Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Diagnostico diferencial del cáncer testicular en primer nivel de atención

Enviado por Leonardo Rodriguez



  1. Introducción
  2. Desarrollo del tema: El diagnóstico diferencial del cáncer testicular
  3. Clínica
  4. Diagnósticos diferenciales
  5. Masas testiculares no dolorosas y factores predisponentes
  6. Diagnóstico paraclínico
  7. Seguimiento y tratamiento
  8. Conclusión
  9. Bibliografía

Introducción

El cáncer es responsable del 12.9% de todas las muertes en el mundo. En México en el 2007 el cáncer fue la cuarta causa de muerte en los hombres, lo que representa el 11.8% del total de defunciones en el sexo masculino.

La prevalencia mundial del número de casos reportados de cáncer testicular ha tenido un incremento del 100% desde 1936.6 Cerca de 8,000 casos nuevos son diagnosticados en los Estados Unidos.

En el Instituto Nacional de Cancerología de México se realizó un análisis descriptivo entre 1985-1994 en el cual se encontró que el cáncer testicular representa el 8.3% de todos los tumores en hombres. De los tumores de órganos genitales en este género representa el 50%, con presentación en dos grupos de edad; un pico inicial, en hombres jóvenes y el segundo pico, décadas más tarde.

El cáncer de testículo es cuatro a cinco veces más frecuente en la raza blanca que en la negra, y tiene mayor incidencia en los países escandinavos y en Nueva Zelanda que en los Estados Unidos

La criptorquidia es una patología muy frecuente que afecta al 2-5% de los niños. En testículos criptorquideos la incidencia de cáncer testicular se estima entre 3 a 48 veces mayor al de la población general. El cáncer testicular se desarrolla en el 10% de los casos sobre testículos no Descendidos\. Entre los testículos no descendidos, es más frecuente el cáncer en testículos abdominales (30% de los casos), que en los localizados en el canal inguinal. Debido a las medidas de prevención instauradas, actualmente es raro encontrar casos de tumores en testículos abdominales.

Con escasas excepciones, todos los tumores del testículo son malignos. La mayoría de éstos se presentan entre los 20 y 48 años de edad y son muy raros en los niños, aunque algunos de origen embrionario han sido reportados en la infancia.

Todos tienen gran malignidad, respaldada por la gran agresividad en cuanto a su comportamiento ya que precisamente son nada radiosensibles; sin embargo, debemos excluir al seminoma, pues su característica principal es el buen comportamiento que presenta por ser muy radiosensible.

El diagnóstico específico de estos tumores se confirma por histología después de la orquiectomía con ligadura alta del cordón espermático.

Es importante conocer que el diagnóstico clínico del tumor testicular es a veces difícil, porque en ocasiones pasa inadvertido, sólo cuando produce tironeamiento del cordón espermático o el paciente acude por síntomas avanzados, debido a metástasis ganglionares o pulmonares. También estos enfermos pueden acudir por ginecomastia, dada por tumores feminizantes.

La radioterapia es administrada en todos los casos de neoplasias testiculares, ya sea que se hayan descubierto o no las metástasis. Es el tratamiento de elección para el seminoma.

El 10 % de los enfermos portadores de tumor testicular mueren en un plazo de 5 años después de la operación, pero el seminoma queda excluido de este mal pronóstico.

Las tumoraciones testiculares son uno de los tipos de tumoraciones las cuales inicialmente su inicio rara vez es rápida solo en pocos casos al lenta evolución inicial muchas veces es pasada por alto en el primer nivel de atención lo cual conlleva a múltiples complicaciones y a empobrecer su pronóstico, el diagnostico oportuno es la mejor arma contra este tipo de tumores.

Justificación

Está comprobado que el retardo en el diagnóstico del cáncer testicular, disminuye importantemente la sobrevida del paciente.

Los tumores testiculares se caracterizan por su rápido crecimiento siendo frecuente un retraso en el diagnóstico debido al "descuido" de médicos y pacientes.

El médico familiar es el primer contacto del paciente con los servicios de salud de ahí radica su importancia para el diagnostico temprano de las patologías de cualquier tipo.

El cáncer de testículo es un tumor frecuente de gran importancia dado que afecta principalmente en varones jóvenes, su máxima incidencia se presenta entre los 20 y los 40 años. Si evoluciona libremente, la muerte se produce en el 85% de los casos.

En la actualidad, los tratamientos y métodos diagnósticos existentes convierten a este tumor en uno de los que tiene mayor supervivencia, que supera el 90%. El existo radica en un rápido diagnostico y un tratamiento adecuado.

La incidencia de estos tumores es de 2 de cada 100000 habitantes por año; estos valores varían según las distintas regiones del mundo.

El cáncer de testículo no es la única entidad que se estudia en el presente trabajo también se analizan los diagnósticos diferenciales o masa palpables en los testículos como hidrocele y varicocele principales métodos diagnósticos clínicos, en los últimos años la medicina cese ha ido volviendo cada vez menos clínica cada vez más dependiente de estudios paraclínicos con los cuales se va perdiendo las habilidades clínicas; la medicina en sus inicios fue puramente clínica y clínica debe seguir siendo los auxiliares diagnósticos deben ser para ayudar la diagnostica no para hacer el diagnostico de lleno en el presente trabajo se revisa los principales métodos clínicos utilizados para el diagnostico oportuno de las masa testiculares las cuales pueden obtenerse con clínica un 95% del diagnostico si el médico familiar no sospecha de estas masas no podrá hacer una diagnostico apropiado y oportuno y por lo tanto no podrá diagnosticar a tiempo existen diversos métodos básicos que en consultorio podemos utilizar para el diagnostico de este tipo de masas las cuales son indispensables para descartar diagnósticos y por consiguiente poder orientar de una manera más adecuada a el paciente. el médico nunca debe olvidar el interrogatorio y la exploración física ambas son complementarias se debe de hacer de maneras minuciosa siempre con respeto al pudor del paciente y explicando previamente lo que se va a realizar para que el paciente no se sienta invadido en su intimidad principalmente por el área que se encuentra bajo exploración lo cual nos servirá para sostener nuestro diagnostico y aclarar las dudas que hayan surgido en el interrogatorio el paciente antes de todo esto debe pedirse su cooperación que es fundamental ya que sin esta el diagnostico esta mas allá de la posibilidad del médico siempre todo con el consentimiento del paciente con el fin de evitar problemas con el mismo.

En el presente trabajo tiene como objetivo la valoración clínica y explicación breve de métodos paraclínicos de las masas testiculares en el diagnostico diferencial del cáncer testicular para el conocimiento del medico familiar en el primer nivel con ellos dar una idea del diagnostico clínico el cual nos dará en la gran mayoría de los casos el diagnostico o nos orientada en la medicina familiar a una patología especifica, la cual corroboraremos con auxiliares clínicos para confirmar nuestras dudas diagnosticas.

Desarrollo del tema: El diagnóstico diferencial del cáncer testicular

El cáncer testicular es la neoplasia maligna más frecuente en hombres de 20 a 35 años y representa el 1% de los tumores malignos en hombres, aunque se ha reportado un incremento de su incidencia en los últimos años.

Este tipo de neoplasia puede originarse a partir de células germinales y del estroma. Las que predominan son las de estirpe germinal (95%). De una manera general éstas se pueden dividir en seminomatosas y no seminomatosas.

Una masa testicular no dolorosa es la presentación clásica de un tumor testicular primario, pero ocurre en pocos pacientes. En algunos casos, la tumoración testicular se presenta acompañada de dolor testicular difuso, inflamación, endurecimiento o alguna combinación de estos hallazgos. La presencia de dolor con o sin masa palpable ocurre en el 10% de los pacientes en quienes se ha demostrado cáncer testicular y se atribuye a hemorragia o infarto tumoral. Es por eso que puede ser confundido con procesos inflamatorios como epididimitis, retrasando así su diagnóstico y tratamiento.

Otras causas que también pueden encontrarse son las tumoraciones benignas las cuales siempre debemos tener en cuenta como diagnostico diferencial.

Así que, se recomienda realizar ultrasonido si los síntomas persisten después de dos semanas de tratamiento.

Actualmente más del 95% de los pacientes con tumor de células germinales de testículo pueden ser curados.

Así que el diagnóstico oportuno y rápido de esta neoplasia ofrece la oportunidad de tratar a estos pacientes en estadios tempranos y minimizar la morbilidad a largo plazo.

Los tumores testiculares son un ejemplo claro de tumor sólido curable (hasta 70-90% de curaciones definitivas).

Representan el 1% de las neoplasias masculinas, siendo más frecuente entre los 15 y los 35 años, pero existe un pico de frecuencia en la infancia y otro en hombres mayores de 50 años.

Entre los factores de riesgo con que se ha asociado este tipo de patología tenemos: traumatismos testiculares, orquitis por parotiditis, cáncer de testículo en teste contralateral, siendo la criptorquidia el más relevante.

El 95% de los cánceres son tumores de células germinales.

Existen dos tipos: seminoma puro (50% de los casos) y tumores germinales no seminomatosos.

En varones mayores de 55 años son más frecuentes los linfomas

Patología

Las neoplasias testiculares se dividen en tumores de células germinales y de células no germinales.

Los de células germinales se derivan de células espermatogénicas y constituyen el 95% de las neoplasias testiculares y son en su mayoría malignos. Los tumores de células no germinales se originan del cordón sexual (células de Sertoli) y del estroma (células de Leydig). Estos tumores son malignos en el 10% de los casos.

Los tumores no primarios como el linfoma, leucemia y metástasis también se pueden manifestar como masas testiculares.

Los tumores de células germinales pueden dividirse de una manera práctica en dos grandes subgrupos basados en los hallazgos histológicos como seminomatosos y no seminomatosos. Los seminomatosos representan aproximadamente el 50% de todos los tumores de células germinales y aparecen más frecuentemente en la cuarta década de la vida, por definición se excluyen aquellos que presenten algún elemento no seminomatoso o en los que esté incrementada la alfa feto proteína. Los no seminomatosos se presentan más frecuentemente en la tercera década de la vida.

Aproximadamente el 90% de los tumores de células no germinales son benignos. (1)

Monografias.com

Clínica

La clínica inicial se caracteriza por aumento indoloro de tamaño testicular y síntomas metastásicos linfáticos tempranos: lumbalgia, insuficiencia renal, obstrucción ureteral por afectación de ganglios retroperitoneales voluminosos y más tardíamente masas mediastínicas y afectación supraclavicular (Ganglio de Troisier). Con escasa frecuencia producen metástasis hematógenas en pulmón, cerebro y huesos.

En resumen, no debemos olvidar que toda masa testicular debe considerarse un tumor maligno, siendo importante la rapidez del estudio para realizar un tratamiento precoz y obtener los mejores resultados

En todo varón joven con astenia y dolores lumbares mal definidos y persistentes donde no se llegue a un diagnóstico etiológico, debemos insistir en la anamnesis y realizar exploración testicular. Si presenta una neoplasia primaria desconocida siempre realizar cuidadoso examen testicular.

Entre los síntomas encontramos; es de crecimiento indoloro (90%), sensación de pesadez y el 10% puede presentar dolor lumbar por metástasis lumbar. Entre los signos encontramos: tumor firme y posibles puntos de hemorragia.

Trasluminacion

Sirve para diferenciar el derrame seroso vaginal o hidrocele del hematocele. El procedimiento sencillo. Se fija el tumor por la mano que abarca la raíz de las bolsas y pone tensa la piel del escroto, el; medico aplica un foco luminoso en el lado opuesto y en contacto directo con el tumor observando al translucidez, que se manifiesta con el aspecto de un tinte rojizo más o menos acentuado y el que, generalmente, se ve en su parte posterior una zona oscura que corresponde a el testículo que parece mas pequeño de lo que en realidad puede ser.

Diagnósticos diferenciales

Los principales diagnósticos que se deben descartar en masas testiculares

Con dolor

Traumatismo en los casos de relaciones sexuales inhabituales a veces es difícil obtener una historia clínica. Por lo general el paciente se presenta con mucho dolor, que puede estar acompañado por síntomas vegetativos, y refiere el antecedente del trauma. Semiológicamente a la palpación se identifica el hematoma escrotal.

Urolitiasis sugerida por la existencia de hematuria. Con frecuencia el paciente presenta o presento dolor en el flanco. La exploración revela que el contenido des escroto es normal.

Hernia una hernia incarcelada puede producir al aparición exclusiva de dolor escrotal. En ocasiones, la exploración revela la presencia de ruidos intestinales en el escroto. También puede haber signos de obstrucción intestinal.

Epididimitis el paciente presente a menudo antecedentes de síntomas uretrales. Se observa con frecuencia en hombres sexualmente activos. Debe hacerse cultivos de las secreciones y de la orina. A la exploración, el epidídimo aparece tumefacto y doloroso a la palpación. El dolor de la epididimitis desaparece al elevar el escroto. Se puede presentar con dolor local más o menso intenso que puede irradiarse a la región inguinal o a la hipogástrica. Por lo común hay fiebre y alteración de su estado general. En el examen se observa un agrandamiento testicular con enrojecimiento en la piel, el epidídimo se palpa inflamado, duro y doloroso. En algunos casos también puede observarse la presencia de un derrame vaginal de variada magnitud. El cordón espermático suele estar edematosos y doloroso. La elevación del testículo por lo general disminuye el dolor. En las orquitis la presentación clínica es similar pero aquí la mayor afección se produce sobre la gónada.

Torsión testicular si persiste por más de 6 horas conlleva a la pérdida del testículo, aparece por lo general en hombre jóvenes después de alguna actividad física. El paciente presenta a menudo dolor abdominal y nauseas; así mismo al inicio no puede repara en el el dolor testicular a la exploración puede encontrarse dolor localizado a la palpación o bien una elevación o posición anormal en el testículo. Si la torsión ha persistido mucho tiempo, también habrá tumefacción y dolor a la palpación del epidídimo, lo cual dificulta el diagnostico diferencial. Por regla general el paciente presenta ausencia del reflejo cremasterico en el lado afectado. Al intentar elevar el testículo manualmente el dolor se acentúa por que aumenta el dolor se conoce como el signo de Prehn.

Masas testiculares no dolorosas y factores predisponentes

Varicocele es muy frecuente. La presentación clínica más habitual es la de un adulto joven o de un adolecente que nota por casualidad una tumefacción, por regla general, el testículo izquierdo. La exploración física suele ser diagnostica con palpación de las varicosidades (bolsa llena de gusanos) por encima y separadamente del testículo. Las varicocidades aumentando de tamaño cuando el paciente realiza maniobra de Valsalva. Con esto encontramos tres tipos a) palpable solo con maniobra de Valsalva b) palpable sin maniobra de Valsalva C) abultamiento visible del escroto.

Hidrocele típicamente se manifiesta en forma de una masa quística indolora que aumenta de tamaño progresivamente. Es visible por transluminacion. Por regla general, los hidroceles comunicantes desaparecen antes del año de edad. En los pacientes de mayor edad es aconsejable la ecografía, puesto que un hidrocele también puede ser secundario a un tumor. En los hidroceles adquiridos, los pacientes refieren un agrandamiento progresivo del tamaño testicular, que llega en ocasiones a acumular 500 ml o más. Muchas veces los pacientes consultan cuando coexiste cierta molestia en el lado afectado, notan aumento el tamaño del escroto o modificaciones de la estética corporal, o tienen dificultades para mantener relaciones sexuales.

Espermatocele por regla general es asintomático. Masa firme (aunque un tanto comprimible) localizada en el cordón espermático, por encima y separadamente del testículo. La ecografía ayuda a hacer el diagnostico. Los espermatoceles de pequeño tamaño no requieren tratamiento. En cambio, los de gran tamaño pueden producir molestias, por lo que en ocasiones están justificadas la exploración y la extirpación quirúrgica.

Tumor testicular. Por lo general aparece en el adulto joven. Habitualmente es indoloro. Se encuentra una masa testicular firme y no dolorosa a la palpación. No es visible por transluminación. La ecografía confirma la localización testicular de la masa.

La criptorquidia es una patología muy frecuente que afecta al 2-5% de los niños. En testículos criptorquideos la incidencia de cáncer testicular se estima entre 3 a 48 veces mayor al de la población general. El cáncer testicular se desarrolla en el 10% de los casos sobre testículos no descendidos. Entre los testículos no descendidos, es más frecuente el cáncer en testículos abdominales (30% de los casos), que en los localizados en el canal inguinal. Debido a las medidas de prevención instauradas, actualmente es raro encontrar casos de tumores en testículos abdominales. La criptorquidia es una patología muy frecuente que afecta al 2-5% de los niños. Los testículos no palpables corresponden a un 20% de los testículos criptorquideos. De los testículos no palpables, sólo en el 20% de los casos está ausente, el resto se encuentra en el abdomen o en el canal inguinal. Entre los testículos no descendidos, los testículos abdominales presentan una tasa más alta de malignización que los localizados en el canal inguinal. Los testículos abdominales desarrollan un cáncer en el 30% de los casos.

Las altas temperaturas en el canal inguinal y abdomen serían los responsables de la degeneración maligna del órgano. Es por estas razones que en los pacientes con testículos no palpables, se debe localizar el testículo.

En adultos es más frecuente encontrar tumores germinales y de estos el más frecuente es el Seminoma. (2)

Diagnóstico paraclínico

Los métodos de imagen se utilizan a la par de los marcadores tumorales séricos, no sólo para establecer la presencia de un tumor maligno de testículo, si no también, para determinar la extensión de enfermedad metastásica y evaluación de la respuesta al tratamiento.

Los métodos de imagen que brindan mayor utilidad, en nuestro medio, para la evaluación integral del cáncer testicular son el Ultrasonido Testicular (UST), radiografía de tórax y Tomografía Computarizada (TC); sin embargo, la Resonancia Magnética (RM) y la Tomografía Computarizada con Tomografía por Emisión de Positrones (PET-CT) con (18F)-FDG tienen un lugar especial en diferentes situaciones clínicas.

El método de diagnóstico por imagen inicial para la detección oportuna y temprana del cáncer de testículo es el Ultrasonido con Doppler Color, utilizando transductores de alta frecuencia entre 7.5 a 10 MHz Una vez realizado el estudio que demuestra una masa sólida en el parénquima testicular, de ecogenicidad baja, heterogénea, con o sin áreas quísticas o calcificaciones, con aumento de la vascularidad y clínicamente la presencia de masa palpable dura en el escroto, con o sin dolor, en un varón entre los 30 a 35 años de edad, el diagnóstico de cáncer testicular es el más probable.

Dentro de los métodos de diagnóstico de laboratorio los marcadores tumorales como la Alfafeto-Proteína (AFP), Sub-unidad Beta de la Gonadotropina Coriónica (B-HCG) y la Deshidrogenasa Láctica (LDH) juegan un importante papel. Estos marcadores se realizan antes de la orquiectomía y siete días después de la cirugía de acuerdo a la Unión Internacional Control Cáncer/International Germ Cell Cancer Collaborative Group (UIC/IGCCCG) para estadificación y pronóstico.

La AFP es una proteína producida en la gestación temprana por el hígado fetal, tracto gastrointestinal y saco vitelino. Por lo tanto su nivel se eleva en tumores del saco vitelino y en tumores mixtos de células germinales con elementos del saco vitelino. Se incrementa entre el 40 al 60% de pacientes que tienen metástasis.

En raros casos puede elevarse en teratomas con glándulas mucosas entéricas o con nidos de células hepáticas.

Existen otras entidades en donde se puede elevar la AFP como enfermedades del hígado, por infecciones, drogas, alcohol o cáncer y otros cánceres originados del tracto gastrointestinal, la vida media en sangre de este marcador es de cinco a siete días.

La B-HCG en una glicoproteína producida por el sincitiotrofoblasto de la placenta en desarrollo y sus niveles se elevan en tumores que contienen sincitiotrofoblasto como los seminomas o coriocarcinomas. Los niveles de estos marcadores tumorales están elevados en más del 80% de los tumores de células germinales no seminomatosos en el momento del diagnóstico.

Causas de falsos positivos incluyen reactividad cruzada con anticuerpos de la hormona luteinizante en pacientes que están siendo tratados para hipogonadismo. La vida media en sangre es de 30 horas.

La DHL es menos específica, pero tiene un valor pronóstico independiente en pacientes con estados avanzados de tumor germinal. La DHL está aumentada en cerca del 80% de tumores seminomatosos y en el 60% en no seminomatosos. (3,5)

Está comprobado que el retardo en el diagnóstico del cáncer testicular, disminuye importantemente la sobrevida del paciente.

Las presentaciones clínicas atípicas de los tumores testiculares como dolor escrotal agudo, edema del escroto, que simulan un proceso infeccioso de orquitis o epididimitis, retrasan hasta en dos semanas el diagnóstico.

El diagnóstico definitivo se realiza mediante orquiectomía radical inguinal, con ligadura del cordón espermático.

Los factores de riesgo para desarrollar cáncer de testículo incluyen: historia familiar positiva, criptorquidia, infertilidad, microlitiasis testicular y disgenesia testicular

El ultrasonido testicular es utilizado en la valoración inicial del cáncer testicular, para distinguirlo de otras anormalidades escrotales y encontrar otras alteraciones como microlitiasis, procesos inflamatorios, infecciosos, quistes, o enfermedades granulomatosas. Este método de diagnóstico puede diferenciar con alto grado de seguridad una lesión focal intratesticular de una extratesticular. El 95% de las lesiones intraparenquimatosas del testículo son malignas, mientras que la mayoría de lesiones extratesticulares son benignas. Los tumores testiculares sonográficamente son bien definidos e hipoecoicos con respecto al tejido testicular normal; sin embargo, algunos pueden manifestar una ecogenicidad heterogénea, calcificaciones y cambios quísticos.

El ultrasonido no puede diferenciar entre los diferentes tipos de tumores, para esto se recomienda la RM.

Es bien conocido que la diseminación ganglionar del cáncer de testículo de tipo seminomatoso es la más frecuente, principalmente a los ganglios retroperitoneales.

El tumor del lado derecho se disemina a los ganglios intercavoaórticos, precavales y retrocavales y el del lado izquierdo a los ganglios lateroaórticos y preaórticos.

La diseminación hematógena es más frecuente en el coriocarcinoma y principalmente a los pulmones.

Otros sitios de metástasis son cerebro e hígado. La diseminación al cerebro es más frecuente en los teratomas. (4,5)

Seguimiento y tratamiento

La TC es el método de imagen de elección para evaluar la respuesta al tratamiento del cáncer testicular. La disminución en el tamaño de las metástasis es el principal cambio en la TC que indica respuesta adecuada a la terapia, incluso si persisten células malignas dentro del tejido residual. Estos cambios en la TC pueden acompañarse de reducción en los marcadores séricos, por lo que es importante realizar ambos periódicamente durante y después de haber terminado la terapia

Con respecto a las recaídas, aproximadamente el 30% de los pacientes con tumor de células germinales no seminomatoso presentarán alguna. El mejor predictor se considera la invasión vascular o linfática. El 60% de las recaídas ocurre en los ganglios paraórticos y el 10% en los mediastinales o supraclaviculares.

El 80% de las recaídas ocurren durante el primer año posterior a la orquiectomía, el 90% para el segundo año y casi todas habrán ocurrido para el tercer año.

Por lo que el número de revisiones por TC deben realizarse durante el primer año. Así que se recomienda, realizar un seguimiento riguroso con marcadores séricos y control por imagen de cambios en tórax y abdomen.

El diagnóstico se realiza con la determinación de alfafetoproteína, fracción ß de la hormona gonadotropina coriónica humana, deshidrogenasa láctica y tomografías. También se utiliza la biopsia.

El tratamiento es la orquiectomía, donde se procede a extirpar todo el testículo a través de una incisión en la ingle, más quimioterapia y radioterapia, que consiste el depósito de energía que lesiona y destruye células malignas en división

Ante este tipo de patologías el deber del médico familiar es diagnosticar y referir al paciente de manera oportuna al urólogo. (5)

Monografias.com

Conclusión

Los tumores cancerosos testiculares son raros; el tipo más frecuente es el seminoma clásico y representa el 35% de los carcinomas testiculares. Se presenta con mayor frecuencia a los 50 años de edad.

La estatificación de la extensión es en T; intratubular, T1; invade testículo y epidídimo, T2; invade la túnica albugínea, T3; invade cordón espermático, T4; invade escroto.

El seminoma se presenta con más frecuencia ante la presencia de factores de riesgo como historia familiar de primer grado, infertilidad, criptorquidia y síndrome de Klinefelter.

Entre los síntomas encontramos; es de crecimiento indoloro (90%), sensación de pesadez y el 10% puede presentar dolor lumbar por metástasis lumbar. Entre los signos encontramos: tumor firme y posibles puntos de hemorragia.

El diagnóstico se realiza con la determinación de alfafetoproteína, fracción ß de la hormona gonadotropina coriónica humana, deshidrogenasa láctica y tomografías6. También se utiliza la biopsia.

El tratamiento es la orquiectomía, donde se procede a extirpar todo el testículo a través de una incisión en la ingle, más quimioterapia y radioterapia, que consiste el depósito de energía que lesiona y destruye células malignas en división

En conclusión, no debemos olvidar que toda masa testicular debe considerarse un tumor maligno, siendo importante la rapidez del estudio para realizar un tratamiento precoz y obtener los mejores resultados.

En todo varón joven con astenia y dolores lumbares mal definidos y persistentes donde no se llegue a un diagnóstico etiológico, debemos insistir en la anamnesis y realizar exploración testicular. Si presenta una neoplasia primaria desconocida siempre realizar cuidadoso examen testicular.

Según la edad de los pacientes y el nivel de ansiedad generado es conveniente, realizar apoyo psicológico donde se expliquen los posibles efectos secundarios del tratamiento y se oferte la posibilidad de crio preservación de semen e implantación de prótesis testiculares

Es importante no olvidar la clínica al momento de los diagnostico diferenciales en este tipo de alteraciones la clínica nos da la pauta para el diagnostico oportuno de las alteraciones, es importante tener en cuenta entre sus diagnósticos diferenciales al varicocele hidrocele, espermatocele al momento de iniciar la exploración aunque en múltiples ocasiones el paciente vendara por toro motivo a la consulta por lo cual en múltiples ocasiones pasa desapercibido también es importante el pudor del paciente al memento del interrogatorio por lo cual para el médico familiar ganar la confianza del paciente en estos casos es más que fundamental, el médico de primer contacto es el encargado de la detección oportuna en este caso es ahí donde radica el problema este tipo de problemas sin la detección oportuna simplemente no podrán ser tratados y por lo tanto no podrán ser diagnosticados, las repercusiones que esta patología trae al paciente causan un gran impacto en su calidad de vida la cual será por completo modificada desafortunadamente en la actualidad el tratamiento resulta ser muy radical para los pacientes en múltiples ocasiones eso les impide aceptarlo por lo cual es deber del médico familiar informar debidamente al paciente para que pueda tomar una decisión adecuada sin influencias de perjuicios y mitos, lo cual solo empeora su pronóstico y calidad de vida, dificulta nuestra labor y puede llevar a la muerte al paciente.

Bibliografía

  • 1. MANTILLA T, DE LA FUENTE V. Tumores testiculares en Atención Primaria. A propósito de dos casos. Médicos de Familia. 2008, 1 (1); 28-30.

  • 2. Luizaga P, Luizaga V, Mejía B1, et al. Tumor canceroso testicular: Seminoma clásico. Rev Cient Cienc Med. 2011. 14(1): 43-44.

  • 3. Takeshi A, Yukihide M, Yasushi N. Primary mucinous adenocarcinoma of the testis. Hindawi Publishing Corporation. 2012. 1; 1-3.

  • 4. Syse a, Aas G, Loge J. Children and young adults with parents with cancer: a population-based study. Dovepress, Clinical Epidemiology 2012. 4; 41–52

  • 5. Saavedra J, Ramírez C, Peña G, et al. Cáncer de testículo. Anales de radiología México. 2009. 1; 47-59.

 

 

Autor:

Leonardo Rodriguez Leon

RESIDENTE DEL SEGUNDO AÑO DE MEDICINA FAMILIAR

INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL

UNIDAD MEDICO FAMILIAR NO, 61

CORDOBA VERACRUZ

RESIDENCIA MÉDICA DE MEDICINA FAMILIAR

CORDOBA VERACRUZ A 11/05/12.


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Enfermedades

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.