Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Cómo puede ser internet una herramienta para el desarrollo social?


Sobre la Internet

Promesas y falsas promesas de las TIC

Bibliografía

A fines del siglo XIX y comienzos del XX diferentes teorías sociales, marxistas, posmarxistas, positivistas, kantianas, y en menor medida las neo hegelianas tomaron posiciones acerca de lo que significaba el progreso y el desarrollo de las sociedades a través de la ciencia –o de la razón instrumental– y la técnica. A los pensadores nacidos en el siglo XIX no se les pasaba por alto la significación que traería a través del tiempo una creciente burocratización de las sociedades, la fetichización de la mercancía y una necesidad de adecuación del adelanto "de" y "en" las sociedades por medio del apoyo a los adelantos técnicos. Por esas épocas los estados de la América Latina recién se consolidaban institucionalmente, tomaban forma y la dedicación del pensamiento social se focalizaba en una adecuación de las formas jurídicas a las demandas por trabajo, viviendas, reducción de horas laborales que reclamaban poblaciones nativas y las derivadas de la explosión del auge de las masas inmigratorias en las ciudades. A fines del siglo XX los Estados se desmoronaron ante las críticas provenientes de otras latitudes y se superponen fenómenos que trascienden a las sociedades en particular por la globalización y la extensión de la denominada "sociedad del conocimiento". Pero no todas dan respuesta de manera semejante a nuevas propuestas de progreso y de desarrollo ya que las condiciones de las políticas económicas condicionan de manera grave y distorsionada el adelanto de los aspectos humanos de grandes sectores poblacionales.

En este trabajo nos focalizaremos exclusivamente en las tecnologías de comunicación e información de las que la internet es su mejor representación, desarrollaremos los aspectos de progreso que ha tenido en los últimos años y cuáles son los que se consideran para el desarrollo en América Latina y Argentina.

1. Sobre la Internet

Son variadas las definiciones que se han dado sobre "la internet", la mayor parte tienden a coincidir en hacer referencia a sus orígenes como autopista de la información o como la "red de redes" como se la conoce hoy en día que surgió como se sabe en 1969 como red experimental (ARPANET), que conectaba entre sí a los centros de información de tres universidades norteamericanas y el Instituto de Investigaciones de Satanford. A fines de los años 80 la Fundación Americana de la ciencia (NSF) puso en funcionamiento la red denominada NSFnet para que universidades y centros de investigación pudieran hacer uso de las grandes computadoras. El uso del correo electrónico, la transferencia de datos y archivos se constituyó en las piezas clave del funcionamiento de la internet que hoy es el fundamento de la Infraestructura Global de la Información. La internet es un protocolo (el TCP/IP) un "lenguaje" compartido que permite la interconectividad de las redes de computadoras y por lo tanto el intercambio de la información. Pero además y esto es lo que resulta de un mayor compromiso para las comunicaciones sociales provee de un lenguaje común denominado el hipertexto (HTML). La importancia de conocer la historia del desarrollo de la internet para las sociedades es la interacción y cooperación habida entre la ciencia, la investigación universitaria, la predisposición a las subvenciones tanto públicas como privadas que permitió la autogestión y la conformación de una cultura –de la innovación– o grupos autónomos que desearon conformar salidas en conjunto para el desarrollo nacional, todo ello en EE.UU.

Internet no fue una creación de las grandes empresas transnacionales, como puede ser en la actualidad la difusión de los mercados y del e–business y se estructuró como arquitectura de informática abierta y de libre acceso. Aquel inicio de la internet en los EE.UU. en colaboración entre sectores de la investigación informática fue el motivo por el que comenzó a denominarse : "sociedad del conocimiento".

En la Internet se soslayan todas las problemáticas y categorías conceptuales referentes a "la información", "al conocimiento", "a la cultura" en un entorno digital. No es solo un nuevo medio de información y de comunicación sino que con otros sistemas de multimedia, infojuegos, realidad virtual, es un nuevo "espacio social", electrónico, telemático, digital, informacional al que suele denominárselo "el tercer entorno" ya que incluye no solo los ambientes rurales y urbanos naturales y humanos sino los datos digitalizados con numerosas operaciones, organizaciones, dispositivos y jurisdicciones. La virtualidad connota simulación, visualización, velocidad, simultaneidad, procesos y otros acciones de usuarios/as en que la internet se erige como un "poder simbólico" trasnacional que interconecta millones de personas por interacciones comunicacionales, genera su propia cultura, –su cibercultura–, sus normas, puntos de vista y acarrea la formación de varias y diferentes subculturas. Como dijera Manuel Castells: internet es el tejido de nuestras vidas en este momento, no es futuro, es presente. (1) La creación y relación de nuevas instituciones informatizadas y la asociación entre ellas derivó en que la internet configuró una nueva cultura a la que suele denominárse de manera general : "sociedad de la información".

El acceso a la Red se manifiesta como plural, horizontal, abierta, democrática y descentralizada sin embargo conviven en ella diferentes controles sostenidos por agencias de seguridad y las corporaciones transnacionales por lo que se presenta como un medio institucionalizado y centralizado por una red de conexiones jerarquizadas. Unido a esto se presenta como problemática la consolidación de una democracia virtual que implica el costo de las computadoras, sus accesorios y equipamiento, los servicios, el acceso al conocimiento de los códigos, y del idioma inglés como hegemónico especialmente para las comunidades –hipanoamericanas–, lo que genera incluidos y excluidos pero sobretodo una fuerte concentración en los países desarrollados de la emisión y difusión de contenidos. No obstante cada día aumenta el número de usuarios/as, se calcula que hay alrededor de trescientos cincuenta millones de internautas en el mundo, aunque solo sea una tercera parte de la población del planeta. La cantidad de datos que difunde la sociedad de la información es abrumadora y paralelamente se abrió un espacio de comunicaciones interhumanas que supera lo habido y realizado por las generaciones anteriores, las distancias ya no son un problema para el intercambio de mensajes, el e–mail o el correo electrónico y la telefonía móvil a la que se le incorporó la tecnología digital permiten superar las comunicaciones convencionales como son la televisión y la radio, que por otra parte también se imbrican hoy día a la internet.

Lo que aparece en todos lados es el tema –de la democratización digital– o un acceso semi igualitario de oportunidades para todos y todas para el desarrollo de la nueva sociedad en la que hemos comenzado a vivir. Unas sociedades que suelen denominarse de manera intercambiada: "sociedad de la información"; "sociedad del conocimiento" y "sociedad red". Cada una de estas conceptualizaciones remite a supuestos existentes especialmente en el mundo occidental y en las sociedades desarrolladas a consideraciones éticas e incluso morales. La sociedad del conocimiento supone la extensión educativa o la estructuración de la educación pública (en todos sus niveles) y también la prensa escrita como medio de comunicación de masas y como forma de transmisión y formación de la opinión pública, asi como la revolución de la imagen y la mundialización de la tecnología. A ello se agrega la interconectividad mundial que esta convirtiendo a las estructuras piramidales de las organizaciones en móviles y una difusión del conocimiento que cambia las estructuras burocráticas tradicionales por supuestas y promisorias instituciones mas flexibles. Justamente en las organizaciones puede observarse que el uso del correo electrónico da lugar a comunicaciones de la intranet y de la internet componiendo de esa forma grupos sociales masivos más móviles y flexibles, el trabajo ligado a los teléfonos móviles; el realizado en los hogares y una expansión meramente geográfica que da lugar a una circulación de información a través de las conexiones.

Pero esa sociedad de la información por la abundancia de contenidos es visualizada con capacidades igualitarias por ciertas visiones hegemónicas (Gates, 1999; Negroponte, 1995), por el contrario las posibilidades y condiciones de existencia de redes informáticas, de computadoras interconectadas, el desarrollo tecnológico para el almacenamiento de información y los discos compactos para que sean traducidos a formas digitales no se hallan aún con accesos masivos. Esta abundancia de tecnologías y disponibilidades pertenece al mundo desarrollado. Paralelamente la norteamericanización cultural con –el ingles– y el establecimiento cada vez mas fuerte de la globalización en la economía da lugar a la superposición de desigualdades como de continuas hibridizaciones.

Un panorama desalentador puede soslayarse si nos atenemos específicamente a la distribución geográfica del desarrollo de la internet ya que encontraremos que las mejores metrópolis del planeta poseen mejores accesos, consumos y distribución de servicios y que es justamente en esas grandes metrópolis en las que se acentúa día a día las conexiones con oficinas, empresas, hogares, y que los usos van desde una racionalidad medida por el cálculo del capital hasta las acomodaciones lúdicas en cualquier nivel social. La debilidad entonces pertenece al igual que las mediciones del desarrollo económico de los países del Tercer Mundo, un inacceso a la internet es medida por los organismos internacionales como una pauta del subdesarrollo especialmente por la ausencia de –niveles adecuados de capacitación para accesos al empleo– que implica a su vez inadecuación de los niveles de formación y capacitación educativos. Lo que fue inventado en EE.UU. como el digital divide de la anterior administración gubernamental del ex presidente Clinton, fue un programa social interno que tendía a disminuir la brecha existente entre poblaciones rurales sin acceso a la internet, como de grupos de mujeres, negros, latinos, inmigrantes y población marginada de diferentes áreas de los EE. UU. y un apoyo a las poblaciones jóvenes con énfasis en la "educación tecnológica". (Puede verse el plan en: http://www.digitaldivide.gov ). La expresión se adecua perfectamente a la división entre países, a su ubicación en la redistribución mundial de desarrollos entre poblaciones del planeta que también corresponde a la denominación de países inforicos e infopobres. No obstante se ha querido ver en esa división –una discriminación interna sistemática– en los EE.UU. en tanto inadecuación "de los conocimientos" para los usos de la Red. (Castells, 2000).

Paralelamente el boom de la internet especialmente en los dos últimos años se focalizó en la llamada "nueva economía", (2) en la difusión masiva por intereses económicos, se entendió que las inversiones en y sobre la internet darían lugar a nuevas producciones favoreciendo el desarrollo de nuevos negocios. En realidad fue la incentivación y la reproducción de beneficios de sectores empresarios que invirtieron en acciones y en la bolsa de valores del índice Nasdaq, o del suizo alemán Eurex, tanto en Europa como en EE.UU., o los valores bursátiles de manera mixta es decir física, electrónica y virtual. La expansión no resultó ser una nueva forma de producción económica sino que fue un impulso del concepto de la sociedad del conocimiento pero para diferentes sectores de las organizaciones, en el sentido de una apropiación por parte de las empresas de alta tecnología y las de creación de equipos de internet como de programas software que a su vez resultó en la formación de grupos de trabajo con altos ingresos y modos de vida adaptados al pensamiento postmoderno, lo que se ha dado en llamar la "nueva cosmocracia". A la vez se incrementó el comercio electrónico en los EE.UU. como en los países de la Unión Europea y la difusión publicitaria mediante el envío del correo electrónico de ofertas para compras privadas que derivó en graves problemas con respecto a los marcos jurídicos por las transacciones financieras y que no resultó de forma rentable en la América Latina pero sí en los países asiáticos. En realidad el verdadero comercio electrónico el que efectivamente se desarrolló fue entre las grandes empresas o lo que se conoce como la intranet, consistente en la provisión de insumos, relaciones entre proveedores y consumidores de los que existen algunos ejemplos como el que da Castells, el Modelo de Cisco Systems, y las grandes tiendas Zara. (Diario La Nación, domingo 20–05–2001). Castells dice que son empresas virtuales porque la mayor parte de lo que se procesa –entre las diversas partes de la empresa– se realiza a través de la internet y que estas operaciones dan lugar a la innovación y a la creación de manera que crean valor y a la larga generan riqueza. La utilización de la expresión "sociedad del conocimiento" para describir estados de las sociedades más evolucionadas son compartidos por otros economistas como Jeremy Rifkin que apunta a que el mercado económico se volvió obsoleto y lento para las nuevas tecnologías y la progresiva sustitución de las transacciones económicas por los contratos de servicios en sociedades en las que la propiedad tendrá menos peso. Con las nuevas tecnologías dice Rifkin la velocidad de la conexión crece de tal forma que los costes tienden a cero y queda escaso lugar para los intermediarios, la producción con mano de obra barata –se desplazó al Tercer Mundo– mientras que los empresarios ricos tienden a un desplazamiento del poder en las redes, apuntanto a las ideas, al marketing, a la vez que las relaciones humanas se convierten cada día más en comerciales. (J. Rifkin, 2000).

Para América Latina y Central los temas sobre el desarrollo de la economía digital se ven obstruídos por el desnivel de los poderes adquisitivos de las poblaciones y por los altos precios tanto de los soportes físicos/lógicos, la provisión de acceso a la red como las tasas del servicio telefónico. Otras visiones derivadas de la economía consideran que la expansión tecnológica es parte del proceso de producción de la mundialización, o un modelo de producción y consumo dominante en los países desarrollados que produce un impacto ecológico de rango global que genera riesgos, incertidumbres, fragilidades y que al afectar el funcionamiento de la economía repercuten en el conjunto de los sistemas. (Angel Martínez González Tablas, en diario El País digital, enero 2001). Lo cierto es que el comercio electrónico no penetró en todas las áreas de la economía pero hay sectores que siguen realizando apuestas en ese sentido como ser los bienes inmuebles, los servicios de publicación e información, las finanzas y los servicios de internet. (Informe de la UIT en el Día Mundial de las Comunicaciones, 17 de mayo 2001).

Otra dimensión u otro nivel de análisis que también es considerado en términos del desarrollo son las comunidades virtuales, "comunidades" aunque no físicas que generan sociabilidad y redes de relaciones humanas. Estas redes poseen importancia especialmente cuando formulan objetivos compartidos, o afinidades, o generan proyectos que tienden a modificar las comunicaciones y el entorno con respecto a ciertas temáticas, quizás las más importantes confluyen en que el desarrollo deberá incentivarse por focalizaciones en redes de salud, en educación y accesos a los grupos diferentes. La base de su auge también posee relación con los fenómenos globales en cuanto a que en los territorios suelen desgajarse las redes de solidaridad y sociabilidad por factores de las urgencias y los tiempos de modos de vida en las metrópolis. Una de las comunidades virtuales mas reconocidas en América Latina y Central es la web Mistica de la organización Funredes: http://funredes.org/mistica/castellano/emec/documentacion

A la vez el fortalecimiento de las comunidades virtuales posee relación directa con los usos frecuentes y cotidianos de las tecnologías de información y comunicación ya que ellas fortalecen ciertos tipos de lazos que suelen ser instrumentales y es en este sentido en que comunidades virtuales y movimientos sociales se pueden conjugar para lograr coaliciones y cambios a favor de proyectos y valores. A modo de ejemplo es preciso recalcar que las actuales resistencias globales se conformaron a partir de la internet, tanto Seattle, Davos como el Foro Social Mundial en Porto Alegre, en Barcelona en mayo del 2001 y otros encuentros de resistencia global.

Mucho se ha escrito sobre el nivel de encerramiento que acarrean las tecnologías de información y comunicación, un aislamiento que es social y espacial y que producen las innovaciones tecnológicas y las comunicaciones de la imagen. Este hecho de las nuevas sociedades globales posee relación con los cambios en las condiciones de concentración urbana, los cambios en el trabajo, los niveles de ingreso y la estructura distributiva de las sociedades y hasta la inseguridad urbana que no esta separada de estas situaciones. Tanto el anonimato que surge de los usos de la internet como la vorágine de comunicaciones que deriva de ella están moldeando ciberculturas en diferentes generaciones, la industria del entretenimiento que es una de las mas importantes en los EE.UU. se expande rápidamente a partir de videojuegos y la descarga de música que dan lugar a nuevas reformulaciones de teorías sociales y económicas en las que se pone de relieve el efecto concentración regional y la expansión de actividades que pueden incluso ser de crecimiento.

En resumen "vivimos en un mundo interdependiente, conectado mediante redes de información y de dinero que están fundadas en sistemas electrónicos de comunicación basados en la generación de conocimiento y procesamientos de información y codificación culturales". (Castells, 2001).

2. Promesas y falsas promesas de las TIC

La revolución de las tecnologías de comunicación e información dejó de ser un tema limitado a especialistas para convertirse en uso cotidiano en un mundo interactivo adquiriendo visibilidad en América Latina y Central a partir de la extensión de la internet por los usos comunicativos de las empresas y en menor medida por usuarios particulares. Los desafíos en las actuales situaciones de las regiones latinoamericanas es cómo hacer de las TICs una herramienta para el desarrollo con accesos en igualdad de oportunidades y no exclusivamente una herramienta para pocos y cómo superar las barreras que impiden una mayor utilización de la internet.

Propulsores y detractores de las TICs ponen el acento en –el conocimiento– unos para democratizar en cuanto al número de usuarios/as con accesos a la red, otros para incentivar otras concepciones relacionadas –con la mutación y la obsolescencia de los conocimientos– y la necesidad que industrias y empresariado cambien las formas de obtener rentas en adaptación a la economía mundial cambiando las informaciones hacia afuera de las organizaciones en cuanto a acopio y análisis de información. Esa reproducción del conocimiento llevaría lentamente a una transformación de los/las trabajadores calificados y a una apropiación en la significación tanto de conocimientos como en el diseño y cultura de las organizaciones. (Peter Drucker, agosto 2000). En estas visiones que son funcionales a la economía del conocimiento se dejan de lado los temas de "valores" que corresponden especialmente a la educación. La economía del conocimiento como la define la OCDE, Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos que incluye tanto industrias de alta tecnologías, computación y telecomunicaciones como los sectores con mano de obra altamente calificados: finanzas, educación. El crecimiento de las industrias –basadas en el conocimiento– requiere justamente inversiones en el conocimiento y en capital físico, que son las más difíciles de medir ya que a ellas se le suma los gastos en investigación y desarrollo, la investigación en software y el gasto público en educación, campos en los que América Latina no posee un lugar destacado.

En pocos años tanto en el Sur como en el Norte de los continentes, se transformaron las visiones y concepciones acerca de las incidencias de los factores tecnológicos en la producción, en el consumo y especialmente en el empleo. Factores que están relacionados con las estructuras económicas y con lo que se denomina la "innovación", distinto de las invenciones. La aplicación de las innovaciones se ven retardadas especialmente en los países del Tercer Mundo porque los empresarios se muestran renuentes a las inversiones por la aplicación de nuevas tecnologías tanto en la producción y aprovechamiento de materiales o materias primas, en la organización, en la gestión y en la distribución de mercaderías. No existen estructuras –de incentivos favorables para el incremento de la productividad– por la aplicación de fórmulas macroeconómicas basadas especialmente en las políticas monetarias o fiscales y deficientes administraciones de las economías. A los empresarios no les conviene y no se ven incentivados para realizar combinaciones –razonables– entre el capital y el trabajo tanto en lo que se refiera a escenarios propios de inversión como en encontrar canales productivos y a la vez los empresarios extranjeros no realizan inversiones de envergadura en las nuevas tecnologías en América Latina. No existen mejoramientos de productividad suficientes en la productividad del trabajo, –porque los sistemas educativos se encuentran en disonancia con el mercado productivo–, aclarando que el desfasaje se encuentra en el mercado de trabajo y no en el sistema educativo. Los mercados latinoamericanos están muy fragmentados y las poblaciones poseen escasa capacidad de compra, por las –situaciones derivadas de la aplicación de los modelos neoliberales– que produjo un escaso o nulo crecimiento de la productividad por lo que el crecimiento de "las nuevas tecnologías" es muy bajo y por lo tanto sectorializado. (3). Hoy la internet es recorrida por 304 millones de cibernautas de los cuales el 51.3% tiene el inglés como lengua nativa, el 76% de las websites y 96% del comercio electrónico conversan en esa lengua. Esta disponibilidad de contenidos es un freno para la propagación de un uso adecuado de la internet. (Ivan Méndez, en Venezuela Analítica 2001). América Latina que posee el 8% de la población mundial solo tiene conectada el 3.5% de la población, las características de la población usuaria en América Latina Central dicen que el usuario promedio es varón, tiene una edad de 29 años, navega alrededor de 9.7 horas por semana, paga un promedio de 52 dólares por mes y tiende a conectarse desde el trabajo. (Diario La Nación, mayo 2000).

Sin embargo se vuelven a repetir como en épocas pasadas ciertas tendencias de imitación con respecto a la difusión de los usos de las TIC, las formas de encarar las políticas para que sean insertadas en las concepciones del desarrollo, de transmisión de los conocimientos y los usos de las tecnologías digitales. La imitación es producto de las tendencias hegemónicas que recorren la América Latina y Central con respecto a las concepciones de la economía, papel del Estado, gratuidad con respecto a las conexiones, derechos a ser observados dentro de la red y democratización general de la red. Los países que llegaron tardíamente a beneficiarse con los cambios tecnológicos sufren el mismo tipo de desfasajes que ocurrieron con la revolución industrial, pero a diferencia de épocas e interpretaciones anteriores es posible reconocer –que no necesariamente hay que pasar por las mismas etapas de aprendizaje – que transitaron las sociedades que hoy en día están basadas en la información y en el conocimiento, aunque los contextos de restricciones financieras y de subdesarrollo continúan y se agudizaron en todo el Tercer Mundo. Al respecto también ciertos países europeos como ser España encuentran distancias con referencia al modelo de la sociedad de la internet en la que según algunos pensadores se insertó de manera cartesiana –me conecto, luego existo– a semejanza de la sociedad estadounidense que posee el efecto Tocqueville una propensión a asociarse y a la participación –que son y fueron las bases de la democracia– pero que en la cultura pública y ciudadana significa un carecer de lugar y de identidad. (Enrique Gil Calvo, El Pais, abril 2000).

El escenario que plantean las TICs para variados autores esta basado en un optimismo generalizado ya que el mayor acceso conduciría necesariamente tanto a sociedades como a relaciones sociales mas abiertas y democráticas, por lo que tendrían un potencial especial para generar situaciones sociales menos excluyentes y permitirían que los países rezagados pasen por alto etapas de sus desarrollos internos y avancen hacia el mundo del conocimiento y de la información. Son informaciones que suelen aparecer en los medios de prensa haciendo abstracción de los efectos de la mundialización económica ya que los tres actores principales sobre los que actúa la globalización son el capital, los Estados y el trabajo. La capacidad de pasar y efectuar la transición depende de varios factores: de la prestación de servicios de telecomunicaciones a bajo costo y acceso generalizado, del costo de la infraestructura computacional y el abaratamiento de los servicios telefónicos.

El sector de las telecomunicaciones es en la mayor parte de América Latina y Central privatizado, en muchos casos la privatización estuvo asociado con una modernización del sector pero los resultados fueron diferentes según los países en función de la desregulación, el control de los organismos públicos y el cambio tecnológico que derivó también en la expansión de la telefonía celular y la televisión por cable. En Argentina la privatización y desregulación de las telecomunicaciones fue y sigue siendo desprolija a pesar de la intervención del sector público con un ente regulador y de control de la competencia, al igual que en otros países de la región ocurre que intervienen otros indicadores de calidad además de la extensión de líneas como la digitalización del sistema, las instituciones regulatorias, la formación de recursos humanos y en especial –los precios y acceso a telefonía fija, que han continuado en aumento a pesar de las promesas de abaratamiento. En las relaciones con el mercado intervienen otros factores como los enlaces de alta velocidad, los carriers; los proveedores de acceso a internet o servidores que proveen de conectividad a usuarios finales y que son minoristas; las empresas o entidades que publican información en la internet –que no suelen ser precisamente empresas nacionales sino firmas internacionales. En la gran competencia estas empresas generan publicidad sobre conectividad gratuita y es justamente allí donde se genera la competencia –por los servidores transnacionales– sin que sea la conectividad efectivamente gratuita con respecto al uso de la internet. (CEPAL, Florianópolis, junio 2000). La ideología del libre mercado sustituyó a la de bienestar social, dice John Gray (2000) porque la combinación de desregulación económica y el cambio tecnológico pusieron en movimiento fuerzas que ya no se pueden controlar fácilmente. El capitalismo global ya no tiene dueño y los mercados no son electivos, ni espontáneos, ni individuales, por el contrario son fuerzas que emergen por fuertes estados centralizados. La competencia global desregulada cambió el concepto de desarrollo, pero sobretodo la estabilidad y la seguridad económica que son pre condiciones de la felicidad humana. Es en el nivel de las políticas públicas, de la inclusión en su agenda como se corrigen las fallas del mercado para operar en la transición a una sociedad de información y conocimiento incluyendo medidas para expandir el aparato productivo, regulando y no dejando librado al azar las operativas de un mercado exclusivamente dedicado a las finanzas y permitiendo la formación de recursos humanos calificados como la construcción de un capital social destinado especialmente al desarrollo humano en sectores clave. Para incrementar los esfuerzos en innovación y difusión tecnológica es necesario aumentar las inversiones en investigación y desarrollo de tecnologías. Por la década de 1980 la crítica hacia los estados, los planificadores y las tecnocracias a cargo de la políticas públicas buscaron nuevos modelos de gobernabilidad para las emergentes democracias en las que apareció tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional con un disciplinamiento macroeconómico en la que se puso como paradigma las desregulaciones, la liberalización comercial, las privatizaciones y sobre todo mas sociedad civil promovida por el sector privado limitando el papel de los gobiernos en la economía. En este nuevo modelo apareció el concepto de Desarrollo Humano, inspirado por el economista Amartya K. Sen que consistió en destacar las capacidades humanas de la gente por encima de sus rentas. El desarrollo "adquirió un fundamento holístico, con sentido integral en el que ninguno de los aspectos de la sociedad queda al margen; pasó a ser un problema de capacidades, de ampliación de libertades". (4) El desarrollo humano de una persona es la capacidad para desarrollar su vida de forma que la considere valiosa, definición que necesariamente remite a valores incluso más allá de las restricciones. Los condicionamientos son la estructura de libertades de las sociedades, la de derechos, la de las oportunidades, las del desarrollo de las capacidades y las opciones de recursos. Los niveles tecnológicos de cada país vienen a proveer la dotación de recursos con las que cada persona puede incrementar sus conocimientos. (5).

Ligado a estas situaciones se alza como problema estructural el de "la brecha digital" como factor que estanca el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación en todos los países pobres. De un lado están los que poseen computadoras y del otros los que no. En julio del 2000 la Cumbre de Kyushu–Okinawa a la que asistieron los países más ricos del planeta crearon el Grupo de Tareas para la Oportunidad Digital (una dotforce) para compartir las tecnologías de información y comunicaciones con los países más pobres recomendando –la necesidad de una actualización de la "revolución de la computadora"– para que sus economías no se rezaguen. Las intensiones hasta ahora han sido impulsar la educación digital incluso creando la universidad del Banco Mundial ya que para aprovechar el desarrollo de las TIC una economía debe de tener una sofisticada infraestructura de telecomunicaciones, progresos en afabetización básica y educación secundaria técnica. (La Nación, 31–01–2001).

Sobre la brecha digital existen dos vertientes para acortar las distancias y favorecer el desarrollo, la caracterizada como "visión dominante" centra los esfuerzos en superar la distancia tecnológica y la "visión alternativa" considera que es un error insistir únicamente sobre el factor tecnológico, en la inversión en equipos e infraestructura de redes, desatendiendo la educación y especialmente la economía en otras áreas. Por lo tanto no es el principal problema el puramente tecnológico ya que es notorio que la internet no resuelve problemas cuando existe más de una 50% de población analfabeta e incluso con índices menores pero que no alcanzan a cubrir las necesidades básicas de subsistencia: alimentación, salud, trabajo, contaminaciones ambientales, escacez de agua, etc. La "visión alternativa" considera en concomitancia con el enfoque del Desarrollo Humano que las disfunciones provienen de las desigualdades sociales y económicas y que la brecha digital es producto de otras brechas las que al no ser afrontadas seguirán promoviendo aún más la digital. De manera que –la conectividad– en sí misma no resuelve los problemas, se necesita que personas y grupos comiencen a "apropiarse" de la internet de una forma universal, equitativa, solidaria. Mientras que la versión dominante sigue apostando a crear soluciones –paliativas– con respecto a las infraestructuras tecnológicas y a continuar con la propulsión de la educación virtual. El papel del desarrollo y la atenuación de esta brecha digital depende de las políticas públicas y del papel que asumirán los estados en concordancia con la denominada sociedad civil. ¿Cuáles son las pistas para avanzar?, es una de las preguntas que realiza el documento realizado por Juliana Martínez y Ricardo Gómez (6), : a) Potenciar la generación de conocimientos y capacidades nuevas necesarias para utilizar el potencial de las TICs para el desarrollo humano; b) Integrar una visión de interés social de las TICs en las visiones dominantes de interés comercial y gubernamental; c) Fortalecer las alianzas entre estado, sociedad civil y empresa privada como manera de materializar la visión social de la internet en políticas y acciones concretas para el desarrollo.

Buenos Aires, Otoño 2001.

Referencias:

Notas

1) Manuel Castells: Discurso de inauguración del programa de doctorado sobre sociedad de la información y el conocimiento en Universitat Oberta de Catalunya: http://campus.uoc.es/web/cat/index.html y reproducido entre otros en: Instituto Internacional de Gobernabilidad: http://www.iigov.org Internet y la sociedad real artículo original: http://campus.uoc.es/web/cat/articles/castellsmain.html

2) Gascó, Mila: The internet in Latin America: "Investigating the boom"; en Instituto Internacional de Gobernabilidad; Colección Documentos; http://www.iigov.org ; enero 2001.

3) Una explicación mas contundente puede ser localizada en: Matus, Mario: Límites del potencial transformador de la innovación tecnológica en América Latina; en: DHIAL Desarrollo Humano e Institucional en América Latina; Biblioteca de Ideas del Instituto Internacional de Gobernabilidad. Magazine Nº 12. http://www.iigov.org

4) Lasagna, Marcelo: Gobernabilidad y Desarrollo Humano: una nueva aproximación al desarrollo. En Colección Documentos del Instituto Internacional de Gobernabilidad. http://www.iigov.org 2000.

5) – Oriol Prats: Desarrollo humano y sociedad de la información. En Magazine nº 11 , Desarrollo humano e Institucional de América Latina. Documentos del Instituto Internacional de Gobernabilidad. 2000. http://www.iigov.org

6) Ricardo Gómez, Juliana Martínez: Internet para qué? Pensando las Tecnologías de Información y Comunicación para el Desarrollo en América Latina y el Caribe; IDRC, CRDI Canadá, Fundación Acceso Costa Rica, abril 2001. En Internet: http://www.acceso.or.cr/PPPP

Bibliografía

  • Angel Martínez González Tablas: De la(s) globalizacion(es) y sus efectos. Artículo de opinión en el diario El Pais, 30–12–2000.
  • Rifkin, Jeremy: Las nuevas tecnologías han convertido los mercados en algo obsoleto. Entrevista efectuada por el Diario La Vanguardia Digital: http://www.lavanguardia.es , 8 de diciembre 2000.
  • Iván R. Méndez: La paradoja de internet: democratización versus control. Entrevista a Emilio Figueredo. En Venezuela Analítica, http://www.analitica.com/cyberanalitica , abril 2001.
  • Drucker, Peter: El futuro que ha llegado. Los nuevos significados de la información y la organización. En Venezuela Analítica. http://www.analitica.com agosto 2000.
  • Diario La Nación : El ciberespacio fija sus predicciones. 12–05–2000. Argentina. http://www.lanacion.com.ar
  • Diario La Nación, artículo de Brigitte Granville y Carol Scott Leonard, traducido por Zoraida Valcárcel: Como superar la brecha digital, 31–01–2001.
  • Enrique Gil Calvo: Internet, Tocqueville y el genio del lugar. Diario El Pais, España, sección Opinión, 14 de abril 2000.
  • Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT): 17 de mayo del 2001–Día Mundial de las Telecomunicaciones. http://www.itu.int/newsroom/wtd/index–es.html
  • Conclusiones del debate final Global CV2000, en Barcelona, que dejó como conclusiones : Internet para el desarrollo. Comentario editorial de Luis Angel Fernández Hernana, en http://www.en.re.dando editorial, 17–11–2000.
  • –Castells, Manuel, Entrevista en el Diario La Nación: Hemos creado un autómata: el mercado financiero global, por Susana Reinoso. Sección Enfoques, domingo 11 de marzo 2001.
  • Gray, John: Falso amanecer., Paidos, 2000.
  • Negroponte, Nicholas: Dentro de pocos años habrá más objetos que personas conectadas a internet , varias publicaciones, Revista Consumer, nov. 2000.
  • –Oscar del Álamo: ¿Está aumentando la brecha digital?, en Magazine Nº 11, Desarrollo Humano e Institucional en América Latina. Instituto Internacional de Gobernabilidad. http://www.iigov.org , febrero 2001.
  • Joan Oriol Prats: Preparándose para la Sociedad de la Información. Guía para los países en desarrollo. En Biblioteca de Ideas, Instituto Internacional de Gobernabilidad, Colección Reseñas. Diciembre 2000.
  • Paula Uimonen: Internet como herramienta para el Desarrollo Social; por Departamento de Antropología Social, Universidad de Estocolmo e Instituto de Investigación para el Desarrollo Social de las Naciones Unidas (UNRISID), Ginebra. Trabajo presentado en la Conferencia anual Internet Society, INET 97, Kuala Lumpur, 24–27 de junio de 1997.
  • Raúl Trejo Delarbre: La Nueva Sociedad de la Información, Curso a distancia Interactivo en Periodismo Digital, en http://www.ecuanex.net.ec , mayo 2001.
  • Juliana Martínez: Un acceso más equitativo a la internet en Centroamérica: ideas para el abordaje de la Internet como política. Julio 2000, Fundación Acceso,
  • OCDE: http://www.oecd.org , varias publicaciones.
  • CEPAL: Reunión Regional de Tecnologías de Información para el Desarrollo. Florianópolis, Brasil, junio 2000.
  • Fernando Zapata López: Sociedad del Conocimiento y Nuevas Tecnologías. En Sala de Lectura, Boletin OEI–Programación–CTS+I–Sala de lectura –, mayo 2001; http://www.oei.es/ctsi14.htm
  • Juliana Martínez, Serie Políticas Públicas, Internet y Sociedad: Visiones dominante y alternativa de la internet; agosto 2000; http://www.acceso.or.cr/publica/telecom/REFL4–pppp.shtml

Publicado originalmente en: http://www.kult.lu.se/latinam/Virtual/geografia/democracia.htm- SEMINARIO LATINOAMERICANO DE FILOSOFIA E HISTORIA DE LAS IDEAS

Lic. Bibiana Apolonia Del Brutto.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.