Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

José Ingenieros, iniciando la sociología argentina


I. La Cuestión Social en el joven Ingenieros

Los historiadores de José Ingenieros (1877-1925) recalcaron para la posteridad la temprana socialización familiar ligada a lecturas, al periodismo y el conocimiento de idiomas, italiano, francés e inglés que tuvo el iniciador de la Sociología Argentina. Nacido en el extremo sur italiano, en Palermo, Ingenieros pasó sus primeros años en la Hispanoamérica en Montevideo, posteriormente en Buenos Aires estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Su padre vinculado a Europa con la Primera Internacional le transmitió la adhesión a las ideas socialistas, que le permitieron ser pionero en la constitución de grupos argentinos, como el Centro Socialista Universitario que en 1894 proclamaba la adhesión al Socialismo Científico y al programa del partido socialista internacional. A los dieciocho años, Ingenieros fue delegado por el Centro Socialista Obrero y Universitario que cambiaría su nombre por el de Partido Socialista Obrero Argentino y del que fue secretario en la época en que Juan B. Justo era a su vez presidente.

La militancia en el Partido Socialista Argentino y una vocación hacia la escritura fueron el origen de la primera obra en la que se vislumbran las tendencias que más tarde profundizará sobre la construcción de una sociología científica. ¿Qué es el socialismo?. Un folleto de 88 páginas publicado en el año 1895 con un prólogo y ocho capítulos en el que reposa una acaba conceptualización de lo social a través la negatividad del capitalismo como sistema favorecedor de la miseria y el parasitismo. (1) El motivo de la publicación fue el interés por hacer propaganda entre los compañeros de estudios para que la clase oprimida se agitase y denuncie a los detentadores del producto de su trabajo. El folleto comienza con La cuestión social en la que proponía suprimir las diferencias de clases y erigir una sola, la de los productores instruidos, libres, iguales y dueños del producto íntegro de su trabajo. Esta era la fórmula que debían de buscar los sociólogos de todas las escuelas que a su vez era y coincidía con la aspiración del socialismo.

El Ingenieros de la escritura de la juventud comprende una etapa de pocos años, entre 1895 y 1898; en ¿Qué es el socialismo? resumió tempranamente las temáticas sobre las que fue escribiendo y ampliando a lo largo de toda su vida y también los problemas de la sociología, los cuestionamientos sobre la sociedad y la historia. El primer problema y actividad sociológica que plantea en la obra fue la desigualdad de condiciones ante los medios de producción entre dos clases existentes: una que produce y que no consume más que una parte de sus productos, la otra, la de los parásitos, dueña de la organización política y económica y que no produce nada, pero que consume lo producido por los trabajadores. Dos grandes clases que luchan en defensa de sus intereses: proletariado y burguesía.

La noción de parasitismo que retomó en el diario La Montaña está unida a la de inmoralidad del capitalismo, (2) que obtiene beneficios a partir de prácticas económicas donde la ganancia se confunde con el interés, o con un beneficio obtenido de manera parasitaria. El segundo capítulo estuvo dedicado a la Crisis Universal, tema candente a la sociología y también a una concepción negativa del capitalismo. Trata a las crisis y las formas de suprimirlas; el desenvolvimiento de la concentración de capitales, el régimen de competencia y el crecimiento de las funciones del Estado que daba lugar a la polarización de las clases y producía a su vez su lucha. En el tercer capítulo escribió sobre el socialismo: la posesión de los medios de producción que podía efectuarse de tres formas: propiedad individual, corporativa y colectiva pero la única solución era el Socialismo Científico. La adhesión a las teorías darwinistas de Ingenieros son evidentes en esta primera obra en la que defiende la doctrina de la evolución de las especies sin contradicciones con un régimen socialista. La fe en el socialismo coincide con el idealismo del Dogma socialista de Esteban Echeverría centrado en la desconfianza hacia la vieja y mezquina política criolla poblada de banderías y facciones. El socialismo científico era la nueva fe, el ideal positivo venía a reemplazar el camino religioso que hacía perpetuar la ignorancia y posible la explotación, en cambio el recorrido positivo inspiraba amor hacia los expropiados y oprimidos, animaba al combate y al sacrificio.

En el cuarto capítulo se refería a la autoridad, a la religión y la instrucción: decía que la autoridad política tendería a desaparecer en la forma vigente; las religiones quedarían en la esfera individual basadas en la razón y en el libre albedrío. La instrucción no estará viciada por los impedimentos reales que desvirtúan su pretendida gratuidad, se basará en la vocación y continuará con la profesional y científica. La familia residirá en la unión libre – que no se confunde con el amor libre – y esa unión descansará en el amor, tema que desarrollará posteriormente en El Tratado sobre el amor.

En el capítulo sobre la lucha de clases describía los medios de implantación del socialismo relatándolo en la fase evolutiva y en el de la revolución. Las formas de acción de la lucha de clases eran la huelga, la cooperativa y el boicot. La huelga interesaba porque producía contacto entre los obreros; las únicas cooperativas útiles para los obreros eran las del consumo y en cuanto al boicot era un medio de coalición negativo que daba resultados, pero la lucha política era el medio más racional y fructífero de acción. En el capítulo sexto trata la cuestión social en la Argentina que era una consecuencia del adelanto de la industria y de la producción. En el séptimo se concentra en el proletariado industrial, realiza un llamando a los estudiantes a plegarse a esas filas y en el último capítulo sugiere a los estudiantes a reflexionar y a adherirse al socialismo como cuestión social. La solidaridad era un medio básico para atacar la economía parasitaria del capitalismo y llevarla hacia el socialismo.

Tanto Ingenieros como Lugones compartían el disconformismo de la época que les permitió encarar conjuntamente la publicación de un periódico de ocho páginas, ese fue el inicio del diario La Montaña.(3) El periódico se autoproclamaba socialista revolucionario y en el primer número Ingenieros escribía el programa: Somos Socialistas: El periódico estaba dividido en tres secciones: Estudios sociológicos, Arte, filosofía, variedades y actualidad. Se inició con transcripciones de Deville, Ferri, Tarde, Treves y los artículos de Ingenieros, - que en esta primera época firmaba como Ingegnieros – Lugones y Carlos Malagarriga y una poesía de Rubén Darío, titulada Metempsicosis.. Para el 15 de abril además de la transcripción de artículos de autores extranjeros Ingenieros escribió sobre Los reptiles burgueses, prometía desarrollar una gran descripción sobre la alta banca, el comercio, las sociedades de beneficencia, la cátedra, el parlamento y demás órdenes de la clase de los reptiles. Lugones por su parte publicaba una sección sobre Los políticos de este país. El periódico duró hasta el 1º de junio del mismo año por un juicio que elevara el intendendente de Buenos Aires sobre el artículo.

Entre los escritos memorables de Ingenieros en La Montaña se encuentra Los cerebros de la moral, una acusación contra la ética anquilosada y dogmática, decía: La educación malsana que, en nombre de la moral contemporánea, se impone a los recién venidos a la palestra de la vida, es una inoculación de gérmenes pestíferos que hacen más estragos en el espíritu que todos los microbios del cuerpo. Hay algo más serio y hediondo en esta argamasa que conglutina los cimientos del edificio social que destruiremos: es el monopolio, el privilegio, el polimorfismo ético, siempre a favor de los que la redactan, la pregonan y la imponen".

Un tercer artículo que continuaba al de Los reptiles burgueses, en el octavo número Los Intelectuales y bolsistas, continuándole Los padres de la patria en el décimo número en el que se refería al Parlamento y a los parlamentarios a los que negaba la condición de representantes del pueblo, recomendando la lectura de El hombre mediocre de Ernesto Helio. El último trabajo que publicó en La Montaña lo denominó La paradoja del pan caro. El diario socialista revolucionario careció en su corta vida de avisos y/o de comercialización de productos y no pudo continuar porque las suscripciones no se percibían con regularidad.

La actividad intelectual del Ingenieros joven coincidió con la aparición de Las Multitudes Argentinas de José María Ramos Mejía, en 1899, profesor en la Universidad Nacional de Buenos Aires mientras Ingenieros estudiaba y con quien debió efectuar exámenes en los que se destacó en el tema de la epilepsia aunque no quedó conforme con la solidez de su examen. Las típicas relaciones de autoridad establecidas entre docente y alumno hizo que Ingenieros reaccionase con soberbia sobre Las Multitudes escribiendo un juicio severo sobre la aplicación de ciencia que hiciera Ramos Mejía en el libro: La aplicación del criterio científico a la interpretación de la historia argentina debe ser saludada como un síntoma de progreso en la cultura del país, aunque sus primeros pasos sean inciertos y sus palabras suenen a balbuceo incipiente. Al mismo tiempo que señala el comienzo de una etapa en nuestra producción intelectual, es índice seguro de que las jóvenes sociedades americanas se preparan a contar como iguales entre las naciones civilizadas, no solamente por su producción agropecuaria, sino también por las inclinaciones de su mentalidad primeriza."

El ambiente cultural iniciado con la presencia de Rubén Darío en Buenos Aires derivó con la formación del grupo La Syringa, formado por varios hombres contemporáneos a Ingenieros, Ojeda, Doello, Pardo, el propio Darío, Lugones, Ojeda, Freyre, Mauricio Nirenstein, que además de la política, de la literatura convocaban a la escritura en el periodismo. La experiencia de La Syringa no es menor en la trayectoria de Ingenieros, ya que además de ser un círculo literario era un grupo hermético, practicantes de las paradojas y de las ironías tan frecuentes posteriormente en los ambientes sociales de la literatura argentina. Aunque La Syringa no tenía un objetivo concreto, sino el absurdo de ella devienen las militancias de los fumistas en los que la ironía era la principal atracción, pero además la simulación, el ocultismo, la Kabbala, el magnetismo trascendental, el espiritismo para querer trascender en especulaciones hacia la formación de una nueva ciencia.

II. El interés por lo argentino

El determinismo económico en la evolución americana, antecedente de la Sociología argentina, fue la obra en que Ingenieros estudió el papel que desempeñó en el escenario continental tres factores étnicos: el indígena, el conquistador y el colonizador en función de ciclos de evolución cada uno de ellos. La anarquía de los caudillos, la formación feudal y el caudillismo organizado; la formación de la nacionalidad y la formación agropecuaria. El determinismo económico en la formación de la nación americana fue el antecedente que primó en la obra sociológica de Ingenieros en su etapa juvenil. A principios del siglo XX Ingenieros evoluciona en sus lecturas y en su pensamiento. Las lecturas de las primeras épocas que tuvieron influencia en su vasta obra fueron de Renán, de Taine, Darwin, Schelling, Guizot, Marx, Engels, de Loria de quien tomó ideas para la interpretación de los procesos históricos; de Tarde, en psicología leyó las obras de Payot y Ribot, de las obras sociológicas contemporáneas leyó a Vico, a Spencer, Durkheim, Comte, Labriola, Le Bon, Beaulieu, Vandervelde, Molinari, a Ferri a quien cita en Socialismo y ciencia positiva, a Nietszche, de quien probablemente sacó la hostilidad al estado y el individualismo intransigente. (4)

El interés por lo argentino, por la historia y especialmente la evolución de la sociología argentina que había partido de las premisas de Sarmiento y Alberdi surgió a principios del siglo XX y de quienes se convierte en un excelso divulgador. La misma rigurosidad y siempre desde una perspectiva de construcción científica lo aplicó para la medicina, la psiquiatría y la criminología en las que tuvieron notables influencias la amistad con José Ramos Mejía y Francisco de Veyga. En la época en que fuera secretario de redacción de La Semana Médica, llegó al país Pietro Gori (1899), con quien mantuvo variados contactos que influyen en sus redacciones sobre la criminología. Ingenieros se graduó en el año 1900 con la tesis que fue el modelo de especulación darwinista en la Argentina de principios de siglo, La Simulación de la Locura, dedicada a Eduardo Wilde. La obra también fue la inauguración de su carrera de psiquiatría. La multiplicidad de preocupaciones científicas hace difícil separar las obras de la sociología, de las de la psiquiatría, del derecho, no obstante pensamos que su contribución primigenia a los aportes sociológicos fue ¿Qué es el socialismo? obra en la que describe no solo la situación contextual contemporánea sino las áreas de interés que muchos años más tarde habría de tener la disciplina social.

Héctor Agosti refieriéndose a la obra de sociológica de Ingenieros dice que hay dos partes "nítidamente diferenciadas, una parte crítica y otra parte de afirmaciones teóricas generales. La parte crítica está constituida por el análisis de los clásicos y de los modernos contenidos en La Sociología Argentina y por la aplicación de ese mismo examen a nuestro proceso histórico, tal como se los encuentra en los dos libros de La Evolución de las ideas argentinas. La parte afirmativa se enuncia en los capítulos iniciales de la Sociología que a su vez resumen las ideas adelantadas en los Principios de psicología". Entre los contenidos afirmativos Agosti también incluye los pensamientos de Ingenieros sobre "el imperialismo" argentino, así como los aforismos sociales de Las Fuerzas Morales e incluso en Los tiempos nuevos. (5)

 La intención de realizar una sociología argentina en Ingenieros fue el tratar los problemas argentinos con una propuesta sistemática y pruebas concluyentes sobre los datos, pero la tarea ni comenzaba ni finalizaba con este esquema tan apreciado por la cientificidad social. Mucho más abarcativa su propuesta era nutrirse de los pensamientos foráneos que a su vez habían penetrado en los pensadores argentinos antecesores a su obra. De esa manera Ingenieros inició la historia de las ideas argentinas, el rastreo minucioso de las ideas fuerza que mueven nuestra historia. (6) La historia argentina reproduce las variantes introducidas en nuestra peculiaridad nacional, las mismas peripecias, las mismas esperanzas, las mismas pasiones, los mismos odios que movieron el proceso de la revolución francesa y las aventuras de la restauración española: cada etapa de allá encuentra aquí su contrafigura criolla. (7) Pero la historia de las ideas sociales argentinas queda marcada por el desacuerdo entre la representación ideológica y el fenómeno político social.

La obra sociológica de Ingenieros editada en el libro Sociología Argentina (8) consta de varias partes según los estudios que realizara Orgaz, (9) una parte crítica que corresponde a la segunda y tercera parte de la Sociología Argentina, que son "Crítica sociológica" y "Los iniciadores de la sociología argentina". Otra parte constructiva que es la primera y la cuarta parte del libro y "La formación de una raza argentina". La faz crítica comprende: el estudio de las ideas que expusieron los iniciadores de la sociología argentina: Echeverría, Alberdi y Sarmiento; el estudio de los continuadores de la sociología argentina: Ramos Mejía, Juan Agustín García, Carlos Octavio Bunge, Lucas Ayarragaray y Agustín Álvarez. La faz constructiva comprende: la concepción de la sociología como ciencia natural, (el monismo bio económico); la aplicación de ese criterio a la interpretación de la evolución social argentina, en sus aspectos interno e internacional; el estudio de la formación de la raza argentina, o el análisis del fundamento de la argentinidad definida como "el sentido nuevo que la raza naciente en esta parte del mundo podrá imprimir a la experiencia y a los ideales humanos". (10)

Eran las ideas de Echeverría como concepción generativa de la sociología nacional con su comprensión de los problemas económicos y por la aplicación del método que Echeverría aplicaba: ..." haber adoptado las corrientes ideológicas europeas a los problemas argentinos, interpretando nuestra historia, definiendo nuestras cuestiones sociales, señalando la necesidad de estudiar las bases económicas de nuestra propia constitución nacional...". Alberdi y Sarmiento se complementan, el primero dio una interpretación económica de la historia política argentina y el segundo lo dio por medio de la raza y la geografía. Los dos contenían la interpretación integral de la evolución sociológica argentina, especialmente Sarmiento al escribir Conflictos y armonías de las razas en América y el Facundo. En cuanto al estudio del libro de José María Ramos Mejía, Las multitudes argentinas, Ingenieros lo critica por el método, dice "tiene más de fantasía que de ensayo sociológico; la historia está desarticulada y mutilada con el propósito de subordinarla al fenómeno multitud", no obstante rescata las nociones de biología existentes en la obra, como la del hombre carbono. Eran los aspectos económicos de la evolución histórica de las multitudes argentinas lo que fallaba, o las condiciones ambientales: el medio cósmico, geología, geografía, meteorología, riquezas naturales; el medio social, las instituciones económicas, políticas, jurídicas y el medio individual, la raza, la cultura, las creencias.

También en la crítica a La ciudad indiana de Juan Agustín García destaca Ingenieros el error de considerar el carácter nacional determinado por ciertos rasgos colectivos como el culto al coraje, el desprecio de la ley, la arrogancia criolla. Con Carlos Octavio Bunge reitera la excesiva importancia de la psciología social que éste daba a la herencia de los hispano americanos con caracteres cuasi absolutos, el factor de la raza y la pereza criolla considerada cuasi como un factor étnico. En cambio alaba la obra moral de Agustín Álvarez y la necesidad que la política se convierta en ciencia o área científica y sea sustraída al influjo de los ignorantes y los bien intencionados. Ingenieros pensaba que "el hombre no es libre en sus actos, ni en la raza, ni en la nación; somos como somos, actuamos como actuamos y por nada ni por nadie podríamos ser, actuar o pensar, de distinta manera". Su fe en el evolucionismo darwiniano acentuado por una fe de economismo histórico le hacían decir: " los resultados presentes de la sociología no prueban la exclusividad de los factores económicos en el determinismo de todo fenómeno social en particular, pero evidencian su rol preponderante en la orientación general de las transformaciones sociales, no pretendemos más en nuestras inducciones sobre la evolución sociológica de nuestro país". La idea filosófica que atiende a estas concepciones era que la sociedad es un anexo de la naturaleza, el hombre es una manifestación evolutiva de la vida, como ésta lo es de la materia y de la energía universal. No había lugar para la especulación metafísica o para especulaciones trascendentales, por el contrario su concepción de los grupos sociales, era que estaban arrastrados por secretos que residen en causas biológicas y que la conciencia social no las registraba. La sociología es una ciencia natural y las sociedades evolucionan dentro de leyes biológicas sometidas a principios darwinianos. La sociología era una historia natural de las sociedades humanas.

Ni el organicismo ni el economicismo histórico fundamentaban a esta ciencia, sino la sociología biológica, la que explicaba geneticamente la evolución de las sociedades humanas. Esta sociología decía cómo las necesidades comunes de todas las especies se transforman progresivamente en humana, por el incremento de la asociación en la lucha por la vida, desarrollan su organización económica y crean nuevas relaciones entre las razas que componen las especies, entre los grupos que componen las razas, entre las clases que componen el grupo y entre los individuos que componen la clase. "La sociología es una ciencia natural que estudia la evolución general de la humanidad y la evolución particular de los grupos que la componen. Las sociedades humanas pueden estudiarse con el mismo criterio que los naturalistas aplican al estudio de otras sociedades animales; numerosas especies viven en grupos o colonias, no siendo imposible que los hominidios vivieran de esta manera antes de transformarse en hombres, lo que excluiría todo hipotético contrato social. Las razas, las naciones, las tribus y todos los agregados humanos, son colonias animales organizadas de acuerdo con las condiciones de subsistencia propias de la especie; su evolución en la superficie de la tierra es un hecho tan natural como la evolución de una colonia microbiana en un medio propicio a su cultivo."

Ingenieros fue el máximo exponente de las teorías de Darwin aplicadas a lo social, la lucha por la vida era la norma de los problemas sociológicos. La lucha por la vida entre los diversos grupos que tienen necesidades y aspiraciones heterogéneas es la política nacional. En cambio la política internacional es la expresión de la lucha por la vida entre las diversas sociedades, que constituyen nacionalidades diferentes por la heterogeneidad del medio físico, de la raza, etc. (11) Las sociedades humanas, dice Ingenieros en su Sociología, evolucionan dentro de leyes biológicas, están condicionadas por el medio en que viven, del cual toman su subsistencia. Dentro del medio cualquier agregado social, raza, nación, tribu es un conjunto de individuos que luchan por la vida para conservar ciertas funciones, (costumbres) y cierta organización (instituciones) que representan una variación colectivamente adquirida dentro de la unidad biológica de la especie.

"Prescindiendo de la estructura social no podría comprenderse la experiencia social. Los resultados de la sociología ilustran el estudio de la psicología social. Son ciencias extremadamente vinculadas, como la anatomía y la fisiología. La una estudia la estructura de los grupos sociales y el desenvolvimiento de sus instituciones; la otra estudia sus funciones psíquicas de adaptación colectiva y el desarrollo de la experiencia social. La evolución humana es una continua variación de la especie bajo la influencia del medio en que vive. Por ser una especie viviente, está sometida a leyes biológicas; por ser capaz de vivIr en agregados sociales se subordina a las leyes sociológicas, que dependen de aquéllas; por ser apta para transformar y utilizar las energías naturales existentes en el medio, evoluciona según leyes económicas, especializadas dentro de las precedentes."

 También la economía es explicable por la lucha por la vida, es una aplicación a la especie humana de las leyes biológicas que rigen esa lucha. En la lucha por la vida y en la adaptación al medio prevalecerán los más aptos y acabarán por imponerse las razas con aptitudes superiores.

Hay tres formas de lucha para Ingenieros que determinan a lo social: entre agregados sociales; entre agregados e individuos y entre individuos aislados. Para el primer caso el ejemplo era dos naciones que se arruinan en una guerra de supremacía económica; para el segundo un delicuente que comete acciones anti sociales y dos salvajes que se disputan una raíz alimenticia era el tercer ejemplo. (12)

Con el término razas Ingenieros edifica la construcción de una disciplina social biológica pero social. Las razas existen en función del medio y aquellas mejor adaptadas, mejor dispuestas para la adaptación, las de mejor desenvolvimiento son las que terminan por imponerse. "Pueden ocurrir dos cosas: si las razas luchan por la vida sin mezclarse, sobrevive la más adaptable al medio y se extinguen las otras; si se mezclan, suelen prevalecer en la promiscuación de los caracteres de la mejor adaptada al doble ambiente físico – social." (13) Las formas de lucha por la vida entre los agregados sociales –así como entre los grupos colectivos que viven dentro de cada agregado- varían al infinito; sus relaciones recíprocas son constantemente diversas, debido a la persistente heterogeneidad de intereses. Una primera causa de antagonismos nace de las desigualdades étnicas...Dentro de una misma raza, la diversidad de condiciones económicas, debida a la influencia del ambiente natural, determina la formación de diversos agregados políticos; se constituyen estados distintos, apareciendo entre ellos antagonismos de intereses que son causa de las luchas entre las naciones.

En la evolución de las sociedades humanas, los diversos grados de mentalidad se traducen por diferentes creencias o costumbres. Actualmente es imposible el estudio genético de sus formas iniciales...Sin detenernos a comentar las diferencias que existen entre una raza, un pueblo, una nación y una sociedad afirmamos dos premisas generales: 1ª, todo grupo de hombres que vive adaptado a condiciones similares de vida presenta ciertos caracteres psíquicos similares que constituyen su psicología social; 2ª, esa mentalidad colectiva evoluciona a medida que la estructura social se modifica.

Observar los hechos es la base de toda ciencia natural; pero los hechos no constituyen la ciencia. La sociología no puede interesarse en la crónica de los hechos particulares sino para determinar sus leyes; el sociólogo no es un coleccionista de datos, sino un interpretador....La aplicación de principios biológicos generales al estudio de la evolución social permitirá descentrañar sus leyes. La sociología biológica es esencialmente genética y estudia la evolución de las costumbres e instituciones sociales desde puntos de vista netamente definidos:

1) En la filogenia social se estudiarán las variaciones de organización y mentalidad de las sociedades humanas, partiendo de los pueblos primitivos hasta llegar a las sociedades civilizadas. Será una historia de las instituciones y creencias de las razas y de los pueblos, considerados como eslabones de una serie continua, que es la evolución natural de la especie.

2) En la ontogenia social se observará aisladamente la formación natural de cada grupo o agregado (familia, tribu, nación, etc.), desde su organización como sociedad diferenciada de las restantes hasta su disolución histórica. Será una historia particular de las instituciones y creencias de cada unidad caracterizada dentro de la especie por determinada estructura y mentalidad (sociologías nacionales).

Notas

  1. En Bagú, Sergio: Vida ejemplar de José Ingenieros. Editorial El Ateneo, Colección cultura Universal. Buenos Aires, 1953. ¿Qué es el socialismo? Fue una edición de la Imprenta Industrial de 1895.
  2. Es lo que transcribe Oscar Terán: José Ingenieros: Pensar la Nación. Antología de textos. Alianza Bolsillo; Buenos Aires 1986.
  3. La Montaña. Periódico socialista revolucionario. 1897. Dirigido por José Ingenieros y Leopoldo Lugones. Universidad Nacional de Quilmes. 1996.
  4. Agost, Héctor P.: Ingenieros ciudadano de la juventud. Hemisferio. Buenos Aires. 1958.
  5. Agosti, H: Ob. Cit. Pag. 24.
  6. Agosti H.: Ob. Cit. Pag. 26.
  7. Agosti. H.: Ob. Cit. Pag. 26.
  8. Ingenieros, José: Sociología Argentina. Editorial Losada. Buenos Aires 1946. Séptima edición.
  9. Orgaz, Raúl A.: Ingenieros sociólogo. En Revista de Filosofía. Número especial dedicado a José Ingenieros. Año XII, Nº 1. Enero 1926.
  10. Orgaz, R.: Ob. Cit. Pag.96/97. El orden cronológico de los escritos no corresponde a la división de las faces. Los estudios sobre los iniciadores de la sociología argentina fueron publicados entre 1915 y 1916; las críticas a los ensayistas entre 1899 y 1904. Además existe el trabajo sobre " Sociología y legislación del trabajo", libro publicado en francés en 1916 con el título " La legislation du travail dans la Republique Argentine", incluido en Sociología Argentina, así como el ensayo sobre las ideas morales de Agustín Álvarez que es de 1917. También se incluyen en la obra trabajos de Ingenieros presentados al Congreso Científico Internacional reunido en Montevideo en 1901 que a su vez eran artículos aparecidos entre 1897 a 1869.
  11. Agosti, Héctor: ob. cit. Pag. 100.
  12. Agosti, Héctor: ob. cit. Pag. 104.
  13. Ingenieros, José: Sociología Argentina. ob. cit.
Publicado originalmente en: http://www.kult.lu.se/latinam/Virtual/geografia/INGEN.HTM- SEMINARIO LATINOAMERICANO DE FILOSOFÍA E HISTORIA DE LAS IDEAS

Bibiana Apolonia Del Brutto 


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.