman y Tourre sabían que sería difícil vender el CDO sintético si se divulgaba que Paulson -quien estaba apostando fuertemente contra los valores- había elegido una gran parte del colateral incluido en el CDO. Por lo tanto, Goldman llamó a ACA Management LLC, una firma de Nueva York que analiza el riesgo crediticio de ese tipo de productos, y le solicitó actuar como "agente de selección de la cartera".

Tras una reunión con Goldman y Paulson, ACA se mostró confundida sobre los objetivos de Paulson, según la querella. Un miembro de ACA envió un correo electrónico a un representante de Goldman en el que señaló que "no ayuda el hecho de que no sabíamos de qué forma ellos (Paulson) quieren participar en el espacio", según la SEC.

Al final, ACA acordó convertirse en el agente de selección de la cartera y un memorando escrito identifica a Paulson como un fondo de cobertura inversionista en acciones que compraría un tramo del CDO. La SEC afirma que Tourre "sabía, o fue imprudente al no saber", que ACA fue engañada para convencerla de que Paulson estaba invirtiendo en posiciones a largo.

La acusación en contra de Goldman es parte de la investigación de la SEC sobre los bancos de inversión y otros que titulizaron complejos productos financieros vinculados al mercado inmobiliario estadounidense cuando este comenzaba a mostrar señales de problemas, según Kenneth Lench, titular de la Unidad de Productos Nuevos y Estructurados de la SEC.

Nuevas víctimas de la avaricia de Goldman (atropellados por el "vehículo")

"Dos importantes bancos europeos perdieron casi US$ 1.000 millones después que Goldman Sachs Group los indujera a comprar obligaciones de deuda colateralizada que pocos meses después se convirtieron en "tóxicas", indicó el viernes la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, SEC"… ABN Amro e IKB fueron víctimas de fraude de Goldman, dice la SEC (The Wall Street Journal - 17/4/10)

Las dos instituciones, ABN Amro de los Países Bajos y la alemana IKB posteriormente estuvieron involucradas en algunos de los mayores rescates del sector financiero europeo por parte de los gobiernos.

La SEC acusó a Goldman el viernes de fraude en el sector de valores al afirmar que el banco no informó a los inversionistas que el fondo de cobertura Paulson & Co. estaba vinculado a la estructuración de obligaciones de deuda colateralizada, o CDO, conocidas como Abacus 2007-AC1. Goldman tampoco divulgó que Paulson estaba apostado contra estos CDO, según plantea la acusación.

De haber tenido conocimiento al respecto, Amro e IKB probablemente no habrían invertido en los CDO, afirma a SEC.

Los cargos podrían llevar a algunas instituciones financieras a ser más cautelosas al comprar productos de Goldman, lo que perjudicaría un lucrativo negocio para el banco de inversiones, afirmaron el viernes algunos analistas. "Ningún cliente se va a sentir cómodo ante la idea de que pudiera ser el próximo imbécil en el otro lado de una negociación o producto de Goldman", escribió Michael Wong, analista de Morningstar, en una nota a los inversionistas.

En el negocio de los CDO Abacus, ABN Amro e IKB fueron los imbéciles, según la demanda de la SEC.

El acuerdo se cerró a finales de abril del 2007, e IKB, un banco comercial con sede en Dusseldorf, compró US$ 150 millones en notas, dijo el ente regulador.

En pocos meses, las notas prácticamente no tenían valor e IKB había perdido todas sus inversiones. La mayor parte de los US$ 150 millones fueron pagados a Paulson & Co. en una serie de transacciones entre Goldman y el fondo de coberturas, explicó la demanda.

ABN Amro asumió por su parte el riesgo vinculado a las partes de más alta calidad de Abacus CDO, mediante contratos de derivados conocidos como canje de incumplimiento crediticio, o CDS, dijo la SEC.

A finales del 2007, ABN Amro fue adquirido por un grupo de bancos encabezados por Royal Bank of Scotland.

Goldman niega la mayor (un órdago a la grande)

"El banco estadounidense Goldman Sachs dice que las acusaciones de fraude por ocultar información clave a sus inversores en uno de sus productos son infundadas y anuncia que defenderá contundentemente su postura"… Goldman responderá acusaciones de fraude con contundencia (BBCMundo - 17/4/10)

Según el corresponsal de economía de la BBC, Martin Webber, los cargos presentados contra el banco representan uno de los golpes más duros a una de las firmas financieras con mejor reputación en Wall Street.

El papel desempeñado por Goldman Sachs ha estado bajo la lupa de la atención pública desde el comienzo de la crisis económica. Y sus especiales relaciones con los políticos de Washington han sido sometidas a especial escrutinio.

Pero en general, afirma Webber, Goldman ha sabido capear el temporal de la crisis económica para salir de la difícil situación mejor que la mayoría.

En el 2007 los precios de las casas estadounidenses habían crecido mucho más allá de su valor real. El banco estadounidense se dio cuenta de este hecho y sacó una buena parte de su dinero del mercado inmobiliario antes de que quebrase.

Sin embargo, Goldman Sachs también obtiene parte de sus beneficios tomando el dinero de sus inversores y dirigiéndolo hacia distintos fondos.

Los cargos presentados por el organismo de regulación financiera estadounidense, el SEC, se refieren al hecho de que Goldman Sachs no dio a sus inversores información clave sobre uno de sus fondos, el Abacus, que estaba compuesto por activos del sector inmobiliario.

Extrañamente en aquella época muchos inversores estadounidenses veían el sector de las propiedades como una apuesta segura: los precios de las casas nunca habían bajado en su memoria.

De forma que muchos bancos en Europa y en el resto del mundo depositaron grandes cantidades de dinero en Abacus.

Sin embargo, según explica Webber, estos inversores se lo hubiesen pensado dos veces si hubieran sabido que este fondo de activos en particular Paulson & Co. participaba en la selección y estructuración de las obligaciones.

Paulson & Co. pertenece al multimillonario magnate de los llamados fondos de cobertura o hedge funds, John Paulson. Al parecer Paulson había apostado que los activos del Abacus caerían estrepitosamente, una posición financiera de la que se beneficiaría enormemente.

In Goldman Sachs we trust

J. K. Galbraith, en su obra El Gran Crash de 1929, acuñó una de esas que han pasado a los libros de historia: "In Goldman Sachs we trust" (En Goldman Sachs tenemos fe). Lo hizo al narrar algunas de las prácticas realizadas por este banco durante aquella crisis, hace ahora 81 años. Por entonces los chicos de oro impulsaron la proliferación de los trust, unos vehículos de inversión mitad holding, mitad fondo, que comenzaron a invertir entre sí, comprando acciones los unos de los otros sin control, lo que contribuyó a hinchar la burbuja financiera de los años 20. Su supervivencia a la crisis y la etiqueta de banco salvador durante los años anteriores a los tenebrosos meses del 29 fraguaron una especie de leyenda sobre este inversor invencible.

Así, en diciembre de 2007, Goldman presentó sus cuentas anuales. La estupefacción e indignación resucitó. Goldman estaba bajista, y bien bajista, sobre el sistema hipotecario. Mientras tanto, el resto (Citi, UBS, Bank of America, Bear Stearns, Lehman, Merrill Lynch...) sufrían en sus cuentas un dolor extremo, con gigantescas pérdidas y millonarias previsiones, Goldman Sachs apareció ante el mercado con un récord de ganancias en el año 2007. Beneficio de 11.600 millones de dólares, un 22% más, junto a unos ingresos de 45.990 millones. ¿Cómo es posible? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿En qué escenario?

Los tentáculos de Goldman en el poder

Aquellos resultados afloraron a los pocos meses de la puesta en marcha de la operación Abacus, Lloyd Blankfein, presidente del banco, se jactó tras unos resultados espectaculares de dirigir al mejor equipo de profesionales del mercado. Eran los más listos. En un sólo trimestre Goldman acumuló ganancias de más de 4.000 millones de dólares gracias al crash de otro mercado, el hipotecario. Son muchos al otro lado del Atlántico los que vieron un ataque financiero en toda regla. Y así fue. Pero las primeras pruebas no han llegado hasta dos años y medio después.

El poder de Goldman asoma incluso a la Casa Blanca, donde parece tener reservada una plaza perpetua alguno de sus ex empleados. Coincidencias o no, los hombres del banco han copado algunos puestos en las esferas más altas de las finanzas de EEUU durante los últimos años. La voz cantante durante la crisis financiera la tuvo la mano derecha de George Bush. Se llama Henry Paulson, secretario del Tesoro, y llegó al puesto tras presidir Goldman. Claro, que entonces le apodaban Hank. Él planificó y dirigió el plan anticrisis, que desembocó en ayudas billonarias para sostener el sistema financiero. Y en él, su antigua casa.

Su lugarteniente entonces fue John Thain, el frío ejecutivo que reconvirtió el Nyse en la mayor bolsa del mundo junto a Euronext y que tomó las riendas de un moribundo Merrill Lynch hasta que tuvo que ser intervenido en 2008. También Robert Rubin, ex jefe del Tesoro y una de las cabezas visibles de Citigroup antes de su caída, fue el anterior responsable de Paulson en el mismo banco. A partir de la presencia de ex ejecutivos de Goldman en puestos clave de Wall Street se han construido diversas teorías de la conspiración. Ahora encuentran un anclaje con Abacus. ¿El origen de la mayor crisis financiera en 80 años?

Paulson & Co.: el "seleccionador" de activos (un cómplice necesario)

"Paulson ganó 8.000 millones con la debacle financiera y ayudó a Goldman en un fondo que arruinó a miles de clientes"… El tahúr de la miseria (El País - 18/4/10)

El boom inmobiliario convirtió Wall Street en un casino, en el que los productos exóticos apoyados en hipotecas se usaban como moneda de cambio. Pero en la primavera de 2006 eran pocos los gestores de fondos que iban a contracorriente. Uno de ellos era John Paulson. Creyó que la burbuja estallaría y arrastraría a los activos hipotecarios. Gracias a sus apuestas arriesgadas, ganó 8.000 millones entre 2007, 2008 y 2009.

Lo que pasó después es conocido. Bear Stearns fue rescatada por JPMorgan Chase; Lehman Brothers se derrumbó y Bank of America se hizo con Merrill Lynch. En plena hecatombe, Paulson emergió como una estrella. La mayor crisis financiera desde la Gran Depresión le convirtió en uno de los gestores de hedge fund (fondos de alto riesgo) más poderosos del mundo.

En 2007, cuando se cocinaba la crisis, Paulson se anotó un beneficio de 3.700 millones de dólares. Ni siquiera George Soros fue capaz de amasar tanta fortuna. Un año después, con los bancos hundidos por las pérdidas, ganó 2.000 millones. Y en 2009, con la crisis dejando a millones de familias sin hogar, sumó otros 2.300 millones. Sólo perdió dinero una vez en 16 años.

El hedge fund que lleva su nombre fue fundado en 1994, con una inversión de dos millones y un par de empleados. Ahora maneja activos por un valor cercano a los 36.000 millones. Y para invertir en Paulson & Co., el desembolso mínimo que exige a un particular es de cinco millones o 25 millones para los institucionales. Ocho de cada 10 inversores son extranjeros.

John Paulson, de 54 años, se graduó en finanzas por la escuela de negocios de la Universidad de Nueva York. Fue el primero de su clase. Tiene un máster por Harvard. Empezó a trabajar en Boston Consulting Group. Después estuvo bajo la batuta de Leon Levy en Odyssey Patners, antes de pasar al departamento de fusiones de Bear Stearns. Su último peldaño lo pisó en Gruss Partners.

Ya en 2005, en plena orgía inmobiliaria, le preocupó el deterioro en la calidad del crédito, el exceso de apalancamiento de las firmas financieras y la manera en la que se valoraba el riesgo asociado a activos hipotecarios. Sospechó que se estaban dando préstamos a gente insolvente. Y para proteger a sus inversores, apostó a que perderían valor.

Pero para que su estrategia tuviera éxito, debía dar con el vehículo de inversión adecuado. Así fue llamando una a una a la puerta de las grandes firmas de Wall Street, como Goldman Sachs o Deutsche Bank, los grandes empaquetadores de deuda. El nombre de Paulson aparece ahora citado en los cargos por fraude del regulador del mercado de valores contra Goldman.

Esencialmente Goldman creó un paquete a base de hipotecas subprime conocido como Abacus, que ofreció a sus clientes como una buena inversión. El banco permitió que Paulson eligiera las hipotecas que iban a perder valor. Goldman ayudó después al hedge fund a apostar contra esa cesta. Era como vender un coche sabiendo que tendría un accidente, porque sus frenos estaban rotos.

Goldman no informó a sus clientes de que Paulson estaba detrás, ni que iba a jugar a la contra sabiendo que esos activos que se vendían como buenos desaparecerían. El gestor de fondos se anotó unas ganancias de 1.000 millones y Goldman ingresó 15 millones en comisiones. Pero Paulson no hizo nada ilegal, porque no estaba obligado a hacer público el conflicto de interés.

Sin embargo, no son pocos los que acusan a especuladores como Paulson de agravar la crisis y dejar las miserias del resto. Ocurrió a raíz del escándalo que tumbó a la eléctrica Enron, donde los conocidos como short-sellers, vendedores a corto, hicieron fortuna apostando contra la compañía. Lo mismo sucedió con las puntocom. Y una década después, Dick Full, ex consejero de Lehman Brothers, y Alan Schwartz, de Bear Stearns, miraron hacia ellos para justificarse.

El fondo de John Paulson, una de las mayores firmas en una industria que maneja 1,5 billones, se registró voluntariamente en la SEC en febrero de 2004, por lo que está sujeto a las inspecciones de supervisión y debe entregar información regular de sus actividades. En una nota, ayer rechazó que participara en la selección de los valores de Abacus, tal y como dijo la SEC.

La SEC va a por todos (como Gary Cooper en: "A la hora señalada")

"La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) investiga una serie de acuerdos con valores hipotecarios orquestados por algunos de los mayores nombres de Wall Street con el fin de determinar si los inversionistas recibieron la información apropiada. La SEC acusó el viernes a Goldman Sachs Group Inc. de cometer fraude civil"... EE.UU., tras acusar a Goldman, pone la mira en otras firmas de Wall Street (The Wall Street Journal - 19/4/10)

El caso de fraude de valores presentado contra Goldman Sachs reveló un secreto a voces en Wall Street. Cuando el mercado inmobiliario comenzó a mostrar grietas hace unos años, algunas firmas financieras importantes diseñaron productos que buscaban permitir que clientes clave, como los fondos de cobertura, apostaran a un colapso del sector.

Monografias.com

Entre las firmas que estructuraron instrumentos hipotecarios que pronto perdieron la mayor parte de su valor figuran Deutsche Bank AG, UBS AG y Merrill Lynch & Co., que ahora está en manos de Bank of America Corp. Se desconoce si la SEC también investiga alguna de estas transacciones.

Los acuerdos les reportaron a estas firmas comisiones totales superiores a US$ 1.000 millones, afirman corredores. Los inversionistas que compraron estos instrumentos a menudo sufrieron cuantiosas pérdidas. Ahora, las demandas privadas, junto al caso civil contra Goldman, arrojan un poco de luz sobre la estructura de algunas de estas operaciones.

Esos polémicos acuerdos contribuyeron al cuasi colapso de American International Group Inc., que había asegurado por lo menos US$ 1.000 millones de valores emitidos por las firmas de Wall Street en 2005 que fueron ensamblados con la participación de fondos de cobertura. El gobierno estadounidense acabó por rescatar a AIG.

Los inversionistas que compraron estos valores -y apostaron a que los precios de las viviendas se mantendrían altos- salieron perjudicados. Entre los damnificados figuran un condado en el estado de Washington y un distrito escolar de Minneapolis.

Robert Khuzami, director de aplicación de normas de la SEC, afirmó el 14 de abril de 2010 que la agencia analizará con detenimiento acuerdos similares a los de Goldman realizados por otras firmas de Wall Street, aunque no queda claro qué transacciones tiene bajo la mira.

En el epicentro del escrutinio de los reguladores están los instrumentos conocidos como obligaciones de deuda garantizadas, más conocidos como CDO. Estos son valores respaldados por grandes paquetes de bonos hipotecarios y otros activos, incluyendo complejos derivados cuyo precio se basa en el desempeño de estos bonos.

En las postrimerías del auge inmobiliario en EEUU., algunos fondos de cobertura trabajaron con los bancos para crear CDO que les permitirían apostar a una caída del mercado de bienes raíces. En algunas ocasiones, los fondos de cobertura compraron seguros contra cesaciones de pagos, llamados CDS, cuyo valor sube si los bonos, y por ende los CDO, se debilitan.

En la estructura de Goldman en el centro de la acusación de la SEC, las firmas de calificación de riesgo rebajaron 99% de los valores hipotecarios subyacentes para enero de 2008.

Algunos de los CDO creados por Deutsche Bank, Merrill Lynch y UBS se desplomaron apenas meses después de ser creados. Para enero de 2008, las calificadoras de riesgo también habían rebajado la mayoría de los activos que conformaban estos instrumentos, según informes de analistas.

Los corredores y banqueros de Deutsche Bank estuvieron en alerta por problemas en el sector inmobiliario a partir de septiembre de 2005, mucho antes del derrumbe del mercado. En ese entonces un prestigioso analista redactó un informe en el que advertía sobre las pérdidas que se avecinaban en el mercado de hipotecas de alto riesgo o subprime.

Entre 2005 y finales de 2006, la filial estadounidense de valores del banco alemán creó varios CDO que ofrecieron protección sobre bonos hipotecarios contra los cuales algunos fondos de cobertura, que eran clientes de la firma, estaban apostando, señalan fuentes cercanas.

Uno de esos fondos de cobertura era Paulson & Co., ligado a John Paulson, que también habría participado en la selección de activos del CDO de Goldman Sachs, según la acusación de la SEC.

Un portavoz de Deutsche Bank señaló que todos los inversionistas que participaron en estos acuerdos, no sólo Paulson, ofrecieron sus ideas acerca de los activos hipotecarios que iban a respaldar los CDO. Un vocero de Paulson, en tanto, aseveró que "cada uno de los CDO sintéticos tiene una parte que apuesta a favor y otra que apuesta en contra".

Goldman, Deutsche Bank, UBS y Merrill defendieron con firmeza las transacciones, que a menudo se arreglaron de forma privada y no cotizaron en una bolsa. Las firmas sostienen que revelaron las inversiones implicadas y que los inversionistas eran lo suficientemente sofisticados para conocer los riesgos.

Goldman niega las acusaciones de la SEC, al decir que brindó toda la información y que no tenía obligación de decirles a los compradores quiénes eran los vendedores de los polémicos instrumentos.

Europa, como siempre, tarde y mal, se incorpora a la manifestación (a por ellos…)

"La acción judicial abierta por el regulador de los mercados de EEUU, SEC, contra Goldman Sachs por fraude ha alertado a Europa. Gordon Brown, primer ministro británico, ha solicitado "una investigación especial" a su regulador y Alemania ha pedido información a la SEC"… Reino Unido y Alemania investigan a Goldman Sachs tras la demanda de la SEC (Cinco Días - 19/4/10)

Un mercado financiero globalizado da lugar a responsabilidades globalizadas. La acción judicial abierta sobre Goldman Sachs en EEUU se ha recibido en Europa con mucho interés. Lógico, pues dos de los bancos que más ayudas han tenido que recibir de sus respectivos Gobiernos, el británico Royal Bank of Scotland y el alemán IKB, se contaron entre los primeros perjudicados por las pérdidas de los CDO de Goldman.

Partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • The new route: dollarization - The Argentine case

    A brief history of Argentina monetary procedures. The cost of the Seinoriage lost. Interest rates. The consumers in a do...

  • Comercio internacional

    El financiamiento y la asistencia internacional. Inversión extranjera directa. Organismos internacionales. Acuerdos come...

  • Modelo Económico

    Definición. Problemática económica que se pretende resolver. Estimación del modelo a priori. Variables, definición y mag...

Ver mas trabajos de Economia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.