Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Incidencias y coincidencias




INTRODUCCION

Hijos de la sencillez, de un esfuerzo de expresión que quiere ir más allá del simple uso del lenguaje, mediante imágenes cotidianas, vinculadas a la tierra, al trabajo, al venero familiar, pasando por el amor conyugal, con sus golpes y sus vuelos, son estos versos.

Poesía pensada, sentida; poesía nutrida del vivenciar y de la percepción es lo que nos entrega Moisés Pinzón Martínez en estas Incidencias y Coincidencias.

Cada poema es una voz esperanzada y esperanzadora que resplandece desde imágenes toscas de acero, concreto, grasa y tuercas pero en búsqueda siempre de un toque de ternura; de armonizar los elementos aparentemente contrapuestos pero imbricados en una realidad que no le es ajena ni al poeta ni al hombre ciudadano y compañero que pasa a nuestro lado.

Moisés Pinzón, hace carne la rutina y remueve escombros con la intencionalidad de construir una propuesta que nos salve del desbordamiento de los vicios: el vicio de la desesperanza, de la infelicidad, del desamor, de la falta de afecto por uno mismo y nos regala una propuesta para ser felices a través de la entrega, de la solidaridad del trabajo, del atreverse a triunfar en un mundo donde casi todo está tocado por la derrota.

En estos poemas hay asombro, y una capacidad sin número de llamarse humano que nos recuerda al Cesar Vallejos de Masa o Intensidad y Altura; tienen la fertilidad de lo silvestre que nos regalara Pablo Neruda en sus Odas elementales y mantiene la ludicidad que nos regalara el padre de la Vanguardia, Rogelio Sinán en su obra Onda.

La necesidad de comunicación en Pinzón Martínez es de tal intensidad que en su libro, producto de la amalgama, esencias y materias se funden y es como una agonía que se puede percibir, tocar con las manos, mejor decir. Y es que cuando se canta con el alma metida en el fuego y como querer cantar estando mudos, he allí el dolor, he allí el oficio, he allí la victoria de este libro iluminador.

El libro lo cierra un extenso poema, poema fundamental, que recrea uno de los momentos más álgidos de la historia reciente de todos los panameños. El texto, expresa a un hablante lúcido en la abstracción de Humo y Ceniza que significó, significa la gesta de diciembre. El recurso técnico que utiliza es absolutamente cinético y digno de guión. Es un poema audiovisual lleno de sentidas imágenes cuando nos indica que en medio de aquel caos «la ferocidad viene devorándolo todo» o cuando expresa que «ahora no somos solo un grupo de estudiantes» «coronando de claveles los eneros».

Y que decir de la manera de dimensionar el suceso cuando expresa «y un soldado armado hasta los ojos que le apunta a la estrella de tu frente».

En Incidencias y Coincidencias, Moisés Pinzón expresa el solar de su pecho, sube desde la arcilla con sus «toscas manos» para «domar tempestades».

Queda su palabra para los tiempos, su sabiduría para los vivos y su esperanza para los no nacidos en la verdad de que la persistencia es la madre de todas las victorias.

Pórtico

Ese buscar la sencillez de los elementos,

la compleja simplicidad de la molécula,

la difícil tranquilidad con que germina, es lo que nos hace

verdaderamente libres.

Del fruto, la luz

Te invito a encontrar la savia que fluye ajena a la pupila

valor que no resiste formalismos ni apariencias.

Te invito a que mires hacia adentro y busques hacia fuera

el complemento con que se nutren los mejores frutos,

con que brillan las flores.

Te invito a descubrir el bosque eterno. Te invito a que abras la puerta

y dejes salir la luz

que todo lo transforma, y dejes entrar

la fuerza que todo lo une.

Para domar tempestades

Estas manos de caoba, de tosco cemento

y acero pulido, que escuchan

la dulzura de la lluvia.

Manos que acarician

la dureza del concreto, hambrientas manos

que buscan con ternura en la selva del placer.

Manos que fecundan el maíz. Ramificaciones

perseguidas por letras,

saltan en armonía sobre cuerdas y notas,

pinzas que aflojan tuercas, grasientas tenazas

que trazan caminos

de fuego y fango.

En ellas poso

mis turbios ojos escrutadores, y observo

heridas raíces

surcos que penetran la carne, hojas que sorben la luz

y la transforman.

En sus señales

descifro la gloria de lo justo, adivino el poder del esfuerzo,

la realización de la esperanza.

Y en momentos, cuando la caja de sueños, activa masa de circuitos,

colapsa, indecisa

busco su escudo de cemento, su aureola de acero,

sus zancos de caoba

y dejo que mis pasos sigan el rastro

que traza su destello

hasta que fluye la fe tallada,

la fe arada,

la fe fundida.

Letargo de Piedra

Frenéticos, desesperados, desbordando su alma incandescente,

nacen;

entregando sus entrañas

sin saber cuándo terminará tanto deslumbramiento.

para que después,

nada quede igual.

Volcán,

letargo de piedra, fósil de fuego,

carbón derretido, diamante,

valle pisoteado.

Hay aquellos arrasadores, no descansan jamás: Estrujan las miradas

los sonidos y las palabras la luz y los cristales.

¡No duermas, no despiertes, sé fuego, calor,

lava transformadora de las cenizas!

Para que nunca seas viejo sin canas ni olvidada herramienta en almacén.

Caminos

Tantos han sucumbido sin encontrar salida: los desesperados,

los que sudan tristeza los que miran

con ojos anhelantes rogando afecto sincero y sólo reciben migajas.

Se acuestan con las sombras, indiferentes,

y despiertan en la inmundicia.

-¿Cuál es tu camino?- Preguntaste.

-Vago es Cupido- Contesté.

-Llega con sigilo de ladrón amparado por la noche ociosa tras lo nuevo, tras lo viejo

o tras el pesado oro

de trasnochadas palomas. Y cuando aparece

el agitado día

se esconde, cobarde-.

No ligaré mi destino

a fantasmales caprichos de niños alados.

Vengo de los manglares,

con gusanos que carcomen mi espalda. Vengo de cazar estrellas y planetas.

Persigo naves cósmicas en los pantanos para alcanzar la infinita comprensión,

la fe sin límites,

los intereses conjugados la rutina hecha carne.

La mano extendida me detuvo

-¿Me puedes llevar?- Me dijo

-Viajo en la misma dirección.

Abrí la puerta y subió al vehículo de mis sueños

Taxi

Esfuerzo inconcluso, ríos de palabras

duras y graves

para triturar las rocas;

suaves y líricas

para remover escombros.

Dragar el cauce

para navegar al recodo donde la luz rasga cristales

sin angustia, sin rencor.

Taxi cautivo.

Dar vueltas y vueltas, círculo virtuoso, neumático

que devora el pavimento;

ondas que se esparcen

para sintonizar la desesperanza.

Todo medido fue

-trayecto, experiencia-. El barco encayó:

un muro silencioso

se tragó las palabras.

Tiempo estéril el de la ceniza destruido y fértil.

(Y saber que es el más sublime de los destinos).

Palabra mágica

Para terminar

lo que no pudo comenzar;

para destruir el lienzo

que no pudo ser coloreado;

para encontrar los tintes perdidos, hace falta besar la ternura del silencio

y pronunciar una palabra mágica.

Discúlpame,

por confundirme,

por dejar cicatrices en el camino, por tratar de salvar lo insalvable,

equivocando veredas.

Y después,

la magra copa

se transforma en desbordante alegría, y hasta la atareada mañana

se vuelve cristalina.

Y después se abre

la puerta de la esperanza la puerta de lo viejo

que se renueva.

EL PRESENTE TEXTO ES SOLO UNA SELECCION DEL TRABAJO ORIGINAL.
PARA CONSULTAR LA MONOGRAFIA COMPLETA SELECCIONAR LA OPCION DESCARGAR DEL MENU SUPERIOR.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.