Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

La bendición de la traición




  1. La certeza de la traición
  2. El método de la traición
  3. Victoria sobre el traidor
  4. La necesidad de la traición
  5. La bendición de la traición

La nieve caía silenciosamente, como plumas a la deriva, y pronto cubrió de blanco la tierra grisácea. Había estado nevando toda la noche y yo miraba desde la ventana de mi estudio, con el corazón cálido y reposado, con mi alma enamorada de tu mi mujer amada. Ya era febrero y la nieve lo cubría todo pero, no podia cubrir mi corzón lleno de calor y de amor por ti mujer amada. Pasaban los meses, en pocos día viajaba a visitar a mi amada. Ya parecía tenerte en mis brazos y, con mi cálida voz proponerte lo que mi amada desaba, casarse conmigo por el profundo sentimiento de amor que por mi experimentaba.

Aquel año, como siempre, teníamos muchas razones para estar agradecido. La mano del Señor había sido tan evidente sobre mi vida que caminaba de la mano con Jesús por todas partes. El había logrado superara el reiterado adulterio de mi ex esposa y me dedicaba a estudiar Su Palabra, practicarla y darla a conocer. Era así mi vida. Encerrado en mi claustro para dedicarme al studio bíblico apareció mi amada, no lo podia creer. Dios me daba una nueva oportunidad en mi vida; rehacer mi vida. Me inclinaba muchas veces al día ante el Señor con mi corazón agradecido, reconociendo en silencio que Él había sido el autor de todo ello: El dejar de sufrir por mi esposa infiel y, recibir la bendición de una nueva mujer para mi vida que amaba grandemente. Ella era mi amada…

La preciosa calma de esa mañana fue rota de pronto por unos mensajes de mi amada que me dejaron atónitos. Fue el primer eslabón de una pesada cadena que pronto iba a envolverme en desesperación y dolor. Luego al llamarla telefonicamente me informa que ya no me ama, que no la busque y que no quiere nada de mi entre otras palabras tan crueles que destrozaban mi alma. Supieran, si tan solo el día anterior mi amada lloraba por Skype ante mí de felicidad al sentirse amada y amarme. Salía de un adulterio para entrar a otro problema que llama traición. Se habían producido en ella circunstancias que ponían en peligro mi estabilidad emocional. Sufrí el desamor repentino de mi amada.

Es asombroso ver cuán rápidamente el mundo entero parece cambiar cuando cambian nuestras circunstancias. En verdad, la belleza está en el ojo del que mira, porque la blanca quietud de la nieve ahora me parecía ser sólo la hipocresía que cubría los hechos duros y crueles que se ocultaban bajo su capa engañosa. La alegría de la Acción de Gracias desapareció rápidamente bajo la sombra de este dolor presente, y me hundí en mi silla temblando, estremecido. Dios sabía que yo era una víctima inocente de circunstancias retorcidas. Sólo pude clamar: «Oh, Padre, ¿por qué mi amada me pudo hacer esto?». Mi oración no tuvo respuesta. Pasaron muchos día y con ella vino el dolor más profundo: Ya no vería mas a mi amada… Con dureza en sus palabras me dijo: "cierra el ultimo capítulo de tu librio de amor"

Durante dos días permanecí atónito, en el silencio y la desesperación más tenebrosa. El problema que yo enfrentaba era sumamente grave, pero iba más allá de lo que yo me sentía capaz de soportar, por el hecho increíble de que la que había traído este pesar a mi vida era mi amada, aquella que partía en la distancia física el pan conmigo alrededor de la mesa del Señor.

Las preciosas verdades que aprendí a través de esa experiencia son el tema de este escrito. Nuestras experiencias «personales» no son tan personales como nosotros quizás nos imaginamos pues lo que sucede en nuestras vidas como miembros del Cuerpo de Cristo tiene el propósito de traer consuelo y ayuda a otros (2ª Cor. 1). Nos sucede porque es la herencia mutua de los miembros del Cuerpo de Cristo compartir los padecimientos de la Cabeza (Flp. 1:29; Col. 1:24).

La certeza de la traición

La dura experiencia de ser traicionados por nuestros amigos y amados debe ocurrir forzosamente en la vida de cada creyente. Baso esta observación en muchas experiencias sobre la vida cristiana, además de la clara y simple enseñanza de la Palabra de Dios. Es un descubrimiento interesante aprender que la palabra «traición» y sus formas sólo se usan con respecto a la traición de Jesús por Judas, exceptuando una sola mención en Lucas 21:16. En este pasaje, que es profético, se usa para representar el fin del tiempo de la gracia y es indicada como una de las marcas de identificación, o señales, de la venida del Señor Jesucristo. El versículo simplemente dice: «Ustedes serán traicionados aun por sus padres, hermanos, parientes y amigos; y a algunos de ustedes se les dará muerte».

Esta es una cosa terrible de avizorar, pero es la promesa llana de la palabra de Cristo. El tiempo de la gracia se cerrará con un tiempo de engaño religioso mundial. Será la hora de la gran apostasía, tiempos peligrosos en los cuales la verdad será resistida por la falsedad y el engaño (estudien las palabras de Pablo en 2ª Timoteo 3:1-17).

Yo creo que cada hombre en quien Jesús mora, tendrá en estos terribles tiempos postreros su propio Judas personal; porque en la era de la apostasía se destacará el hermano falso. Asimismo, la traición es la experiencia común de cada hombre a quien Dios ha usado alguna vez para Su gloria.

Nuestro versículo en Lucas 21:16 dice que la traición viene de parte de «padres, y hermanos, parientes y amigos». Espantoso, pero real, y por una buena razón. Primero, nuestros enemigos no pueden traicionarnos. Ellos no están lo bastante cerca de nuestros corazones. No somos lo suficientemente íntimos con ellos. Es con nuestros hermanos y amigos que abrimos nuestro corazón. Nuestros enemigos no pueden herirnos; son nuestros amigos los que nos hieren. Así, el salmista dijo en el Salmo 55:12-14: «Porque no me afrentó un enemigo, lo cual habría soportado; ni se alzó contra mí el que me aborrecía, porque me hubiera ocultado de él; sino tú, hombre, (mujer) al parecer íntimo mío, mi guía, y mi familiar; que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, y andábamos en amistad en la casa de Dios».

Así que toda la historia de la Biblia hace eco del hecho de la traición a manos de nuestros amigos. Abel fue traicionado por su único hermano; Esaú por su hermano gemelo; Isaac por su hijo; Urías por su rey en quien confiaba y por su esposa encantadora; Jesús por su discípulo consagrado; Pablo por «falsos hermanos». No necesitamos seguir, porque esta solemne verdad permanece: a menudo son nuestros amigos, nuestras familias, nuestras esposas(os) y novias(os) los que se levantan contra nosotros, los que nos destrozan el corazón, el alma y con ello el cuerpo y así se multiplican nuestras aflicciones en la vida cristiana. En general, he experimentado a menudo la herida aplastante de la traición a mano de aquéllos que profesaban amarme. Esta paradoja puede perturbarnos y entristecernos, pero la sabiduría y el amor de Dios se ve en todo ello, en la serena verdad de que él no libró ni a su propio Hijo a este respecto, sino que lo envió a la muerte por mano de un amigo. ¡Que Dios instruya nuestros corazones por medio de esta preciosa lección!

El método de la traición

El método siempre será el mismo. Primero, nuestros traidores escogerán cuidadosamente la hora. En el caso de Jesús, él fue traicionado en el momento exacto de su vida en que él tenía la mayor necesidad de compañía humana (Marcos 14:37); en la hora de su más grande necesidad. Por mi parte he sufridio la traición, la desilución y el adulterio en las mismas circunstancias pero te digo: Aliéntate si la traición ha sido tu reciente experiencia. Debe haber grandes cosas delante para ti, de otro modo Satanás no golpearía en este mismo momento.

Nuestros traidores también conocen el lugar donde atacarnos. Juan 18:2 muestra que Judas sabía el lugar secreto donde Jesús se retiraba. Ellos nos observan y conocen nuestro lugar de agonía y oración; y así, teniendo la ventaja de la intimidad, nos golpean con violencia en el lugar oportuno sin sentir ni el mas mínimo remordimiento.

Su forma de traición siempre será el beso. Ellos alientan nuestro amor, de modo que pueden golpearnos en el momento más inesperado. La palabra de Dios dice: «Aun el hombre de mi paz, en quien yo confiaba, el que de mi pan comía, alzó contra mí el calcañar» (Sal. 41:9). Hay una figura preciosa en este verso. El significado original representa a un caballo conocido y confiable que cruelmente patea por detrás a un amigo desprevenido y confiado.

Victoria sobre el traidor

¿Qué fue de Judas? La historia registra su trágico final, pero encubierto en la aparente vaguedad del breve relato de su muerte hay un drama que ha permanecido mucho tiempo sin revelar. Para verlo en su perspectiva real, debemos mirar brevemente la relación entre Jesús y Judas. Jesús escogió a Judas y oró por él como lo hizo por Jerusalén que lo rechazó y por aquellos que lo crucificaron. Jesús deseaba que Judas comiera la última Pascua con él, lo amó y le ofreció el lugar de amor y comunión a la mesa en el aposento de la Pascua. Jesús lavó sus pies y, de ahí, le expresó un amor que era indudablemente verdadero y digno del Hijo de Dios. Jesús le dio a Judas total reconocimiento y nunca lo delató como su traidor futuro, sino que se refirió a él como su «amigo». La meditación cuidadosa sobre los eventos que llevaron a la traición, revelará que Jesús ofreció a Judas toda muestra de amor y no estuvo dispuesto a repudiarlo ni aun en el momento de su crimen. Particularmente actúo de la misma manera, podrán hacerme lo que quieran pero ello no sera motivo de venganza o desear el mal al que me traiciona, es mas, hago oraciones por esa persona pues es deber Cristiano: es mi obligación hacerlo.Jesús enseñó en Mateo 5:44 que debemos amar a nuestros enemigos y él practicó todo lo que predicó. Aunque de antemano conocía perfectamente el mal que Judas haría contra él, le mostró su amor sincero en toda forma concebible.

En Marcos 14:45 Judas acordó traicionar a Jesús con un beso. Hay dos palabras en el original para «beso». Una significa el beso de amistad y otra significa besar fervorosamente, o el beso del amor verdadero. Ahora, vamos a Getsemaní y veamos la escena final. Judas viene con la multitud armada con palos y espadas para tomar a Jesús prisionero. Judas saluda al Señor y lo besa; pero, de acuerdo con el original, no es con el beso de amistad como había convenido, ¡sino con el beso de amor genuino! Sólo la eternidad revelará lo que pasó en ese momento por el corazón de Judas. Quizás, a la luz fluctuante de las antorchas, Judas vio en el rostro de Jesús la sobrecogedora verdad de que a pesar de su traición, Jesús lo amaba todavía, porque él llamó a Judas, «amigo».

Jesús fue apresado y Judas lloró por haber traicionado sangre inocente; había aprendido que el amor de Jesús hacia él era real. Su corazón debe haber experimentado un golpe demoledor, y ahora él no puede racionalizar su locura o justificar su acto deleznable. Intenta deshacer lo que ha hecho devolviendo el dinero, pero es rechazado con desprecio por sus impíos amigos, pues ni aun ellos quieren relacionarse ahora con Judas. Su ganancia momentánea se vuelve polvo en sus manos -el futuro es negro sin la confraternidad de Jesús y sus amigos- él ha perdido para siempre aquel ministerio que Jesús le había dado; su habitación estará ahora desolada, otro hombre tomará su corona, y Judas irá a su propio lugar en una muerte solitaria efectuada por su propia mano.

¿Murió Judas por su propia mano? Me parece claro que Judas murió bajo la fuerza del irresistible amor de Cristo. Judas se destruyó a sí mismo porque él ya no podía vivir más consigo mismo o con otros, y todo esto fue operado por el verdadero amor del Señor Jesucristo. Me parece que las palabras de Romanos 12:20-21 son repentinamente claras: «Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal».

¿No se cumplen así aquellas palabras que afirman: «Porque las armas de nuestra milicia no son carnales ...» (2ª Corintios 10:4), y «el amor nunca deja de ser» (1ª Cor. 13:8)? Sin duda, necesitamos afirmar desesperadamente en nuestros corazones que la Palabra de Dios es verdad. Nosotros sólo damos más razón al odio de nuestros enemigos y motivo a la traición de nuestros amigos cuando les devolvemos mal por mal. El amor que es verdadero e inconmovible aun frente a una mala obra contra él, finalmente conducirá a su traidor a las solitarias laderas del Campo de Sangre (Hch. 1:19) para morir.

La necesidad de la traición

Hay otra consideración en el acto de traición de Judas. Él fue escogido por el Señor Jesucristo, aunque el Señor sabía de antemano que Judas lo traicionaría (Juan 6:64). En mi propia experiencia personal de traición a manos de un amor que consideraba aprobado por Dios, el amado Señor me mostró esta verdad preciosa. Mientras estaba (y lo estoy todavía) en el fuego de esta prueba, me fui a acostar una noche pensando en aquella que pretendía amarme. Por la noche desperté en oración hallando la respuesta en este pensamiento: ¡El Señor Jesús escogió a sus propios amigos, y sabiendo de antemano la alevosía de Judas, lo escogió de todos modos! Les dijo que él había escogido a los doce, y que uno de ellos era diablo. Di gracias a Dios por esta traición, pues ella era necesaria para el ministerio de Jesús, y por mi traidora, dado que ella también era necesaria en mi vida.

¿Qué necesidad habría de que un creyente fuese traicionado por sus amigos o amados? ¿Qué buen propósito podrían tener el dolor y la tristeza de un corazón herido? Yo hice estas preguntas aquella noche y encontré respuestas que vinieron al encuentro de las necesidades de mi corazón. Nosotros tenemos necesidad de reconocer la fidelidad del Espíritu Santo en nuestras vidas. Consideremos el hecho de que Jesús nunca fue engañado acerca de Judas. «Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar» (Juan 6:64).

¿Quién puede explicar la naturaleza de la advertencia de Dios en el alma respecto a un hermano falso? No es fácil expresarlo con palabras, pero todos los santos conocen la inquietud que la razón no puede explicar sobre algunos que profesan ser nuestros amigos. Conocemos y experimentamos ese muro real de restricción que busca impedir que demos nuestros corazones a aquéllos que nos traicionarían en un tiempo de necesidad. No estaríamos tan a menudo afligidos y defraudados por otros si fuésemos más sensibles al Fiel que mora en nosotros. ¿No creemos nosotros en el «discernimiento» por el Espíritu? Entonces, ¿por qué a menudo desechamos aquel sentimiento extraño en nuestro corazón hacia amigos declarados y nos aventuramos a «proclamar» comunión por sobre todas las advertencias del Señor Jesucristo por Su Espíritu? ¿Cuándo aprenderemos nosotros que «el Señor conoce a los que son suyos»?

Nuestra responsabilidad es oírlo en las profundidades más íntimas de nuestra alma y depender de Él para escudriñar los corazones de otros por Su Espíritu. La experiencia de la traición aclara la verdad de que la aceptación pública en medio de los creyentes, el empleo de vocabulario común entre los santos, la realización de obras religiosas, la predicación de la Palabra, o cualquier otro signo externo que normalmente constituye una «prueba» de la salvación y fidelidad de un hombre, no siempre manifiestan la situación verdadera. «...pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero el Señor mira el corazón» (1 Sam. 16:7).

Reconozcamos en cada hombre la posición que él declara tener delante de Dios, pero nunca nos permitamos ir más allá del testimonio del Espíritu de Dios en nuestros corazones en nuestra relación con otros. Hemos leído de muchos que vinieron a Jesús y profesaron fe en él, basados puramente en los milagros que realizó, y no sobre una genuina fe en él como el Hijo de Dios. Movidos sólo por la impresión de las obras externas, ellos se incluyeron entre sus seguidores... «Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre» (Juan 2:24-25).

Nuestra obligación no es abrir el corazón a todo hombre que busca entrada a nuestro hombre interior, sino permitir a nuestros corazones ser afectados hacia otros por el Espíritu Santo, pues él siempre nos advertirá de aquellos que intenten engañarnos. Aprendamos que la «comunión» es la obra del Espíritu Santo y no del hombre. No intentemos establecerla sin su ayuda, ni la rechacemos cuando él tan obviamente la establece entre nuestros corazones y otros en el Cuerpo de Cristo.

¿Cuál es la necesidad de la traición? Quizás viene a ser aclarada a través de las palabras de Pedro en su primera epístola cuando él observa que sus lectores tendrán que «ser afligidos en diversas pruebas ... si es necesario». Es necesario porque, como él explica tan hermosamente, hay un fruto tanto presente como futuro de tales experiencias aflictivas. En el futuro, esta prueba de nuestra fe, como el oro tratado al fuego, sacará del horno nuestras vidas en alabanza, honra y gloria para el Señor Jesucristo en su venida. ¡Si sólo pudiéramos asirnos de este tremendo potencial en medio de nuestras pruebas, cuán distinta sería la respuesta de nuestros corazones al desafío de esa hora! Aún más, además de esto (gracia sobre gracia), las duras pruebas de la vida son usadas para hacer una obra muy necesaria en todos nosotros -la obra de aumentar nuestro amor y gozo en esta vida presente-. Lee 1a Pedro 1:6-8 y recuerda que, tras cada horno de aflicción, hemos salido amando al Señor como nunca antes y regocijándonos en la realidad de su comunión.

Necesitamos la experiencia de la traición para aprender la verdadera sumisión al Señor. ¿Sabías que la mayor oración que un hijo de Dios puede decir es la oración del Hijo perfecto: «Sí, Padre, porque así te agradó» (Luc. 10:21)? Cuando podamos clamar así de lo íntimo de nuestros corazones heridos, sabremos que el aguijón ya se ha ido y que hemos triunfado, porque nuestra sumisión al deseo del Padre en nuestras vidas trae la victoria sobre todo ataque que venga contra nosotros (2ª Cor. 2:14).

2ª Corintios 4:16-18 ofrece más razones para la aparente sinrazón de las grandes desilusiones de la vida: "Por lo tanto no desmayemos…aunque este hombre exterior se va desgastando, el interior se renueva de día en día…"

A menudo temblamos bajo el temor de las «consecuencias que esto podría traer a nuestra vida», y olvidamos que en los tiempos angustiosos nada puede dañar a nuestro hombre interior si nos hemos vestido de toda la armadura de Dios. Estas cosas duran sólo un momento comparadas con la eternidad, y un día traerán un eterno peso de gloria. Estas aguas profundas sólo servirán para alzar nuestra mirada de los lazos y «cosas» terrenales, y ponerla en los valores eternos. Al enemigo le gustaría agobiarnos y nublar nuestra razón, conduciéndonos a mirar los detalles horribles de la experiencia exterior; así, mientras nos ocupamos con preocupaciones inútiles sobre lo exterior, somos a veces golpeados con violencia en el hombre interior, y derrotados. En tiempos de traición,debemos aprender primero a ceñir los lomos de su mente en Cristo y a apropiarse de toda la armadura de Dios, lo cual realmente significa vestirse de Cristo en toda Su fuerza y poder.

La bendición de la traición

Consideremos la bendición que trae la traición cuando, a través de ella, aprendemos a no reconocer otra mano sino la mano fiel de nuestro amante Padre en el cielo, en todas las cosas. Nosotros damos demasiada gloria al mundo y a la carne en las circunstancias de nuestras vidas. Culpamos a nuestros enemigos cuando somos zarandeados; pero gran paz y quietud de corazón llegan a ser nuestros cuando nos negamos a reconocer segundas causas en nuestras vidas. Dios es soberano y él es nuestro Padre. A él le agradó permitir que esto nos suceda, y nuestra parte es creer que «...a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados» (Rom. 8:28).

José fue traicionado amargamente por sus hermanos, puesto en el pozo y vendido como esclavo, para después ser favorecido por Potifar, y, otra vez, ser maliciosamente traicionado por su esposa. Puesto en prisión, él hizo amistad con el copero del rey, y pronto conoció una vez más la agonía del beso de traición, porque cuando aquel hombre fue restaurado al favor de la corte de Egipto, rompió su promesa hecha en la prisión. La Palabra de Dios dice: «Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó» (Gén. 40:23).

Tanta aflicción para un solo hombre parece suficiente como para herirlo mortalmente en su interior, hasta perecer bajo la amargura del alma que a menudo resulta del rechazo personal; pero los años pasaron y José fue recordado por el Señor y exaltado al trono de Egipto en victoria. Y el bendito secreto de su sanidad, de su paciencia victoriosa, se revela en sus palabras a sus hermanos: «Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien...» (Génesis. 50:20).

Pedro manifestó esta misma verdad en su perspectiva de la cruz del Calvario. Pedro no la traición y muerte de Jesús como una tragedia, no ve en ello una victoria de Satanás; sino que, triunfalmente anuncia que el Señor Jesucristo fue «...entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios...» (Hech. 2:23).

Y así, mis amados santos de Dios que en este momento se encuentran perplejos a causa de la traición de un amigo o ser querido, reconozcan en esta hora que Dios bien pudo haberlo evitado si lo hubiese querido, pero lo permitió para vuestro bien. Regocíjense en esta bendición, pues él está tomándoles como sus hijos y preparándoles para consolar y bendecir a otros. Él ha agraciado vuestras vidas con el privilegio glorioso de compartir con ustedes los más íntimos sufrimientos de Cristo (Filip. 3:10).

Esta comunión es dada a un grupo selecto, porque no todos tienen el privilegio de conocer la agonía de la traición, de poder compartir en alguna medida la profundidad del amor de Cristo. Su traidor intentó hacerle mal, pero Dios lo volverá todo para bien; y como Jesús escogió a Judas, dado que Él tenía necesidad de la traición en Su propia vida, así Dios en Su fidelidad ha escogido a nuestros traidores. Él sabía perfectamente que, si la elección hubiera sido nuestra, nunca habría sido hecha.

Ustedes dirán: «Escoger a nuestros traidores? ¿Qué bien pueden hacernos ellos?». ¿Han olvidado ustedes que la traición de Judas llevó a Jesucristo a su más grande obra, y desencadenó los eventos que cumplieron los propósitos eternos de Dios en Cristo? ¡La redención eterna a través de la sangre de Cristo fue fruto del despreciable acto de Judas!

Sigue siendo un hecho el que nuestros enemigos no harán esta obra por nosotros. Sólo nuestros amigos nos entregarán al dolor de las circunstancias más allá de nuestro control; y por tanto, realizarán un verdadero servicio a los santos de Dios.

Sólo puedo hablar a partir de mi experiencia personal. ¡Un traidor trajo a mi vida penalidades que me llevaron a ser librado de la dependencia del hombre y me hicieron un hombre libre en el Señor! Un traidor trajo a mi vida un sufrimiento que produjo el presente ministerio fructífero y jubiloso que he recibido de Cristo para Su Cuerpo.¡Cuando miro hacia atrás, doy gracias a Dios por cada «diablo» escogido por un Padre fiel, pues es muy probable que yo hubiese perdido algunas de las más grandes bendiciones de mi vida si no hubiera sido por ellos!

¿La bendición de la traición? Sólo Dios puede realizar tal milagro, pero he descubierto que la paradoja de estas palabras es una realidad. La traición a manos de aquellos a quienes hemos confiado el corazón puede traer bendiciones imposibles de contener.

A través de la traición he aprendido lo que el salmista quiso decir cuando cantó: «En esto conoceré que te he agradado, que mi enemigo no se huelgue de mí» (Salmo 41:11). También lo que el profeta quiso decir cuando escribió: «Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo el Señor» (Isaías 54:17).

A través de la traición aprendí que el poder y la gracia del Señor Jesucristo en mi vida sólo pueden ser operadas a través de la bendición de la debilidad, que es producida por las bofetadas de Satanás como un aguijón en la carne (2ª Cor. 12:7).

A través de la traición somos preparados para la bendición de ser usados alentando a otros en la misma prueba de fe, con la misma consolación que nosotros hemos recibido de Dios (2ª Cor. 1:4).

A través de la traición a manos de un «amigo», he recibido la bendición de tocar en este mensaje las verdades preciosas que he aprendido en la comunión de Cristo Jesús, mi Señor. Las bendiciones de los que leerán este mensaje fluirán de la fuente de la traición y, de ahí, la maldad de ese hecho se transforma, a través de la gracia, en el bien de Dios.

A través de la experiencia de la traición de amigos falsos, he recibido una de las más grandes bendiciones de mi vida, aprendiendo cómo amar a mis enemigos y bendecir a los que me persiguen. No fue facil. Durante años, me fue difícil entender estas palabras: «Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis» (Rom. 12:14), y mucho más difícil practicarlas. El cumplimiento de ellas se opone diametralmente a todo lo humano; y su comprensión de ellas fue abierta por medio de las aguas amargas del ataque salvaje de mis falsos amigos. Solamente la experiencia las transformó en una realidad bendita para mí. La palabra «bendecid» significa «elogiad» o «hablar bien de». La expresión «no maldigáis» significa «no deseéis ningún mal».

Cuando se concreta la bendición de la traición, miramos hacia atrás y vemos cuánto hemos segado en creciente gozo, amor, gracia, fuerza y comunión con el amado Señor Jesús; nos sentimos abismados por la comprensión de cuánto bien nos ha hecho nuestro traidor. No importa cuáles fueron sus intenciones. Lo que importa es el fruto bendito que él ha traído a nuestras vidas.

¡Cuán gloriosamente fácil se vuelve en verdad «hablar bien» de él y no desearle ningún mal! ¡Sí, cuando miramos nuestro presente estado de bendición y comprendemos que fuimos entregados por un enemigo a la libertad y magnitud de la tierra que ahora poseemos, nosotros podemos decir: «¡No puedo sino hablar bien de él, porque ha sido una bendición para mí!».

De este modo, tal como la flor pisoteada cuyo perfume sube para bendecir el pie que la aplastó, así nuestros corazones no encuentran amargura, no buscan ninguna venganza, no desean ningún mal. La plenitud de nuestros vasos necesita desbordar y bendecir la mano que nos afligió.

 

 

Autor:

Jorge Edgardo Portus Romero

 


Comentarios


Trabajos relacionados

  • The Islam

    Believes of Islam. Khalila and Dimna. Islam in Spain. Primitive religions have their origins in the search of God by th...

  • El pan de la proposición y su aplicación hoy en día

    La siguiente información se basa en una extensa investigación realizada por algunos testigos de Jehová en la república m...

  • Las virtudes y la prudencia

    Areté. Las virtudes. De la gracia del Espíritu Santo a las virtudes. Este trabajo está organizado de la siguiente maner...

Ver mas trabajos de Religion

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.