Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Pioderma canino. Características clinicas y etiológicas




  1. Introducción
  2. Concepto
  3. Etiología
  4. Patogenia
  5. Clasificación
  6. Factores predisponentes
  7. Transmisión
  8. Signos y síntomas
  9. Diagnóstico
  10. Pronóstico
  11. Prevención
  12. Bibliografía

Introducción

El perro, mamífero carnívoro considerado como el primer animal domesticado. El perro (Canis familiaris) ha convivido con el ser humano como compañero de trabajo o animal de compañía en todas las áreas y culturas desde hace más de 14.000 años (Mason 1996).

Ellos están expuestos a infecciones de la piel y como la pioderma que es una de las enfermedades más frecuentes, considerada complicación secundaria en la mayoría de las enfermedades cutáneas o sistémicas como las alergias, las ectoparásitosis (especialmente la demodicosis y sarcoptes) o los trastornos endocrinos (hipotiroidismo o hiperadrenocorticismo). Clínicamente se manifiestan en forma de pápulas, pústulas y alopecia focal superficial así como con forunculosis, úlceras y fístulas (Zaole 1991).

Normalmente la mayoría de las piodermas se producen por staphylococcus intermedius y por otros staphylococcus (Noxon, 1987). Estos gérmenes producen lactamasas que son las responsables de anular la eficacia de muchos antibióticos beta-lactámicos. Para la aplicación del tratamiento se procedió a utilizar antibióticos de amplio espectro como la Gentamicina y un producto herbal, el Aloe Vera en forma de crema, esta última juega un gran papel como antibacteriana y cicatrizante. Esta planta posee muchas aplicaciones en la medicina (tanto) humana como animal. Su forma de administración puede ser vía oral o tópica en dependencia de la situación (Lachica y col, 1997).

Concepto

Se denomina pioderma a la infección de la piel producida por bacterias. Es una de las afecciones más frecuentes de la piel del perro en las clínicas (Miller, 1992). La alta presencia está dada por factores predisponentes de la piel, las condiciones ambientales diversas o enfermedades dermatológicas preexistentes que crean el medio adecuado para la proliferación bacteriana. El microorganismo involucrado generalmente en este proceso es staphylococcus intermedius, habitante normal de la piel del perro. (Vitale 2004; Curtis y col, 2006; Herrera y col, 2006).

Etiología

Entre las enfermedades de la piel más comunes se encuentran las causadas por bacterias, ya que muchas de éstas son normales y por algún motivo crecen sin control y afectan la salud de la piel provocando, lesiones que van desde el enrojecimiento hasta lesiones sangrantes y dolorosas que pueden ser causadas por el mismo animal al rascarse (Loeffler y col, 2007).

El principal agente etiológico aislado de las lesiones es staphylococcus intermedius, aunque su frecuencia varía con los estudios, desde un 75,7% (Carlotti y col, 1995) hasta un 91,6% (Medleau y col, 1986), pasando por valores del 83% (Holm y col, 1997) y el 85,5% (Noli y col, 1995). Son cocos Gram positivos y constituyen 20 especies de las cuales 4 son de interés veterinario:

1. Staphylococcus aureus (coagul. +)

2. Staphylococcus intermedius (coagul. +)

3. Staphylococcus epidermidis (coagul.-)

Los staphylococcus son bacterias aeróbicas grampositivas (facultativamente anaeróbicas), sin motilidad, de un diámetro aproximado de 0,8 (m y que tienden a desarrollarse en grupos (Cohen 1995).

El germen hallado con mayor frecuencia es staphylococcus intermedius, en tanto que el staphylococcus aureus de procedencia humana es más raro (Deboer y col, 1990). Son gérmenes oportunistas de la flora cutánea, que se reproducen intensamente en la piel cuando las circunstancias son favorables; por ejemplo, en los casos de trastornos metabólicos, manifestaciones eczematosas o lesiones cutáneas locales. El cuadro clínico es muy variado; desde la epidermitis superficial con la formación de pústulas, hasta la piodermas profundas con fístulas (Nicolet 1986; Barrs y col, 1995; Yotis 1997).

Según Lechica (1992) y Diagnostico veterinario (2009), la mayor parte de los staphylococcus aislados de las infecciones cutáneas son de la especie staphylococcus aureusáo sea, producen coagulasa y normalmente, elaboran un pigmento dorado y varias exotoxinas incluida la (- hemolisina. Asimismo, la nucleasa del staphylococcus aureus es singular en su resistencia al calor y de ahí su designación de termonucleasa. El staphylococcus epidermitis, los staphylococcus coagulasa negativos (generalmente no pigmentados y no hemolíticos) solo provocan en raras ocasiones, infecciones cutáneas.

Según nuestra experiencia en la investigación realizada, encontramos que un 82% del total de los animales fueron positivos con la presencia de staphylococcus aureus y solo 18% hubo la presencia de staphylococcus intermedius. Por lo tanto comprobamos que el agente más frecuente aislado en la pioderma canina es staphylococcus aureus.

Las paredes celulares de los staphylococcus coagulasa positivos contienen antígenos protéico A y antígeno de ácido teicoico, que los diferencia de los staphylococcus coagulasa negativos. Los ácidos teicoicos de los staphylococcus coagulasa positivos son ácidos teicoicos de acetilglucosaminil ribitol que pueden reaccionar serológicamente de forma cruzada con los antígenos de otras bacterias, incluyendo los determinantes antigénicos acetilglucosamina en mucopéptidos de muchas otras bacterias, los antígenos de superficies del staphylococcus bovis, y los antígenos presentes en los extractos de los difteroides (Simou y col, 2005).

Las paredes celulares del staphylococcus aureus también contienen peptidoglicán, un mucopéptido muy parecido al detectado en las paredes celulares de otras bacterias, sin embargo, en contraste con los mucopéptidos del staphylococcus aureus contienen puentes de pentaglicina que mantienen unidas las cadenas tetrapeptídicas. La pentaglicina es hidrolizada eficazmente por la enzima lisostafina, por ello la susceptibilidad del staphylococcus aureus a la lisis provocada por la lisostafina es una propiedad única (Lachica y col, 1997).

Los staphylococcus coagulasa negativa (Generalmente no pigmentados y no hemolíticos) solo provocan, en raras ocasiones infecciones cutáneas (Cohen 1995). El staphylococcus aureus suele colonizar las lesiones cutáneas de origen estreptocócico (Lechica 1992).

Patogenia

Al disminuir la resistencia de la piel por diversos factores como: la falta de limpieza de piel o la limpieza excesiva; las presiones o irritaciones de los atalajes, las afecciones pruriginosas, que obligan a los animales a rascarse, las excoriaciones y heridas cutáneas (Hillier y col, 2006), hay una hipersensibilidad de la piel, y ocurre una vasodilatación con permeabilidad de los capilares, gracias a la acción de las histaminas. Con ello se inicia una exudación serosa y una corriente humoral más abundante que se dirige a la capa córnea, lo cual dilata cada vez más los espacios que hay entre las células de la red malpighio espinosa. Como quiera que la corriente de los humores hísticos aumentados, es detenida por el estrato granuloso que contienen lipoides, la capa superior experimenta una mayor inhibición, y sus células se hinchan a causa de un edema parenquimatoso y, como en tales circunstancias, el jugo hístico es más rico en oxígeno, ello dificulta y hace más lenta e incompleta la queratinización

Las células epidérmicas defectuosamente carnificadas se desprenden de la superficie. La irritación inflamatoria determina la proliferación de las células basilares y las espinosas jóvenes. La vasodilatación y el incremento de la permeabilidad capital, determinan la salida de fluidos ricos en proteínas y células sanguíneas, seguida por agregación plaquetaria, formación de fibrina y edema local; también ocurre una irritabilidad de las terminaciones nerviosas (Ganiere y col, 2004).

Por otra parte, el microorganismo llega al interior de la dermis, siguiendo el conducto que envaina al pelo, destruye cierto número de elementos celulares, impregnan de sustancias tóxicas una masa circunscrita de tejido conjuntivo vascular adyacente al folículo pilo sebáceo y lo mortifica, así el organismo eliminará las partes necrosadas mediante supuración al cabo de algunos días (Ganiere y col, 2004).

Las cepas del staphyfilococos piógenos que provocan piodermitis pueden establecer colonias o sobrevivir sobre las superficies cutáneas normales durante largo período de tiempo. Estas cepas producen toda la gama de sustancias extracelulares, consideradas en relación con la virulencia e infectividad, también producen uniformemente hialuronidasa y DNAsa, que provocan intensas respuestas de anticuerpos. La elaboración de cantidades considerables de lípidos en la membrana de la pared celular también resulta característica y puede favorecer la supervivencia en los casos de lesiones cutáneas (Zaole 1991).

Clasificación

Según Ihrke (1997), las piodermas se clasifican según su profundidad en:

  • Piodermas de superficie: Afectan sólo el estrato córneo con erosiones del mismo (el estrato córneo).

Piodermas superficiales: Involucran además del estrato córneo, el estrato subcórneo y la porción infundibular superficial del folículo piloso

  • Piodermas profundas: Incluyen además de los anteriores, la profundidad del folículo piloso (foliculitis). La infección se puede extender a la dermis (celulitis) o al tejido adiposo (paniculitis) y puede tomar dirección hacia fuera fistulizando en forma de panal de abeja (Álvarez, 2009).

Pioderma de superficies

Proliferación de bacterias patógenas sin producir infecciones severas entre las que se encuentran: Dermatitis piotraumática (parche caliente) (dermatitis aguda húmeda) e Intertrigo (pioderma de los pliegues cutáneos)

Dermatitis Piotraumática

Es un trastorno provocado por el trauma auto inducido por el animal a través del mordido, rascado o frotamiento para aliviar una sensación de picazón o dolor (Mac Donald 1997).

Pioderma superficial

Se define como pioderma superficial a la infección bacteriana que afecta a los folículos pilosos y por extensión a la piel adyacente. Es mucho más frecuente en perros que en gatos. En la mayoría de los casos son procesos secundarios favorecidos por factores predisponentes como la hipersensibilidad alimentaria (Jeanne 2006).

La pioderma profunda

Son prolongaciones de piodermas superficiales que se extienden a profundidad por mal manejo, por no determinar bien la causa de base, (por combinar antibióticos con corticoides, o si el tratamiento se realizó correctamente puede haber causas subyacentes más importantes para que se llegue a una pioderma profunda (Carlotti y col, 2005).

Comúnmente observada en perros de raza ovejero alemán o sus cruzas, tiene un origen inmunológico y otras causas aún en estudio. Requiere de una terapia agresiva a largo plazo, en la cual están contraindicados los corticoesteroides. Resulta de gran ayuda rasurar por completo el pelaje del animal para poder bañarlo con frecuencia con productos antibacterianos y cicatrizantes que ayudan a la acción de los antibióticos sistémicos, favoreciendo la recuperación de la piel y desinflamándola (Harvey y col, 2001).

Mason (1996) y Deboer (1997), hicieron una división similar, pero los definen como "inefectivos", "adecuados para el primer tratamiento empírico", "excelentes" y "efectivos", pero raramente necesarios".

1. Los "inefectivos" incluyen los antibióticos que raramente funcionan, como las Penicilinas que son inactivadas por gérmenes productores de ß -lactamasas.

2. Los "adecuados para el primer tratamiento empírico " son los que suelen ser eficaces en más del 80% de los casos, y son relativamente baratos, pero frente a los que pueden aparecer resistencias, no siendo adecuados para tratamientos crónicos.

3. Los "excelentes" incluyen aquellos frente a los que existen pocas cepas resistentes, y que no desarrollan resistencias con el uso prolongado.

4. Los "efectivos, pero raramente necesarios " agruparían los antibióticos que poseen efectos secundarios más intensos, que no se administran vía oral, o que tienen un precio superior, incluyendo a los amino glucósidos (Gentamicina) y las fluoroquinolonas (Enrofloxacina).

Factores predisponentes

Entre los factores que pueden favorecer este tipo de infecciones se encuentran las sustancias irritantes como el cloro, la suciedad del pelo, traumatismos locales, la comezón ya que el perro se rasca tan insistentemente que se lesiona, la Dermatitis Alérgica por Picadura de Pulga, la humedad, la mala ventilación, hipersensibilidad a las pulgas, Alergias en general que causan picazón en todo el cuerpo, trastornos en sacos anales, otitis, cuerpos extraños en el manto piloso, desórdenes músculo-esqueléticos dolorosos (es menos común) (´´SEC´´ Servicio de educación para el consumidor 1997; Harvey y col, 2001).

En investigaciones realizadas, los factores predisponentes que con más frecuencia encontramos y que condicionan la infección fueron sarna sarcoptes, sarna demodecica, pulgas y traumatismo, con la mayor incidencia siendo por la sarna sarcoptes.

Transmisión

El modo de transmisión puede ser por contacto directo con material infestado, los insectos también pueden ser vectores mecánicos. En Trinidad se observó que las moscas (especies de Hippelates) transportaban estreptococos viables durante largos períodos de tiempo, después de haberse alimentado en lesiones infestadas. Tales moscas posiblemente podían transferir una dosis infecciosa de estreptococos de la piel de animales no infectados (Yotis1997).

Signos y síntomas

De un día para otro aparecen las lesiones con los pelos aglutinados por un exudado proteináceo pegajoso con un olor muy fuerte desagradable. La piel está enrojecida, húmeda por el exudado y los bordes son bien netos. Se da más en verano (llaga de verano) (Miller 1992).

Las manifestaciones clínicas de las infecciones cutáneas provocadas por el staphylococcus aureus pueden variar, en las cuales se aprecian la presencia del staphylococcus coagulasa positiva, hasta un forúnculo o carbunco de gran tamaño, con rápida destrucción de la piel y extensión de la infección al interior de los tejidos cutáneos Las lesiones típicas de la piodermitis, aparecen en forma de una zona de inflamación dérmica y subcutánea elevada, zonas alopécicas, bien demarcadas que evolucionan a medida que progresa la enfermedad. En la pioderma profunda hay presencia de pústulas, que quedan posteriormente cubiertas de espesas costras amarillentas, con mucho pus bajo su superficie, las cuales se pueden definir como abscesos o flemón. El enrojecimiento, calor, edema y linfangitis constituyen expresiones características de las formas tóxicas más agudas de las infecciones de heridas e infecciones estreptocócicas de la piel, la fiebre suele acompañar estas enfermedades. Estas lesiones suelen aparecer en las zonas más expuestas (Zaole 1991).

Las piodermas superficiales se caracterizan por pústulas que desembocan en la formación de collaretes epidérmicos, costras amarillentas, Alopecia multifocal en casos de foliculitis, en razas de pelo corto (Aspecto apolillado), pápulas foliculares acompañadas de eritema. Estas últimas son lesiones circulares con márgenes escamosos que a menudo se confunden con tiña. Aunque se encuentran en otras enfermedades cutáneas, los collares epidérmicos son más comunes en los piodermas superficiales (Larrsson 1996; Christa y col, 2007).

Las piodermas profundas se pueden localizar en la cara, extremidades ó áreas interdigitales (denominados quistes interdigitales). Éstas son nódulos inflamados multiformes, pero no son quistes verdaderos que afectan las membranas interdigitales de los perros. Histológicamente representan áreas de forunculosis. Las lesiones de las piodermas profundas son tracto purulentas drenantes. También presenta úlceras, trayectos fistulosos y alopecias extensas (Larrsson 1996).

La celulitis juvenil, también conocida como pioderma juvenil o papera de los cachorros, ocurre generalmente en perros de doce semanas de edad o menores. Ésta se caracteriza por ganglios linfáticos agrandados, tumefacción alrededor de las orejas, boca y ojos, pústulas y alopecia; los animales afectados normalmente presentan fiebre, están anoréxicos y letárgicos (Nicanor 2003).

Este tipo de infección puede requerir desde un tratamiento local con alguna pomada medicada hasta antibióticos sistémicos para poder atacar el problema de raíz. Entre las manifestaciones clínicas de las piodermas se encuentran zonas lesionadas, sin pelo, enrojecidas, húmedas, que le dan comezón al animal y son dolorosas, en los casos más complicados se pueden encontrar pústulas que pueden sangrar o tener secreción purulenta, así como áreas en las que la piel se ha perdido y se pueden ver los tejidos profundos (Bourdeau 1996; Deboer 1997).

En nuestra experiencia, los síntomas encontrados y sus localizaciones según su clasificación:

*Pioderma superficiales:- Pápulas, pústulas, alopecia múltiples, olor fétido desagradable, collaretes, prurito, hiperpigmentacion, fiebre y fueron localizada en el flanco del abdomen, parte ventral del abdomen, cuello, dorso, lumbrosacro y en las piernas.

*Pioderma profunda:- Pústulas, costras con pus debajo, fistulas, ulceras, fiebre y olor fétido desagradable y fueron localizada en el región del cuello, alrededor de la boca, ojos, nariz, en la cara, orejas y en las patas (interdigitales).

Diagnóstico

Las Piodermas que aparecen después de los cortes o rascaduras, normalmente son provocadas por los staphylococcus o por estreptococos piógenas (Wannamaker 1995).

El diagnóstico de las Pioderma se realizará sobre la base de:-Anamnesis prurito. Tratamientos anteriores.-Examen clínico: Observación de las lesiones-Métodos complementarios:* Citología- Neutrófilos sanos y degenerativos con cocos intra y extracelulares.* Cultivo y antibiograma- Cuando no responde al antibiótico empírico o cuando hay dudas en el diagnóstico.*Biopsia: Se utiliza para investigar causa subyacente.

Diagnóstico bacteriológico.

CULTIVO: El cultivo bacteriológico y de sensibilidad no es necesario que se realice en piodermas superficiales presentadas por primera vez. Debe de realizarse en casos crónicos recurrentes, que no responden a la antibioterapia y en piodermas profundos. Es importante recordar que las bacterias aisladas no necesariamente son la causa de la enfermedad y pueden ser un invasor secundario (Burrows 1974; Jawetz y col, 2002).

Los staphylococcus coagulasa positivos se consideran patogénicos para los humanos, no obstante los staphylococcus positivos de los perros (staphylococcus. Intermedius) muy pocas veces causan enfermedades en humanos (Jawetz y col, 2002).

Cultivo fungal:

Es uno de los medios para establecer el agente causal de una dermatofitosis.

Raspado de piel.

Es un procedimiento muy sencillo, barato y ofrece mucha información. Los raspados realizados en forma superficial son para indicar la presencia de Sarcoptes o Cheyletiella. El raspado profundo para Demódex (Merchant y col, 1980).

Hematología

Se realiza para determinar el estado inmunitario. Un animal con el sistema inmunitario normal responde a una pioderma con un recuento de glóbulos blancos de 15.000/mm³ y de linfocitos de más de 1.000/ul. Si los valores son inferiores estamos ante un animal inmunodeprimido (Sodikoff 1996).

2.8. Diagnóstico Diferencial

El diagnóstico diferencial para el pioderma superficial incluye el demodicosis, Dermatofitosis, Infección por Malassezia pachydermatis, Pénfigo foliáceo, Dermatosis sensible al zinc, Dermatofilosis y otras causas de foliculitis así como las enfermedades declaradas raras como el foliáceo del pemphigus (Willar 1993).

Pronóstico

El pioderma estreptococo tiende a representar una enfermedad benigna e indolente. En los casos no tratados pueden persistir lesiones antiguas mientras que van apareciendo otras nuevas, durante semanas e incluso meses. En los pacientes con condiciones predisponentes al Hypoderma, los casos de recurrencia son comunes. Las infecciones extensas tienen un pronóstico desfavorable cuando van acompañadas de bacteriemia (Yotis 1997).

Ocasionalmente, ocurren complicaciones supurativas: Infección del tejido blando, celulitis como la juvenil, la cual puede tener un pronóstico desfavorable debido a la posibilidad de una bacteriemia. Tanto para la pioderma superficial como para la profunda, su pronóstico puede ser favorable, a menos que puedan determinarse y corregirse los factores primarios predisponentes, ó a menos que se usen antibióticos a largos plazos, a veces toda la vida (Wannamaker y col, 1994).

Prevención

El cuidado higiénico de la piel reduce al mínimo la posibilidad de infecciones cutáneas. Sin embargo, cuando se ha iniciado ya la infección cutánea, no basta la higiene de la piel para erradicarla. Mejorar el cuidado de la salud y la alimentación de los animales para así reducir la incidencia de estas enfermedades en los mismos, son medidas imprescindibles

Bibliografía

  • 1. Barrs VR, Malik R, Love DN. (1995): Susceptibility of Staphylococci isolated from various disease conditions in dogs: a further survey. Austr Vet Pract, 25, 37-42.

  • 2. Bourdeau P. (1996) Treatment of canine pyodermas with an oral long acting association: baquiloprim + sulphadimethoxine (Zaquilan(r)). Book of Abstracts of the 3th World Congress of Veterinary Dermatology, 77.

  • 3. Burrows W. Tratado de Microbiología. 1974. Ed. Nueva Editorial Interamericana. México. Pgs.358-368.

  • 4. Carlotti y col, 1995(2005). Evaluation of cephalexin intermittent therapy (weekend therapy) in the control of recurrent idiopatic pyoderm in dogs: a randomized, double blinded, placebo-controlled study. Veterinary Dermatology;15:7-8.

  • 5. Christa Horvath, Ariane neuber (2007). Schering plough senior clinical scholar hospital for small animals, Easter bush veterinary centre, Roslin 22.-22.-21 .-Midlothian. eh25 9rg. Management of canine pioderma. http://www.ukvet.co.uk/ukvet/articles/dermatology_c.pyoderma%20pt%202.pdf. (consulta: 19 de Enero 2010).

  • 6. Cohen J.O. (1995).The Staphylococci. Wiley Interscience, 804.

  • 7. Curtis, C. F. Lamport, A. I. and LLoyd, D. H. 2006 Masked, controlled study to investigate the efficacy of a Staphylococcus intermedius autogenous bacterin for the control of canine idiopathic recurrent superficial pyoderma. Vet Dermatol 17 163-8.

  • 8. Deboer D.J. (1997): Recurrent canine pyoderma: predisposing factors and diagnostic approach. Proceedings of the 14th Annual Congress of the European Society of Veterinary Dermatology, 9-12

  • 9. Diagnostico veterinaria(2009). Pioderma Superficial. www.diagnosticoveterinario.com/caninos/piodermia-superficial/. (consulta: 19 de Enero 2010).

  • 10. Ganiere, J. P., Medaille, C. y Etore, F (2004). In vitro antimicrobial activity of orbifloxacin against Staphylococcus intermedius isolates from canine skin and ear infections. Res Vet Sci 77 67-71.

  • 11. Hillier A, Alcorn J, Cole L, Kowalski J (2006). Pyoderma caused by Pseudomonas aeruginosa infection in dogs: 20 cases 17:6 432-439.

  • 12. Jawetz, E, Melnick JL. 2002. Microbiología Médica. Ed. El manual moderno S.A. México.Pgs. 243-250.

  • 13. Lachica, L.V. Hoeprich, P.D, Genigeorgis, C. (1997) Nuclease productive and susceptibility of sthaphylococcoc aureus y other catalasa positive cocci, 944-947.

  • 14. Larrsson, C.E. (1996) Clinical aspects of the foliculitis forunculosis y cellulitis syndrome of the German Sherperd dog.

  • 15. Lechica R.V. (1992). Tolerance of Staphylococcal thermonuclease to stress.67-72.

  • 16. Loeffler Anette, Monika Linek, Arshnee Moodley, Luca Guardabassi, Julia Sung, Margit Winkler, Reinhard Weiss and David Lloyd (2007). First report of multiresistant, mecA-positive S.Intermedius in Europe:12 cases from a veterinary dermatology referral clinic in Germany. Vet Derm 18:6, 412-421.

  • 17. MacDonald JM. (1997): Update of antibiotic. Update of antibiotic therapy in dermatology. Proceedings of the 11th North American Veterinary Conference, 165-166.

  • 18. Mason IS. (1996) Canine pyoderma. Clinical Programme of the 3th World Congress of Veterinary Dermatology, 29-32.

  • 19. Medleau L, Long RE, Brown J, Miller WH. (1986) Frequency and antimicrobial susceptibility of Staphylococcus species isolated from canine pyodermas. Am J Vet Res, 47, 229-231.

  • 20. Merchant, I.A, Packer, R.A, (1980). Bacteriología y Virología Veterinarias. Ed. Acribia. Zaragoza. Págs. 248-257.

  • 21. Miller WH Jr. (1992). The use of enrofloxacin in canine and feline pyodermas and Otitis in dogs. Proceedings of the 1st International Baytril Symposium, 33-39.

  • 22. Nicanor Obaldía III, DVM.(2003). Casos dermatológicos más comunes en las clínicas de pequeñas especies. http://www.biovetsa.com/casosderm . pdf . (consulta: 17 de Junio 2010).

  • 23. Nicolet, J. 1986. Compendio de Bacteriología Médica Veterinaria. Ed. Acribia S.A. Zaragoza. Pg. 115-124.

  • 24. Noli C, Houwers D, Willemse T. (1995) Study of the resistance patterns of Staphylococcus spp. isolated from dogs with pyoderma. Proceedings of the 12th Annual Congress of the European Society of Veterinary Dermatology, 216.

  • 25. Noxon J.O. (1987)-Hongos y enfermedades bacterianas de la piel. Manual Práctico de Medicina Internacional de Pequeños Animales. Ediciones M.S Leib y W.E Munroe, W.B. Saunders Company, Estados Unidos, pp. 34.

  • 26. Simou S, Hill P, Forsythe P and Thoday K (2005). Species specificity in the adherence of staphylococci to canine and human corneocytes: a preliminary study Vet Derm 16:3.

  • 27. Sodikoff, Ch. H (1996). Prueba diagnosticas y de laboratorio en las enfermedades de pequeño animales.Editorial Mosby-Doyma.12(5):25-27.

  • 28. Vitale, Carlos. (2004). Article: Canine superficial pyoderma: The good, the bad and the ugly. http://www.highbeam.com/doc/1P3-638785851.html. (Consulta: 17 de junio 2010)

  • 29. Wannamaker y col, 1994).Wannamaker, L.W, Ferriere, P (1994). Streptococcal infections update disease a month.

  • 30. Wannamaker, L. W. (1995) Differences between streptococal infections of the throat and of the skin.

  • 31. Yotis D.H. (1997) Aspects of the humoral immune response to staphylococcus intermedius in dogs with superficial pioderma, deep pioderma and anal furunculosis.

  • 32. Zaole, J. (1991) W.Enfermedades infecciosas, 145-148.

 

 

Autor:

MsC Norbert Cuffy

MsC Jorge Duvergel Rousseaux

2012

Universidad de Granma

Facultad de Medicina Veterinaria


Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Zoologia

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.