Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

Desarrollo de habilidades ortográficas - estudiantes universitarios de cursos a distancia

Enviado por Luis Escalona Cruz



Partes: 1, 2

  1. Resumen
  2. Introducción
  3. Evolución histórica del desarrollo de la enseñanza de la Ortografía durante el proceso de enseñanza aprendizaje en el nivel Medio Superior
  4. Conceptualización de los principales referentes teóricos que sustentan el sistema de tareas para favorecer la enseñanza de la Ortografía
  5. Propuesta del Sistema de tareas integradoras para favorecer el desarrollo de habilidades ortográficas en los estudiantes universitarios de Cursos por Encuentro y Distancia
  6. Conclusiones generales
  7. Bibliografía

"Y es bueno, - por cuanto quien ahonda en el lenguaje ahonda en la vida, - poseer luces de griego y latín, en lo que tienen de lenguas raizales y primitivas, y sirvan para mostrar de dónde arrancan las palabras que hablamos: ver entrañas ilustra"

José Martí

Resumen

La presente investigación proporciona a los actuales profesores de la Carrera de Ingeniería Forestal del CUM Guisa, un sistema de tareas para favorecer el desarrollo de habilidades ortográficas en los estudiantes universitarios de Cursos por Encuentros y Distancia que les facilite erradicar las dificultades ortográficas que persisten en ellos y sentar las bases para una ortografía consciente en los mismos. Se conceptualizan los principales referentes teóricos sobre la Ortografía su didáctica y se aporta un diagnóstico sobre la problemática que se investiga, verificándose insuficiencias en el tratamiento a la enseñanza de la orografía y el pobre aprovechamiento de las potencialidades del contenido para favorecer la cultura ortográfica en las diferentes asignaturas.

Su aplicación en dicha carrera ha tenido resultados satisfactorios que aconsejan generalizar la experiencia.

SUMMARY. -

This research provides current teachers Forest Engineering Career CUM Guise, a set of tasks to support the development of spelling skills in college students Encounter Courses and Distance that facilitates eradicate spelling difficulties that persist in them and lay the foundation for a spelling conscious in them. He conceptualized the main theoretical background on their educational Spelling and provides analysis of the problem under investigation, treatment gap verifying the teaching of the difficult terrain and poor exploitation of the potential of content to promote culture in spelling different subjects.

  Its application in this race has had satisfactory results generalize the experience advising

Introducción

La educación hoy se enfrenta a la necesidad de la creación de un hombre más pleno, más abierto, más culto y más integral, capaz de enfrentar los complejos problemas del mundo de actual, aunque esto pueda significar un gran reto para quienes se ocupan de la enseñanza de la lengua materna y, muy especialmente, de la enseñanza-aprendizaje de la ortografía, la cual requiere de una buena dosis de memorización y automatización.

El estudiante llega a la enseñanza superior con una formación lingüística incompleta y, en la inmensa mayoría de los casos, insuficiente; por lo tanto, se convierte en algo necesario la utilización de un sistema de tareas integradoras que favorezca el desarrollo de habilidades ortográficas conscientes. El estudiante no percibe la necesidad de cuidar y practicar correctamente su idioma como parte de su identidad, y mucho menos lo interioriza como un instrumento de trabajo, en muchas ocasiones debido a que no les ha sido exigido sistemáticamente en ese sentido.Solamente lograremos un estudiante independiente en la gestión de su conocimiento, cuando seamos capaces de conseguir que el mismo sea competente en su comunicación, tanto de forma oral como escrita. La compresión cabal de los textos, su integración y su posterior codificación en un nuevo texto, nos hablan de su tránsito en la enseñanza a un nuevo nivel del conocimiento..

De la observación al proceso docente educativo en las diferentes carreras y asignaturas de la Filial Universitaria de Guisa se aprecian algunas deficiencias en el modo de darle tratamiento a la ortografía en las diferentes asignaturas y las dificultades que persisten en los educandos las cuales radican en:

  • No se aprovechan todas las potencialidades que brindan los contenidos de las diferentes asignaturas.

  • No se aplican de forma consecuente las indicaciones del programa director de la lengua

  • Son insuficientes las actividades metodológicas sobre el tema, hay pobreza de alternativas.

  • Los conocimientos ortográficos de los estudiantes presentan serias limitantes que conspiran con su buen desarrollo ulterior.

A partir de las insuficiencias analizadas anteriormente y teniendo en cuenta que la correcta expresión tanto oral o escrita definen la preparación de un profesional, nos dimos a la tarea e elaborar un sistema de tareas para favorecer la enseñanza de la Ortografía con un enfoque interdisciplinario y utilizando las potencialidades que brindan las asignaturas que conforman el plan de Estudio de la Carrera de Ingeniería Forestal en el CUM de Guisa.

La novedad consiste en proporcionar a los actuales profesores de la Carrera de Forestal un sistema de tareas para favorecer la enseñanza de la ortografía en los estudiantes, que integre contenidos de sus respectivos programas con el programa de Ortografía

La actualidad de la investigación se evidencia en que se le brinda atención a lo orientado en el Programa Director de la Lengua Materna y al cumplimiento de su objetivo general que plantea:

"Lograr el desarrollo de la competencia comunicativa y cultural que permita a los futuros egresados darle solución a situaciones profesionales específicas, y donde el manejo adecuado de su lengua materna sea una herramienta de permanente tributo a su desempeño profesional."

Palabras Claves:

Ortografía

Enseñanza- aprendizaje

Tareas

Actividades

Docentes

Desarrollo.

Evolución histórica del desarrollo de la enseñanza de la Ortografía durante el proceso de enseñanza aprendizaje en el nivel Medio Superior

. La correcta escritura de los textos es una vía para defender y preservar nuestro idioma, ya que la palabra escrita es la que de manera permanente fija el idioma. Al hablar de la correcta escritura de las palabras nos estamos refiriendo a la ortografía, tema este que está presentando serias dificultades en la actualidad. La ortografía contribuye a salvaguardar el idioma y con esto, nuestra identidad; no es un hecho estrictamente gramatical, sino que también responde a elementos extralingüísticos y ha tenido una evolución a lo largo del tiempo, lo cual demuestra la solidez de los estudios de nuestra lengua materna.

La palabra ortografía procede del griego "orthos" (recto, justo) y "graphos" (escribir). La ortografía es la manera de escribir correctamente las palabras de una lengua. Entre todos los conceptos de ortografía revisados existe consenso en que es la parte de la gramática normativa encargada de establecer las reglas que regulan el correcto uso de las palabras y de los signos de puntuación en la escritura.

 Varios especialistas ( con los que concuerda la autora), consideran que la ortografía  es sinónimo de pulcritud, pues al igual que escogemos una ropa  o los modos de decir para comunicarnos con las otras personas, también elegimos las palabras con las cuales damos a conocer  nuestra opinión sobre determinado asunto, de ahí la importancia de que estén bien escritas para que el mensaje llegue con la intencionalidad que deseamos.

Escribir con faltas de ortografía deja una huella negativa en la persona que lee; un error ortográfico también puede cambiar el sentido de lo que se quiere decir, lo cual puede tener consecuencias imprevistas; no es lo mismo revólver que  revolver, por solo citar un ejemplo.

Haciendo un escueto recorrido en la bibliografía que trata el tema ortográfico, reflexionaremos sobre el enfoque que le dan sus autores:

Aguayo A. M1. quien es considerado como una de las figuras más preclaras de esta etapa, es autor en colaboración con Hortensia M. Amores, de un  Método práctico de ortografía (1962), en cuyo prólogo resume sus criterios sobre la enseñanza ortográfica. En él  se destacan válidos puntos de vista, como los siguientes:

?         "[...] para retener bien la forma escrita de la palabra, casi todos necesitamos verla, oírla, comprenderla, pronunciarla y escribirla correctamente." (pp. 3-4), clara referencia a la necesidad de tener en cuenta los diferentes canales receptores en el proceso de retención.

?         "Mientras mayor sea el número de veces que se repite una palabra, más eficaz será la retención de su forma gráfica [...]"  (pp. 3-4), con lo que defienden la necesidad de la copia, aunque también alerta contra los peligros que puede tener la realización de esta actividad de forma excesiva y mecánica.

Sin embargo, consideran que "[...] el dictado ha de emplearse únicamente como prueba de la ortografía aprendida [...]" (pp. 3-4), en abierto rechazo al llamado dictado de control, no preventivo y por el contrario, generador de innumerables errores, que según estos autores, entorpecen la fijación en la memoria de una imagen correcta y unívoca de la palabra; pero elimina también las posibilidades que ofrece este procedimiento correctamente utilizado, con carácter preventivo, para el aprendizaje ortográfico.

Además, hay que decir que en este pequeño libro, la ejercitación ortográfica está concebida siempre a partir de un interesante y educativo texto, con lo cual, Aguayo  también se convierte en iniciador de una ortografía textual, que constituye todavía hoy un reto en la práctica escolar..

 Alvero Francés2, autor de varios libros sobre el tema y de la muy conocida serie de cuadernos de trabajo Ortos. y Lo esencial en la ortografía y el Prontuario ortográfico que constituyen, para los estudiosos, dos textos imprescindibles que mantienen su vigencia; sin embargo, se hacen complejos para los estudiantes por la excesiva cantidad de reglas, muchas veces innecesarias por estar de alguna manera incluidas en otras, y  por la gran cantidad de excepciones que presentan, cuando, en realidad, la enseñanza de la ortografía debe limitarse a aquellas reglas aplicables a un gran número de palabras y con pocas excepciones.

 Después de enero de 1959, es conocido el impulso que trajo a la educación en Cuba, el triunfo de la Revolución. Primero fue la Campaña de Alfabetización; luego, toda la concepción del subsistema de enseñanza de adultos y los planes intensivos de formación de maestros que pudieran enfrentar la gigantesca tarea del fenómeno educativo que se avecinaba: la masividad de la educación constituye desde entonces y hasta hoy un importante reto.

 Poco a poco se fueron dando pasos en la organización de un sistema educacional, que en muchos sentidos, aún causa asombro e incredulidad en el mundo, y en 1962, se editaron los Programas de secundaria básica, bajo la dirección del entonces Ministro de Educación, Armando Hart. Ya en este documento aparecen perfectamente definidos los objetivos y contenidos para la enseñanza de la ortografía en este nivel, y al menos como objetivos y contenidos, son tan o más exigentes que los de los actuales programas: se proponen culminar entre 7mo. y 8avo. grados  las regularidades del sistema ortográfico español y dejan para el 9no. el estudio de incorrecciones en el uso de la lengua, como barbarismos y solecismos. En estos programas en los que, sin haber un enfoque comunicativo declarado, se priorizaba la comprensión y construcción de textos, se precisaba que una hora clase semanal debería utilizarse para los estudios gramaticales y ortográficos, aunque para esta última disciplina, recomendaban el aprovechamiento de cualquier oportunidad.

En el año 1965 se publica un libro que ha sido, y es, muy utilizado en Cuba, Ortografía teórico-práctica. Con una introducción lingüística, de los pedagogos orientales Julio V. Ruiz y Eloína Miyares. Los dos primeros capítulos de este libro contienen una introducción lingüística y referencias a la didáctica de esta disciplina y en el tercero se presentan los resultados de una investigación realizada entre los estudiantes de las Escuelas de Formación de Maestros Primarios. Sin embargo, la metodología que se propone en el último capítulo presenta aciertos y desaciertos muy significativos.

En el empeño dirigido a la formación de personal docente desde los primeros años del período revolucionario, sobresalen dos grandes figuras: Herminio Almendros, español nacionalizado en nuestra patria, quien consagró su vida y su obra a la formación de maestros primarios en Cuba, y Ernesto García Alzola, quien desde el Instituto Pedagógico "Enrique José Varona" fuera el fundador de toda una escuela de especialistas en la enseñanza de la lengua. Ambos estudiosos, con un perfil amplio, sentaron precedentes válidos para la enseñanza de las diferentes disciplinas lingüístico-literarias y abordaron también aspectos relacionados con la ortografía. En sus libros La enseñanza del idioma (Almendros, 1971) y Lengua y literatura (Alzola,1971), aparecen importantes y útiles recomendaciones para la enseñanza  ortográfica, por lo que  constituyen, por su validez y vigencia, una necesaria consulta para quienes pretendan abordar esta disciplina.

Uno de los elementos esenciales de la concepción metodológica de Almen-dros está en el hecho de que este autor considera un error el trabajo memorístico alrededor de las reglas. "El aprender a escribir ha de basarse más que en la ayuda de nociones y reglas teóricas, en un método que parta de la práctica, persevere en ella y la tenga por fundamento y guía del aprendizaje inteligente". (1971: 20)  La práctica de la lengua es la comunicación, por lo que, de hecho, esta preclara figura de nuestra raíz pedagógica, también en cierto modo, se adelanta a lo que hoy llamamos enfoque comunicativo.

Por su parte, Alzola insiste en elementos ya reiterados acerca de la asociación de la imagen por diferentes canales, la reducción al mínimo de las reglas y destaca el papel del alumno como ente activo y productivo: "La enseñanza de la ortografía descansa en la voluntad de aprender, con una fuerte motivación social"

A partir de la década del setenta, se inicia el Perfeccionamiento  del Sistema Nacional de Educación, que significó también un serio impulso por fortalecer el estudio de las disciplinas lingüístico-literarias, entre ellas la ortografía. Para ello se elaboraron dos libros que son referencia obligada en este empeño: Ortografía FOC  (1977) y la serie Ortografía y redacción (6to., 9no. y 12mo. grados) (1982).

El primero se inserta dentro de la política de educación de adultos que, como complemento de la Campaña de Alfabetización, se desarrolló en nuestro país a partir de 1961. El segundo, dentro de la política de Perfeccionamiento para la Enseñanza General Politécnica y Laboral. Son textos de consulta para cualquier docente, tanto por la cientificidad en el tratamiento del contenido, como por la riqueza y variedad de la ejercitación propuesta. Sin embargo, considerados como cuadernos de trabajo presentan un insuficiente volumen de actividades para cada aspecto. "Así como a hablar se aprende hablando, a escribir se aprende escribiendo", decía Almendros (1971: 20) y práctica es, precisamente, lo que les falta a estos textos que, sin embargo, repito, son irremplazables  libros de consulta.

A finales de la década del ochenta, se publica el libro Metodología del español II, escrito por la Dra. Angelina Roméu Escobar, el cual resume los principales criterios que, para la enseñanza de la ortografía, existían hasta ese momento. Este análisis obedece a un programa que ya ha variado y sobre todo, a una concepción de la enseñanza de la lengua que ya ha quedado atrás. No obstante, para el conocedor de estos elementos, el capítulo destinado a la enseñanza de la ortografía sigue conteniendo una información necesaria y útil.

También elaboró la Dra. Angelina Roméu  un material titulado "Aplicación del enfoque comunicativo en los programas de la enseñanza media", el cual tuvo un determinado, pero escaso, nivel de difusión hasta su necesaria publicación en 1999 en el libro Taller de la palabra, compilado por Rosario Mañalich. Este trabajo tiene un capítulo destinado a abordar la enseñanza de la normativa enmarcada dentro del enfoque comunicativo y textual, primer trabajo en Cuba con esta proyección. También en este título aparece un capítulo del Dr. Osvaldo Balmaseda Neyra, con su propuesta de direcciones para el trabajo ortográfico, basada en la teoría de las acciones mentales de Galperin, en el cual se propone organizar el contenido ortográfico en agrupaciones que denomina direcciones ortográficas y que son las siguientes: fonético-grafemática, normativa, histórico-etimológica, analógico-contrastiva y morfológica; este autor propone también un acceso múltiple e integrador al contenido ortográfico.

Asimismo resultan interesantes las ideas expresadas por la Dra. Magalys Ruiz Iglesias, del Pedagógico de Villa Clara, quien sin pretender dar a sus trabajos el carácter integrador y generalizador de una teoría hecha, hace importantes reflexiones en tres artículos publicados en Pedagogía textual. El proceso de enseñar y aprender ortografía. (1997)

Osvaldo Balmaseda Neyra, Doctor en Ciencias Pedagógicas, Asesor Técnico-Docente de la Dirección de Postgrado del Ministerio de Educación Superior y Profesor Auxiliar de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de la Habana, ha investigado durante muchos años el difícil proceso de enseñar y aprender Ortografía y ahora nos brinda un libro(Enseñar y aprender Ortografía) que contribuirá, sin duda alguna, a elevar el nivel científico y pedagógico de los profesores de todas las asignaturas.

Otro aspecto que en Cuba ha sido utilizado para perfeccionar el trabajo con la ortografía es la introducción de las Tecnologías de la Información para la enseñanza de la ortografía. Hay un sinnúmero de softwares educativos, juegos didácticos, clases televisadas, que se han diseñado por expertos para este fin y que se encuentran distribuidos en los centros de enseñanza.

Se crearon los Programas Directores de Lengua Materna, que constituyen documentos rectores que guían la proyección, conducción y evaluación de las acciones específicas de todas las disciplinas que se imparten en los niveles de enseñanza de forma tal que se alcancen los objetivos propuestos. Establecen, por grados, aspectos comunes que son de obligatorio cumplimiento para cada una de las disciplinas que conforman el currículo del nivel.

El tratamiento de la ortografía se encuentra de manera explícita en los programas de estudio de las enseñanzas primaria, secundaria y preuniversitaria, en forma de sistema coherente, pero hasta el presente curso 2009-2010 ha tenido limitaciones entre las que se encuentran:

  • La salida y la responsabilidad del trabajo ortográfico han estado en las asignaturas de Lengua Materna y Español Literatura.

  • La enseñanza de la ortografía todavía tiende a la memorización y no siempre se utilizan métodos productivos en su aprendizaje que motiven a los estudiantes.

  • El descuento ortográfico ha sido más riguroso para las asignaturas de lengua, con lo cual es frecuente encontrar alumnos desaprobados en estas y aprobados en el resto.

Por último, es necesario recalcar la insuficiencia de los diferentes textos dedicados a enseñar ortografía. Aquí tiene plena validez el criterio de la Dra. Margarita Silvestre, especialista del MINED que ha profundizado en la temática del aprendizaje, la cual expresa: 

 "...si bien se observa un cambio muy positivo entre los libros elaborados a fines de la década del 70 y los actuales, estos resultan insuficientes si pretendemos encontrar ejemplos de ejercicios y tareas que estimulen los diferentes procesos de pensamiento a un nivel superior. En muchos de ellos predominan las tareas que exigen la reproducción de los conocimientos por sobre las de aplicación." 5

 Como puede apreciarse, en este no muy extenso recorrido, no ha sido la ortografía un tema priorizado por los especialistas de la lengua, a pesar de las innumerables insuficiencias que se encuentran en la aplicación de su didáctica y de la urgente necesidad de una renovación de esta.  Son muy pocos los que se han consagrado a esta temática, y en realidad, en la mayoría de los casos, los textos referenciados constituyen prácticamente una excepción en la obra de estudiosos que abordan campos más amplios. Otros aspectos de la didáctica de la lengua como la comprensión lectora, el análisis textual y la construcción de textos orales y escritos reciben mucha más atención.

Los estudios en el campo de la ortografía marchan lamentablemente rezagados y la magnitud de las carencias que hoy se enfrentan es tan masiva que requieren de urgentes y definitivas soluciones que, sin dudas, contribuirán también a la formación de ese hombre más culto y capaz que estamos buscando.

En este sentido la autora se suma al criterio de Osvaldo Balmaseda Neyra, y otros especialistas quienes coinciden al afirmar que a pesar de lo mucho y bueno que se ha escrito sobre la ortografía, su enseñanza continúa siendo un problema que preocupa a los docentes cubanos y que corresponde a la escuela enfrentar el reto de elevar la calidad del aprendizaje de este componente de la Lengua Española.

Si se analiza la situación ortográfica en el nivel superior, la situación es más difícil, porque se supone que los estudiantes graduados de bachillerato ya poseen un dominio de la lengua materna que les permite escribir sin errores ortográficos al llegar a la universidad, lo cual no se cumple exactamente así. Algunas de las limitaciones que se presentan en este nivel son:.

  • En los planes de estudio de las carreras universitarias no se incluyen contenidos ortográficos, exceptuando las carreras pedagógicas.

  • Incremento en los planes de estudio de las evaluaciones orales, con el lógico detrimento de las escritas y en este último caso, no se aplica el descuento ortográfico.

  • Diseños de exámenes con predominio de los test objetivos (preguntas de verdadero o falso de selección simple y múltiple, etc.) y pocas o ninguna pregunta de las denominadas ?de ensayo?, en las que el alumno tiene que redactar.

  • No ha sido efectiva la aplicación del Programa Director de Lengua Materna por la carencia de una estrategia acertada que guíe en cada centro, año y grupo, el trabajo ortográfico cohesionado de todos los profesores que imparten clases.

  • Falta de control a la manera de tratar y evaluar la ortografía

  • La ortografía se sigue considerando solamente dominio de las asignaturas de lengua, con lo que las carreras que no las tienen incluidas en su plan de estudio, abordan la ortografía de manera circunstancial y espontánea.

  • No todos los profesores del nivel superior se encuentran preparados para enfrentar didácticamente la ortografía de sus estudiantes.

Compartimos el criterio de Velázquez Rodríguez6 cuando dice que la escritura correcta fue desplazada por el contenido durante años, al punto de no ser considerada por muchos profesores requisito indispensable para aprobar. Ello trajo como consecuencia que hoy personas con relevantes títulos académicos exhiban una sarta de faltas a la hora de redactar. También su expansión, cual terrible pandemia, llega a todo tipo de instituciones.

Cruz y Arafet 7consideran que a pesar del desarrollo de la educación en Cuba, todavía hay que insistir más en la enseñanza de cuestiones ortográficas. La ortografía se mantiene a la zaga de las disciplinas del idioma; continúa presentándose como una materia árida, en exceso normativa, desvinculada de los necesarios saberes con que el individuo deberá desarrollar su ciclo vital en el planeta. A pesar de los esfuerzos realizados por resolver los problemas ortográficos de nuestros estudiantes, estos egresan de cada uno de los niveles de enseñanza con serias dificultades, por lo que es necesario dedicar a la enseñanza de la ortografía un tratamiento sistemático.

Alina Lotti8 considera que hoy en la familia cubana se presentan frases recurrentes como "mi hijo está en la secundaria y aún comete errores ortográficos"..

Joel Mayor9, publicó un artículo en el periódico Granma en el que dice: "solo sé que la ortografía fue a parar quién sabe a dónde. Ni siquiera brilla entre los jóvenes universitarios y los titulados en las graduaciones más recientes. Desdice tanto de los que optaron por ciencias como de quienes eligieron las letras. Le falta a no pocos ingenieros, médicos, abogados y, tampoco lo dude, a ciertos estudiantes de Comunicación Social y Periodismo"

Trabajos de investigación al respecto se han realizado como el de María Álvarez10, en el que tuvo la posibilidad de constatar el analfabetismo ortográfico existente en un número considerable de educandos del Primer Curso de Humanidades en la Subsede universitaria Fernando de Dios de Tacajó. La autora elaboró una propuesta de actividades docentes para favorecer el aprendizaje de la ortografía mediante la asignatura Taller de Redacción y Estilo I que lleva implícita una serie de acciones que conllevan al logro eficaz del mejoramiento ortográfico de los estudiantes y así formar profesionales competentes en la especialidad que estudian y en el dominio pleno de nuestra lengua materna.

En el curso 2008-2009 el Ministerio de Educación Superior tomó una medida que demuestra el reconocimiento de los problemas ortográficos presentes en los estudiantes universitarios y el inicio de otras decisiones que se tomaron con posterioridad: se  aplicó un examen de ortografía a todos los estudiantes de cuarto y quinto años que entraron a la educación superior por la variante de  Universalización y el que no lo aprobó no se pudo graduar ese año. Estos alumnos recibirán un curso de ortografía y se les aplicará un nuevo examen, el cual deben aprobar para graduarse.

En el curso 2009-2010 el Ministerio de Educación (MES) reconoció que en controles realizados al proceso de formación de los profesionales en los centros de educación superior, se han detectado problemas en el dominio de la lengua que merecen ser atendidos. Esta situación aconseja dictar normas complementarias, que establezcan de manera uniforme el modo de tener en cuenta los errores ortográficos y de redacción en todas las evaluaciones escritas que se realicen en las carreras que se desarrollan en la educación superior del país, por lo que se determinó que en el curso escolar 2009-2010, el trabajo con la lengua materna constituirá una prioridad de la educación cubana donde se haría énfasis en la ortografía, la redacción, construcción y comprensión de textos de los alumnos de cada uno de los grados, desde la educación primaria hasta la formación de todos los profesionales en el nivel superior.

El MES emitió la Instrucción 1/2009 referida al tratamiento ortográfico y la calificación de los trabajos por parte de los profesores de todas las carreras que se estudian en el país. Se tendrá en cuenta, además, que todos los estudiantes que vayan a ingresar en la educación superior hagan examen de Español.

La Doctora Lesbia Cánovas Fabelo, presidenta de la Asociación de Pedagogos de Cuba, considera que reforzar la enseñanza de la lengua materna es una necesidad, por el valor instrumental que tiene para el resto de las asignaturas y para la comunicación de las ideas y la capacidad de interpretar. No pocas preocupaciones han concitado en docentes y padres los problemas de ortografía de los escolares, de ahí la pertinencia de aplicar con rigor el descuento ortográfico, que forma parte del sistema de evaluación escolar y está diseñado según el grado, la educación por la que se transita, y toma en cuenta las características psicopedagógicas según las edades, mientras que Pedro Horruitinier, ex viceministro de Educación Superior (MES), explicó que el esquema de descuento ortográfico es menos riguroso en los primeros años y se intensifica a lo largo de la carrera. Se pueden tener hasta seis errores sin que se afecte la calificación en los primeros años, pero en los últimos solo dos. A partir de un número de faltas, la calificación puede ser solo de bien o regular, y si pasa de ahí el alumno es desaprobado. Es decir, se puede suspender una asignatura, e incluso perder la carrera por mala ortografía.

Como se ha podido valorar, la situación ortográfica ha sido objeto de atención en el sistema de educación, no obstante, presenta serias dificultades en la actualidad que deben ser atendidas de forma urgente y sistemática, sin que la prisa acelere procesos que deben madurar en el intelecto de estudiantes y profesores y para que se afiancen y mantengan los pasos de avance que se vayan dando. Ya se han tomado nuevas medidas que pueden mejorar el trabajo en este sentido, en las que se aprecia como primer elemento, el reconocimiento a la importancia que posee la lengua materna en la formación integral del hombre.

Conceptualización de los principales referentes teóricos que sustentan el sistema de tareas para favorecer la enseñanza de la Ortografía

La educación como categoría pedagógica se desarrolla mediante procesos Coincidiendo con Abel Calante 11 en que "educar es organizar de manera sistemática, planificada y científica las condiciones susceptibles de potenciar los tipos de aprendizajes que buscamos; es estimular determinados tipos de procesos en los educandos, para propiciar el crecimiento multilateral de sus recursos intelectuales y de su personalidad."

Por lo que la autora acogiéndose a este criterio considera que el proceso enseñanza aprendizaje debe ubicar como protagonista al alumno y responsabilizarlo con la construcción del nuevo conocimiento. La práctica pedagógica ha demostrado que no basta con que el profesor diserte teóricamente sobre competencias, habilidades y valores.

El alumno debe insertase en este proceso con la intencionalidad de aprenhensión volitiva del nuevo conocimiento y desarrollar las habilidades y valores en la medida en que hace suyo el nuevo conocimiento impartido por el profesor; desarrollándose una dialéctica del proceso en la que mediante la comunicación interactiva entre el alumno y el profesor se aprehende un nuevo conocimiento que desarrolla habilidades y valores que en la práctica pedagógica genera un nuevo conocimiento y se abre nuevamente el ciclo.

Para Homero Fuentes "enseñar y aprender no se reduce a las relaciones entre un profesor y sus estudiantes, sino que se amplía a las relaciones con otros sujetos, como son otros estudiantes y profesores, la familia y los miembros de la comunidad, donde se contextualiza la educación. Mientras que, por otra parte, intervienen en el proceso la cultura en su más amplio sentido, que comprende la ciencia, la tecnología y el arte". (Fuentes, 1997:18).

Propuesta del Sistema de tareas integradoras para favorecer el desarrollo de habilidades ortográficas en los estudiantes universitarios de Cursos por Encuentro y Distancia

Al diseñar un sistema de tareas integradoras es necesario tener en cuenta, los objetivos del grado, el contenido y sus niveles de asimilación (profundización, sistematización y generalización), la estructura didáctica del sistema, atendiendo a la lógica del proceso de enseñanza aprendizaje así como las invariantes del conocimiento.

Considerando las características del sistema y los factores antes mencionados, la autora entiende precisar, que el sistema propuesto por su grado de responsabilidad en el propósito y complejidad, debe cumplir también con los niveles de desempeño cognitivo por los que debe transitar el alumno al resolver una actividad de aprendizaje en correspondencia con el objeto asumido en la investigación, entendido el término desempeño cognitivo como el cumplimiento de lo que debe hacerse en un área del saber, de acuerdo con las exigencias establecidas para ello.

La propuesta se ajusta a los alumnos de la Carrera de Ingeniería Forestal en los cuales la actividad volitiva adquiere especial importancia ya que el estudiante sabe lo que quiere y el esfuerzo que debe realizar para lograrlo. De modo que es necesario tratar con la merecida importancia los niveles de desempeño por la complejidad con que se quiere medir la magnitud de los logros del aprendizaje alcanzados.

Las acciones que deben realizar los alumnos para dominar los conocimientos implícitos en la formulación de los objetivos –se despliegan en las tareas cuya ejecución garantiza el saber. Al respecto, Tlísina13 señala: "No se puede hablar de un conocimiento sin analizar la habilidad, el saber que lo acompaña, pues como norma los conceptos no se enseñan para que los alumnos los reproduzcan, sino para que puedan trabajar con ellos.

La formulación de los objetivos como tareas docentes permite que el alumno pueda orientarse en la búsqueda del conocimiento, y guía al profesor en cuánto al desarrollo de las habilidades que debe lograr.

Los niveles de desempeño cognitivos, según Osvaldo Balmaceda Neyra en su libro "Enseñar y aprender Ortografía" expresan el dominio de un contenido y desarrollo que se aspira alcanzar en los estudiantes en el proceso de enseñanza aprendizaje, declarando como niveles:

Primer nivel (Familiarización): Resolución de tareas docentes de reconocimiento y distinción de hechos fenómenos y propiedades.

Segundo nivel (Reproducción): Resolución de tareas docentes de producción de hechos aislados, datos , conceptos, definiciones, textos, normas, reglas, etc. De descripción y sistematización, de ordenamiento, de determinación de relaciones, de abstracción y la solución de ejercicios sencillos que impliquen el empleo de diferentes fuentes de aferencia

.Tercer nivel (Aplicación): Resolución de tareas docentes de argumentación y explicación, de producción y de solución de problemas, de aplicación en la práctica de situaciones polémicas mediante la búsqueda y la observación.

Para que sean transparentes la habilidad, el conocimiento específico, el nivel de asimilación y de profundidad, las acciones y operaciones requeridas, en su formulación, los objetivos de la enseñanza de la Ortografía podrán estructurarse el siguiente modo:

Primer nivel

  • Reproducir el alfabeto.

  • Representar gráficamente los sonidos y expresiones de la lengua oral empleando convenientemente los grafemas del alfabeto castellano, incluido los dígrafos ocasionales y los que no representan (h, u en , gue, gui, que, qui).

  • Diferenciar adecuadamente el trazado de las mayúsculas y las minúsculas.

  • Determinar de forma gráfica la individualidad sonora de cada palabra.

  • Precisar las sílabas que componen las palabras.

  • Reconocer y emplear abreviaturas y siglas.

  • Describir regularidades típicas que se manifiestan en la escritura.

Segundo nivel

  • Determinar los casos en que debe emplearse letra mayúscula.

  • Dividir palabras en sílaba al final del renglón, de acuerdo con las normas establecidas.

  • Conocer técnicas y procedimientos para aprender Ortografía de las palabras.

  • Dividir, en lo escrito, palabras en sílabas, ya sean directas doble, inversas, o mixtas, incluidas las que presentan cierta complejidad por tener consonantes intermedias, de acuerdo con las normas del silabeo ortográfico, diferenciándolo del sistema oral.

  • Explicar el origen de diferentes hechos ortográficos Describir fenómenos ortográficos y enunciar las reglas más generales del idioma, referidas a la Ortografía, de la letra, del acento y de la puntuación, a partir de la generalización de hechos ortográficos particulares.

Tercer nivel

  • Emplear la tilde en las palabras , agudas, llanas, y esdrújulas y sobresdrújulas de acuerdo con las normas, incluidas sus excepciones, y con carácter diacrítico

  • Emplear la tilde en los vocablos compuestos condensados en una sola palabra o unidos por un guión.

  • Emplear la tilde en las palabras dítonas.

  • Representar las relaciones sintácticas y otras necesidades expresivas con los signos de puntuación adecuados. Emplear los signos de puntuación de acuerdo con un estilo personal.

  • Emplear correctamente escritas las palabras homófonas y parónimas.

  • Hallar palabras con rapidez en diccionarios, índice alfabéticos, prontuarios, inventarios o banco de palabras

  • Argumentar el carácter típico o atípico de diferentes hechos o problemas ortográficos.

  • Aplicar reglas o normas ortográficas a lo escrito.

  • Revisar sus escritos asiduamente, y rectificar lapsus o disotograía que advierte valiéndose de recursos diversos.

  • Escribir correctamente un núcleo de palabras de más frecuente uso, cuya ortografía esté o no sujeta a reglas.

_La formulación de los objetivos por niveles, en forma de tareas, pemite al profesor establecer relaciones con otros componentes del proceso según el grado de desarrollo lingüístico del alumno e imprimirle un mayor dinamismo y carácter práctico al proceso de enseñanza aprendizaje. Esta modalidad le confiere un verdadero papel orientador a los objetivos, tanto para e l profesor como para el alumno.

Con el sistema de tareas docentes se pretende que desde la clase en cuestión, el alumno ponga en práctica todas sus habilidades, conocimientos y capacidad creadora, en correspondencia con una adecuada motivación, alcanzada en la propia actividad docente, durante la solución de las tareas que se le asignen, potencialidad que aprovecha la autora para insertar el sistema de tareas integradoras, pues no se cuenta con clases presenciales.

La investigadora considera que el sistema de tareas debe cumplir con:

  • El enfoque del aprendizaje basado en la solución de actividades con carácter de sistema, que correspondan a los objetivos de la asignatura propiciando la incorporación de los alumnos de forma activa y consciente (significativa) en el proceso de asimilación consciente (construcción) de los contenidos.

  • Mantener el carácter sistémico de la evaluación del sistema de tareas, correspondiente al enfoque didáctico que se utiliza.

Desde la perspectiva de orientación cultural que asumió la autora, constituyen objeto de evaluación aspectos conceptuales, metodológicos y aptitudinales. En la evaluación sistemática se pueden aplicar comprobaciones escritas, coherentes con la carga docente del proceso, así como actividades extractases que dan continuidad a las actividades docentes.

Conocido es que el contenido se relaciona de manera directa con los objetivos. Todos están dirigidos a que en nuestros alumnos se forme una base integradora de conocimientos que los preparen para la vida. Cumplir con los objetivos es vital para asegurar que el sistema sea diseñado en función de las expectativas.

. Específicamente los objetivos generales del programa son:

- Explicar la importancia y los objetivos de la enseñanza de la ortografía, como parte de la enseñanza normativa, en el nivel medio superior.

Partes: 1, 2

Página siguiente 

Comentarios


Trabajos relacionados

Ver mas trabajos de Educacion

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.