Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Intervención psicológica con grupos sociales




  1. Elton Mayo y la variable oculta de la productividad
  2. Kurt Lewin y la dinámica del grupo
  3. Jackob Moreno y la sociometría
  4. Referencias bibliográficas

En torno a los grupos sociales se ha escrito abundante literatura a partir de su descubrimiento como objeto de estudio científico realizado por Elton Mayo en 1930, cuando realizó su famoso experimento en Hawthorne en el que descubrió la variable oculta que determinaba el comportamiento productivo: las relaciones humanas, el grupo social, el vínculo informal. Después de ello, Psicólogos, Sociólogos, Ingenieros, Antropólogos, Administradores, etc., han contribuido con sus aportaciones al desarrollo de una teoría de grupos, con la cual se pretende describir y predecir científicamente a este fenómeno empírico que sucede todos los días: la interacción de individuos en grupos sociales.

Los grupos sociales son una parte fundamental del desarrollo social, en virtud de que constituyen la unidad básica de funcionamiento de toda organización, institución o comunidad. Una de las principales características del trabajo moderno es el de que se realiza en contextos de grupos formalmente constituidos, adscritos a una estructura organizacional (El grupo de Recursos Humanos, el grupo de Contabilidad, el grupo de Producción, etc.).

A nivel individual, su importancia se confirma al observar que la personalidad psicosocial que poseemos y que determina nuestra forma de pensar, sentir y actuar, se ha moldeado a partir de nuestra interacción con otras personas en diferentes contextos grupales (familia, grupos de amigos, escuela, trabajo, etc.), ya que la naturaleza humana es indiscutiblemente social. Nuestras actitudes, nuestra escala de valores, nuestra percepción social y en general, nuestra conducta esta influida por nuestra pertenencia a diferentes grupos sociales. En ese sentido cabe la afirmación: somos lo que somos gracias a los demás, gracias a ese proceso de interinfluencia que inició en la infancia y que termina hasta la muerte. Por ello, "es importante mirar lo que acontece alrededor del sujeto para poder comprender lo que hace , y no pocas veces lo que piensa y lo que siente en su interior", "mirar hacia fuera para entender lo de adentro"

(Amalio Blanco et al. 2,005)

Sin embargo, a pesar de que toda nuestra vida la pasamos en contextos de diferentes grupos sociales formales o informales, primarios o secundarios, la mayoría de las personas no aprende a comportarse como un buen miembro de grupo. De hecho, la formación psicosocial recibida conlleva una gran dosis de ideología individualista que determina que muchas personas practiquen la teoría del yoyo: primero yo, después yo y al último yo. Ideología que les impide el desarrollo de una identidad grupal en los grupos de pertenencia, ya que no permite que prevalezca el lenguaje del nosotros.

¿Por qué es importante estudiar a los grupos sociales? Partamos de la idea de que los grupos son un elemento central en la vida de toda persona, ya que es el contexto en el cual se construyen y manifiestan una parte importante de los comportamientos de todo individuo. De hecho, los grupos pueden producir consecuencias buenas y malas en los individuos. No es lo mismo pertenecer a un grupo deportivo que a un grupo de pandilla.

Todo ser humano pasa la mayor parte de su vida en interacción con otras personas en contextos grupales, desde su nacimiento, pasando por todas las etapas del desarrollo psicosocial, hasta su fallecimiento forma parte de diversos grupos formales e informales. La vida cotidiana de una persona esta ligada a actividades realizadas junto y compartidas con otras personas. Nuestra pertenencia a ciertos grupos nos da una identidad, somos estudiantes, somos académicos, somos trabajadores, etc. No es arbitrario afirmar que todos pertenecemos a un grupo familiar, todos pertenecemos o hemos pertenecido a un grupo escolar o laboral, todos tenemos un grupo de amigos o personas cercanas, etc.

La influencia de los grupos sobre los individuos es tal que determina la formación de una personalidad psicosocial, entendida ésta como una determinada forma de pensar, sentir y actuar que nos hace únicos y diferentes a los demás y que es el resultado de la interacción e interinfluencia que hemos mantenido con las diferentes figuras significativas de los distintos grupos formales e informales a los que pertenecemos o hemos pertenecido.

¿Cómo puede la ciencia ayudar a estudiar este fenómeno empírico que ocurre todos los días, que es la interacción de personas en ámbitos grupales y realizar una intervención que permita lograr un mejoramiento en su funcionamiento? ¿Cómo puede la teoría de grupos ayudar a entender el comportamiento de los integrantes de un grupo fanático de la religión, como los integrantes de la comunidad Nueva Jerusalén en Michoacán Puebla, en México, que derribaron escuelas para impedir que se impartiera educación laica a sus hijos?

Podríamos empezar a responder esta pregunta mencionando que el estudio científico de los grupos humanos ha estado ligado desde su inicio al estudio del comportamiento humano en las organizaciones. Sin embargo, la situación actual que presenta problemas de incremento de la delincuencia organizada y de atentados terroristas en diversas partes del mundo plantea la necesidad de que los científicos sociales expliquemos porque algunos individuos participan en este tipo de actos. No debemos limitar el estudio de los grupos a los problemas tradicionales tales como las normas y el control social, el de las elecciones interpersonales a nivel grupal o el de aumentar la productividad.

Podría la teoría de grupos explicar el porque del fanatismo religioso o el porque ciertos individuos forman parte de la delincuencia organizada? Yo creo que si, para ello es importante conocer las aportaciones de diferentes autores de teorías grupales y a la vez continuar la investigación grupal sobre problemas contemporáneos y de impacto social. En un intento de brindar información que permita socializar el conocimiento científico de los grupos, este artículo se centrara en explicar el fenómeno grupal en base a lo que se ha descubierto sobre el mismo.

Desde el descubrimiento del grupo social como objeto de estudio de la ciencia mucho se ha escrito sobre ellos, sin embargo, para poder realizar una intervención exitosa en un grupo es importante conocer como es que se llegó a determinar que los grupos humanos pueden ser objeto de estudio e intervención de las ciencias sociales. Al respecto, ayudaría mucho recordar las aportaciones de algunos autores que con su trabajo permitieron el origen y el desarrollo de tal descubrimiento.

Elton Mayo y la variable oculta de la productividad

Elton Mayo fue un psicólogo que trabajó en la Universidad de Harvard en Estados Unidos, cuando en aquel entonces dicha institución era reconocida por su prestigio, hoy en día cualquier presidente sale de ella, tan solo veamos el caso de México, los presidentes que hemos tenido han dejado mucho que desear. En la década de los veintes del siglo pasado, Mayo fue llamado por la Electric Western Company, una empresa situada en la comunidad de Hawthorne cerca de Chicago para realizar una investigación en su interior cuyo objetivo fundamental era encontrar la variable oculta que determinaba el comportamiento productivo. Los directivos de esa empresa deseaban aumentar la productividad y a pesar de continuas exhortaciones a sus empleados y a diversas investigaciones internas no encontraban respuesta ni eco alguno. Por ello decidieron acudir a la Universidad de Harvard en busca de ayuda.

Elton Mayo llevó a su equipo de investigadores y estuvo trabajando en esa empresa durante cinco años (de 1925 a 1930 aproximadamente). Realizó diversas investigaciones entrevistas y experimentos, de entre los cuales destacó el experimento en el departamento de cableado telefónico que realizó con un grupo pequeño de aproximadamente 12 operadoras. A este grupo de personas se les ubicó en un salón previamente acondicionado para realizar manipulaciones de diversas variables con el objetivo de identificar la variable oculta que determinaba el comportamiento productivo. La manipulación de cada variable utilizada tenía una duración promedio de 4 semanas.

En un principio manipularon la variable iluminación, al aumentar al doble la intensidad de la iluminación interna, observaron el comportamiento de las trabajadoras durante el tiempo establecido para esta variable y midieron la producción, observando que tenía un ligero incremento. Después de 4 semanas eliminaron la iluminación adicional y redujeron a la mitad la iluminación normal, midieron la curva de la producción y observaron que mantenía un ligero incremento, es decir, no presentaba cambios.

Posteriormente manipularon la variable ingresos, les dieron a las trabajadoras una compensación por participar en el experimento aumentando sus ingresos durante cuatro semanas. No vieron cambio en la productividad, por lo que decidieron eliminar la compensación y proceder a reducir sus ingresos inventándoles un nuevo impuesto durante las siguientes cuatro semanas, al final de las cuales no vieron cambio alguno en la productividad.

Los investigadores decidieron cambiar de variable y escogieron la duración de la jornada. A la jornada normal le aumentaron una hora mas de trabajo, es decir, salían una hora mas tarde de lo normal durante un mes. Observaron la productividad y no detectaron cambio alguno, ya que mantenía su tendencia a la alza. Decidieron eliminar la hora adicional de trabajo y redujeron en una hora la duración normal de la jornada, por lo cual, las trabajadoras salina de su trabajo una hora antes de lo normal durante un mes. Observaron la productividad y ésta mantenía su tendencia ligera a la alza por lo que no veían un impacto en la manipulación de esas variable.

El asunto es que los investigadores utilizaron diversas variables manipulándolas sin resultado alguno, por lo que un tanto desesperanzados decidieron hablar con las trabajadoras para saber que estaba pasando. Reunieron al grupo que participaba en el experimento y les dijeron. "Hemos manipulado una cantidad de variables para encontrar la variable que determina el comportamiento productivo y poder lograr un aumento en la productividad de la empresa, sin embargo no hemos obtenido resultados hasta el momento y ya no sabemos que hacer ¿queremos saber que opinan ustedes". Las trabajadoras respondieron, "es muy fácil, cuando ustedes nos invitaron a participar en el experimento, el grupo decidió mantener un mismo ritmo en la producción hicieran lo que ustedes hicieran y eso es lo que hemos hecho".

Ahí fue cuando Elton Mayo y su equipo de investigadores descubrió que la variable oculta que determinaba el comportamiento productivo era el grupo social, las relaciones humanas, el vínculo informal en el ambiente de trabajo. A partir de entonces, surgió un movimiento que reivindicaba la importancia de considerar las relaciones humanas en el trabajo, de tomar en cuenta el vínculo informal en las relaciones de los integrantes de una organización. Algunos llamaron a este movimiento, el movimiento del potencial humano que se extendió rápidamente en los años posteriores.

Los experimentos de Hawthorne demostraron que el comportamiento del individuo se apoya en la existencia de un grupo. Para Mayo, la situación material y socioafectiva de los trabajadores dentro de las organizaciones fue un factor clave para mejorar el desempeño organizacional y entender mejor el comportamiento organizacional. Por lo tanto, el reconocimiento del poder que el grupo ejerce en el comportamiento, debe llevar a los directivos de las organizaciones a no seguir tratando a los trabajadores como personas aisladas, sino como miembros de grupos de trabajo que mantienen una interinfluencia entre sí.

Aparentemente, el descubrimiento de Elton Mayo se contraponía a lo propuesto por el ingeniero Frederick Winslow Taylor (considerado por muchos como el padre de la administración científica moderna), quien pregonó que las relaciones en el mundo del trabajo deberían ser relaciones entre puestos, que los problemas personales deberían quedarse en casa y los problemas del trabajo en el ámbito laboral. Hoy en día sabemos que no somos esquizofrénicos, que tenemos una personalidad integral y que los problemas que tenemos los llevamos a todos lados. En realidad, mas bien las aportaciones de ambos se complementan ya que nos ayudaron a reconocer algunas de las variables que influyen en el comportamiento humano en el trabajo, es decir, la importancia de lo formal y de lo informal.

A Elton Mayo se le reconoce como el descubridor de los grupos sociales como objeto de estudio científico. Sin embargo, Mayo heredó el descubrimiento del grupo social como el legado de una caja negra, similar a la que se usa en los aviones, con la excepción de que en este caso no había expertos que nos dijeran que era un grupo, como está constituido, que factores determinan la existencia de un grupo. Se descubrió la existencia del grupo social, pero no se sabia como estaba constituido y como funcionaba.

Kurt Lewin y la dinámica del grupo

No fue hasta que surgió en la escena otro psicólogo llamado Kurt Lewin quien nos heredó la llave que permitía abrir la caja negra de los grupos sociales, y no solo conocer su contenido sino saber como funciona un grupo y que factores lo determinan. Esta llave era lo que Lewin denominó la dinámica del grupo, haciendo referencia en aquel entonces al conjunto de fuerzas psicológicas que determinaban la existencia del grupo. Habló de las simpatías y antipatías existentes en los miembros de un grupo, de liderazgo, cambio, resistencia al cambio, comunicación, etc.

La dinámica de grupos tuvo su origen en Estados Unidos a finales de 1930, por la preocupación de la mejora en los resultados obtenidos en el campo político, económico, social y militar del país; la convergencia de ellas, así como la teoría de la Gestalt, contribuyeron a fundamentar la teoría de la dinámica de grupos. El psicólogo norteamericano de origen alemán Kurt Lewin fue el pionero en el estudio de los grupos. Su teoría del campo de fuerzas que influyen en el comportamiento fundamentó no solo el estudio del comportamiento individual, sino también permitió la interpretación de fenómenos grupales y sociales. Aquí es pertinente hacer algunas aclaraciones: el término "dinámica de grupos", tiene diversas acepciones:

  • a) Se refiere a todo conjunto de conocimientos teóricos que, fruto de numerosas investigaciones, ha llegado a definir, delimitar y dar carta de naturaleza científica a los fenómenos grupales, definiendo con claridad los grupos, hacer una clasificación de los mismos, analizar sus procesos y todas las demás circunstancias y matices que lo caracterizan.

  • b) Como conjunto de procesos de interacción social que se da en un grupo, tales como el liderazgo, la comunicación, la participación, la toma de decisiones, la integración, etc.

  • c) Como un conjunto de técnicas didácticas utilizadas en procesos de enseñanza aprendizaje

Algunas personas piensan que es suficiente con utilizar dinámicas grupales para lograr resultados en los grupos, lo cual constituye un grave error, y que son solo técnicas y es necesario manejar la teoría para obtener resultados efectivos.

Otra de las aportaciones de Kurt Lewin importante de ser mencionada, fue el experimento denominado "la experiencia de los tres climas". Reunió a un grupo de estudiantes y los dividió en tres subgrupos para la realización de una tarea específica, a cada uno lo ubicó bajo la tutela de un instructor, cada uno de los cuales tenía instrucciones de ejercer cierto estilo de liderazgo.

Al primer grupo lo ubicó con un instructor que debería ejercer un estilo de liderazgo autocrático, a través del cual, únicamente daría instrucciones para realizar la tarea sin permitir mayores comentarios. Al segundo grupo, lo ubicó con un instructor que ejercería un liderazgo de "dejar hacer", mediante el cual, los integrantes del grupo realizarían la tarea de forma que les pareciera más conveniente. Al tercer grupo, lo ubicó con un instructor que ejercería un estilo de liderazgo democrático, que propiciaría la participación y discusión de los integrantes del grupo en la realización de la tarea.

Los grupos iniciaron la realización de la tarea y se les asignó un tiempo determinado para efectuarla. Al término del tiempo se observaron los siguientes resultados:

En el grupo que estuvo con el líder autocrático, se observó que terminaron la tarea a tiempo, pero con altos niveles de insatisfacción y bajos niveles de calidad. En el caso del grupo que estuvo con el líder que utilizó el estilo "dejar hacer", se registró que terminó el tiempo para hacer la tarea y todavía no se ponían de acuerdo acerca de cómo realizarla. Finalmente, en el tercer grupo que estuvo con el líder que utilizó el liderazgo democrático, se encontró que el grupo terminó la tarea antes de tiempo, lo que les dio la oportunidad de retroalimentar la participación de cada integrante y tuvieron altos niveles de calidad y de satisfacción de sus integrantes. A partir de ahí, de acuerdo a los resultados obtenidos, se planteó que el estilo de liderazgo democrático debería utilizarse en todos los grupos sociales,

Sin embargo, posteriores investigaciones sobre los grupos sociales, encontraron que el estilo de liderazgo democrático funciona, si y solo si, tiene su complemento que es la madurez de los seguidores. Es decir, si los integrantes del grupo no son responsables, no funcionará el estilo de liderazgo democrático. Se concluyó que no siempre se puede ser democrático, así como tampoco siempre se puede ser autocrático o siempre dejar hacer a los grupos. Será de acuerdo a la situación que se escogerá un determinado estilo de liderazgo que sea considerado pertinente. De ahí surgió entonces la teoría del liderazgo situacional que plantea que de acuerdo a la situación, un líder actuará en forma democrática si el grupo es responsable, de acuerdo a la situación actuará en forma autocrático o dejará hacer. El criterio para elegir un estilo de liderazgo será el contexto situacional.

Jackob Moreno y la sociometría

Mas adelante un dramaturgo, posteriormente psicólogo aportó su grano de arena que permitió seguir construyendo una teoría científica sobre los grupos sociales. Me refiero a Jackob Moreno, quien en un principio era director de una compañía de teatro y tratando de aplicar principios modernos en la actuación, pidió a sus actores y actrices que escenificaran un conflicto, que dramatizaran un problema. Después de una serie de observaciones, Moreno llegó a la conclusión de que una simple dramatización permitía entrenar a las personas a enfrentar en mejores condiciones un conflicto cuando éste se presente de forma real. Con ello, sentó las bases para legarnos la técnica del psicodrama utilizada en psicoterapia y en formación de personal, y que consiste en la dramatización de un conflicto o problema por parte de un grupo de personas.

Posteriormente, amplió la técnica y nos heredó la técnica del sociodrama, que tiene los mismos principios del psicodrama pero ampliada a grupos de personas, es decir, es la dramatización de un conflicto o problema por parte de grupos de personas (un movimiento de huelga es un ejemplo pertinente). Finalmente, aplicando un modelo matemático, Moreno nos legó la sociometría a la que definió como la ciencia de las relaciones interpersonales.

Aplicando un sencillo instrumento (el test sociométrico), Moreno nos enseñó a identificar la estructura informal de un grupo, en términos de aceptaciones y no aceptaciones en sus interacciones. Con preguntas relacionadas con la tarea podemos identificar la estructura del sociogrupo, es decir las aceptaciones y no aceptaciones en las elecciones interpersonales para realizar una tarea específica. Los criterios de selección en este caso están basados en la experiencia, el conocimiento, las habilidades, etc. De igual forma, con preguntas de índole más personal, podemos identificar la estructura del psicogrupo, es decir, las aceptaciones y no aceptaciones en las elecciones intragrupales para un problema personal específico. Aquí los criterios de selección están basados en la confianza, amistad, identificación, etc.

Podríamos seguir mencionado aportaciones diversas que han permitido construir una teoría científica de los grupos sociales ya que han sido varias las fuentes de donde se ha nutrido. Lo singular de todo ello, es que han sido aportaciones diversas, sin aparente conexión entre si, pero que al mirar el terreno recorrido en la evolución de las ciencias sociales, en general, y de la psicología en particular, nos encontramos hoy en día con una considerable cantidad de modelos, teorías, paradigmas que nos permiten estudiar científicamente el fenómeno empírico que ocurre todos los días; la interacción de personas en contextos grupales.

En el terreno de las definiciones, deberíamos a estas alturas manejar un concepto de lo que es un grupo. Diremos entonces que para conformar un grupo se requiere contar con un indeterminado número de personas, pero ¿es suficiente reunir a unas personas para poder hablar de la existencia de un grupo? Evidentemente la respuesta es no, es una condición necesaria pero no suficiente, así podemos ver que el número de personas que están en la parada del camión de servicio urbano vendría a ser mas bien un agrupamiento y no un grupo. Entonces ¿qué entendemos por un grupo? Aquí va una definición:

"Un grupo es la reunión, más o menos permanente, de varias personas que interactúan entre sí, para la realización de diversas tareas que les permiten alcanzar objetivos comunes. En una interacción en la que cada integrante del grupo se siente parte perteneciente del mismo y acepta a los demás como miembro del grupo también.

En esta definición podemos destacar los elementos centrales que conforman a un grupo:

  • a) Existencia de personas

  • b) Interacción entre ellas

  • c) Realización de tareas por cada integrante del grupo

  • d) Búsqueda de objetivos comunes

  • e) Sentimiento individual de pertenencia a un grupo

  • f) Aceptación de los demás como parte del grupo

Al darse estas condiciones podríamos observar que cada individuo realizó cambios en su percepción individual, partiendo de una identidad individual a una identidad de grupo, modificando su lenguaje del "yo" al "nosotros".

Por otro lado, al estudiar la evolución de la teoría de grupos, podría afirmarse que en su investigación y aplicación, han prevalecido intereses particulares y no sociales. Es decir, los motivos que han impulsado diversas investigaciones que han propiciado el desarrollo de una teoría de grupos, han estado enfocados por lo regular a aumentar la productividad en las empresas, o a solucionar un problema de índole particular. Sin embargo, actualmente es necesario reconocer que existen problemas sociales que pueden ser atendidos y eventualmente solucionados con una estrategia de intervención basada en un enfoque grupal

En la literatura psicológica, la mayoría de los libros actuales sobre organizaciones, subrayan la importancia del trabajo en equipo, ya que es una acción que se dirige a una parte fundamental de la organización, las personas. Tan sólo recordemos aquello de que "el recurso humano es el recurso más valioso de la organización". Una de las principales dimensiones de estudio de las organizaciones lo es el comportamiento humano en el trabajo, el cual puede diferenciarse en comportamiento individual y comportamiento grupal. Investigaciones efectuadas en el campo de las ciencias sociales confirman que las organizaciones si comprenden que los equipos que funcionan bien pueden producir resultados.

A lo largo de una serie de intervenciones que he tenido la oportunidad de realizar en diferentes organizaciones públicas y privadas, desempeñando el rol de agente de cambio planeado en distintos programas de Desarrollo Organizacional, he podido constatar tres puntos relacionados con el tema:

  • ? La mayor parte de los problemas que enfrentan las organizaciones formales del trabajo en este contexto de crisis económica que vive el país, son de índole actitudinal. Es decir, son problemas humanos, de relaciones interpersonales inadecuadas, de fallas en la comunicación humana. Problemas que en última instancia han sido aprendidos y que por tanto, pueden desaprenderse.

  • ? La mayor parte de los directivos de empresas públicas o privadas, consideran que es importante el trabajo en equipo de su personal y lo manifiestan públicamente. Inclusive, en algunas de ellas se maneja como un valor explícito en la misión de la organización.

  • ? Sin embargo, son contadas las organizaciones cuyos directivos han iniciado un programa que abarque toda la organización para asegurarse de la eficacia de los equipos. Más reducido aún, es el número de directivos que inician el proceso por sí mismos sin el apoyo del alto mando.

Por otro lado, la integración de equipos de trabajo es una necesidad que aparece en la mayoría de las detecciones de necesidades de capacitación que se realizan para elaborar los programas anuales de capacitación (o que se deberían realizar). No obstante, su atención es relativa y cuando va bien, se programa un curso con ese título y se imparte en forma aislada su ejecución sin considerar su impacto real en el ámbito de trabajo, es decir, en el comportamiento organizacional. Con ello, los resultados son mínimos pues no contribuye a modificar la cultura de la organización en la que prevalece la lógica del poder o de la búsqueda del poder y en la que el trabajo en equipo es un valor que brilla por su ausencia.

Quizá a estas alturas se pregunte el lector que haya llegado a este punto ¿qué diferencia existe entre un grupo y un equipo?. Esta es relativa porque un grupo puede ser un equipo integrado de trabajo. Para lograrlo, tiene que alcanzar el funcionamiento ideal de sus procesos. Se puede afirmar que un grupo es un conjunto de personas que se reúnen en forma permanente, para interactuar y alcanzar objetivos comunes. Dicha interacción se realiza bajo ciertas normas que el grupo ha creado, aceptado o modificado, pero sobre todo experimenta un sentimiento de pertenencia al grupo y de aceptación de sus integrantes. En cambio, un equipo es un conjunto de personas que depende de la colaboración de sus miembros para experimentar el éxito óptimo y alcanzar sus metas. Muchas personas tienen una idea vaga de que la sociedad moderna es un conjunto de grupos o equipos interdependientes. Se pide a las personas que trabajen en conjunto en diversas situaciones, en el trabajo, en el hogar, en la escuela, etc. Estos equipos pueden funcionar bien o mal.

Todos los equipos necesitan de un buen entrenador o de una buena administración. Los gerentes son como los entrenadores. Deben ser capaces de observar el esfuerzo del equipo con ojos de experto y descubrir los obstáculos para idear planes que incluyan estrategias que eliminen los obstáculos y permitir que la gente desarrolle su máximo esfuerzo al combinar sus recursos para alcanzar metas comunes. Los buenos equipos se detienen y evalúan su desempeño, diagnostican sus problemas y determinan acciones para asegurarse de que estarán preparados para seguir funcionando. En las organizaciones es importante hacer un buen diagnóstico de las condiciones que afectan al equipo y los tipos de problemas que enfrenta.

La formación de equipos creció a partir del desarrollo de la dinámica de grupos en Psicología social, en la que se incorporó gran parte de la teoría e investigación en pequeños grupos. La metodología disponible se basa en técnicas diversas tales como el grupo T, los grupos de sensibilización, grupos de encuentro o grupo básico. Para salir de la crisis en la que se encuentra el país, es necesario la implementación de programas de formación e integración de equipos de trabajo que permitan lograr aumentos considerables en la productividad y la calidad de toda organización. Sin embargo, es importante recordar que la formación de equipos es un proceso humano que implica sentimientos, actitudes y acciones. En todo momento es algo que la gente tiene que hacer por ella misma ya que no se puede sustituir con consultores de elevados honorarios, ni con diseños complejos a un grupo de seres humanos que se comprometen a trabajar juntos con mayor eficacia.

Por lo anterior, es imprescindible que los profesionales de la psicología en general, y de la psicología social en lo particular, reflexionemos acerca de la importancia que tiene el trabajar con los grupos sociales, considerándolos como instrumentos de cambio social, y sobre todo que se les ubique como una alternativa de acción necesaria no sólo en la corrección sino también en la prevención de ciertos problemas sociales.

¿En que consiste la intervención psicológica en grupos? Podemos responder a esta pregunta si utilizamos el modelo de desarrollo de grupos que nos plantea Castaño Azmitia y Sanchez Bedolla (1984) y que podríamos explicar en los términos siguientes:

Todos los grupos sociales tienen una estructura basada en su cultura y de la cual se desprende su funcionamiento, aquí nos encontramos con tres dimensiones de estudio en los grupos, las cuales se presentan simultáneamente, pero con fines didácticos explicaremos en forma particular.

Empecemos con la cultura, todos los individuos poseemos una cultura personal reflejada en nuestras actitudes, valores, hábitos, tradiciones, etc. , que determinan nuestro comportamiento. Así podemos ver diferencias en el comportamiento de personas que crecieron y se desarrollaron en el ámbito rural, con personas que han vivido toda su vida en las grandes ciudades. Estos comportamientos los han desarrollado gracias a la influencia de los grupos a los que han pertenecido.

Cuando los individuos de un grupo interactúan entre si por primera vez, se da un proceso de interinfluencia que modifica los comportamientos individuales y se crea la cultura de un grupo. Cuando un individuo pasa a formar parte de un grupo, algo queda afectado en su comportamiento, en su nivel cognitivo y en su nivel emocional. La presencia de los demás genera un sentimiento de pertenencia de identificación, es decir, no pasa desapercibido para lo que hacemos, para lo que pensamos y tampoco para lo que sentimos. Podemos definir la cultura de un grupo como la conjugación de pautas de personalidades individuales en un contexto grupal. Es decir la mezcla de personalidades individuales que da lugar a la personalidad del grupo o la cultura del grupo. La cultura de un grupo es lo que la da identidad, permite diferenciar a un grupo de otro. La cultura de un grupo es dinámica, ya que esta constituida por los valores, tradiciones, hábitos, costumbres, etc.

A diferencia de la cultura que es dinámica, la estructura es casi estática ya que casi no cambia ya que esta constituida por los roles, las funciones, las responsabilidades, las normas que cumplen los integrantes del grupo. Podemos definir a la estructura de un grupo como la definición de la forma como interactúan los miembros de un grupo entre si, en base a los roles que ocupan, las funciones que desempeñan y las responsabilidades que cumplen.

En esta dimensión podemos distinguir entre la estructura formal y estructura informal. Partiendo de la definición de estructura como la definición de la forma como interactúan los miembros de un grupo entre si, la estructura formal del mismo es el cumplimiento de los roles, funciones, etc. En cambio, la estructura informal seria la interacción de los miembros de un grupo en forma espontánea sin que este relacionada con sus roles. La interacción que se da entre algunas personas dentro o fuera del trabajo, ya sea para tomar un café, alguna bebida o alguna salida fuera del trabajo, etc.

La tercera dimensión del grupo, el funcionamiento se le conoce también como el proceso de mantenimiento de un grupo y podemos definirla como la interacción de las personas en el cumplimiento de sus roles y funciones. Aquí podemos identificar tres contenidos, el funcionamiento organizativo, el funcionamiento operativo y los procesos de interacción social.

El funcionamiento organizativo de un grupo es la realización de todas las actividades que permiten garantizar el funcionamiento operativo. Es decir, para que un grupo formal interactúe, se realizan actividades previas, la selección del personal, los trámites administrativos de contratación y adscripción, la inducción, la capacitación, la selección de un espacio para realizar un trabajo, la planeación del trabajo, etc.

El funcionamiento operativo es la ejecución de las actividades específicas que se desprenden del rol formal de los integrantes del grupo, el cumplimiento de las normas, etc.

En cambio, los procesos de infracción social, también conocido como proceso de mantenimiento del grupo, son lo que en su momento Kurt Lewin denomino dinámica de grupos. Es decir, estamos hablando de liderazgo, comunicación, participación, interacción, integración, solución de problemas, manejo de conflictos, etc.

Tenemos entonces, tres dimensiones de estudio la cultura, la estructura y el funcionamiento. Cuando a los psicólogos nos llaman para intervenir en algún grupo para mejorar su rendimiento, para aumentar su integración, para formar equipos de trabajo, etc., la intervención psicológica consiste en el diagnostico que hacemos de los procesos de interacción social, evaluamos el estado de la comunicación grupal, los estilos de liderazgo, los niveles de participación, el grado de integración grupal, formas de interacción, etc. Para lograr esto utilizamos instrumentos que nos permiten la evaluación de estos procesos.

En base a los resultados obtenidos en este tipo de diagnostico, procedemos a ayudar al grupo a encontrar un modelo ideal que le permita mejorar sus procesos de interacción social y procedemos a la implementación de los cambios planeados que conduzcan al mejoramiento continuo de sus procesos. Aquí utilizamos otro instrumento (cuestionario) que permita al grupo planear acciones para mejorar sus procesos de interacción social que tuvieron un menor puntaje en la evaluación de su dinámica.

En conclusión, podemos decir que para realizar intervenciones en los grupos sociales con fines de mejoramiento es indispensable tener un conocimiento adecuado y sólido de la teoría de grupos para lograr resultados confiables y efectivos. No es suficiente el conocimiento de las técnicas grupales, debemos manejar la teoría antes de realizar intervenciones prácticas. Debemos tener presente que es francamente escasa la conducta social que no es afectada por la influencia social. Todo lo que acontece cuando las personas pasan a formar parte de un grupo es parte del fenómeno de influencia social. Recordemos que la interinfluencia social que se da en los integrantes de los grupos formales e informales, es la esencia que posibilita la realización de cambios a nivel grupal y organizacional.

El conocimiento adecuado de la teoría de grupos nos permite un marco de referencia para la formación, el mantenimiento y modificación de formas de pensamiento y comportamiento de los individuos que forman parte de los grupos sociales. Los cambios sociales planeados deben tomar en cuenta la psicología individual y grupal, recordemos que los cambios se logran mejor a través de la intervención en grupos. No en balde existe diversidad de grupos de autoayuda, tales como alcohólicos anónimos, sexo adictos anónimos, victimas de maltrato familiar, etc. Los grupos son una realidad y la metodología del trabajo en grupos es la alternativa para realizar cambios en los individuos, en los grupos, en las organizaciones y en las comunidades. Quien realiza intervenciones psicológicas en grupos debe manejar la teoría antes de pasar a la práctica.

Referencias bibliográficas

Blanco, Amalio. Psicología de los grupos

Pearson, Prentice Hall. Madrid , 2,005

Blanco, Amalio y Rodríguez Martín Jesús

Pearson Prentice Hall

Madrid, 2,007

Castaño, Azmitia_ Sánchez Bedolla Graciela

Desarrollo social y organización

México, 1980

 

 

Autor:

Oscar Yescas Domínguez


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Estudio Social

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.