Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     
 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

La etnobotanica de Pteridium aquilinum (L.) Kuhn en Venezuela y sus posibles riesgos asociados de carcinogenesis (página 2)

Enviado por Pedro Jos Salinas



Partes: 1, 2

 

METODOLOGÍA

En el presente trabajo se muestran los resultados de observaciones y registros de campo realizadas en las zonas montañosas del país en las que se encuentra Pteridium aquilinum. Ellas son, básicamente, la transcripción de la información obtenida durante largas entrevistas sostenidas con campesinos y lugareños en zonas en donde el helecho es abundante. Además, se incluyen observaciones y datos suministrados por otros botánicos con amplios conocimientos y experiencia de campo.

RESULTADOS

De acuerdo con la revisión del género hecha por Tryon (1941), el trabajo de campo ha demostrado la presencia en Venezuela de una especie con dos variedades geográficas y evidencias de, al menos una forma ecotípica (Ortega, 1988). Estos taxa pueden ser separados artificialmente mediante la siguiente clave:

1.- Costa y cóstula con lóbulos libres, alternando con la mayoría de los segmentos terminales; nervio medio de los últimos segmentos alado abaxialmente, el ala es membranosa, irregular y a menudo decidua. (Figura la) ....P aquilinum var. arachnoideum

1.- Costa y cóstula sin la presencia de lóbulos libres entre los segmentos terminales; el nervio medio de los últimos segmentos carece de ala.... 2

2.- Ultimos segmentos con una pubescencia dispersa abaxialmente (raramente es densa), tricomas subadpresos, hasta rectos, indusio glabro (raramente ciliado); nervio medio de los segmentos terminales glabro o con pocos tricomas castaños abaxialmente. (Figura lb)... .P. aquilinum var. caudatum.

2.- Ultimos segmentos densamente vellosos, tricomas oscuros y arachnoideos; indusio ciliado; pubescencia dispersa en el envés y sobre el nervio medio. (Figura lc).. . .P. aquilinum var. arachnoideum f. nov.

Además, en la clave anterior es posible hacer una determinación aproximada de las variedades, tomando en cuenta su distribución altitudinal. De esta manera la var. caudatum, se encuentra comúnmente entre los 60 y los 1500 msnm, y la var. arachnoideum por encima de los 1500 msnm. La forma ecotípica citada anteriormente, proviene de la Sierra de San Luis, en el estado Falcón.

Nuestras observaciones de campo sugieren la presencia de otras formas o híbridos que deben ser estudiados en detalle. Es notable, además, la variedad de nombres comunes con que se le conoce en nuestro país y los mismos compartidos con Colombia (Tabla 1).

En la actualidad, P aquilinum se encuentra distribuido en todas las regiones montañosas del país.

Las notas etnobotánicas que se presentan en este trabajo, se refieren, en su mayor parte a la var. caudatum.

No obstante, por su consistencia, la var. arachnoideum es preferida para aquellos usos relacionados con la tecnología (unidos, techos, embalaje etc.). Los textos entre comillas indican transcripciones directas de los informantes, por lo general campesinos y lugareños.

ESTADO ANZOATEGUI: En las serranías de Caripe del Guácharo, P. aquilinum se encuentra en abundancia y es conocido como "culantrillo". En la localidad de Úrica, cerca del Río Amani, se han reportado problemas de "envenenamiento" por su consumo (sic.). (V. Marcano, com.per.).

ESTADO BARINAS: En las montañas altas del estado Barinas, sus usos están relacionados, básicamente, con la tecnología popular. Así por ejemplo, en la localidad de Altamira de Cáceres, «es usado en la construcción de nidos para las gallinas» y como «colchón» para el secado del café. En este último aspecto, se coloca como aislante entre el cemento o el asfalto, y el café. De esta manera al secarse el café, éste adquiere «un mejor color dorado y gusto más sabroso».

Además de los usos antes mencionados, pudimos conocer a campesinos que empleaban «las hojas machacadas sobre las cortadas de machete, para detener la sangre».

ESTADO BOLÍVAR: Los indígenas de las cercanías del Chimantá-tepui, lo conocen como "itut" y en la serranía de los Pijiguaos como "culantrillo de monte".

En el Distrito Sifontes, sector la "Hoyada", en la base del Parai-tepui, los mineros lo conocen como "cabombada" y lo utilizan en la construcción de diques y represas en las explotaciones de oro y diamantes.

En el alto río Erebato, en Santa María de Erebato (Municipio Sucre), crece en los conucos de los indios (Ye´kuana) (Marikitare) quienes lo conocen con el nombre de "shinija" y es usado para construir techos en habitaciones temporales.

En la desembocadura del río Erebato en el río Caura, los pobladores lo conocen como "sisha" y usan la infusión de la raíz para "curar los dolores de estómago".

En la frontera de Venezuela con Brasil y en el Distrito federal Roraima (Brasil), entre los ríos Branco, Uraricoera y Sururi, los indígenas de las tribus Makushi y Wapishana lo usan como alimento y en rituales mágicoreligiosos.

El rizoma del helecho es rayado, en la misma forma que la yuca y mezclado con sal y casabe. Las hojas trituradas son mezcladas con salsa picante denominada "cumache", atribuyéndole, a este producto propiedades antisépticas y míticas (purificación del espíritu).

ESTADO FALCÓN: En la Sierra de San Luis es conocido como palmiche", y al igual que en el estado Barinas, las hojas "machacadas son puestas sobre las heridas para cortar la sangre".

ESTADO LARA: En las montañas de Terepaima, los campesinos usan la planta para curar las ulceraciones producidas por un árbol llamado pipe, Toxicodendron striatum (R. & B.) Ktze., (Anacardiaceae). "las hojas se cocinan en agua y se colocan paños empapados sobre las llagas y heridas".

Tamayo (1977), acota lo siguiente al referirse al Pepeo, Mauria puberula Tul.

(Anacardiaceae): "Esta planta goza fama de ser alérgica, diz que produce hinchazón en las personas que se acogen a su sombra. En los campos de Humocaro Alto, Estado Lara, donde hay dicha planta, es fama que el remedio contra esta dolencia es untarse los miembros lesionados con suero verde, en el cual se hubiesen desleído cogollos de helecho (Pteridium aquilinum) previamente machacados".

ESTADO MÉRIDA: Es tal vez en este estado en donde se encuentra la mayor parte de las referencias al uso del Pteridium. En Bailadores y el Páramo de Mariño es conocido como «helecho de palma», al igual que en Colombia (Gómez y Rivera, 1987). En las cercanías de Timotes se le conoce como «helecho real». Es frecuente en-contrarío como «maleza en los cultivos de café, apio, mora, fresa y en potreros». A pesar de que entre las enfermedades más importantes que atacan al ganado de altura se encuentra «el vejigazo» (hematuria enzoótica), caracterizada por la eliminación abundante de sangre en la orina y cuya causa fundamental es la ingestión de Pteridium, en los alrededores de Tovar y el Páramo de Mariño se emplea la raíz «para desentecar al ganado», es decir como desparasitante. «La raíz se deja secar y luego se muele y se mezcla con el concentrado u otro alimento que se le suministre a los becerros, cuando presentan diarrea o tos» (¿Neumoenteritis?). Este es uno de los usos más comunes del helecho en la zona andina. Parteras de los pueblos del sur informaron que antiguamente se usaron las hojas y rizomas «machacados para ayudar a cicatrizar el ombligo de los recién nacidos».

En la tecnología popular se usa para construir «trojas para el secado del queso y la carne», ya que «es seco y apura el secado». También se usa para construir cestas y como material para «el embalaje de quesos y carnes». En la localidad de La Carbonera, se usa en la construcción de cestas para transportar quesos y carne. En los alrededores de la Azulita, es usado para ahumar quesos.

ESTADO TRUJILLO: En Boconó y en las poblaciones de Niquitao y Tostós, con el helecho seco se fabrican cestas «para que las cuajadas escurran y sequen mejor». Con el mismo fin se colocan capas de helecho sobre los «manares de arnear», que son especies de cestas grandes y planas que sirven para colar harinas o escurrir las cuajadas.

En las localidades de San Francisco y La Beticó se le conoce con el nombre de «helecho blanco». Esta es una manera de diferenciarlo de Dicranopteris flexuosa (Schrader) Underw. (Gleicheniaceae), al que conocen como «helecho negro». Ambas especies forman extensas comunidades a orillas de las carreteras y bordes de cafetales y otros cultivos. Lo usan a manera de cedazo para «colar la manteca de cochino y no dejar pasar el tuchito» (pedacitos de carne quemada).

En la localidad de Santa Elena se fabrica un utensilio denominado «balay», el cual es un cilindro hecho de tallo de cambur atado con bejucos, se sitúa verticalmente y en su parte superior se coloca una capa de helecho, que sirve como colador para suero de las cuajadas.

En una entrevista hecha al dueño de la finca en la cercanías de Boconó, manifestó que «lo utiliza para secar quesos y que en una oportunidad cuando mató un cochino y no tenía agua caliente para pelarlo, envolvió al animal con el helecho seco y le prendió fuego, ya que el mismo arde como si fuera gasolina».

ESTADO YARACUY: En las cercanías de Nirgua, es conocido como "helecho de sábana" y es utilizado como combustible y en nidos para gallinas.

ESTADO ZUUA: En la región del sur del Lago de Maracaibo, en Perijá, las hojas son usadas para envolver cuajadas y quesos frescos.

En la Sierra de Perijá, en la región de los indios Yukpa y Motilones, se encuentran muchas sabanas de origen antropogénico, que por efecto de las quemas periódicas e incontroladas han perdido el desarrollo de asociaciones de P. aquilinum, las cuales son conocidas como "wapia". El helecho es usado para la construcción de nidos para gallinas, techos de chozas, esteras para dormir y "protección contra el frío".

En las comunidades de indios Irapas, en la sierra de Perijá, los chinchorros faltan por completo y los indios duermen en el suelo sobre montones de helecho de águila, el cuAl además de colchón sirve para ahuyentar los insectos (Vareschi, 1959).

TERRITORIO FEDERAL AMAZONAS: En el Departamento de Río Negro, en las cuencas de los ríos Negro, Casiquiare y Guainía es común el Pteridium y son varios los usos. En el área de San Carlos de Río Negro, es conocido como "rabo de araguato" y se utiliza la infusión de los frondes jóvenes para calmar los dolores generales del cuerpo.

En la etnia de los Curripacos del medio y bajo río Guainía, lo conocen como "chichinape" y le atribuyen propiedades curativas contra los dolores de estómago, hipermenorrea y dolores generales del cuerpo. Los tallos son utilizados para hacer artesanía tal como guapos, manares y otras cestas.

DICUSIÓN

El género Pteridium se encuentra ampliamente distribuido en todas las regiones montañosas. Podemos aseverar que esta expansión alarmante que ha sucedido durante los últimos veinte años es debida, en parte, a los procesos migratorios colonizadores hacia las tierras altas motivados por la expansión del cultivo de café y el desarrollo de la ganadería de altura. Ambos hechos han permitido el establecimiento exitoso del helecho en sitios previamente cubiertos de bosques.

Las primeras evidencias de la existencia de sitios abiertos (sabanas) en la Cordillera de la Costa, datan de aproximadamente2000 años. Progresivamente estas áreas, en su mayoría de origen antropogénico, fueron extendiéndose desde la época de la colonia hasta nuestros días (Vareschi 1970) por lo que suponemos que allí hubo extensas colonias de P. aquilinum.

La incidencia de hematuria enzoótica ha sido reportada en nuestro país por DeJongh 1978a; 1978b, y la posibilidad de carcinogénesis mediante productos secundarios, tales como la leche, ha comenzado a ser estudiada en los Andes venezolanos (Jaimes, 1988).

Aunque todavía no se han realizado estudios epidemiológicos que permitan determinar la incidencia o no de cáncer gástrico en humanos, como efecto del contacto directo o indirecto con los compuestos carcinogénicos de P aquilinum, los resultados de los trabajos realizados en Costa Rica (Villalobos), 1985) y en otros paises (Hirono, 1986), sugieren que la etnobotánica de este helecho en Venezuela plantea un alto riesgo de inducir la formación de las neoplasias en cuestión.

Como hemos visto anteriormente, es en la cordillera de Los Andes en donde se presenta la mayos diversidad de usos, debido a la marcada incidencia del helecho y a la alta densidad poblacional. Es allí, donde se ha generalizado el uso de los frondes como elemento para la construcción de cestas, tamices y coladores para el secado de ciertos tipos de quesos y para el embalaje de carnes.

La utilización de infusiones y el empleo de las hojas trituradas como hemostático, es también un uso generalizado en Los Andes. Estos y los usos mencionados en el párrafo anterior, son las formas más directas de posible contaminación por la planta en Los Andes. Los demás usos, también generalizados (material de construcción de nidos, cobertizos, colchones, etc.), no dejan de ser un riesgo de carcinogénesis en humanos.

Aunque la presencia del helecho en los potreros y su eventual consumo por parte del ganado es quizás la mayor causa del síndrome de la hematuria enzoótica, pensamos que el uso de la planta como desparasitante debe tomarse en consideración como forma importante de inducción de neoplasias.

La utilización de los frondes como envoltorios para carnes y quesos y como combustible para quemar los pelos de la piel de los cerdos, es uso extendido hasta las regiones andinas de Colombia (Pérez-Arbeláez, 1950; Murillo, 1983). Las comunidades indígenas existentes en el sur del río Orinoco y en la Sierra de Perijá, plantean situaciones diferentes en cuanto a la etnobotánica de P.

aquilinum. Aquí vemos que además de los tecnológicos se incorporan otros usos tales como medicinales, mágico religiosos y alimenticios. Todos ellos son factores de alto riesgo de carcinogénesis. Llama la atención que los usos medicinales también comunes son Colombia (Murillo, 1983), por lo que creemos que gran parte de los usos reportados pueden haber sido transferidos desde el vecino país. Los usos mágico-religiosos son propios de las etnias citadas. Curiosamente no hemos podido encontrar evidencias de usos con propósitos alimenticios en otras regiones del país, sin embargo existe cierta semejanza en la preparación del gofio citado por Humboldt (1975) y la forma como lo consumen los indígenas de la tribu Wapishana.

CONCLUSIONES

La etnobotánica de P aquilinum en Venezuela, al igual que en otros países, presenta una contradicción en cuanto a una amplia gama de usos y los aspectos carcinogénicos demostrados en la literatura reciente. A pesar de la presencia comprobada de toxinas radiomiméticas, mutagénicas y fuertemente carcinogénicas en Pteridium aquilinum, sus usos y pocas precauciones en su manejo son patentes. De igual manera no se han previsto aún planes para el control y la erradicación del helecho en las zonas afectadas.

La rápida expansión de las superficies cubiertas por colonias de este helecho, en los Andes venezolanos y en otras regiones montañosas del país es alarmante su presencia abundante en las cercanías de los embalses y otras fuentes de agua para consumo humano ponen de manifiesto un alto riesgo de contaminación que debe ser evaluado.

Se hacen necesarios estudios epidemiológicos regionales que permitan determinar la presencia de Pteridium aquilinum y sus variedades como factores etiológicos del cáncer gástrico en humanos. Una medida preventiva útil sería una urgente campaña de concientización de la población hacia los posibles problemas derivados del contacto directo o indirecto con esta planta, ya que hasta ahora sus con-secuencias son impredecibles.

AGRADECIMIENTOS

El autor desea expresar su más sincero agradecimiento a Santiago López Palacios, Lourdes Dubuc de Isea, quienes de una otra manera facilitaron la obtención de parte de la información presentada en este trabajo.

Este trabajo fue financiado parcialmente por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT), bajo el Proyecto de Investigación Aplicada PC- 069.

Sin estas ayudas no hubiese sido posible llevarlo a cabo.

LITERATURA CITADA

DeJongh, F. 1978a. Enfermedades producidas por venenos. PROGAL, hoja divulgativa, 3(4):1-4.

DeJongh, F. 1978b. Hematuria enzoótica. PROGAL, hoja divulgativa, 3(2):1-4.

Dos Santos, R.C., FO. Brasileiro and E.S. Hojo. 1987. Inductions of tumours by bracken ferns (Pteridium aquilinum)from Ouro Preto (Minas Gerais, Brazil). Braz. J. Med. Biol. Res. 20: 70-77.

Dos Santos, R.C. , E.S. Hojo and F.G. Brasileiro. 1986. Studies on the possible carcinogenecity of bracken fern (Pteridium aquilinum) from Ouro Preto, M.G, Brazil. Cienc. Tecnol. Miment. 6:93-98.

Evans, I.A. 1986. The carcinogenic, mutagenic, and teratogenic toxicity of bracken. In: Smith, R.T and J.A. Taylor (eds.) Bracken: ecology, land use and control technology. Carnforth, England: Parthenon Evans. I.A., R.S. Jones, and R. Mainwaring-Burton. 1972. Passage of bracken fem toxicity into milk. Nature (Lond.) 237:107-108.

Evans, I.A.,B. Widdop, RS. Jones, G.D. Barber, H. Leach, D.L. Jones, and R. Mainwaring-Burton. 1971. The possible human hazard of the naturally-occurring bracken carcinogen. Proc. Biochem. Soc. 124:107- 108.

Evans, WC. 1986. The acute diseases caused by bracken in animals. In; R.T. Smith and JA. Taylor (eds). Bracken, Parthenon Publishing, Lancs, England. 121-132.

Fenwick, O.R. 1988. Bracken (Pteridium aquilinum) - Toxic effects and toxic constituents. J. Sci. Food Agric. 46(2):147-173.

Gómez, A. y H. Rivera, 1987. Descripción de malezas en plantaciones de Café. CENICAFE, Chinchiná, Colombia.

Hirono, 1.1986. Carcinogenic principles isolated from bracken fern. CRC Critical Rev. Toxicology 17(1):1-22.

Hirono, 1.1990. Carcinogenecity of bracken fem and its causal principle. In: J.A. Thomson and R.J. Smith (eds.) Bracken Biology and Management. AIAS Occasional Publication No. 40:233- 240.

Hodge, W.H. 1973. Fern Foods of Japan and the problem of toxicity. Am. Fern J. 63(3):77-80.

Humboldt, A. von. 1975. Del Orinoco al Amazonas. Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente. Edit. Labor, S.A., España.

Instanbullouglu E.,T. Pamucku, M. Pamucku. 1981. Mutagenic activity of milk from cows fed bracken ferns. Vet. Fakult. Dergisi Ankara Universit. 28:137-143 (Vet. Abstr. 6472, 1982).

Jaimes, R. 1988. Probable presencia en la leche de vaca de compuestos cancerígenos provenientes de Pteridium aquilium. Seminario de Trabajo Especial de Orado, Fac. Farmacia, Univ. de Los Andes, Mérida, 75 pp.

Murillo, M.T. 1983. Usos de los helechos en Suramérica con especial referencia a Colombia. Ed. Instituto de Ciencias Naturales, Biblioteca José Jerónimo Triana, Nº5, 156 pp. Bogotá.

Niwa, h.,M. Ojija, K. Wakamatsu, K. Yamada, I. Hirono, and K.

Matsushita. 1983. Ptequiloside, a novel norsesquiterpene glucoside from bracken, Pteridium aquilinum var. latiusculum. Tetrahedron Lett. 24: 5271-5272.

Ortega, FJ. 1990. El género Pteridium en Venezuela: taxonomía y distribución geográfica. BioLlania 7:45-59.

Pamucku, A.M. and G.T. Bryan. 1979. Bracken fern, a natural urinary bladder and intestinal carcinogen. In: Miller, E.C. J.A. Miller, I. Hirono, T. Sugimura & S. Takayama (eds.). Naturally-Ocurring Carcinogens Mutagens and Modulators of Carcinogens. Scientific Societies Press, Tokyo, PP 89-99.

Pamucku, A. M., E. Ertürk, S. Yalciner, U. Milli, and G. Bryan. 1978.

Carcinogenic and mutagenic activities of milk from cows fed bracken fern (Pteridium aquilinum) Cancer Res. 38:1556-1560.

Pérez-Arbeláez, E. 1950. Plantas útiles de Colombia. Suc. de Rivadeneyra SA., Madrid, Librería Colombiana, Camacho Roldán, Bogotá, 864 PP.

Saito, K., T. Nagao, M. Matoba, K. Koyama, S. Naton, T. Murakani, and Y Saiki. 1989. Chemical assay of Ptaquiloside, the carcinogen of Pteridium aquilinum, and the distribution of related compounds in the Pteridaceae.

Schery, R.W. 1954. Plants for man. London: Allen & Univin.

Sims. R.E. 1973. The anthropogenic factor in East Anglian vegetation history: an approach using A.P.F. techniques. In: H.J.B. Birks & R.G.

West (Eds.) Quaternary Plants Ecology. Blackwell, Oxford: England.

Tamayo, F. 1977. Léxico popular venezolano. Universidad Central de Venezuela, Dir. de Cultura, Caracas.

Tryon, R.M. 1941. Revisión of the genus Pteridium. Rhodora 43:1-31 [Reimpreso en Contr. Oray Herb. 134:1-70].

Vareschi, V. 1959. Orinoco arriba. Edit. Lectura, Caracas.

Vareschi, v. 1970.Las sabanas del valle de Caracas. Acta Bot. Venez. 4(1,2,3,4): 427-522.

Villalobos, J. 1985 Carcinogenecidad del Pteridium aquilinum y alta incidencia de cáncer gástrico en Costa Rica. Rev. Cost. Cienc. Med. 6(3):131-13£

Villalobos, J.,A. Meneses and J. Salas. 1990. Carcinogenic effects in mice of milk from cows fed on bracken fern Pteridium aquilinum. In: J.A. Thomson and R.T. Smith (eds.) Bracken Biology and Management. AIAS Occasional Publication N2 40:247-251.

Vuillaume, A., M. Dumartin et C. Cenet. Suspicion d'intoxication par la fougére aigle chez le sanglier d'elevage. Revue Med. Vét. 140(5):369.

Watt, J.M. and M.O. Breyer-Brandwijk. 1962. Medicinal and Poisonous Plants of Southern and Eastern Africa. E. & 5. Livingstone Ltd. : Edimburg & London.

Wile, L. 1978. The economic uses and associated folklore of ferns and fern allies. Bot. Rev. 44(4) :491-528.

Francisco J. Ortega M.*
*UNELLEZ - Guanare, Programa de Recursos Naturales, Mesa de Cavacas 3323, Estado Portuguesa, Venezuela.


Partes: 1, 2


 Página anterior Volver al principio del trabajoPágina siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

  • Métodos de esterilización

    Comprende todos los procedimientos físicos, mecánicos y preferentemente químicos, que se emplean para destruir gérmenes ...

  • Calculo de plantilla de medicina interna

    Datos, criterios y variables. Cálculos y resultados. Resumen, conclusiones y recomendaciones. La dotación en recursos ...

  • Colas animales

    Colágeno. Gelatina. Propiedades del colágeno. Uso cosmético del colágeno. Uso médico del colágeno. Aspectos básicos sobr...

Ver mas trabajos de Salud

 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.