Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Qué sucede en la escuela hoy?

Enviado por Hernán Montecinos

Partes: 1, 2

"¿De qué modo se vinculan los estudiantes a la universidad?, es la pregunta que se hacía en su época el filósofo Federico Nietzsche... Ante esta pregunta, respondíase a si mismo... "Por la oreja".

En efecto, el estudiante es un auditor nada más que por la oreja. En nuestras escuelas asistimos a un ritual en donde mientras el profesor habla a los estudiantes, éstos escriben mientras escuchan. Por esta vía llegamos a la conclusión numeral de que en el aula, mientras una boca habla, muchas orejas escuchan y la mitad de las manos escriben. Es este el aparato académico exterior. Sin embargo, el poseedor de la boca poco tiene que ver con los poseedores de las orejas, por lo que se enfrenta en los claustros una doble autonomía; doble autonomía sumamente ensalzada bajo la denominación de libertad académica. Se cierra el ciclo con la presencia del Estado, quien situado detrás, a una distancia conveniente, con su rostro tenso de supervisor, nos recuerda a unos y a otros que Él es el fin de toda esta actividad y la quintaesencia de estos procedimientos de audición y oratoria.

Estos son conceptos de Nietzsche, en una de sus cuatro conferencias sobre "el porvenir de nuestros establecimientos educacionales" haciendo una abierta y contundente crítica a la filosofía "académica" de su época. También el filósofo Schopenahuer, conocido por su "pesimismo filosófico", lanza condenas y diatribas en contra de la filosofía académica. Y no dejan de tener razón, cuando hoy día los egresados universitarios en las cátedras de filosofía, en su gran mayoría, son sólo "profesores de filosofía", pero en ningún caso filósofos. Se remiten, en el ejercicio de su función educadora (pero no formadora), a repetir y enseñar a sus alumnos lo que dijo Platón o lo que dijo Aristóteles, o bien lo que dijo Kant o lo que dijo Hegel, y así sucesivamente. Es decir, son meros repetidores de lo que dijeron otros, pero en ningún caso capaces de reflexionar para crear nuevos pensamientos. Como sabemos, para Nietzsche, el verdadero filósofo debe ser un auténtico creador, y no un mero repetidor, constante ésta que es la que se ha dado y repetido en las actuales aulas de clases.

Sin duda, en sus juicios críticos contra el academicismo, estos filósofos tuvieron a la vista, en su sentido más general, los conceptos primarios que organizaron el proyecto moderno de la burguesía que tuvo su origen en la Ilustración. Proyecto histórico que sirvió, en su primer momento, para combatir el orden feudal, en el que apenas si podía desarrollar su incipiente poder económico y desplegar el acrecentamiento de su actividad comercial, y después, para desarrollar y defender el nuevo orden capitalista. Este nuevo orden al que se dio por llamar Modernidad, desde un principio arrastró la bajeza de sus orígenes, creando nuevas formas y relaciones para afianzar su poder, dentro del cual cabe destacar, entre otros, el trazado y difusión de una figura mitificada, idealizada, casi sacralizada de la figura moderna del "Educador", como sujeto y actor que permanece en el sustrato de la "ideología pedagógica occidental". A partir de entonces, se internalizó en la sociedad moderna el concepto de educación con el convencimiento íntimo de que a través de ésta estábamos trabajando para la "buena causa", para la "causa noble", la causa justa de la Humanidad.

Sin embargo, más de cien años después de la muerte de estos filósofos, sus ideas sobre las falencias de la filosofía académica de su época, mantienen una asombrosa actualidad, no sólo en lo que respecta al modo actual en que se imparte la enseñanza de la filosofía en liceos y universidades, sino también en todas las materias y ramos que enseñan los establecimientos educacionales en sus distintos grados y estamentos (básica, media y universitaria). En efecto, donde quiera que miremos, en todas las aulas se repite el mismo fenómeno: mientras el profesor habla por la boca los alumnos escuchan por los oídos mientras escriben con las manos. Lo que importa es cubrir los temas o materias del programa a como venga y rápidamente, y después examinar a los estudiantes, de manera tal que el requerimiento principal que persigue el educador es la memorización de la información por parte de los alumnos.

Y no sólo filósofos como Schopenahuer y Nietzsche empezaron a llamar la atención con sus críticas a la manera en que se impartía la educación desde la naciente modernidad. También los poetas románticos y malditos no cayeron embelezados ante el atrayente garlito que significaba en su esencia la "ideología pedagógica occidental".Para Lautréamont, por ejemplo, el educador es un embrutecedor y su relación con el joven sólo puede concebirse en términos que hoy designaríamos como relación "sadomasoquista". El mismo Oscar Wilde definió al educador como "el azote de la esfera intelectual": "así como el filántropo es el azote de la esfera ética, el azote de la esfera intelectual es el hombre ocupado siempre en la educación de los demás", rubricaba este hombre de letras.

Románticos y malditos tenían más razón de la que ellos mismos eran capaces de imaginar. Hoy, en el contexto histórico de la crisis indefectible del Proyecto Moderno, bajo las coordenadas de lo que algunos autores denominan como reflujos de la Modernidad", o si se quiere, Posmodernidad, todas las ideas y todas las figuras heredadas de la Ilustración decimonónica son sometidas a una crítica radical. Es en este orden que Ulrich Beck estima que vivimos rodeados de "zombis", atrapados en categorías e instituciones "zombis", realidades que están, a la vez, vivas y muertas. La familia, la clase, el sindicato, etc. son ejemplos de "instituciones zombis". También la Escuela es una institución "zombi"; y la figura moderna del Educador, desde el punto de vista de la teoría crítica y de la praxis contestataria, está asimismo "más muerta que viva", aunque vive de hecho.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.