Monografias.com > Estudio Social
Descargar Imprimir Comentar Ver trabajos relacionados

Comunidades de hombres frente a sociedades de mercancías


Partes: 1, 2, 3, 4

    1. Política y comunidad:
      breve esquema diacrónico y
      sincrónico
    2. Sociedad y
      comunidad en la sociología del siglo
      XX
    3. Los
      límites y limitaciones del
      comunitarismo
    4. Hipocresía
      y modernidad: la formación de una sociedad
      apolítica
    5. Ser
      y apariencia: Sobre las necesidades del capital en nuestras
      sociedades desintegradas
    6. La
      comunidad más allá de la sociedad moderna
      capitalista

    1.
    Política y
    comunidad:
    breve esquema diacrónico y
    sincrónico.

    A. El origen prehistórico de la
    política.

    Resulta muy difícil precisar cuáles
    hubieron de ser los primeros sistemas de
    gobierno o, dicho
    de otro modo, la
    organización de las primeras comunidades humanas, pero
    de acuerdo con los estudios antropológicos de las
    colectividades prehistóricas, regidas por la oralidad y el
    mito, la
    gerontocracia laica y sacerdotal, estaría
    muy en la base de los sistemas de organización social; como también
    sugiere la observación etológica. Sin embargo,
    los estudios prehistóricos y etológicos
    también apuntan hacia la posibilidad de concebir un
    comunismo originario como sistema de
    organización propio de las sociedades de
    cazadores-recolectores o, incluso, de los primitivos centros
    agrícolas, que devendrían obsoletos con la revolución
    neolítica y la introducción de la agricultura,
    la arquitectura
    monumental y la escritura.
    Asimismo, una tradición que se remonta a determinadas
    lecturas de Darwin,
    situará a la base de los sistemas de organización
    la tiranía individual de uno de los miembros
    del grupo, como
    parece ser el caso de ciertas agrupaciones de
    primates.

    B. Antigua Grecia: el
    banquete y la asamblea homérica.

    De cualquier modo, la asamblea (ekklesia)
    griega, lugar indiscutible de donde procede la más
    célebre de las formas de organización comutinaria,
    la democracia, tiene dos fuentes
    primordiales, una es la que Aristóteles menciona numerosas veces en su
    Política bajo el nombre de banquete
    comunitario
    (p.ej.cfr. Libro VII,
    cap.10, 1330a), institución a la que se
    retrotraería el núcleo prehistórico de la
    democracia y
    que remite a la comida en común o comunidad de bienes
    correlativa a la igualdad en el
    ágora
    ; la otra es la asamblea que ya aparece en
    la Ilíada homérica contrapuesta claramente a
    las teocracias persa y egipcia, que conllevaba el nacimiento de
    la parrhesía, germen de la isonomía y
    de la isegoría. Un personaje de la
    Ilíada define a un jefe como alguien que dice cosas
    y lleva a cabo acciones, en
    este orden (Ilíada IX, 443). Pero Odiseo silencia
    al hombre simple,
    representado por Tersites, provocando la hilaridad general. De
    ahí que esté claro que la asamblea de la
    épica estuviese restringida a la participación
    exclusiva de los eminentes. Sin embargo fue un comienzo, un
    comienzo de la política que culminaría en la
    democracia directa, aunque restringida, de la Grecia
    clásica
    ; perdida durante muchos siglos de absolutismo
    hasta su pseudorecuperación en la democracia
    representativa surgida de las revoluciones inglesa,
    norteamericana y francesa. Fue el estadista Perícles,
    (culminador de la senda abierta por Solón y
    Clístenes), cuyas palabras en un famoso discurso
    recoge el historiador Tucídides, quien presentará,
    y regirá en su máximo esplendor, al innovador
    modelo
    político de la polis griega clásica, basado
    en la participación directa de todos los ciudadanos en la
    asamblea ejecutiva, legislativa y judicial: "Tenemos un
    régimen de gobierno que no envidia las leyes de otras
    ciudades, sino que más somos ejemplo para otros que
    imitadores de los demás. Su nombre es democracia,
    por no depender el gobierno de pocos, sino de un número
    mayor" (Tucídides Historia de la guerra del
    Peloponeso
    , II, 37). El ejemplo quedó para que los
    venideros lo mejorasen, pero tan sólo en las
    repúblicas de la Baja Edad Media y
    del Renacimiento, o
    en los breves periodos de la Comuna de París (1871) o de
    las comunidades anarquistas de Cataluña y Aragón en
    la época de la guerra civil española o, incluso en
    las misiones del Paraguay durante
    la colonización de América, podremos encontrar intentos de
    progresar en la vía abierta por la Atenas de
    Perícles.

     

    Partes: 1, 2, 3, 4

    Página siguiente 

    Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.

    Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.

    Categorias
    Newsletter
    Comments
    All comments.
    Comments