Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Tania Bruguera o el performance como medio de reflexión


Partes: 1, 2

  1. De la serie Homenaje a Ana Mendieta.
  2. De la serie Memoria de la Postguerra.
  3. De la serie Lo que me corresponde.
  4. De la serie Dédalo el Imperio de Salvación.
  5. De la serie El peso de la culpa.
  6. De la serie El silencio del cuerpo.
  7. De la serie Ingeniero de almas.
  8. Últimas instalaciones.
  9. La isla en peso.
  10. Sin título. Documenta 11.
  11. Justicia poética.
  12. Autobiografía.
  13. Cátedra de arte de conducta.

Hay creadores que utilizan el performance de manera ocasional, ven en el mismo una de las tantas herramientas que, acomodada en uno de los anaqueles de la Historia del Arte, está siempre presta para ayudar a articular un discurso artístico. Tania Bruguera, por el contrario, ve en el performance su particular modo expresivo, se mete en la piel de esta técnica multidisciplinaria para edificar un proyecto personal a través del cual intenta, como bien asegura ella, llevar una experiencia íntima, personal, a un espacio colectivo. Intenta, al menos, concebir el arte como una actitud vital y de reflexión crítica.

Tania Bruguera nace en La Habana, en 1968 y, según las notas que aparecen en sus catálogos, hoy vive y trabaja entre su ciudad natal y la ciudad de Illinois, en Chicago. Durante doce años consecutivos ha recibido una gradual educación artística en La Habana: una Escuela Elemental de Artes Plásticas, una Academia de Artes Plásticas, y un Instituto Superior de Arte. Además, ha recibido un master en la escuela de arte del Instituto de Chicago. Su experiencia expositiva también es importante: se ha presentado en bienales como la de La Habana, Venecia, Sao Paolo, Santa Fe en EE.UU., Johannesburgo en Sudáfrica, Shangai, o en la Documenta de Kassel.

Con esta conferencia examinaremos no sólo los presupuestos teóricos de esta artista performática, también haremos un recorrido a través de su obra, haciendo algunas paradas donde es menester: desde ese extenso período de de-construcción, mimesis analítica y término de la obra de la fallecida Ana Mendieta, hasta el polémico proyecto de periódico-performance Memorias de la Posguerra. Desde el presupuesto de obra colectiva en Cabeza Abajo y Lo que me corresponde, y las propuestas de auto-agresión simbólica y sacrificio-creación en Lágrimas de Tránsito, El peso de la culpa y El cuerpo del silencio, hasta sus más recientes proyectos. Son siete series que incluyen performances, y cinco instalaciones que dan buena cuenta de la obra de Bruguera. Algunos recursos simbólicos que trabaja (tierra, sangre, agua, pelo, piedra, carnero...) serán igualmente objeto de estudio.

Finalmente nos detendremos en la Cátedra de Arte de Conducta que -para ser coherente con una obra de praxis social y profundamente pedagógica, y a un tiempo consecuente con la herramienta a través de la cual se expresa- Tania Bruguera ha creado un taller de entrenamiento de performance para jóvenes artistas y estudiantes de arte que, presumiblemente y si los resortes extra-artísticos se lo permitan, se puede convertir en su obra performática mejor lograda.

De la serie Homenaje a Ana Mendieta.

A partir de la serie performática Homenaje a Ana Mendieta, la obra de Tania Bruguera comenzó a conocerse internacionalmente. Fue un extenso período de de-construcción, mimesis analítica, y término de la obra de la fallecida Ana Mendieta, que se extendió a largo de una década (1988-1997).

Desde el punto de vista de la práctica artística, Homenaje a Ana Mendieta fue la experiencia que le permitió a Tania Bruguera consolidar la práctica del performance y la instalación, asumiendo en estos dos toda aquella experiencia artística anterior conocida por la crítica como arte del cuerpo, minimalismo, arte tierra, foto-arte, video-arte, etc. También, introdujo a Tania Bruguera en aquellos elementos del feminismo, el espiritualismo y el ritual. Tania se dio a la tarea de estudiar aquellos elementos simbólicos que sustentan la obra de Mendieta, sobre todo aquellos elementos-símbolos del poder de la hembra: la sangre, el agua, las piedras, los metales, el desnudo ...

En este extenso Homenaje... Tania ha recorrido el camino desde la apropiación a la re-creación, y viceversa. Desde Rastros Corporales, sobre performance homónima de Ana Mendieta (1982), donde la artista arrastra sus manos llenas de una mezcla de sangre de animales y pintura roja sobre una pared, hasta las series Siluetas, donde incorpora su cuerpo a la naturaleza. En una de estas Siluetas, Tania Bruguera permanece acostada como un cadáver mientras su cuerpo simula estar sometido a la cremación. La desnudez femenina, la fascinación por la sangre como "algo poderoso y mágico, que no es fuerza negativa", y el intento por convertirse "en extensión de la naturaleza", al decir de Mendieta, serán símbolos que acompañarán a Tania a lo largo de su obra.


Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Arte y Cultura

 

Monografías Plus

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.