Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La serenata, es nota efímera en la hora hechizada 




Partes: 1, 2, 3

  1. Fondas y chozas donde se canta
  2. El infinito ha flechado nuestras almas
  3. Al fondo de las serenatas hay pueblos que yacen encantados
  4. Es herida entre dos eternidades y puñales
  5. ¿Quién ha visto al fuego helarse?
  6. Con las alas plegadas sobre un abismo
  7. Las llevamos en el fondo del alma estremecida
  8. Fuente

31 de octubre 
Día de la canción criolla, Perú

1. Fondas y chozas donde se canta

Bendito el pueblo donde los seres nacen para querer, amar, adorar. También para condolerse del hermano y del mundo. Y ese es mi pueblo.

Por eso, en él se canta amores presentes, otros idos y otros quizá posibles que se adivinan bajo los aleros y bajo el cielo estrellado.

En la penumbra de las fondas las guitarras bordonean quejidos y se cantan amores que son, han sido o serán, con voces graves, agudas; dichas como susurro o alarido, gozosas o desconsoladas pero todas valientes por hondas y sublimes.

Pero mucho más se dedica la existencia y hasta el último aliento y latido de vida –y es eso lo que conmueve en la existencia– a los amores imposibles.

Y para conjurarlos se cantan yaravíes, tristes y sufridos, sin vergüenza ni recato, dejando el alma abierta e indemne al más leve soplo para rodar al vacío y a la muerte.

Por sentir y amar tanto y de ese modo no hay reserva ni pudor alguno, al contrario ¡qué viva, la compasión y el tormento! Y hasta el dolor, ¡qué viva!

Se dicen y se entonan letras melancólicas y afligidas, que confiesan la pesadumbre, la desilusión y la congoja que causa un amor no cumplido, dejando al descubierto un corazón atribulado y hasta una entraña herida:

Corazón
hasta cuando estás sufriendo
hasta cuando estás llorando
hasta cuando corazón.

Yo confío
que esta ha sido una prueba corazón
una de las tantas pruebas
que nos suele mandar Dios...

Corazón,
ya bastante hemos sufrido
ya la vida nos ha dado
muchos golpes corazón...

Yo confío que algún día
ya no habrá más fatalidad
y ese día
gozaremos corazón.

 



2. El infinito ha flechado nuestras almas

Las canciones dejan sentir, y hasta muestran en el modo como se proclama la endecha, corazones abrasados en las llamas de una emoción profunda de arrobamiento, devoción y cariño.

Se canta hasta en la penumbra de una choza con voz alta, rijosa y doliente, con el alma que pende de un hilo, valses y yaravíes, marineras y tonderos, pasillos y serranitas, que son cofres, urnas y baúles donde el amor transido, tembloroso y desgarrado se escancia y acrisola.

Son los yaravíes aquellos con que se bebe hasta embriagarse en las posadas alzadas al borde de los caminos que son a la vez abismos, quizá para que los fantasmas y las esencias de los amores convocados, sean verdaderos y equivocados, se levanten de sus asientos y con ojos lagrimeantes otra vez se arrojen hacia las sombras insondables.

Se sufre, ¡cómo no!, Se sufre por el infinito que ha flechado nuestros corazones. Y por las quimeras, utopías y mundos inalcanzables:

Un imposible me mata
por ese imposible muero,
imposible que consiga
el imposible que quiero.

Unos ojos me miraron
por unos ojos yo muero
esos ojos han de ser
de mis males el remedio.

Ayayay, blanca palomita
tú me has robado el alma,
todita y toditita.

3. Al fondo de las serenatas hay pueblos que yacen encantados

Santiago de Chuco es un pueblo que se ha torcido en sus calles por las serenatas. Se ha ensimismado en su dolor, en el lamento y en la queja que se desgrana de las serenatas y desmoronan poco a poco sus casas y sus calles.

Se ha echado ese trago de licor fuerte que es el sentimiento inabarcable, que es hálito y fortaleza al fondo del alma para sumergirse quizá hasta hoy en el olvido.

Al fondo, detrás, hacia lo alto de las paredes y muros derruidos, de las piedras regadas en el suelo de mi pueblo yacen las serenatas.

Ellas aunque no se las oigan adoquinan sus calles, esclarecen sus linderos, abren sus horizontes.

O, como fueron lanzadas a lo alto, tiñen su cielo azulino.

O, dejadas caer ante los muros hacen crecer esas flores, como las clavelinas y arrayanes, que sin qué ni por qué florecen al pie de las ventanas..

Partes: 1, 2, 3

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Lengua y Literatura

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.