Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Programas de Archivo en la TV Argentina

Enviado por Marcos Delgado



Partes: 1, 2

  1. Introducción al tema
  2. La programación de los programas de archivos hoy
  3. Imágenes y reseña de los programas de archivos
  4. Marco histórico
  5. Marco teórico
  6. Entrevistas
  7. Conclusiones finales
  8. Bibliografía

Introducción al tema

Basta ver el uso que los canales le dan a este tipo de programas para verificar que muy lejos quedaron de la mirada naif con la que el precursor Perdona Nuestros Pecados inauguró en estas tierras el género en 1994, en el viejo ATC. La moda de que la televisión juzgue a lo que ella misma produce, no es reciente, comenzó a principios de los noventa con el citado PNP. 

Hubo un tiempo en que fue famosa la frase "Llegó la televisión". Las noticias ocurrían en algún lugar lejano y la TV "llegaba" a reflejarlas. Pero las cosas han cambiado. Hoy nada gusta más a la TV que mostrar lo que ocurre en la TV.

Cada vez más, la pantalla reproduce otras imágenes de pantalla. Las cámaras no solo llegan al lugar de los hechos: los producen, amplían sus dimensiones y repercusiones. Los panelistas opinan y los conductores toman el mando. La TV y sus desatinos siempre fueron motivo de comentarios entre amigos y parientes. Ahora los conductores hacen en el aire lo que cualquier ciudadano en el living de su casa: mirar TV y reírse.

Hoy la televisión presenta la posibilidad de recrear programas uno en base al otro, es decir, programas que solo viven de acciones ocurridas en otros, no solo repeticiones, sino también errores y barbaridades, con el fin de entretener y demostrar que quienes ocupan un lugar en nuestras vidas por medio de la televisión, también pueden equivocarse.

Seguir creyendo que los programas de archivo, como se denomina al género que más se desarrolló en la última década en la TV argentina, deben el profuso lugar que ocupan actualmente en la pantalla chica local a los bajos costos y a la facilidad de producción es, al menos, analizar el fenómeno parcialmente.

Si por aquel entonces los programas de archivo se limitaban a repetir bloopers, furcios y todo tipo de perlitas inocuas, quince años después el género mutó y, al igual de lo que ocurre cuando la niñez le deja paso a la adolescencia, perdió cualquier atisbo de inocencia. Ya sea porque determinada temática mide, porque el programa funciona como difusor de otro o porque sirve para debilitar a la competencia o contrarrestar lo que ella dice, los ciclos que miran a la TV forman parte de una nueva era televisiva, donde la competencia trasciende la pantalla y la planilla de ratings.

OBJETIVOS

Conocer en profundidad el formato de programas de archivo y resúmenes. Descubrir sus orígenes, la razón de su éxito, su desarrollo histórico. Destacar sus cualidades a nivel producción, ventajas y beneficios que generan para sus productoras y demostrar que son productos pensados y llevados a la pantalla por sus propias cualidades y posibilidades de éxito y no por la imposibilidad de competir frente a las grandes y costosas producciones.  HIPÓTESIS

Los programas de archivo proliferan en nuestra televisión local. Son probados formatos de éxito que todos los canales de aire intentan sumar a su propuesta portando su propia versión o adaptando segmentos de programas asignándoles un espacio para comentar lo acontecido en la televisión. Contrariamente a lo que podría pensarse, esta tendencia no cansa al espectador quien encuentra una buena opción de entretenimiento con buena aceptación al ser más variado que una propuesta de por ejemplo ficción (y sus consiguientes limitaciones en la franja de espectadores).

La buena y fácil aceptación del formato otorga más seguros beneficios para el canal que una inversión incierta al generar material propio, apenas necesitan más que ocupar las imágenes de los demás canales cubriendo así desde los hechos de más importancia y popularidad hasta los más insignificantes.

La razón de su éxito es la suma de un producto de fácil acceso, poca profundidad en las investigaciones y notas, dinámico y variado que permite al espectador sentir una sensación de información estando al corriente de todo lo acontecido y sin perderse nada al estar solo fijado en un producto y a que todo lo acontecido y sin perderse nada al estar solo fijado en un producto y a que son propuestas baratas para las productoras y canales que pueden cubrir las franjas horarias con un resumen de material.

Apenas con una pequeña vuelta de tuerca se recicla lo mil veces visto dándole otro enfoque o una nueva perspectiva volviendo a llenarle de interés para el espectador que puede informarse de todo lo que está pasando en diversos temas y en el amplio espectro de canales de una manera breve y divertida.

La programación de los programas de archivos hoy

Monografias.com

PREGUNTAS

-¿Cuál es el origen de los programas de archivo y el por qué de su propuesta?, ¿Cómo surge?.

-¿Por qué  los programas de archivo y de resúmenes se multiplican y tienen éxito?

-¿Por qué  no cansan al espectador al estar mostrando lo mismo una y otra vez apenas con un leve matiz diferente?

-¿Surgen ante la imposibilidad de competir contra las grandes producciones y generadoras de material o son un formato elegido en primera instancia por su probada eficacia y aceptación?  

JUSTIFICACIÓN

Cuando tenemos en cuenta que la televisión es un medio de comunicación gratuito, masivo y de servicio, nos surge la idea de preguntarnos qué es lo que nos presenta dicho medio. Cuando la denominamos como "caja boba", ¿todo lo mencionado anteriormente ya no tiene validez? ¿O estamos frente a un medio que nació siendo un servicio y se fue transformando en un recipiente de productos de consumo masivo? ¿Quién la transformo? ¿Fueron los espectadores actuales o los que en algún momento lo fueron y ahora son realizadores y decidieron cambiar lo que no les gustaba?

Muchas preguntas nos hicimos al determinar a la televisión como un objeto que todos tenemos en nuestras casas o lugares de trabajo, y que nos transmite todo tipo de arte audiovisual. Cuando cambiamos de canal ya sea porque no nos gusta lo que estamos viendo o simplemente del otro lado se emite algo más interesante, ya estamos inmersos en un mundo que tiene un final abierto. De hecho tiene un principio elemental: el entretenimiento.

Nos planteamos hacer un trabajo que sirva de apertura de ideas, a las personas que consumen dicho medio. Para eso nos valemos de los denominados "Programas de Archivo". Sus inicios, sus transformaciones, sus consecuencias y su culto que sirve para alimental al mismo producto. Concebimos en particular un programa de archivo que salió de la competencia: "Zapping TV". Un espacio al que se le dedica gran cantidad de informes, con resúmenes de la semana de los distintos canales y una poderosísima edición y musicalización que hacen de un convencional programa de archivos en un programa humorístico. La persona que le resulte interesante este trabajo será aquella que quiera saber sobre que se basa un simple programa de televisión, y cual es su objetivo en sí. Hay algo más en una simple presentación de una cinta de video, y eso es el rating. Hasta dónde llega esa meta de números que hace que el contenido se vuelva a segundo plano y que el espectador esté detrás de ello. De este modo se podrá comprobar cómo ha sido el avance de dicho producto en el inconsciente de los televidentes y en la agenda de los realizadores y productores de la televisión y de otros medios.

Se verá  a la televisión como una formadora de opinión, cómo puede ser eficaz a la hora de tomar un clip ajeno y transformarlo en comicidad, de modo que parezca natural y se la verá como una simple arma de destrucción en la competencia.

Para la utilidad de este trabajo haremos entrevistas a protagonistas delante y detrás de las cámaras, así el lector podrá entender que lo que está viendo, sucede todo para la televisión y no para el espectador.

Imágenes y reseña de los programas de archivos 

Demoliendo teles, es un programa de archivo conducido por Luís Rubio y Diego Reinhold, en la pantalla de Canal 13. El programa debutó el 19 de junio de 2010 su promedio fue de 11.8. 

Monografias.comMonografias.com

El Resumen de los medios, más conocido por su abreviatura RSM es un programa de televisión que se emite en el Canal América TV de lunes a viernes a las 20:15 horas. La primera emisión salió al aire el lunes 19 de septiembre de 2005 bajo la conducción de Mariana Fabbiani, Maju Lozano y Claudio Pérez. Este programa trata todos los acontecimientos de la actualidad televisiva (realities, concursos, programas de polémica, fiestas, revistas, etc.) recopilando las mejores cosas para mostrarlas al aire. 

Monografias.com

Televisión Registrada, también conocido como TVR, es un programa de televisión producido por la productora argentina Pensado Para Televisión (PPT) propiedad de Diego Gvirtz. Fue estrenado el 5 de julio de 1999 en el canal América TV, y conducido desde ese momento y durante seis años por los humoristas Claudio Morgado y Fabián Gianola. Es un noticiero que semanalmente trata con humor todo lo acontecido en la televisión argentina, marcando –además de lo humorístico- un contenido ideológico o línea editorial en sus informes. Luego pasan a estar frente a la pantalla Gabriel Schultz y Sebastián Wainraich. Actualmente es conducido por Pablo Rago y Gabriel Schultz, y se emite por Canal 9 los sábados a las 22:00, luego del Futbol Para Todos.

Monografias.com

Monografias.com

"Zapping, no te estás perdiendo un programa, estás viendo todos" más conocido como simplemente "Zapping" es un programa producido por Cuatro Cabezas, que muestra con ironía los hechos más trascendentes de la TV local. Empezó a emitirse el 24 de agosto de 2007 en Telefé.

Es conducido por Guillermo López y Julieta Prandi los sábados. Y de lunes a viernes en su edición diaria, por Horacio Cabak y Amalia Granata.

Monografias.com

Monografias.com

Perdona nuestros pecados (también conocido por su sigla PNP) fue un programa televisivo emitido entre los años 1994 y 2002. Fue producido por GP producciones que perteneces a Gastón Portal. Era conducido por Raúl Portal y Federica Pais en su primera etapa, luego el lugar de País fue ocupado por Mariana Fabbiani y en la última etapa por Carola Kirby. También participaron en el programa varios chicos surgidos del programa Magazine For Fai como Martín Piroyansky, Martín Slipak, Maida Andrenacci y Laura Cymer quien imitaba a Mariana Fabbiani.

El programa se basaba en encontrar errores o hechos humorísticos en los demás programas que se emitían en la televisión local. Fue el pionero de un estilo que luego sería retomado por otros programas como Televisión Registrada, El Ojo Cítrico y Zapping entre otros.

Monografias.com

  Marco histórico 

La primera propuesta de un programa de archivo fue "Las Patas de la Mentira" de Miguel Rodríguez Arias. Luego PNP de Raúl Portal en la década de los 90. Este programa estableció el formato y abarcaba todo tipo de archivo, mostrando desde furcios, pifies, hasta curiosidades tanto de políticos, como de personajes importantes, populares o televisivos. Luego llegó TVR que fue cambiando tanto de pareja de conductores como de enfoque hasta llegar a la fórmula de la emisión actual. Al principio, ambos programas no contaban con una producción llamativa y presentaban austeras escenografías hasta que ganaron poco a poco producciones más cuidadas a medida que su rating crecía junto a la mejora de su performance. La razón, se debe a que fueron una salida barata que presentaron los canales y que no pretendía en ese primer instante sobresalir más que para rellenar el espacio necesitado de la forma más rentable. TVR apareció concretamente en 1998 por América TV. Cambió a Canal 13 en 2005 experimentando una amplia mejoría a medida que la pareja de conductores se fue asentando. Actualmente es un programa de éxito con gran trascendencia y trayectoria que no solamente levanta material de otros programas sino que es usado y levantado por otros programas también. Los cambios en su estructura se han debido también a la constante prueba que se ha hecho para ganar la atención de la audiencia y dejar de ser un rejunte de archivo a falta de una propuesta mejor para ser una propuesta fuerte y protagonista del canal.

Otra propuesta actual y de constante crecimiento es Zapping por Telefé. Este programa muestra un costado un poco diferente a TVR de quien parece ser directo rival. Zapping es un producto de primer nivel que si bien ha recibido numerosas críticas del sector en un primer momento por las mismas falencias que experimentó TVR también en un sus inicios, ha encontrado un lugar en la grilla horaria y se ha expandido a otro horario durante los mediodías en formato diario con gran repercusión.

Monografias.comLa principal diferencia entre estos dos programas y actuales líderes del formato, es que TVR indaga más en una veta política y en las cuestiones de actualidad social. Dispone de un invitado, generalmente un personaje de un estandarte social planificado para que el mismo pueda aportar con su cultura algún pensamiento interesante al tópico y al programa. Zapping, ha experimentado hace poco (debido a su menor trayectoria) varios formatos donde también se dispuso de invitados pero con perfiles más simples o cercanos a un sector del público más popular (personajes salidos de la casa de gran hermano, mediáticos, etc.…). Esto llevó al programa directamente a apuntar a tópicos más bizarros o simples estableciendo un humor un poco más burdo que su rival.

Podría decirse que ambas franjas de público conforman una totalidad que satisface las demandas de la amplia audiencia televisiva. Es así que todo aquel que quiera informarse o simplemente estar al tanto sobre la actualidad de los hechos de importancia a nivel sociopolítico o lo meramente televisivo y/o divertido y curioso, tendrá en estos dos programas referentes (y en sus respectivas ramificaciones) un espacio donde experimentar esta información de una forma rápida, amena y divertida que se propone a si misma frente al formato de noticiero como una salida rápida y más accesible tanto para el público casual como al seguidor del programa. 

Monografias.comAmbos programas han nacido de orígenes parecidos donde han sido una evidente solución ante el bache televisivo y el abaratamiento de coste. Sin embargo, hoy su naturaleza es muy diferente, transformándose en propuestas que presentan por si solas un estilo, un nuevo formato que presentar de una u otra forma su versión o adaptar al menos una sección de alguno de sus programas al estilo) y concentra la información combinándola con la dosis justa de humor y dinámica. La inclusión de figuras en ascenso como conductores demuestra que aún experimentando, se visualiza y apuesta a estos programas a futuro. Es sin duda un acierto planificado para ayudar ante el evidente despegue y éxito lograr la identificación propia del programa, la sensación de novedad, la frescura y a la estrella intocable. Estos programas incorporan un lenguaje cotidiano y amigable sea cual sea el tópico a tratarse.

Es la apuesta más fuerte y actual de los canales por su probada frescura dinámica y eficacia lo cual los convierte en el formato imperante en el mañana si saben renovarse constantemente.

"Me parece que van a seguir. No sé si aumentarán en cantidad, pero para diferenciarse y sostenerse van a tener que buscar nuevas ideas." Miguel Rodríguez Arias.  Empecemos ahora a recordar aquellos momentos que nos dio la televisión. Aquellos momentos inolvidables. Así se lo suele "vender". Cuando estamos expuestos a un determinado producto, nos mantiene la sensación de saber si resultará como lo determinan nuestras expectativas o tendremos que seguir buscando ese "algo" en otro lado. En otro canal. Cuando la televisión irrumpió en la historia de la humanidad, ya había un medio que acaparaba la atención de los consumistas. Es medio era (y es) la radio. Este universo de voces que salían por parlantes y que nos mantenía al tanto de lo que sucedía en el mundo exterior o en nuestro mismo entorno, era el proveedor de contenidos por aquella época. Tanto de información como de entretenimiento.

Volver al pasado y pensar que habría una nueva tecnología capaz de soportar una imagen en movimiento, hacia volver la cabeza como un depositario cerebral capaz de incremental el pensamiento y el intelecto de una persona hasta el triple de lo esperado, estipulado o comprobado. Claro que para muchos especialistas en ese entonces, la capacidad de las personas pudo ser mucho más abarcativa por el simple hecho de no tener otro tipo de medio que piense por nosotros. Pero en qué momento la televisión, esta caja reproductora no solo de sonidos sino de imágenes que lo acompañan, dejó de ser un simple entretenimiento para convertirse en un formulador de ideas.

Cabe señalar que la televisión es un mero sistema tecnológico que funciona como servicio y como tal debe darle a su público espectador lo que este le demande. ¿Y cuáles son las demandas?, ¿son todas las demandas iguales?. ¿Existen las demandas realmente?. Si, claro que existen. De hecho, de no ser así no podría existir un determinado producto. Pero, ¿cuándo una demanda se hace factible y de quien fue realizada?. Esta pregunta sirve como disparador al interrogante que plantea un desorden en la convicción de la gente. Y cuando hablamos de gente, nos referimos a la gran masa que consume un determinado producto a tal hora, en tal canal y en un determinado día. Esa persona que se encuentra frente a la televisión, no hace más que tener una posición cómoda, relajada, expectante para recibir a bombardeos la información que sale de allí. Ese Ser tal vez no ha podido resolver que lo que tiene delante de él, ha sido elaborado con materiales que fueron sacados de lo más recónditos lugares del "maravilloso" mundo de la televisión. Léase, estudio de cuatro paredes con luces, cámaras y personas ofreciendo algo. Aún así, una persona común y corriente no repara en el tiempo, la dedicación, la producción, la iluminación, las horas de ensayos, los años de estudios que le han dedicado a este medio; simplemente a esa persona que se encuentra allí, le interesa mover el dedo y encontrarse con algo que le produzca felicidad. O no. Simplemente algo que satisfaga sus necesidades. Si juntamos al común de todas las personas nos daríamos cuenta que en realidad, muchas de las personas que miran televisión no encuentran en su totalidad algo que este resuelto de una determinada manera y que complete sus deseos. Simplemente miran, y si no hay nada cambian de canal, y si sigue sin haber nada, cambian de canal nuevamente. Así, hasta que el hartazgo copa a la capacidad mental y esto hace que la palabra Off, aparezca en nuestra vista y en nuestro televisor.

Hoy la televisión presenta la posibilidad de recrear programas uno en base al otro, es decir, programas que solo viven de acciones ocurridas en otros, no solo acciones, sino también errores y barbaridades, con el fin de entretener y demostrar que quienes ocupan un lugar en nuestras vidas por medio de la televisión, también pueden equivocarse. Pero gracias a esto, podemos ver cuan fácil resuelta crear un nuevo programa, solo basta con mirar la programación de varios canales a lo largo de un día, compararlas, seleccionar los peores momentos o los más bizarros… editarlos y allí tenemos nuestro programa. Se demuestra una falta de creatividad muy importante.  

Esto no es algo que solo suceda hoy, podríamos mencionar como pionero de los programas de archivo a Rodríguez Arias quien en 1983 vio, escuchó y grabó al entonces candidato a vicepresidente de la Nación por el Partido Justicialista al pronunciar un memorable lapsus línguae que terminó siendo premonitorio: "La opción es liberación o dependencia –había dicho entonces don Deolindo Felibe Bittel- y  nosotros ya elegimos la dependencia". Aún en aquella época, de muchísima menos polución mediática que la actual, esa desopilante y desoladora aseveración, en su fugacidad, había pasado inadvertida y Rodríguez Arias intuyó entonces un filón valioso para hacer reflexionar a la sociedad sobre los intrincados laberintos del discurso político y se lanzó a armar unos videos con sus primeros hallazgos.

La derivación de esta primera cercanía a la definición de programas de archivo la tuvo Raúl Portal con el programa llamado PNP (Perdona Nuestros Pecados) quien solo se dedicó a reproducir meros errores televisivos. Si revisamos sin mucha atención las grillas de diferentes canales de aire podríamos estar seguros de decir que cada uno de ellos posee un "programa de archivo", en su defecto, posee dos. Nombres como Duro de domar, Maldita TV, RSM, Ran 15, Zapping, son casi familiares para nosotros, ya que la mayoría de ellos ocupan lugares de hora central en las distintas programaciones de las distintas cadenas televisivas. 

No hemos mencionado en la lista anterior al programa que va a ser objeto de nuestro estudio ya que creemos que el mismo, podría llegar a sumarse a los ya mencionados, pero logra destacarse por su gran producción. En la cual podemos notar que no solo se encargan de seleccionar fragmentos de todos los demás programas, sino que tiene un ideal principal el cual rige cada sección del mismo y le otorga un toque distintivo, haciendo de este programa el primer y único noticiero de la televisión argentina. El programa del cual estamos hablando es Televisión Registrada, el cual se emite los días sábados por canal 13 a las 21:30hs. Cinco años después de la creación de PNP el productor Diego Gvirtz encontró un camino intermedio entre el afán intelectual original de Rodríguez Arias y el entretenimiento leve del os Portal al proponer un noticiero de la TV argentina que presentaba humorísticamente informes que compaginaban lo más llamativo de la semana televisiva.

Un nuevo día, un nuevo canal, un nuevo programa y una nueva oportunidad para darle a nuestro apetito televisivo un bocado fresco. Dramas, comedias, de terror, musicales, documentales, deportivas… muchos géneros fueron explotados hasta el hartazgo.

Podemos rescatar del libro de Luís Lazzaro "La Batalla de la Comunicación", que nos plantea un nuevo escenario en cuanto a la historia y los medios, y nos manifiesta que la historia como tal queda convertida en un producto, en señal temática que puede contar lo que pasó pero no reflexionar sobre el presente. Atrás quedó la promesa de la revolución (obrera o nacional y popular) como desafío histórico y social y su ontología fue reemplazada por el falso paradigma de la democracia digital, conducida por terminarles remotas y de una dudosa ciudadanía de cuarta categoría en un mundo de sofisticados artefactos tecnológicos.

La historia ha demostrado que diversos formatos han dado una posible cercanía a las diferentes capacidades de disfrute que tiene cada espectador. Nuestro trabajo se centra en la posibilidad de hacer hincapié en los programas de archivo y su influencia tanto en la gente como en los productores de la televisión.

Para recrear una suerte de glosario, podríamos definir archivo como un espacio físico donde se depositan todo tipo de objetos y/o documentos En un canal de televisión, el archivo es un sitio donde se puede encontrar cualquier información sobre algún producto ya hecho con anterioridad. Es por eso que cuando hablamos de historia de los medios, y más exactamente de la televisión, tenemos que remontarnos a 50 años atrás y mentalizarnos en las posibilidades y herramientas que nos ofrecía este terreno.

Era imposible imaginar que de lo que podría llamarse un "cesto de basura guardado", hoy se lucre unos minutos, horas y días sobre esto. Es decir, sacando la lógica que hace tantos años los programas de archivo no existían por una simple idea de que no abundaban los programas y la tecnología escasa hacía que se dificulte la grabación y el guardado posterior de ese archivo. Ahora bien, nos remontamos a 1994 y la aparición de un programa que sería hito en el tema que estamos tratando. Perdona Nuestros Pecados inauguró en estas tierras el género en el viejo ATC. Si por aquel entonces la utilización de archivo se había limitado a repetir bloopers, furcios y todo tipo de perlitas inocuas (Videomatch 1990), quince años después el género mutó y creció enormemente. Ya sea porque determinada temática mide, porque el programa funciona como difusor de otro o porque sirve para debilitar a la competencia o contrarrestar lo que ella dice, los ciclos que miran a la TV forman parte de una nueva era televisiva, donde la competencia trasciende la pantalla y las planillas de ratings (TVR 7, 2 puntos promedio; Zapping 7,0 puntos promedio).

Perdona Nuestros Pecados se mantuvo aproximadamente diez años en pantalla, en varios canales diferentes, exponiendo de manera desopilante los errores, desaciertos e incongruencias de toda nuestra tele. PNP fue el padre de los programas de archivo que hoy formaron un extenso árbol genealógico copando la pantalla. Todos ellos crean hoy un nuevo panorama de cómo ver la televisión y ya se coloca en el tablero de la duda si son programas basura o la televisión ha evolucionado implementando nuevos modos de vida a los cuales la sociedad se debe adaptar.

El núcleo de los ciclos originales eran los errores de continuidad: personajes que en las telenovelas entraban en una escena con una remera de un color y salían con otra de otro color; o que no fumaban y de pronto en otro capítulo lo hacían, etc. Y los bloopers: desde errores de los conductores de programas, como el periodista Mariano Grondona, la presidenta de la Liga de Amas de Casa Lita de Lazari, o el ex modelo y conductor de televisión Ante Garmaz; hasta accidentes acontecidos en actos públicos y emisiones televisivas, como decorados que se desploman imprevistamente, etc.. Estos fragmentos eran presentados a través de un breve gaga entre los conductores (Portal y Federica Pais en la primera emisión) que en ocasiones incluían como invitados a los mismos burlaos.

¿Qué hacía que el espectador se quede frente a la pantalla?. Tal vez el simple hecho de ver como algo que vemos como fruto de una producción este lista para ser sacada al aire, sin errores y con todos los moños, esto nos daba la posibilidad de ver como se iba gestando dicho producto y por qué no, adentrarse en el estudio de grandes decorados y reírnos de los actores y sus equivocaciones. Reírnos junto a ellos y de ellos. Ya empezábamos a notar que se encontraban en el mundo televisivo, personas capacitadas para captar cualquier tipo de error y pulsar Rec. Sabíamos que si ocurría algo fuera de "lo normal" en un programa que es emitido en vivo, lo veríamos en la semana en PNP. A cuidarse y no ser tan torpe para no salir en este programa de bloopers. Es que a la gente le gusta ver como se tropiezan los conductores, como desafinan los cantantes, como se cae un decorado sobre algún invitado de turno, como se pasa algún productor delante de cámaras o como los actores se tientan o se olvidan las líneas. Será porque eso hace a la televisión, como un simple medio de comunicación u no un mundo para personas que fueron entrenadas duramente para salir al aire o necesariamente tuvieron una carrera de seis años para ser director o productor. No. Porque simplemente no existe eso. Aquella persona que se encuentra delante de cámaras, está por alguna razón o circunstancia y no por haber estudiado como pararse delante de una cámara. Por eso mismo es que un programa que nos refleja los errores de los demás nos invita a pensar que el que está dentro de la pantalla, es una persona común y corriente y eso nos da cierta tranquilidad. O por lo menos en una época donde se consideraba a la televisión como el objetivo de muchas personas para alcanzar el éxito.

Uno de los programas de archivo que más se destacó fue La Noticia Rebelde, un recordado programa, idealizado desde un punto de vista que hoy carece la televisión. El recurso del buen conductor. Poseía conductores de tal magnitud que no importaba si el contenido era bueno o malo. La idea era hacer un noticiero humorístico que profundizara y fuera un poco más allá. Entre las secciones más recordadas figuran la imitadísima hasta el hartazgo, "Pasando revistas", segmento en el que comentaban las notas que aparecían en medios como Gente y Siete Días, comentario que siempre terminaba con el revoleo de la revista en cuestión y la lapidaria pregunta "¿a quién le importa esto?". "La entrevista", una de las secciones más temidas por los invitados, sobre todo por la pregunta inicial "para romper el cubito" que siempre hacía Ginzburg y que era poco menos que zarpada. También había publicidades "truchas" y móviles inexistentes: "Aquí no está ocurriendo absolutamente nada y somos el único medio presente", decía un supuesto movilero. Comienza así la burla y el humor ácido hacia los medios.

Siguiendo con esta línea de formato, encontramos en el haber un programa que se asemeja mucho al anteriormente mencionado. Comparten un dúo de conductores como lo hacían Portal y Pais, una escenografía vistosa y colorida, una cortina pegadiza, una misma duración y hasta se podría decir que comparten lo mismo  tapes. El programa al cual nos referimos es "El Ojo Cítrico" o luego llamado "Ojo con el Ojo", haciendo alusión por supuesto que hay alguien que está observando atentamente los errores que se cometen todos los días en algún estudio de televisión transmisión en vivo. No es mínimo detalle, el hecho de que de tantas cosas que se compartan también lo fuere su director, Gastón Portal. Ojo con el Ojo es el programa que pone una mirada  humorística y ácida sobre la televisión. Los errores, furcios y todo aquello que quiere pasar desapercibido en la tele, ese ojo lo ve. La televisión se ríe de si misma con los informes de la semana y las secciones especiales del programa, como el pasado de los famosos, el ranking y "lo mejor" de todo el país televisivo. Este programa es un desprendimiento del recordado Perdona Nuestros Pecados, el cual luego se convirtió en El Ojo cítrico conducido en Canal 13 por Luís Rubio y Mariana Fabbiani. Y en la última temporada la ex esposa de Gastón Portal, su productor, se retiró del ciclo e ingresó como co conductora de Rubio, Julieta Prandi.

Monografias.com

Ran 15 cuenta con la conducción de Maju Lozano y Ricardo Rubio. Semanalmente nos muestran los 15 puestos más divertidos de la televisión: los peores vestidos, el rey de los papelones en TV o el que quedó peor después de una cirugía.

 Monografias.comEn la actualidad podemos dar un paseo que no lleva a programas tan actuales que han sido mezclados con la otra realidad, la del archivo. A alguien se le ocurrió  que mezclar todo eso sería un buen resultado. Y se ve que tan mal no les ha ido, aunque tengan poco rating cualquier televidente puede describirlos y saber cual es el objetivo de ellos. Entre los más destacados tenemos a Bendita TV. Este es otro de los tantos programas argentinos que se ocupa de repasar lo acontecido en la TV argentina. Un repaso con ironía y humor de los acontecimientos más importantes de la televisión.

Beto Casella, es su conductor y está acompañado por un panel que tiene como integrantes a Jorge Lafauci, Fabián Doman, María Isabel Sanchez, Analía Franchín, Claudio Albaranque y Lola Cordero. Actualmente sufre cambios y cambia de panelistas de manera repentina.

Monografias.com

Cosa muy parecida y de hecho le pasó lo mismo es al producto de Gvirtz, la extensión de Pensado Para Televisión, Duro de Domar. Duro de Domar es un programa que informa y entretiene conducido en la actualidad por el periodista Daniel Tognnetti y ha sido conducido y llevado hasta un éxito moderado, por el multipremiado Roberto Pettinato, quien posee una actitud, una personalidad y un manejo del humor único en la televisión. Conduce en la actualidad luego de su retiro de Duro de Domar, Un  Mundo Perfecto que se emite por Canal América. Siguiendo con el anterior Duro, el conductor estaba secundado por un grupo de panelistas: Guillermo Pardini, Diego Fucks, Fernanda Iglesias, Eduardo Noriega y Úrsula Vargues. El show comenzaba con un monólogo de Pettinato que repasa lo que había pasado en el día. La selección de temas y la forma en como se desarrollan hacen de Duro de Domar un entretenimiento como pocos.

Monografias.com

Monografias.com

 Monografias.comRSM, conducido por Mariana Fabbiani con la colaboración de Claudio Pérez y Humberto Tortonese y Julieta Caj. Anteriormente se encontraba Maju Lozano. El programa hace un repaso por lo sucedido en todos los medios de comunicación, televisión, radio, Internet, diarios y revistas cubriendo las noticias a través de originales recursos y de un debate inteligente y diferenciador. 

Y llegamos al programa que marcaría un antes y un después en los programas de archivo. Se trata de Televisión Registrado o comúnmente llamado TVR. Este ha sido un programa en el cual se han visto favorecido tanto los conductores que fueron en su momento, como Fabián Giannolla, Morgado, Listorti, Schultz y Wainraich, mirando este dúo último una imagen que quedaría estampada en el momento más exitoso del programa. Actualmente es conducido por Gabriel Schultz y Pablo Rago. En términos de contenido Televisión Registrada logró imponer un estilo que se podía diferenciaría de los demás, y era la crítica de una persona invitada, podía ser cualquier artista, músico, actor, cantante, conductor o político.

Monografias.comEmmanuel Respighi dice al respecto "Si algo faltaba para comprobar que la noche del sábado es el momento que los canales de aire eligieron para atrincherarse sobre sus intereses comerciales, políticos, ideológicos y/o televisivos, el estreno el fin de semana pasado de Demoliendo teles (a las 20.45, por El Trece) terminó por corroborar que los programas de archivo en dicho día y horario lejos están de pecar de ingenuos. Esa franja, otrora dedicada al relax cinematográfico o a programas de charlas distendidas y modos familiares, se ha convertido hoy en una suerte de territorio fértil e inimputable para que las emisoras descarguen de la manera más explícita posible todo tipo de dardos contra sus competidores y enemigos, dos términos que TVR, Zapping y el flamante Demoliendo teles suelen confundir todo el tiempo. Con sus diferencias y similitudes, con mayor o menor grado de sutilezas y artillería pesada, los tres programas funcionan hoy como brazos mediáticos armados que, incluso, superan a los noticieros como máximos representantes de una línea editorial."

Agrega además: "A tono con el momento político mediático que la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual impuso, los programas de archivo se encuentran tironeados por este contexto y por sus pantallas emisoras como nunca antes. El nuevo estadio que atraviesan los ciclos que se miran el ombligo, parece, no permite medias tintas. Si anteriormente el valor de un programa del género descansaba en el nivel de hallazgos televisivos que retransmitía, mostrando aquello que se escapaba a los ojos de los televidentes, ahora su sentido de ser pasa exclusivamente por ser difusores acríticos de determinados programas o ideas políticas. O, por el contrario, como propagadores críticos de ciclos, personajes, funcionarios o gestiones de gobierno, desenmascarando sus contradicciones una y otra vez, como herederos del iniciativo Las Patas de la Mentira".

El estreno de Demoliendo teles acentuó la veta pugilística de los ciclos de archivo. Camuflado detrás de los acting de Luís Rubio y Diego Reinhold como un programa humorístico, el ciclo de Farfán TV demuestra el uso que en esta etapa la industria televisiva le otorga al género. Según se vio en el envío de presentación, más que repasar la semana televisiva, Demoliendo… servirá de sucursal propagadora de ShowMatch, la nave insignia de El Trece. Más allá de las cuestiones de forma, referidas a la lógica del videoclip que el ciclo desarrolla, el último representante en ver la luz sólo le dio lugar en su poco más de hora de duración a poner informes difusores de cuanta cosa pasó en el surrealista Showmatch. Con el título de "ShowMatch demoledor", Demoliendo… destiló la idea de que lo más destacado de la TV argentina es el programa de Marcelo Tinelli, como si el ciclo no tuviera ya suficientes antenas retransmisoras con Este es el show, Intrusos, Animales sueltos y una larga lista de ciclos de distintos canales que se valen de material prestado.

Pero como la nueva etapa del género no se contenta con posicionar y promocionar programas del canal emisor y/o aliado, Demoliendo… también se vio cruzada por inocultables interés políticos. En ese punto, realizar un informe del Mundial de Fútbol de Sudáfrica, con la Argentina compitiendo en instancias finales, basándose en lo mal que la pasó el seleccionado nacional en las eliminatorias y las contradicciones maradonianas. Incluso, Para Demoliendo… Canal 7 solo existió para mostrar dos errores de pronunciación de dos periodistas. La puja por los derechos del fútbol, que perdió el Grupo Clarín a favor de Fútbol para todos (programa que Diego Maradona apoyó con su presencia cuando se anunció), seguramente habrá sido un factor condicionante para el armado del segmento.

A un click de distancia, en Zapping prefieren hablar de Tinelli como aquel que hace cualquier cosa "para no perder público" aprovechando buena parte de su emisión en demostrar esa hipótesis con cuanto recurso televisivo y tecnológico encuentren los editores de Eyeworks Cuatro Cabezas. En TVR, los cañones que siempre apuntaron a Tinelli parecen hoy estar destinados a la política mediática. Para TVR y su ideología, Tinelli pasó a convertirse en un "enemigo" demasiado chico en comparación con la Ley por el matrimonio gay, la puja por la ley de medios o el ADN a los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble. De hecho, en el envío del sábado pasado, por primera vez en mucho tiempo el ciclo no contó con ningún informe referido al programa que con sus retransmisiones que condicionó la actualidad de la TV argentina definitivamente.

Género de impensada incidencia social, mediática y política, por la manera en que están producidos sus ciclos y su atractiva edición televisiva, el de "archivo" desplazó en la actualidad al noticiero como constructor de realidades. La tendencia televisiva hacia la espectacularización de la información, la exposición visible de los intereses en juego y la lógica mediática belicosa –tanto para la política como para la farándula hicieron del "archivismo" el formato predilecto de los canales para motorizar/condicionar/digitar la opinión de los que están del otro lado de la pantalla, rehenes de un ecosistema mediático inédito. Es por todo esto que el programa de archivo hoy se transforma en una fuerte e indiscutible propuesta que por medios propios se convierte en un género ya utilizado para mucho más que un simple relleno de baches o baratos recursos.  

Monografias.comMarco teórico   

Un programa de archivo es en esencia un programa que se basa en mostrar un seleccionado de momentos y material de otros programas para articular un discurso, mensaje o destacar alguna idea en particular.

"En ese momento (se refiera a1994 con el comienzo de PNP), la aventura era descontextualizar programas, detectar las cosas mal hechas en otros canales y armar cosas nuevas con otras que ya andaban dando vueltas por el aire. Era algo inocente, jamás me imaginé que el uso del archivo se iba a convertir en esto." Gastón Portal. Revista 7días.dom

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Periodismo

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.