Monografías Plus      Agregar a favoritos      Ayuda      Português      Ingles     

¿Sería pertinente ver al Derecho Cooperativo como rama autónoma del Ordenamiento Jurídico?




  1. Resumen
  2. Introducción
  3. ¿Cuándo una rama del Derecho es autónoma?
  4. Razones por las que el Derecho Cooperativo no podría ser considerado una rama autónoma
  5. Evolución del Derecho Cooperativo
  6. Derecho Cooperativo en el Derecho Comparado
  7. Importancia que revierte ver al Derecho Cooperativo como rama autónoma, para proteger jurídicamente la identidad de las cooperativas
  8. Conclusiones
  9. Bibliografía

Resumen

Se presenta una breve panorámica acerca de lo que necesita una rama para poseer autonomía propia y las razones por las que el Derecho Cooperativo no puede ser considerado aún rama independiente. Se explica como se ha manifestado el Derecho Cooperativo a lo largo de la historia y como es visto en otros países; para luego demostrar la importancia que revierte verlo como rama autónoma para de esta manera proteger jurídicamente la identidad de las cooperativas, concluyendo con la necesidad de arrojar luz sobre este tema, lo cual requiere una mayor búsqueda y un debate más profundo para futuras investigaciones.

Palabras clave: Derecho Cooperativo; autonomía; protección jurídica de las cooperativas.

SUMMARY

A brief panoramic is presented about what needs a branch to possess own autonomy and the reasons for those that the Cooperative Right cannot still be considered independent branch. It is explained like he/she has shown the Cooperative Right along the history and like it is seen in other countries; for then to demonstrate the importance that reverts to see it as autonomous branch for this way to protect the identity of the cooperatives legally, finishing with the necessity to throw light on this topic, that which requires a bigger search and a deeper debate for future investigations.

Key Word: Cooperative right; autonomy; artificial protection of the cooperatives.

Introducción

El contexto actual de cada país, nunca debe ser ignorado por el derecho, el que, en el marco de la justicia y de la ley, lo incorpora, lo aplica y lo proyecta. Es por ello que desde una perspectiva jurídica es imprescindible contar con un Derecho propiamente dicho, que se encargue de regular las cooperativas, debido al auge que han tenido las mismas en los últimos años, siendo reconocido el año 2012, como el año Internacional de las Cooperativas, según la Asociación Cooperativa Internacional (ACI). Pero no solo verlo como el encargado de normarlas, sino de establecer además aquellas pautas, principios, conductas de las cuales debe sustentarse.

Con nuestro trabajo pretendemos demostrar que el Derecho Cooperativo aún no figura con los requisitos pertinentes para ser considerado como autónomo, haciendo constar los argumentos que indican las razones por las cuales no puede verse de esta manera. Sin embargo, consideramos importante verlo como rama autónoma para de esta manera propiciar la protección jurídica de las cooperativas, como objeto principal.

Por ello nos hemos trazado como problema de la investigación: ¿Qué condiciones existen para que el Derecho Cooperativo sea considerado una rama autónoma del Derecho?

Objetivo general: Fundamentar la necesidad del surgimiento del Derecho Cooperativo como rama autónoma a fin de ponderar la protección jurídica identitaria de las cooperativas.

DESARROLLO

¿Cuándo una rama del Derecho es autónoma?

Existen en la doctrina diversidad de criterios en torno a la categoría autonomía, de ahí que se hable de autonomía didáctica, autonomía legislativa y autonomía jurídica, también denominada científica o dogmática.

Se dice que una rama de Derecho tiene autonomía didáctica, cuando un conjunto de normas es motivo de una enseñanza separada, autonomía legislativa, cuando sus normas integran un conjunto orgánico con independencia formal. Así, por ejemplo, tienen autonomía legislativa las normas que integran un código. Tiene autonomía jurídica o científica, el conjunto de normas regido por principios que le son propios. Con otras palabras, una rama del Derecho es autónoma cuando sus normas deben ser integradas a la luz de principios jurídicos que le son exclusivos y sirven, precisamente, para diferenciarla del resto de las ramas del Derecho que, o bien reconocen principios generales comunes o bien reclaman para sí mismas, también, este carácter de autonomía jurídica, cuando consta de métodos propios de investigación, así como el objeto que precise el contenido de dicha materia. Los sujetos de una disciplina, cualesquiera que esta sea, le atribuyen a la misma su modus operandi. Una rama sería entonces independiente cuando no depende ni se aglutina en otros cuerpos jurídicos.

A la luz de lo explicado ¿sería pertinente considerar al Derecho Cooperativo como una rama independiente del Ordenamiento Jurídico?

Razones por las que el Derecho Cooperativo no podría ser considerado una rama autónoma

  • Ausencia de principios propios.

Las cooperativas no escapan de las normas del Derecho positivo y de los principios generales que orientan una determinada legislación. Cada tipo y subtipo social tiene, dentro del marco de los principios generales a todas las formas sociales, ciertas peculiaridades que ameritan una disciplina especial pero nunca configura una regulación un ordenamiento legal con autonomía científica. Amén de que existan principios especiales que rijan el trabajo en común para lograr un beneficio colectivo y que se busque desarrollar al ser humano con el valor de la cooperación, de la igualdad, de la justicia, del respeto y el trabajo conjunto, como su fin primordial, esto no permitiría arribar a la conclusión de que sus principios sean los propios del Derecho Cooperativo.

  • Insuficiencia de las normas de Derecho Cooperativo.

El Derecho Cooperativo no dispone de normas suficientes para regular muchos de los aspectos fundamentales que se vinculan a él.

La cooperativa es una figura jurídica inmersa en el Derecho positivo nacional, que no puede pretender aislarse en su normativa y subsistir en forma independiente. Tanto es así, que el propio legislador, en el artículo 56, admite la aplicación a las cooperativas agrarias de las normas contenidas en el Libro IV, Sección I del Código de Comercio, con lo cual reconoce de inmediato la insuficiencia de sus normas.

  • Insuficiencia del acto cooperativo como fundamento de la autonomía.

El acto cooperativo merece normas de carácter general sin perjuicio de las previsiones especiales para los distintos tipos. El acto cooperativo es el acto eventual que puede celebrar un socio con la sociedad cooperativa que integra, dentro del marco del estatuto social. Sería excesivo referirse a un acto cooperativo como algo distinto y específico, debido a que no existe una disciplina legal completa sobre el mismo.

Es cierto y valedero que normalmente las cooperativas se constituyen para realizar una actividad con sus socios y que toda su actividad se desarrolla en torno a negocios que se celebren primordialmente con los asociados. De tal modo que una cooperativa que desarrolle su actividad ha de celebrar, necesariamente, actos cooperativos. No obstante, es también cierto que no es esencial que el socio celebre actos cooperativos. Después de su aporte, puede suceder que no llegue a celebrar ningún acto cooperativo, sin que por ello deje de ser socio. Así por ejemplo, el socio de una sociedad cooperativa puede no usar jamás el crédito que tiene disponible ni hacer ahorros en su cooperativa. El socio de una cooperativa de consumo puede no hacer adquisiciones en la cooperativa que integre.

Lo peculiar de la cooperativa es que ésta se crea para realizar operaciones de su giro exclusivo o fundamentalmente con sus asociados, siendo de excepción la realización de negocios sociales con terceros. De esta diferencia puede derivar el interés en el concepto de acto cooperativo, pero nunca al punto extremo de darle una individualidad tal que se lo coloque al margen del Derecho de fondo que lo regula.

Luego de manifestar los requisitos necesarios para que una rama del Derecho sea considerada como autónoma y viendo que el Derecho Cooperativo no figura dichas condiciones, cabría entonces cuestionarse cómo ha ido evolucionando y cómo es visto en otros países.

Evolución del Derecho Cooperativo

"El hombre como ser social por su naturaleza, ha necesitado a sus congéneres para sobrevivir, es así como históricamente la cooperación es un hecho que se ha manifestado en todas las funciones sociales y en todos los procesos de la cultura universal, porque mediante ella, el hombre se asocia con sus semejantes para satisfacer sus necesidades, resolver problemas comunes y ayudarse de tal manera que trabajando unidos y organizados en cooperativas, sea más fácil alcanzar sus propósitos y deseos."

Es así como las formas de organización empezaron a partir de siglo XVIII , debido a que los salarios eran injustos, las constantes necesidades insatisfechas, también como la Revolución Industrial, que se produjo a mediados del mismo siglo y el constante progreso de las industrias, en donde las máquinas empezaron a producir mucha más cantidad y como consecuencia, se redujo la mano de obra por parte del hombre, el cual pasó a ser un segundo plano y a darle un pago inferior, lo cual ocasionó el desempleo y un desequilibrio social.

En cuanto al Derecho Cooperativo Internacional, se afirma que el sistema cooperativo, es uno de los movimientos socioeconómicos más grandes del mundo y para esto se pone como ejemplo la Alianza Cooperativista Internacional, para demostrarnos la fuerza que el movimiento cooperativo en el mundo, en el cual mostrar que el número de las Organizaciones supera los 800.000, y las personas asociadas pueden superar la cifra de los ochocientos millones. De una manera profesional, los Agricultores de todo el mundo, han aprovechado a organización cooperativa de una manera muy a provechosa, por lo que los agricultores de Saskortchewan, en Canadá fueron los primeros en establecer servicios relacionados con el petróleo en la Forma Cooperativa.

El derecho solidario, fluye como el desafío a las demandas y las constantes necesidades a las regulaciones jurídicas, También podemos decir que el Cooperativismo en Colombia surge como una reacción humana frente al sistema de explotación del hombre. "Como dice Francisco Luis Jiménez, el centenario patriarca del Cooperativismo Colombiano, se complace en reiteran la afirmación de Jorge Lenty, según la cual dice que el propósito de los pioneros de Rochdale no era abrir una tienda, sino una organización de la producción, la distribución, la educación y el mismo gobierno con miras a transformar el mundo con la Cooperación" [1]

Derecho Cooperativo en el Derecho Comparado

Actualmente la mayoría de los países engloban en un solo término las categorías Derecho Cooperativo y cooperativas, aunque existen excepciones, como es el caso de Nicaragua, que destina un artículo propio (4) de la Ley General de Cooperativas para definir al Derecho Cooperativo estableciendo que es: el conjunto de normas jurídicas especiales, jurisprudencia, doctrina y prácticas basadas en los principios que determinan y condicionan las actuaciones de los organismos cooperativos y los sujetos que en ellos participan. Por tanto, consideran que si podría hablarse de un Derecho Cooperativo autónomo.

Ambos vocablos guardan estrecha relación al ser las cooperativas el objeto primordial del Derecho Cooperativo, su razón de ser y el eje principal del mismo, sin embargo no puede verse solo desde este punto de vista, pues consideramos que es más que un trabajo grupal con el fin de lograr un beneficio, sería a nuestro juicio, aquella rama del Ordenamiento Jurídico compuesta por un conjunto de principios, normas, categorías, instituciones, encargada de regular el tráfico cooperativo sobre la base de propiciar el desarrollo económico y social.

Es preciso aclarar que los principios, instituciones y categorías del Derecho Cooperativo que integrarían su contenido, aún no están definidos, al ser una materia joven que requiere un mayor perfeccionamiento.

Queda un largo camino por recorrer, el proceso de autonomía de una rama no debe ser impuesto, ocurre de forma espontánea, luego de contar con las condiciones necesarias para ser visto de esta manera. Se hace necesario indagar en la importancia que tendría el surgimiento del Derecho Cooperativo como rama independiente.

Importancia que revierte ver al Derecho Cooperativo como rama autónoma, para proteger jurídicamente la identidad de las cooperativas

Las cooperativas constituyen el objeto del Derecho Cooperativo, son consideradas entidades integradas por grupos de personas con el objetivo de atender a sus propias necesidades socioeconómicas, sobre la base del esfuerzo propio y la ayuda mutua. Comprenden elementos sociales y elementos económicos, o sea la asociación y la empresa cooperativa. Se basan en valores como: auto ayuda, auto responsabilidad, democracia, igualdad, equidad y solidaridad.[2]

Entre las funciones de las cooperativas se encuentra la de aprovechar los descuentos de compras al mayor y vender los productos a sus miembros a los costos de adquisición aumentando sólo en una pequeña porción para cubrir los gastos generales de operación. Aumentar indirectamente el salario de los asociados. Distribuir las ganancias entre sus socios de acuerdo a la proporción de compras que ha realizado cada socio. Desarrollar diversas áreas para todos aquellos bienes que pueden ser adquiridos en mejores condiciones para el consumidor.

Se rigen por determinados principios que definen su identidad, ejemplo de esto lo constituye la cooperación, siendo muestra de lo que varias cooperativas unidas pueden conseguir y de los retos que le quedan por superar.

Las cooperativas deben aprender a trabajar juntos, a cooperar, demostrando que la cooperación entre los mismos es uno de los principios fundamentales por los que se rige y una forma de emprender el fortalecimiento cooperativo.

La cooperación es un elemento esencial del desarrollo económico de la sociedad por cuanto ella constituye una nueva fuerza productiva del trabajo, al mismo tiempo que se desarrollan nuevas relaciones de producción. Considerada en el sentido amplio de la palabra, abarca las diversas agrupaciones de pequeños productores y obreros en general; de consumo, suministro y venta, etc.

Para hablar del cooperativismo actual, se debe hacer referencia a las diferentes dimensiones que integran su contenido: la dimensión económica, la dimensión social y la dimensión personal.

Cuando hablamos de la dimensión personal es para establecer que cada uno que forma parte del cooperativismo no pierde su individualidad, en todo caso pierde su individualismo, que no es lo mismo.

Respecto de la dimensión social vincula a la cooperativa en tres aspectos, el primero en la relación que tiene con sus asociados, en segundo lugar la que tiene con sus colaboradores y la tercera y última la que tiene con la comunidad en donde actúa. No existe una cooperativa que tenga buena relación con sus asociados y se lleve mal con sus colaboradores, con su comunidad, o que se lleve mal con los asociados pero que le importe la sociedad o el bienestar de sus colaboradores.

Por último la dimensión económica es el motor de las dimensiones anteriores. La economía no es buena ni mala, depende como se ejerza, y por eso la dimensión económica del cooperativismo se enmarca dentro de la económica social.

La formación y desarrollo de las cooperativas, como forma de organización del trabajo y de la propiedad sobre los medios de producción, constituye un elemento de relevante importancia.

Sería pertinente ver al Derecho Cooperativo como rama autónoma del Derecho, debido a que en las actuales circunstancias económicas, las cooperativas son un motor impulsor de desarrollo, por lo que deben contar con un Derecho que establezca las condiciones por las que deben regirse, dígase principios, normas, valores, entre otras cuestiones que hacen que las mismas tomen mayor fuerza.

El Derecho Cooperativo al tener como objeto a las cooperativas podría velar porque las mismas cumplan su función, y permitir a las organizaciones perfeccionarse cada vez más. Lo que ayudaría entre otras cosas, a un tratamiento correcto del acto cooperativo en la legislación tributaria (lo que se reflejan en tributos que no se adecuan a su específica naturaleza), en la legislación laboral (ocasionando conflictos reiterados en el marco de la justicia laboral) y en el derecho administrativo (que genera contradicciones con marcos regulatorios de las cooperativas de servicios públicos). Favorecería el apoyo al cooperativismo, en correspondencia con la participación activa de los asociados, así como la práctica de la autonomía, el fortalecimiento de los mecanismos económicos utilizados por estas entidades, permitiendo que obtengan niveles superiores de eficiencia y eficacia.

Se necesita realizar un análisis con mayor profundidad para demostrar la importancia del tema, puesto que las cooperativas actualmente tienen en el mundo entero un inmenso auge, asociadas a diferentes sectores de la economía, constituyendo una vía de desarrollo productivo, económico y social, posibilitando los procesos de gestión, comercialización y diversificación de las producciones, el bienestar y la satisfacción de las necesidades del pueblo.

Conclusiones

  • Para que una rama del Derecho posea autonomía debe contar con sus propios principios, métodos, objeto, sujetos, y no aglutinarse en otros cuerpos jurídicos.

  • El Derecho Cooperativo aún no puede ser considerado una rama autónoma debido a la ausencia de principios propios, la insuficiencia de las normas de Derecho Cooperativo y del acto cooperativo como fundamento de la autonomía.

  • Ha recorrido un largo camino por la historia, demostrando la fuerza que el movimiento cooperativo ha tenido en el mundo desde su surgimiento y más aún en la actualidad.

  • La mayoría de los países no reconocen la autonomía del Derecho Cooperativo, a excepción de algunos como es el caso de Nicaragua. No debe confundirse cooperativas con Derecho Cooperativo, pues este último debe ser más que eso, debe poseer sus propios métodos, principios, categorías e instituciones, aunque aún no estén definidos. Este proceso debe ser paulatino y de forma espontánea, por lo que no debe ser impuesto.

  • Es de gran importancia ver al Derecho Cooperativo como rama autónoma, para de esta manera proteger jurídicamente la identidad de las cooperativas, estableciendo las condiciones por las que deben regirse. Dándose la necesidad de arrojar luz sobre este tema, lo cual requiere una mayor búsqueda y un debate más profundo para futuras investigaciones.

Bibliografía

I-Textos

  • ACI. 1995. Declaración de la ACI sobre la Identidad Cooperativa. Manchester.

  • Fernández Peiso, Avelino, Lecturas en Pro del Cooperativismo. Ante las imprescindibles transformaciones económicas del socialismo cubano. Editorial UNIVERSO SUR, Cienfuegos Cuba, 2006.

  • Rivera, A, (2010). Propuesta de creación de cooperativas en otros sectores de la economía cubana. Centro de Estudios sobre Desarrollo Cooperativo y Comunitario.

  • Rivera, A., Labrador, O, Alfonso, J. L., Alfonso, P. 2002. La Economía Social ante la Globalización Neoliberal. Editora Gente. República Dominicana.

  • Rodríguez Musa, Orestes, La Cooperativa como Figura Jurídica. Perspectivas Constitucionales en Cuba para su aprovechamiento en otros sectores de la Economía Nacional diferentes al agropecuario. Documento digital. Editorial Dykinson, Madrid, 2011.

  • Stoner, J, 1996. Administración. México: Editorial Prentice-Hall.

II- Legislación

  • Código de Comercio vigente en Cuba.

  • Ley general de Cooperativas de Nicaragua.

III- Sitios en Internet

  • http://www.buenastareas.com/ensayos/Evoluci%C3%B3n-Derecho-Cooperativo/2195046.html, consultado el 17 de mayo de 2013.

  • http://www.derechocomercial.edu.uy/RespCooperativas01.htm, consultado el 17 de mayo de 2013.

  • http://es.wikipedia.org/wiki/Cooperativa, consultado el 20 de mayo de 2013.

  • http://www.monografias.com/trabajos14/derechocoop/derechocoop.shtml consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.centrocultural.coop/blogs/cooperativismo/2012/05/08/derecho-cooperativo-debate-en-el-ano-internacional-de-las-cooperativas/ consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.elprisma.com/apuntes/administracion_de_empresas/cooperativas/ consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.ecured.cu/index.php/Unidades_B%C3%A1sicas_de_Producci%C3%B3n_Cooperativa consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.granma.cubaweb.cu/2012/09/11/nacional/artic02.html consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.inaes.gob.ar/es/articulo.asp?id=39 consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.ciget.pinar.cu/Revista/No.20114/articulo/Estado_Cooperativas.pdf consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://www.havanatimes.org/sp/?p=80615 consultado el 24 de mayo de 2013.

  • http://derechocoop.blogspot.com/2012/11/dimensiones-del-cooperativismo.html#more consultado el 30 de mayo de 2013.

 

 

Autor:

Mariam González Díaz

Karen López Febles

Ismel Decelis Veloz

(4to año de Derecho)

Enviado por:

Lic. Lisett D. Páez Cuba

Universidad de Pinar del Río

Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas

Carrera de Derecho

Introducción al Derecho de Cooperativas

[1] Vid. http://www.buenastareas.com/ensayos/Evoluci%C3%B3n-Derecho-Cooperativo/2195046.html

[2] Vid. Rodríguez Musa, Orestes, La Cooperativa como Figura Jurídica. Perspectivas Constitucionales en Cuba para su aprovechamiento en otros sectores de la Economía Nacional diferentes al agropecuario. Documento digital. Editorial Dykinson, Madrid, 2011, pág 28-41.


Comentarios


Trabajos relacionados

  • Acción

    Transmisión de la acción. Las partes. Facultades disciplinarias. Procesos de conocimiento. La acción es un derecho públ...

  • Derecho Tributario

    Reforma constitucional de 1994. Derecho tributario. Derecho comparado. Organo de control....

  • Derecho Civil

    Bienes y derechos reales. Concepto de bienes. Bienes corporales. Bienes en general. Derecho real de propiedad. Copropied...

Ver mas trabajos de Derecho

 
 

Nota al lector: es posible que esta página no contenga todos los componentes del trabajo original (pies de página, avanzadas formulas matemáticas, esquemas o tablas complejas, etc.). Recuerde que para ver el trabajo en su versión original completa, puede descargarlo desde el menú superior.


Todos los documentos disponibles en este sitio expresan los puntos de vista de sus respectivos autores y no de Monografias.com. El objetivo de Monografias.com es poner el conocimiento a disposición de toda su comunidad. Queda bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Asimismo, es obligatoria la cita del autor del contenido y de Monografias.com como fuentes de información.